DAR EN LA JUSTA MEDIDA

 

 

infancia-remar8Socorro es de esas personas que siempre se desviven por ayudar a los demás, si observa niños haciendo piruetas en las calles les regala la leche y el pan para alimentar su estómago. Sus vecinos le piden prestados sus trastos de cocina, plancha, lavadora, bicicleta y a veces el auto. En muchas ocasiones Socorro necesita usar sus cosas pero como están en préstamo se las arregla sin ellas porque no tiene corazón para reclamar que las devuelvan. Ya van muchas veces que camina o usa el colectivo pues sus sobrinos y hermanos disponen de su auto casi todo el tiempo Qué clase de ayuda es esta donde por dar a los demás ella debe pasar penalidades? Y ahora cuando se ha negado a seguir prestando, sus beneficiados han reaccionado con enojo hacia ella, -pareciese que es ya una obligación-.
Generosidad procede del latín generositas. Formada por gen-(generar raza, estirpe, familia) y que originalmente se utlizaba para referirse a la cualidad de una persona noble e ilustre.
La generosidad en las relaciones sociales se suele apreciar bastante y se considera como un rasgo de bondad entre las personas. Como muchos valores sociales, se relaciona con la empatía y la acción de ‘ponerse en el lugar del otro’, con el altruismo, ser caritativo, y magnánimo.

La generosidad puede ser entendida como un valor propio de personas interesadas en ayudar a los demás de forma honesta, se trata de personas muy desprendidas, desapegadas a lo material, gustosas de compartir, sumamente agradecidas con la vida y con los demás, personas que van por la vida dejando huellas con todo lo que hacen por los demás.
Ser generoso puede entenderse de muchas formas por ejemplo: entrega desmedida, dar sin límites, estar al servicio de los demás incondicionalmente, repartir todo lo que se tiene, ayudar a los necesitados, apoyar a todos sin excepción, sobreproteger, hacernos cargo de personas que calificamos como desvalidas, dar a todo aquel que pide, Pagar gastos a familiares y amigos que cuentan con menos recursos que nosotros.
¿De qué forma puedo yo ser generoso sin caer en la sobreprotección?, ¿Cuándo estoy segura de estar dando sin crear parasitismo o dependencia? Dar a quien verdaderamente lo necesita, sin encimarme para resolver algo que no me corresponde, dar sin esclavizar al otro, Dar como un acto de solidaridad ¿En que radica practicar una generosidad saludable?
Podemos apreciar las gradaciones que van desde dar apoyo en forma adecuada hasta entrometernos en lo que no debemos? Así sucede cuando no duermo pensando en solucionar los problemas a otros, invierto tiempo que no tengo para mí o para mi familia haciendo favores a otras personas con la esperanza de que me lo agradezcan, así también cuando pierdo mi estabilidad emocional al permitir que otras personas me carguen sus dificultades. Esto es que caer en la tentación de ir a rescatar a sujetos que se hacen las víctimas, quejándose de lo mal que la vida les trata porque nunca tienen suficiente.

thPJ5IX4MQTomar los problemas de los demás como míos denota una ausencia de límites donde yo invado a la otra persona y me apropio de algo que a ella le corresponde enfrentar para lograr un valioso aprendizaje.
Dar de forma desmedida no hace que la gente nos ame, más bien estamos enviando el mensaje de que  damos para que nos quieran.
Cuando a mi pareja le resuelvo problemas, le quito dificultades, con ello me hago indispensable para él, tengo una gran necesidad de ser tomado en cuenta, de tener su aprobación y tal vez de controlarle.
Pero esto no puede durar toda la vida, si yo he acostumbrado a los demás a: pagar la cuenta, llamar, enviar mensajes, asistir cuando me requieran quien se ocupa de todo, y los demás solo piden y reciben. cabe la posibilidad de empezar hacer un espacio para que los demás hagan algo por mí en reciprocidad.
Muchas veces tenemos sentimientos de frustración porque cuando pasamos por momentos difíciles los demás desaparecen, ¡no tienen tiempo para nosotros!  ¿que significa esto? –No toda la gente sabe recibir-, y -tampoco es merecedora-, -no todos valoran la generosidad-. Y puede ser porque damos desde nuestras emociones, no evaluamos si hay una verdadera necesidad de la otra parte, porqué en el intento de ser bondadosos quizá le hemos dado a quien no lo necesita o tal vez ni siquiera nos pidió ayuda,¡¡ fuimos nosotros quienes la ofrecimos!!!
En el acto de dar es importante respetar la integridad de la persona a quien estoy ayudando, pues si mi ayuda lo hace sentir inútil o mantenido no estoy respetando los límites, es más le estoy bajando su autoestima
Puedo reconocer si hay una intención oculta cuando doy de esta forma?

