Porque el amor duele?

 

 

 

Son muchas las generaciones que hemos sobrevalorado al amor, le hemos encargado el cumplimiento de muchos sueños, de grandes alegrías, de nuestra auto-realización, entre muchas otras. Nos llenamos de expectativas con el interés de que sea una especie de tabla de salvación. Llegará o nos lo encontramos en la persona adecuada que nos hará felices para siempre.
Resulta lógico pensar y sentir así pues nuestra educación emocional estuvo en manos de la televisión abierta con programas como la Rosa de Guadalupe, Mujer casos de la vida real y las incontables telenovelas que hemos visto. Así también en las canciones de José José, Juan Gabriel, Vicente Fernández, entre otros, donde el tema principal es el abandono, el engaño, la perfidia, y la frustración. Aprendimos una forma de amar, un estilo de ser pareja -obviamente no el más sano-  el mal amor en otras palabras. Mucho de lo que aprendimos en estas dramáticas historias es que el amor duele, que provoca sufrimiento, que hay que ganarlo, que entre mayores dificultades tengamos con la pareja más fuerte y profundo será nuestro amor, Un amor que nos libera de la tristeza, de la soledad, que nos hace ser alguien en la vida, que le da sentido, que nos limpia del dolor y la miseria.
Mantenemos una creencia errónea; – que la persona existe en algún lugar y solo se requiere de un poco de suerte para hallarla- y luego todo sucederá mágicamente.
El buen amor se edifica, hay una construcción del mismo, la mayoría de las veces cuando ha pasado el enamoramiento. Es a base de una buena comunicación aceptación, admiración, respeto, trabajo de equipo y proyectos en común como podemos cimentarlo. Para hacerlo crecer hay que creer en nosotros y en nuestro vínculo al que hay que tener fidelidad, confianza y perseverancia.
Modificar todas las creencias que subyacen en torno a la vida afectiva de la pareja depende de una actitud madura para relacionarnos, también así del autoconocimiento que tenemos, depende de la forma que hemos enfrentado y curado nuestras heridas de la infancia, de tejer con conciencia y coraje un presente digno, así también la disposición de enfrentarnos a nosotros mismos con el espejo que es nuestra pareja, pues es en ella donde podemos vernos reflejados en nuestra totalidad.
El vínculo amoroso atraviesa por un proceso evolutivo donde los dos somos responsables de su desarrollo y plenitud.
Vivir la relación de pareja con la expectativa de que debe hacerme feliz es alimentar la codependencia, mi felicidad depende de mí y mi pareja amplifica esa mi felicidad pero no le toca resolveré mis insatisfacciones.
La pareja es un ingrediente, aunque no el único, de un estado interno que experimentamos como gozo y armonía y que consiste en sentirnos vinculados, pertenecientes, unidos y en familia. A través de la pareja nos sentimos acompañados hay un sensación de esperanza en la que nuestros vacíos desaparecen y aunque sea por momentos nos sentimos completos.
Jorge Bucay explica; muchas parejas reales admiten que el otro no les trajo mayor felicidad, sino mayores retos y complicaciones, así como una mayor capacidad para afrontar problemas, conflictos y desacuerdos, además incluso sienten que la relación y la convivencia les debilitan, desgastan, y desvitalizan, por lo que necesitan revisarlas cada tanto y modificar lo que ha dejado de funcionar. Las parejas que perduran afrontan distintos ciclos vitales y retos, como la crianza de los hijos, su crecimiento, su autonomía, la muerte de los padres, la vejez, etcétera, y a menudo necesitan movilizar grandes recursos para salir airosos y reforzar su vínculo. Convivir es mucho más que estar juntos, mucho más difícil, mucho más desgastante, mucho más movilizador pues requiere ingenio, creatividad y constancia para mantenernos unidos
La convivencia implica necesariamente la constitución de una lista de pactos que mientras no convivíamos no eran necesarios.
Por eso la convivencia representa en sí misma una gran puesta a prueba para el vínculo amoroso. Es muy diferente que nos peleemos y te lleve a casa y vuelva a la mía, o cuelgue el teléfono y no te llame hasta que se me pase, o no atienda el timbre para ignorarte, que discutir a rabiar pero dormir en la misma cama toda la noche.
Aunque algunos son escépticos ante los vínculos actuales, pues tienen una duración cada vez más corta, hay hombres y mujeres que a los treinta años han tenido tres parejas e hijos con cada una, que sucede entonces?
En el mundo de los amores líquidos se plantea de esta manera; “el compromiso con otra persona, particularmente un compromiso incondicional como el de “hasta que la muerte nos separe, en las buenas y en las malas, en la riqueza y en la pobreza, se parece cada vez más a una trampa que debe evitarse a cualquier precio”. Significa que las parejas actuales no están dispuestas a soportar, sostener y equilibrar la relación porque hoy todo es desechable, es intercambiable entonces no necesitan esforzarse por permanecer juntas.
“La dependencia que ha cobrado rápidamente un matiz peyorativo, es la base de la responsabilidad moral hacia el otro” Esto también lo podemos observar en relaciones donde hay sexo sin amor, y parece que la apuesta es no enamorarse para no crear lazos, ni derechos, tampoco obligaciones. Se permanece junto al otro mientras no haya dificultades, de lo contrario buscan la salida fácil ya que la oferta afuera es impresionante.

