Lo que se repite de generación es algo que necesita solución para evolucionar

 

untitledEn cada familia persisten particulares maneras de entender y afrontar el mundo, no hay familias perfectas, en todas hay desacuerdos, así también secretos. Muchos de los problemas actuales provienen de nuestros ancestros dado que ellos no pudieron resolverlos. Cada uno de nosotros vino a algo concreto y es a romper con una cadena de conflictos que han ido encadenando generación tras generación .

Todos los seres humanos hemos nacido de dos polos opuestos, hombre y mujer, somos la creación perfecta del universo, nuestros padres enriquecen y nos aportan abundante información proveniente de nuestros ancestros, es así como venimos al mundo para continuar una serie de tradiciones: creencias, saberes, pensamientos y actitudes. Es una decisión personal  renunciar a ello y seguir un camino propio, haciendo a un lado la tradición familiar. El sentido de pertenencia es tan fuerte que a veces estamos dispuestos a hacer lo que sea (enfermar por ejemplo, renunciar a la riqueza) con tal de quedar dentro del clan  familiar. La energía que nos alimenta es la del clan familiar inscrita en nuestros genes. Lo que yo recibo de mis padres, mis padres me dan; mi madre me da incondicionalmente, y a través de ella aprendo a recibir. Mi padre da siempre y cuando haga bien las cosas, esto es a condición de algo. Mi madre se representa por mi lado izquierdo, mi padre por el derecho, representan ambos una analogía de mis dos hemisferios cerebrales

th0II78QJ2

Todos surgimos como un retoño en un árbol espiritual universal; este árbol une a todos los seres humanos con sus raíces. Cada uno de nosotros debe aprender a convertirse en un dirigente que dé amor, cuidados y alimento a la preciosa vida que le ha sido otorgada. La manera como usamos nuestra esencia espiritual demuestra el valor que le damos a la vida, las conexiones físicas con nuestra espiritualidad están bien resguardadas en nuestras semillas humanas.



constelaciones-familiares
Cada generación está marcada para seguir un patrón de comportamientos, los mismos que generaciones anteriores han ido reproduciendo. Cada familia debe aprender como continuar la tradición. Si la tradición dice que debe haber madres solteras, eso se me va a inculcar desde pequeña, de forma indirecta, a través de actitudes, de mensajes dirigidos a mi inconsciente. Una familia es un cosmos donde se adoctrina de manera sistemática con creencias, demandas, y contratos todo lo que mi familia cree, piensa, hace, dice planea y ejecuta de manera consciente e inconsciente, esto significa que muchas familias desconocen cuáles son las tradiciones que siguen y solo las conservan de forma automática, pues no han podido confrontarlas con las condiciones imperantes de la realidad actual.

th


Por ejemplo si mi abuela y mi madre tuvieron relaciones de odio, es muy probable que yo las continúe pues ellas no serán ejemplos amorosos a imitar. Pero si yo no deseo odiar a mi madre, debo aprender a relacionarme de otras formas y a entrenar mis sentimientos para no continuar en ese esquema. Además debo identificar mis creencias, como surgieron y de qué forma las sigo perpetrando. Cada miembro de la familia tiene la facultad de elegir ser una copia renunciando a sus sueños o reinventarse en una forma singular lo cual no es malo, lo deseable es pedir permiso a los padres para caminar en otro sentido. Cuando hay desagrado, rechazo, y a veces repudio de las herencias ancestrales, se está renunciando a la energía cósmica que nos motiva a crecer. Es recomendable honrar siempre a los padres y ancestros pues de ellos nos viene nuestro poder personal. Todo aquello criticable en mis padres, es algo que de forma inconsciente voy a repetir, y el no estar de acuerdo con ellos no significa ignorarlos o confrontarlos, mi trabajo en esta vida no consiste en hacerlos que cambien, quien debe evolucionar soy yo. Esta vida que me fue otorgada por mis padres es para que yo evolucione y ellos me están dando las condiciones idóneas para que yo aprenda lo que vine a aprender. Mi herencia familiar son todas las vivencias y experiencias que me tocó vivir, positivas y negativas, agradables y desagradables, son el legado que yo debo recibir y aceptar para estar bien con mi clan familiar.
El enfoque sistémico nos enseña que, además de tener una identidad individual, formamos parte de un colectivo mayor. Todos estamos insertados en una mente común mayor. Una Alma Familiar que establece reglas, una de ellas es amar a nuestros padres y combatir la debilidad de sacrificarnos por nuestros mayores creyendo falsamente que así los rescatamos.

 

Sátir Virginia, Nuevas relaciones Humanas en el Núcleo familiar pax. Mex.2002.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s