Tengo claro que doy porque puedo dar, quiero dar y me hace feliz.
También tener en cuenta la estrategia para establecer la reciprocidad. Como dice Walter Riso “Me quiero y me quieres, me cuido y me cuidas”
Dar en la misma medida es lo más sano, tener relaciones recíprocas es lo más recomendable, si estamos trabajando nuestra salud emocional es bueno revisar de qué forma damos, de qué manera recibimos y si esto crea equilibrio en la relación.

acto-de-generosidad-incendio-forestal-compressor-845x600

TENER TODO BAJO CONTROL

 

 

Métodos-para-entrenar-la-flexibilidad-Portada

 

Conoces a personas que dicen “aquí se hace lo que yo digo”
“Nadie lo hace mejor que yo”
Es casi seguro que estamos frente a una persona que sufre de rigidez.
La rigidez es un trastorno de personalidad obsesivo compulsivo, son comunes algunos rasgos: rigurosos, inflexibles, metódicos, intransigentes, maniáticos e insoportables.
Del verbo rigiere, estar tieso, que no puede ser doblado, inflexible, severo, estricto.
Lo más problemático para un rígido es la imposibilidad de aceptar lo nuevo pues la persona no puede cambiar su opinión con respecto a lo que considera razonable o que vaya en contra de lo establecido.
Estas personas se creen intachables, son duras para hacer cumplir las normas.
Una persona rígida batalla mucho para adaptarse a los cambios incluso si esos cambios son benéficos.

img67

Los rígidos no saben relajarse viven prisioneros de lo que “debería ser, no disfrutan de sus logros sufren de ansiedad crónica.
La resistencia al cambio es en mayor o menor medida ante situaciones ambiguas, un rígido no sabe lidiar con la incertidumbre, necesita tener todo bajo control.
Todos nosotros hemos convivido con personas rígidas y si nos ha tocado en suerte que sean nuestros jefes peor aún porque resulta muy difícil darles gusto, siempre estarán pendientes de las fallas no así de los aciertos. Es desgastante y frustrante lidiar con su inflexibilidad. Y si se trata de una pareja habrá que acoplarse a todas sus expectativas ya que intentará controlar hasta el más mínimo detalle de nuestro comportamiento lo cual va en contra de la misma integridad.
Cabe señalar que existen personas con mucha firmeza en sus convicciones, así también quienes son muy fieles a sus creencias, principios y valores, también aquellos que nunca se dan por vencidos, y vale aclarar aclarar que son muchas gradaciones que van entre la firmeza y este trastorno de rigidez, y lo que se debe considerar es la exageración con la que se reacciona ante eventos que trastornan el equilibrio.
Una persona rígida no inspira confianza, sino miedo, no solo pierde colaboradores, también amigos, oportunidades para crecer, para ser amado, y sobre todo para conectarse emocionalmente porque no sabe relacionarse desde el corazón.
El ser humano es un animal de hábitos y prefiere tener todo bajo control, en consecuencia, las situaciones nuevas pueden generar caos, incertidumbre y descontrol momentáneamente, pero sabe acoplarse a medida que lo acepta, lo incorpora y encuentra en ellas la oportunidad de mejorar, aprender y superarse.