Sigue leyendo

EL SUICIDIO ES UNA “ESCAPE” DEFINITIVO A UN PROBLEMA TEMPORAL

di-no-al-suicidio

 

El suicidio supone quitarse voluntariamente la vida. El término equivale a matarse a sí mismo. Renunciar a la vida en el momento que se vuelve insoportable.
El suicidio está considerado como un acto biológico, psicológico y social. En cuanto a lo biológico, la deficiencia de la serotonina (un neurotransmisor del cerebro) se encuentra presente en la conducta impulsivo-destructiva. Se invoca además a factores genéticos tales como un historial familiar de suicidios. Con relación a lo psicológico, la depresión, la desesperanza y la impotencia se consideran las causas más comunes. También lo es la pérdida de un ser querido, o una situación que no se tolera.
El suicidio entre adolescentes se ha convertido en un problema de salud, observándose un dramático incremento de sus tasas, fundamentalmente más en hombre que mujeres.
Diversas estadísticas ubican al suicidio como la cuarta causa de muerte.

Un futuro amenazante

Los adolescentes experimentan fuertes sentimientos de estrés, confusión, dudas de sí mismos, presión para lograr éxito, pesimismo en lo que se refiere al dinero y otros miedos en su proceso de crecimiento. Para algunos adolescentes el divorcio de sus padres, la formación de una nueva familia con padrastros y hermanastros o las mudanzas a otras nuevas comunidades pueden perturbarlos profundamente e intensificarles la incertidumbre acerca de sí mismos y una visión dramática de su futuro. Para algunos adolescentes, el suicidio aparenta ser una solución a todas las problemáticas mencionadas.

La depresión y las tendencias suicidas son desórdenes mentales que nosotros los padres podemos identificar para darles un adecuado seguimiento. Cuando tenemos dudas de que el niño o el joven pudiesen tener un problema serio, un examen siquiátrico puede ser de gran ayuda.
Si el niño o adolescente dice yo me quiero matar o yo me voy a suicidar, hay que tomarlo muy en serio y llevarlo de inmediato a un profesional de la salud mental capacitado. La gente a menudo se siente incómoda hablando sobre la muerte. Sin embargo, puede ser muy útil el preguntarle al joven si está deprimido o pensando en el suicidio, esto le hará sentir apoyado ya que hay alguien que se preocupa por él y que le da la oportunidad de hablar acerca de sus dificultades y preocupaciones.

Entre los factores importantes en la evaluación de riesgo del suicidio debemos considerar algunos focos rojos que a continuación se proponen: se enoja con mucha facilidad, pasa de estar eufórico a la depresión, no tolera observaciones a su forma de ser pues las percibe como críticas, responsabiliza a su entorno de su baja autoestima, la pareja y amigos resultan imprescindibles todo el tiempo, pues no sabe estar solo, se cree el centro del universo y que toda la gente está pendiente de lo que dice y hace, tiene ataques de ira y golpea, avienta, rompe lo que encuentra a su paso. Come, bebe, habla de forma compulsiva. No hay términos medios, suele irse a los extremos.
Las actitudes suicidas que son? : Son gritos desesperados para recibir ayuda? Son formas de recibir atención?, Son actos de cobardía?, Son sentimientos y pensamientos insoportables ante una vida carente de sentido?, es no encajar en los patrones de felicidad que la vida actual nos impone? Es percibirse víctimas de una familia, del sistema, del mundo y como respuesta la venganza para provocar culpa? Es narcisismo llevado a sus últimas consecuencias? Es chantaje emocional? Cabe preguntarse ¿qué es lo que el suicida nos está trasmitiendo de manera encubierta?

A veces no son las situaciones reales, más bien lo que están pensando.

