BIENESTAR PERSONAL A QUÉ PRECIO?

 

indiferencia (1)

Hacerse güey es ser indiferente, apático, desentendido, vale madres.

La indiferencia social es un claro síntoma de una sociedad que no tiene la más mínima intención de participar, en ninguna instancia pública que tenga que ver con el destino de su conjunto. Este indicio marca una fuerte decadencia en el ser humano con respecto a sus semejantes.

Tengo la suerte de vivir en Puebla, y observo el panorama general durante esta pandemia de covid19. Avanzando ya el mes  de mayo llevamos resguardados en casa ya  7 semanas  siguiendo las medidas de aislamiento y protección por decisión propia y ética porque creemos que es nuestro deber contribuir al restablecimiento del país. Sabemos que de cumplirlas la mayoría depende que este virus se vaya también. –

Estoy consciente de que mucha gente debe ir a laborar y no me refiero a ellos, sino a personas que pudiendo quedarse en casa siguen reuniéndose para comer, desayunar y cenar con familiares que no viven en casa, recibiendo visitas, caminando en la calle muy quitados de la pena, -es más cierran su calle para hacer baile- trasnochando también, saludándose de beso, asistiendo a los mercados, comprando y comiendo en restaurantes y fondas las cuales siguen dando servicio público.

 

gettyimages-811339706-170667a

Hago mi observación a este colectivo que define la  idiosincrasia de muchos   mexicanos sea este: ladino, vale-madres, muchos-huevos,  cuya  ingobernabilidad, ausencia de límites, pensamiento mágico, desestimación del riesgo, y  fanatismo son una amenaza para la salud publica.  Y veamos las creencias que sustentan estas actitudes: -Ese virus no existe es un invento-,  -la virgencita me cuida- , -a mí no me va pasar-, -si de algo me iba a morir, prefiero morir contento- , -nadie me va mandar-  – la vida no vale nada-,  -la muerte me pela los dientes-, -Pues si ya me toca ni modo-, -Mi dios me protege- y vale destacar la frase de un personaje público: -esta enfermedad es de los ricos, -los pobres no se enferman.

thG2IUIO3B

Creer en Dios está bien pero tener una confianza pasiva en la que  no se está  dispuesto a hacer nada  para protegerse   es un acto irresponsable, creer que si traemos estampitas con imágenes de santos y vírgenes nos vuelven invisibles al virus resulta amenazador.

En que radica la ingobernabilidad: En la total desconfianza hacia las figuras de poder , ya sea autoridades, jefes de trabajo, padres de familia ya  que la sociedad tiene la creencia acerca de estos como que  solo han aprovechado su estatus para beneficio propio.

Hablando de límites estos son necesarios para hacer saber a los demás hasta donde les permitimos aproximarse y los que  los hacen valer cuentan con un adecuado nivel de consideración a los demás junto con su respectivo amor propio y por lo anteriormente señalado andamos muy  lejos de  llegar ahí.

Que cantidad de gente en nuestro país cuenta con información suficiente y confiable? Nuestra gente sabe con claridad qué tipo de riesgos corre el, su familia y comunidad? Peor aun lo que aparece en las redes sociales es amarillista y contradictorio, mientras hay quienes lo exageran, hay quien se dedica a minimizar. Vivimos un bombardeo de imágenes fatalistas orientadas a crear miedo, desvalimiento y ansiedad. Y los medios que mucha gente usa para informarse son las redes sociales, es muy probable que aquí se origine la histeria colectiva que vivimos día a día.

Es deplorable la ausencia de liderazgo que ostenta nuestro estado, ya que las autoridades parecen hacerse de la vista gorda con toda la disfuncionalidad manifiesta en los ciudadanos, los empresarios, el sector salud  y demás ámbitos. No se han implementado  programas claros y consistentes  para paliar la contingencia, no hay un responsable a cargo de cada colonia organizándose en esto.

Nuestro estado cuenta con más de quinientas universidades, ¿adonde están los investigadores, científicos,  directores, periodistas, escritores, ideólogos de nuestro estado? No es este su momento histórico para conducir a la gente, para organizar y hacer propuestas acordes a las necesidades de este momento?

 

1_9Sbkhl5Q00OE5v2fZd8ukw

En el sistema económico actual creemos equivocadamente que nosotros tenemos el control de todo, y  ahora que somos responsables de nosotros y los demás  no tenemos el nivel de madurez y mucho menos  conciencia ética  que esta contingencia sanitaria requiere. Pues Porque los chinos si obedecieron, simplemente porque en esa cultura la obediencia es vista como una cualidad y en México resulta un defecto. Allá se aplicó mano dura para hacer cumplir las indicaciones, aquí la gente retira su simpatía al gobierno si utiliza métodos severos.

Prevalece un  total desentendimiento de las medidas de aislamiento en muchas personas, haciendo oídos sordos a las medidas    de auto-cuidado y de distancia, como si fuesen niños rebelándose contra sus padres y posteando sus fiestas como trofeos, dónde los adultos responsables?

Si no hay un remedio o vacuna, lo único que se tiene es detener los contagios, el uso de mascarillas, mantener una cierta distancia entre los encuentros son actos sociales que se eligen porque son el único recurso, Pero esto no se puede hacer, porque hay individuos cuya decisión es no colaborar, ni cooperar en la absurda creencia de no necesitar nada de los demás, sin el reconocimiento del valor de la vida y que conservarla es un acto de amor  estamos totalmente a merced de la desgracia.

Para el bien de todos urge mirarnos como seres humanos, en relación a otros seres humanos: ayudarnos, reagruparnos y cooperar pues si esta crisis no modifica nuestras costumbres de convivencia nuestro destino es el aniquilamiento.

Como dice Humberto Maturana “si no nos escuchamos y no nos encontramos en el mutuo respeto, la honestidad, la colaboración y la convivencia democrática, no vamos a generar ningún cambio hacia el bien-estar de la humanidad, sin pandemia viral o con ella vamos derecho a nuestra extinción”.

Las-rutas-en-bici-que-te-harán-descubrir-paisajes-únicos-de-Europa-Foto1-1

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s