Este trastorno de personalidad debe ser reconocido, aceptado y valorado para trabajar en él, el cambio es posible cuando se tiene conciencia de cómo  roba energía y destruye las  relaciones con los demás.
La búsqueda de apoyo terapéutico es indispensable, existen técnicas con herramientas poderosas para aprender a manejarlo y contenerlo.
Tener demasiadas expectativas de nuestros seres queridos y personas que nos rodean, esperar que sean exactamente igual que nosotros, que nos den en la misma medida, que actúen conforme a nuestras normas es imposible y en algún momento nos van a hacer sentir defraudados.
Mejor aún ser tolerante con las debilidades de los demás, aceptar las diferencias en la forma de ser y pensar, tener empatía para comprender a los otros nos da la libertad de vivir ligeros, de permitir mostrar nuestras carencias ante los demás sin sentirnos vulnerables. Es preferible elegir vivir felices a pelear por tener siempre la razón.

Sigue leyendo

SUMISIÓN A CAMBIO DE AMOR

 

estado-derecho-mexico

 

Una vorágine de emociones y sensaciones que te  precipitan al vacío, porque la relación  con tu compañero no aporta lo que te hace sentirte unida a él, y del odio al amor hay solo un paso.

Con cierta frecuencia el muy cretino saca a relucir la parte instintiva de ti, sabe muy bien cómo ejercer la crueldad contigo. Él adopta una postura total de independencia, muy libre y a sus anchas: puede desligarse por horas y días enteros, no llama ni contesta, después regresa como si nada, no permite preguntas ni da explicaciones, puede permanecer con sus amigos un tiempo que no concuerda con el que dedica a estar contigo, rara vez te pregunta cómo estás, todo gira en torno a él. Su ego es del tamaño del infierno, no hay presencia real contigo pero eso si, invade tu espacio cuando eres su última opción, no consulta qué te agradaría o cómo hacerte sentir bien, y se va cuando así le apetece. Estas y muchas otras maniobras aplicadas de manera sistemática dañan la relación, se van haciendo huecos cada vez mayores, porque no hay reciprocidad, no hay empatía hacia tu persona y menos aún hacia tus necesidades.
La crueldad consiste en castigar, es una de las armas de sometimiento más poderosas que hay. Se castiga con silencios, con olvidos, con exclusiones, con distancia emocional, con ironías, cuando nos tornan invisibles, cuando vulneran nuestras debilidades y se aprovechan de ellas. En una relación de dos si alguien somete o permite ser sometido hay abuso de poder aplicado mediante: amenazas sutiles, golpes bajos dirigidos a debilitar la valía personal. Y en la mayoría de los casos, nosotras mujeres, las sometidas, no nos damos cuenta de la forma en que cedemos todo lo que somos: nuestra integridad, sentido de vida, propósitos y hasta nuestros sueños a cambio de una relación.

thQAT8LBSU

 

¿Pero por qué el sometimiento?, ¿por qué el castigo?, ¿acaso en este siglo post-moderno no hemos evolucionado a formas más simétricas de relacionarnos?
La masculinidad tiene mandatos y una de ellas es la predisposición a la crueldad, porque en su entrenamiento de supervivencia desde épocas ancestrales, ellos los hombres, ejercen el rol de guerreros implacables, con poca empatía consigo mismos y con los demás.

Nuestro complemento o especie masculina no sabe ni puede conectar con sus debilidades y necesidades afectivas, en este sentido es urgente un programa de salud emocional para desarrollar habilidades en ellos y aprender a conectar con la energía femenina. Ellos no saben dar algo de lo cual carecen.
¿Es esta falta de empatía, esta forma tan desconsiderada de ellos hacia nosotras la que nos va separando, es esto un motivo de tantos divorcios?

Porque la mujer se sigue preparando y el hombre se ha ido quedando atrás, anclado en la creencia de que es el rey de la manada, de que en el planeta tierra hay más mujeres que hombres y que entre nosotras debemos competir y dividirnos para obtener un pedacito de ellos, aunque sólo sea para ostentarlo como trofeo.