La mayoría de adolescentes entrevistados tras un intento de suicidio dicen que lo hicieron porque estaban intentando escapar de una situación que se sentían incapaces de afrontar o les parecía imposible de superar, o porque deseaban acabar de una vez por todas con los insoportables pensamientos y sentimientos que tanto les atormentaban. Cabe preguntar aquí ¿qué clase de pensamientos y sentimientos son los que predominan?: impotencia, inutilidad, pesimismo, apatía, desesperación, tristeza, auto-compasión, desmerecimiento, desolación y muchos otros más.
Algunas personas que ponen fin a sus vidas o intentan suicidarse pretenden escapar de sentimientos de rechazo, dolor o pérdida. Otros están enfadados, avergonzados o se sienten culpables por algo. A algunos les preocupa decepcionar a sus amigos o familiares. Y otros se sienten no queridos, poco agraciados, excluidos, maltratados o que son una carga para los demás. Existen también los que tienen trastornos de personalidad, con grande necesidad de castigar a sus padres, a su pareja, a los amigos y a sí mismos.
Cuando se está deprimido
La depresión hace que la gente se focalice mayoritariamente en los fracasos y decepciones, visualice la cara negativa de las situaciones, disminuya sus propias capacidades y su valía personal. Una persona con una fuerte depresión es incapaz de percibir la posibilidad de que las cosas puedan salirle bien y está convencida de que nunca volverá a ser feliz además de que su situación va empeorar aún más.
La depresión afecta a los pensamientos de una persona de tal modo que la persona es incapaz de ver la forma o formas de superar sus problemas. Es como si la depresión pusiera un filtro en el pensamiento de la persona deprimida que distorsiona las cosas. Por eso las personas deprimidas no se dan cuenta de que el suicido es una “solución” permanente a un problema temporal. Un adolescente deprimido puede sentir que no hay ninguna otra forma de escapar de sus problemas, de aliviarse el dolor emocional o de comunicar su desesperación y su profunda infelicidad.
A veces, las personas que se plantean el suicidio ni siquiera son conscientes de que cursan con un estado depresivo.
Un gran número de personas deprimidas se refugian en las drogas y el alcohol, sustancias que utilizan como vía de escape. Pero no son conscientes de los efectos depresivos que las drogas y el alcohol tienen sobre el cerebro.
Aparte de tener efectos depresivos, las drogas y el alcohol alteran la capacidad de raciocinio de la persona. Interfieren con su capacidad de valorar los riesgos, hacer buenas elecciones y pensar en soluciones sensatas a los problemas reales. Muchos intentos de suicidio ocurren bajo los efectos de las drogas o el alcohol.

Qué se puede hacer?
Los terapeutas y profesionales de la salud pueden proporcionar apoyo emocional ayudando a los adolescentes a desarrollar sus habilidades de afrontamiento y contención para estar en condiciones de enfrentar dichos problemas. En todos los casos mencionados es recomendable participar en grupos de apoyo que tengan problemas similares a los suyos.
Es recomendable también el ejercicio físico, una alimentación balanceada y en horarios establecidos, tener charlas familiares de sobremesa, contar con grupos de referencia, salir a la calle y no permanecer en casa todo el tiempo. Tener una mascota y dedicar tiempo a pasear, jugar y alimentarla. Ser selectivo con nuestras amistades, a veces lejos de ayudarnos nos pierden más.

Sigue leyendo

FIELES A NUESTRO PACTO DE LEALTAD

 

proposito-vida

Elegimos un planeta y un país para nacer y vivir una experiencia humana, así también un tipo de padres  hermanos y amigos,  en  un ambiente específico que nos permitiese  evolucionar. Elegimos ser abundantes o miserables,  solemnes o despreocupados, exitosos o perdedores,  saludables o  enfermizos…Venimos todos con un propósito  de aprender algo, un algo que ponga a prueba nuestra voluntad, nuestros talentos y  que nos haga desarrollar capacidades. Todo esto para  construirnos, a veces para  trascender o para enfrentar problemáticas que nuestros antepasados no han podido superar. Hicimos pactos de lealtad para permanecer el tiempo necesario con cada una de las personas que apoyarían nuestro proyecto,  y,  aunque no somos conscientes de dicho proyecto -a veces nos resulta insoportable nuestra pareja o   nuestros padres, nuestros hermanos, vecinos y todo aquel que se involucre con nosotros. Todos ellos cumplen la función de recordarnos a que hemos venido y están para obligarnos  a conseguir  nuestro propósito de vida.