th819JUIX3
Todas nosotras, las mujeres, deseamos ser aceptadas, queridas, entendidas, comprendidas aunque al mismo tiempo aparece el miedo detrás del anhelo de reconocimiento, tememos la hostilidad del hombre, nos contraemos ante la falta de delicadeza hacia nuestra subjetividad. Miedo al abandono, rechazo, aislamiento o exclusión, entonces para permanecer o sobrevivir adoptamos posturas de sumisión, un aprendizaje que traemos impregnado en el ADN, siendo así que nuestra madre, abuelas, tatarabuelas aceptaron ser dominadas, sólo para retener a su hombre.
Reviso mi andar por este mundo y me doy cuenta que la sumisión forma parte del aprendizaje de los roles que me corresponden como ente femenino.
Cuando percibo amenazas, me callo. Mi conciencia conecta con un malestar, depresión, ansiedad. Pero no puedo enfrentarme porque no sé hacerlo. Me siento atacada, amenazada, herida y no sé muchas veces por qué. Quiero agradar, caer bien, ser escuchada, discutir los desacuerdos abiertamente y aún más. Necesito que se me reconozca en las relaciones desde mi diferencia… ¿por qué desgasta tanto la aproximación hombre mujer?

th0M6X90I2

Muchas mujeres estarán de acuerdo con esto que planteo como relevante: explicamos nuestros inicios en la relación de pareja: El enamoramiento como un estado perpetuo y fijo. Hablamos de la idealización del otro, de la entrega total al otro y en consecuencia de la pérdida de nosotras mismas. Es como, sin darnos cuenta pretendiéramos materializar la fantasía social de la idealización de la pareja, donde se llega a la perfección cuando dos partes se transformarían en una unidad total. Vivir la vida a través del otro, satisfaciendo todas sus necesidades, fusionándonos con él. Renunciado a nosotras mismas. Vivo pendiente de mi amado, estoy atenta a sus necesidades, vivo para ser su mejor compañera, no antepongo nada, siempre él es lo primero, no pido nada, sólo estar ahí para adorarlo.

 

El día que despertamos, y decidimos emprender el vuelo sucede así: En nuestro intento por separarnos, se genera un enfrentamiento y la violencia es explicita. Se evidencia la posesión de uno que no quiere desprenderse y nuestro vacío al enfrentar la soledad, recuperar nuestros espacios y retornar a nuestra autenticidad.

 

1623760_810283762320294_370172408_n

 

Sigue leyendo

ODIAR A LOS PADRES

Odio-i-miei-genitori

Cómo puedo amar a la persona que más me ha dañado?
El odio sencillamente es una emoción de un gran rechazo hacia alguien.
“El odio también conocido como el síndrome de alienación parental por decirlo brevemente hace alusión a esos hijos que terminan rechazando a sus padres”
Cada ser humano ha sido engendrado por un par de energías: una masculina y otra femenina, y la semilla germina, crece y se desarrolla en el vientre materno. La portadora de esta semilla puede experimentar esto que sucede en su cuerpo de muchas formas; ya sea festiva, expansiva benevolente, resignada, frustrada, enojada, triste, con odio hacia la pareja y con muchas emociones contrarias entre sí que la avasallan, que la confunden y agobian. (Traer al mundo a un nuevo ser con aceptación y alegría es el mejor regalo que le podemos dar). Cada estado emocional que la madre experimenta es trasmitido al feto, y siendo algo tan importante en la salud emocional de madre e hijo resulta alarmante el desconocimiento de esto por parte de muchas mujeres. Destacan algunos factores que inciden e incrementan el desgaste emocional durante la gestación: ausencia de planeación, inexperiencia, postergación o cancelación de los planes inmediatos y a mediano plazo falta de recursos económicos y afectivos así también la ausencia del padre para hacer frente a la llegada de un nuevo ser. Cuando el niño nace en circunstancias adversas percibirá un ambiente hostil hacia su presencia. Ese bebé será una carga para la nueva madre la cual lo ignora, lo maltrata, evade el contacto físico y visual, descuida su limpieza y bienestar en general. Lo deja en manos de otros para su cuidado, , le hace sentir que no merece vivir. Pues su presencia es un estorbo, generando así la formación de heridas que dejarán marcado para siempre a este ser.

thS908VNJG
El único anhelo de este niño es su confirmación, ser reconocido, sentir su existencia valiosa para los demás, un ser gozoso, con grandes poderes, mismos que irá perdiendo al ser domesticado por el entorno. Muy rápidamente el bebé descubre que para lograr sus objetivos debe manipular el mundo, llorar, gritar, aventar cosas, sonreír, hacer piruetas, esconderse, trepar son algunas estrategias que el niño utiliza para captar la atención. Se da cuenta que complacer y muchas veces mentir es como obtiene ganancias, aprenderá el miedo, la culpa, el agobio, la tristeza, el enojo y cientos más de emociones que no puede entender. Continua creciendo amando incondicionalmente a los seres que le dieron la vida, hasta que un poco a poco percibe cientos de fisuras en ellos. Se da cuenta que no son congruentes que dicen una cosa y hacen otra, que exigen pero no ponen buenos ejemplos a imitar, observan cuan contradictorios son, prevalece un ambiente desagradable, nula disposición para aproximarse afectivamente: solo enojos, ironías, apatía e insensibilidad, usan formas de obligar a hacer cosas que no desea mediante el chantaje, la extorsión, la represión, es reiterativo el abuso emocional. Crecen temerosos de enfrentar a sus progenitores porque cargan con la idea de que los padres son sagrados, por tanto intocables y menos aún cuestionables, nada de contradecirlos, tampoco juzgarlos y en este dilema reprimen todas las emociones negativas ocasionadas con y por ellos. En algún momento podrán verlos sin filtros para reconocer en ellos a seres incompletos, inmaduros, carentes, con grandes problemas no resueltos que continúan siendo niños emocionalmente hablando y que ahora juega a ser padres, padres discapacitados para responder a sus necesidades afectivas, emocionales y espirituales

jonas-brothers-mother-day-02
Y aunque hay muchos padres totalmente conscientes de sus responsabilidades como padres, por algún motivo u otro no se hacen cargo de sus hijos.
En cualquier momento cobrarán conciencia del resentimiento, del dolor, de la ira  y desilusión que llevan a cuestas, culpa y tristeza revestidas de odio. Pero no saben cómo encausar este mar embravecido de emociones. Odiarán haber nacido, odiarán la vida que les tocó vivir, la falta de amor les ha provocado grandes deformaciones para poder percibir al mundo como un lugar seguro, digno de experimentar Ahora saben de donde proviene tanta insatisfacción tanta ira volcada hacia sí mismos y se refugiaran en conductas co-dependientes, sexo, alcohol, droga, comida, relaciones destructivas, delincuencia, violencia, exceso de trabajo, redes sociales etc.
El odio no es un pecado, es el resultado de haber sido maltratado en muchos aspectos, y tampoco debería causar culpa, es natural sentirla, no tiene nada de malo, el aceptar esta emoción, darle un espacio en nuestro corazón y trabajar con ella dándole un cause puede ayudar en gran medida a sanarlo.

Sanar las heridas de la infancia requiere primero saber de su existencia, identificarlas y buscar ayuda, sentirnos merecedores de una forma de vida gozosa, es necesario mucho valor, mucho amor propio, requiere reconocernos como seres mutilados, como seres dañados en nuestra vulnerabilidad. Si no hacemos nada por atenderlas iremos por la vida contaminando todo lo que toque nuestras vidas, nuestra evolución emocional quedo detenida Entonces adoptamos multitud de máscaras para esconder nuestras carencias; victimizarnos, tiranizar, dominar, controlar, manipular, chantajear, abusar, mentir, practicar una doble moral, ser los rescatadores de otros, y así sucesivamente. Casi todos los problemas q1ue un ser humano presenta en su vida actual tiene una relación directa con la forma en que experimentó el mundo, la vida y el amor en el inicio y llegada a este mundo. Sus heridas son causadas algunas por mamá, otras por papá, rechazo, traición, abandono, injusticia, humillación son las que encabezan la lista y ser portadores de ellas nos convierte en lisiados para bailar la danza de la vida.
Lo esencial con nuestros hijos consiste en darles amor, un amor de calidad, lo cual es básico, un abrazo, un beso y un te quiero hacen milagros. Protección, nos toca proveer de seguridad y protección a ellos es indispensable para su desarrollo emocional, y límites porque cada día el padre y la madre deben poner su autoridad como pilar para marcar lo bueno y malo de cada situación, de cada decisión, esto debe aplicarse con una actitud de respeto en franca comunicación no de imposición, límites que les proporcionen seguridad, no que les asfixien o que sean tan holgados que no se precisa el principio del final, y nuestro respaldo cuando están pasando por situaciones difíciles, el hacerles sentir que ahí estamos y que cuentan con nosotros para todo, que los amamos incondicionalmente, pase lo que pase, y les acompañamos amorosamente en este viaje que es la vida.

Sigue leyendo

LOS LIMITES SEGUROS INCREMENTAN TU CALIDAD DE VIDA

 

th5FHMYBXM

Te ha sucedido con algunas decisiones que atinadamente tomaste no tienes la menor idea del recorrido que hiciste para llegar hasta ahi? Y con otras donde hubo consecuencias dañinas por más que buscas no identificas que fue lo que falló. La respuesta está en los personajes que habitan en ti: adulto, adolescente y niño los cuales intercambian los mandos en tu vida según las circunstancias, además podemos de averiguar cuál es la actitud preferida cada uno: travieso, enojón, anárquico y una gran variedad más.
El tipo de elecciones van de la mano con necesidades insatisfechas provenientes de nuestro inconsciente que se manifiestan ante determinadas circunstancias.

Aprender a decidir con madurez requiere que conozcamos un conjunto de estrategias que hasta ahora hemos utilizado ante los demás., son llamados mecanismos de defensa Tenemos muchas caretas mismas que utilizamos según sea la ocasión: el bondadoso, el compartido, el obediente, el sacrificado. el temerario, el cara dura, el juguetón, el que todo lo piensa, el que seduce, el super-razonador, el sabelotodo, el que toma distancia y se dedica a observar, , el abusivo, el chantajista, el manipulador, la víctima, el perseguidor, el arrogante, el que exige,, …Sin embargo todos estos personajes tiene algo en común, se mueven por el tipo de límites aprendidos en la infancia y siempre se acompañan de algún tipo de emoción.

th4VVL48V5

 

Todo aquello que no se nos permitió siendo niños, los límites inflexibles o su ausencia nos ha convertido en seres incompletos, esto significa que ponemos límites como nos fueron impuestos en casa ya sea holgados, asfixiantes, incomodos, excesivos, inadecuados o no quizá no los conocimos y se nos permitió todo absolutamente: en ambos casos el daño está ahí. Lo que nos toca ahora que crecimos es revisarlos, conservar lo que sirve, desechar lo que nos destruye y Aprender a poner límites funcionales y saludables a nuestros personajes internos pues esta puesta de conciencia nos da la capacidad de hacerlos con los la gente a nuestro alrededor.

Pongo algunos ejemplos de decisiones destructivas que tomamos de acuerdo al tipo de límites que repetimos con un mínimo de conciencia. Cuando rompes con tu dieta, o dejas de ir al gimnasio varias semanas, tomas o comes en exceso, haces apuestas con tu patrimonio, arriesgas tu vida de pareja permitiendo la intrusión de terceros esto es actúas intrépidamente sin medir consecuencias: quien toma las riendas de tu vida es alguno de los personajes antes mencionados y los resultados son catastróficos porque finalmente son formas de castigo.

Los límites son el espacio saludable entre dos que les permite relacionarse de manera efectiva

Si todavía no puedo usar mis recursos de adulto y recurro a estrategias para evitar sufrir, seguro que estoy siendo destructivo conmigo y en mis relaciones con los demás. Acumulo ira, culpa, vergüenza, e incomprensión porque no puedo ser claro ni directo, Me relaciono desde mi mente, desde mis creencias y racionalizaciones. Preguntarle al corazón es la mejor clave para darnos cuenta de cómo nos sentimos con lo que hacemos, decimos y pensamos.

Dentro de nosotros hay un guía poderoso que nos muestra el camino, que nos aconseja, que nos sostiene en momentos difíciles. Identificar ese guía es crucial para vivir en equilibrio. La parte noble, fuerte, donde radican todas nuestras fortalezas, es intuición, sabiduría, sentido común, experiencia y corazón. Todo esto proviene de nuestro ser. El adulto que evoluciona positivamente tiene una fuerte conexión con esta fuente además de contar con muchos recursos como son la sensatez, claridad, prudencia, confianza, conciencia de sí mismo y de los demás.
Aprender a pedir, sin arrodillarte, sin exigir, sin juicios, sin victimizarte, desde esa parte de ti que se expresa con claridad, con firmeza, sin recurrir a juegos, ni a trampas hace de ti una persona digna, íntegra, dueña de sí misma que se conoce y puede reconocer el lenguaje emocional propio y ajeno. Elegir límites seguros es una decisión basada en la observación de tus experiencias, de tu forma de crianza, de lo que aceptaste o rechazaste, hoy puedes empezar a modificar los límites propios y los que pones a quienes te rodean, Dale un sí a vivir en libertad de elegir y decidir lo que te hace feliz.

 

ENCARIÑARSE ES APEGARSE

 

 

handsclippedDaniel Goleman en su libro emociones destructivas menciona la especificación que hace el Dalai Lama acerca de los tres venenos, y señalando al apego como uno de ellos. Sin embargo el apego es innato a la especie humana, cabe preguntarse entonces ¿en que momentos se vuelve perjudicial?
Se entiende como apego al tipo de lazo emocional y afectivo que surge entre dos individuos y que genera la voluntad de permanecer en la cercanía o en contacto con el otro, de preferencia física.

El apego es parte de estar vivos, sentirnos unidos a los demás nos genera bienestar, confianza, tranquilidad, sentido de pertenencia.

La mayoría de seres que estamos en esta tierra vamos por la vida buscando ser vistos y escuchados, esto es sentirnos vivos en presencia de alguien, tenemos relaciones afectivas con la pareja, los hijos, los amigos, conocidos y muchas más personas de nuestro entorno porque mediante estas se producen intercambios generadores de bienestar emocional.
En su gran mayoría de relaciones hay apegos, y nos apegamos más con quien hay lazos sanguíneos, atracción física, intereses en común, con quien nos quiere como a nosotros nos gusta o es como lo hicieron nuestros padres cuando éramos muy pequeños, y mucho mejor con aquellos que está dispuestos a darnos su tiempo, su espacio, su escucha y sus palabras.
Son en muchos casos nuestro estilo de apego el que definen a quien elegir, con quien estar y a veces lo que se deba soportar, subyacen en nuestras memorias de las formas de relacionarnos con los demás conforme a la respuesta a nuestras demandas de atención recibida por quien nos cuidó en la infancia.
El psiquiatra y psicoanalista John Bowlby (1907 – 1990) creía que las causas del estado de salud mental y los problemas de comportamiento podían atribuirse a la primera infancia. De hecho, La teoría del apego de John Bowlby enuncia que venimos pre-programados biológicamente para construir vínculos con los demás y estos nos ayudan a sobrevivir
El apego infantil es el vínculo emocional específico que adquiere el infante con la madre o con su cuidador primario. Proviene de sentirse protegido, respaldado y aceptado incondicionalmente.
El bebé desde su nacimiento está capacitado para utilizar una serie de técnicas que le harán captar la atención de los padres: llanto, balbuceo, succión, sonrisas. Algo propio de los mamíferos. Ante estos estímulos los cuidadores han de estar pendientes y responder a sus demandas, para que el bebé sienta el vínculo afectivo, que le proporcionará un apego seguro.

apego

 

Es así como se instala una relación sólida con el cuidador primario cuando le proporciona al bebé seguridad y estabilidad emocional. Al implante de apego seguro en el niño, este mismo al ir crecer lo irá transformando en habilidades psicológicas y sociales.
Este sistema es generador de cuidados, por eso las figuras que lo representan son los cuidadores, los cuales representan los cimientos de lo que Bowlby llamó la “base segura”.
Bowlby propone cuatro categorías
A. Apego seguro ; prevalece una idea positiva de uno mismo y de los demás
B. Apego evitativo: hay una idea positiva de uno mismo pero negativa hacia los demás
C. Apego ambivalente ; hay una idea negativa de uno mismo y positiva de los demás
D. Apego desorganizado: existe una idea negativa de uno mismo y de los demás.

Lo que nos pasa ahora de adultos tiene que ver con la forma de responder a nuestras demandas de atención de quien nos cuidó durante nuestra infancia. Amamos y queremos siguiendo un modelo de apego, nos relacionamos con nosotros, con los demás y con el mundo exterior a partir del sistema de apego que desarrollamos.
“Quienes sufren la separación o alejamiento de una forma catastrófica, quienes ante la amenaza de perder al amor de su vida optan por doblegarse y sufrir humillaciones, quienes prefieren dar el primer paso para separarse a permitir que los abandonen, quienes ante la muerte de un ser querido pierden su sentido de vida. Quienes mueren al poco tiempo de perder a la persona con mayor convivencia, o ante la pérdida de un empleo, de su salud, de sus pertenencias entablan un sufrimiento crónico son solo algunos ejemplos de personas cuyo sistema de apego no resulta adecuado para sentirse completos aun estando solos”

hqdefault

Es a partir de esta teoría que podemos explicar nuestra tendencia a establecer vínculos fuertes, selectivos y duraderos entre sí cuando se instaló un apego seguro. Esto nos da la pauta para entender porque hay gente demasiado desconfiada, celosa, controladora y dependiente cuando hay apego desorganizado. O si hay un apego evitativo identificamos actitudes evasivas y la discapacidad de algunas personas para permanecer en una relación o alejarse ante las primeras dificultades.
Observamos cómo la amenaza de ruptura resulta catastrófica cuando tenemos un apego ambivalente.
Salir al mundo, dejar el hogar, alejarnos de nuestros padres, de la familia requiere una gran dosis de apego seguro, el prescindir de la base segura para arriesgarnos nos convierte en personas autosuficientes e independientes que estamos dispuestas a continuar aprendiendo y adquiriendo las herramientas internas necesarias que nos hagan desarrollarnos como adultos competentes. Dependiendo de cómo sea nuestro estilo de apego, podremos enfrentarnos al mundo y a la exploración de lo que nos interesa de una forma u otra. Con angustia, con miedo, con necesidad y ansiedad, con dificultad, o por lo contrario, con interés, valentía, ilusión y viendo las adversidades como retos que nos hagan crecer y avanzar.

La mayoría de nuestras experiencias con nuestro entorno y nuestras interrelaciones personales a lo largo de nuestro ciclo vital, y sobre todo en la infancia, quedan registradas en el inconsciente influyendo en nuestra manera de vincularnos y ofrecer respuestas interpersonales futuras.
El principio de sanar se inicia cuando aceptamos que algo anda mal, cuando identificamos de donde proviene, cuando estamos dispuestos a modificar lo que nos produce daño, cuando pedimos ayuda y sobre todo cuando empezamos a defender nuestro bienestar.
Sanar nuestro apego inseguro, desorientado o ambivalente requiere recibir grandes dosis de afecto a través de palabras y gestos. El desarrollo afectivo de nuestros niños se incrementa mediante caricias armoniosas y palabras que incrementan la autoestima, miradas en cuyos ojos uno percibe la grandiosidad y la aceptación con las que el otro le mira. Incluso cuando interponemos un límite o sanación de una conducta debe estar impregnada de calor emocional además de aceptación.

Nuestro maestro Anand Dilvar autor del libro “El esclavo” nos conforta el corazón con estas palabras: “No estás solo en esta experiencia hermanito, el miedo, el anhelo de una madre que te abrace, la necesidad tremenda de un padre que te apoye, esa ansia de unirte con otro hasta perderte en el, este deseo de que alguien te proteja, este sentirte tremendamente vulnerable. Todo es compartido por cada ser humano en este planeta, no hay nada malo en ello, no es debilidad, no hay tampoco solución porque nada de eso es problema. Una vez más es parte de estar consciente de que existes, parte de la experiencia humana.”

thNPYIV1XJ
Referencias
Pérdida afectiva, Bowlby J. Buenos Aires Paidós 1980
Vínculos Afectivos Bowlby J. Buenos Aires Paidós 1993
A través de ti. Anand Dilvar. El camino rojo mayo 2018.