 

thOWAVAIC9

Hemos caminado a ciegas entre tanta gente, esperando que alguien nos tomase de la mano para llevarnos de vuelta a casa. Hubo quienes caminaron con nosotros algunos metros, otros más kilómetros enteros y hay quienes siguen aquí junto a nosotros sin apartarse. El regreso a casa nos corresponde a cada uno de nosotros, pues sabemos hacia donde está, sabemos cómo orientarnos para llegar, aunque haya habido momentos tan confusos que dejamos la brújula a la persona más próxima a nosotros. Quizá esa persona fue intuitiva y nos  condujo bien o quizá estaban fuera de su centro que nos perdimos todavía más. Hubo recorridos divertidos, hubo otros con grandes penalidades y quizá hubo otros en que el arduo trabajo consumió nuestras energías que nos separamos del grupo, tomamos un atajo, nos regresamos, caímos, perdimos de vista a quienes venían con nosotros. También hubo momentos que tuvimos que detener nuestro avance para levantar a aquel que se había rendido, caminar más despacio o ir más rápido según las circunstancias.


Todos vinculados, entretejidos, conectados aun en la distancia, nuestras vibraciones cruzan distancias descomunales, el vecino de al lado no piensa diferente de mí, o aquel de enfrente que sufre igual que yo los mismos temores. No es casualidad que la mayoría de personas que habitamos  un edificio no tengamos pareja, tampoco lo es que haga amistad con personas que comparten con nosotros enfermedades, traumas, dificultades así también costumbres y  creencias. Nada es casual y cada persona que llega  es para mostrarme  algo y a su vez  me toca a mí enseñar otro tanto,  aunque solo sea un encuentro fugaz.

Cuando  nos permitimos fluir con la vida, todo se acomoda por sí solo, pero cuando nos resistimos –qué pesada se vuelve nuestra existencia- empezamos a cargar muchos problemas que no nos incumben, nos ponemos dificultades y agobios de nuestra pareja, de los hijos, de los compañeros de trabajo y también de nuestros amigos. Nos sentimos loa salvadores del mundo, los revolucionarios y la única revolución está en nuestra cabeza. Ir en contra de la vida es olvidar que esta nos fue dada para hacernos dignos de ella.

Fluir es confiar, es soltar, es reconocer que nuestro universo tiene un orden perfecto, que hay una inteligencia superior que nos guía, que va colocando las piezas necesarias para ir armando nuestro proyecto y que cada persona que aparece en nuestra vida tiene un propósito.

Cuando juzgo a los demás, cuando veo solo lo inaceptable, cuando me rebelo contra el estado de cosas que hay en el mundo, este mundo se convierte en mi referente y ahí es donde vibro, mi vibración es muy baja porque hay enojo, hay desconfianza, hay miedo veo entonces injusticia, pobreza, abuso de poder, desdicha, ignorancia, en fin solo dis-funcionalidad. Y si  centro mi atención en lo hermoso, en todos los regalos que recibo del universo, cuando agradezco, cuando vibro en el amor, mi vibración se eleva y con ella todo es posible me hago entonces  cómplice del plan infinito.

proposito-de-vida

METERSE AL DUELO CON TODAS SUS CONSECUENCIAS

5500064008_aa01f8aaa9_b

 

 

La biografía de toda persona, hombre o mujer, en cualquier edad, está sembrada de una sucesión de apegos, pérdidas y separaciones que le recuerdan, consciente o inconscientemente la precariedad y fragilidad de todo vínculo y de toda realidad.
Vivir es ir diciendo adiós a las cosas .Es una lista de adioses y despedidas, de boletos de tren volando en nuestros rostros.
Y es en la capacidad de experimentar, acomodar y asumir de una manera constructiva todo ese conjunto de pérdidas en las que el ser humano encontrará una de las mayores fuentes de energía para su crecimiento personal y para seguir enfrentándose a la vida con actitudes vitales sanas.

El duelo  según Jorge Bucay “ es el doloroso proceso normal de elaboración de una pérdida tendiente a la adaptación y armonización de nuestra situación interna y externa frente a la nueva realidad”
La autora Kübler Ros (1969- 1975) determina cinco etapas por las que se pasa en un proceso de duelo que son:
 Etapa de Negación.-Es cuando la persona rechaza obstinadamente la posibilidad de muerte y en su desesperación busca otras opciones como curas mágicas, terapias exóticas, recursos sobrenaturales entre otras.
 Etapa de la Ira.-Es cuando el enfermo se percata de que está próxima la muerte sin remedio y las personas sienten que sus planes y sueños no se realizaran provocando la aparición de emociones como ira, resentimiento y envidia.
 Etapa de Negociación.- Existe un acercamiento con el poder superior (Dios, o en quien se crea) realizando promesas en una especie de ganar tiempo buscando un alivio al dolor.
 Etapa de Depresión.- Cuando el enfermo se percata de que el tiempo se está acabando se lamenta las pérdidas que hayan ocurrido por separaciones de familia, amigos y demás.
 Etapa de Aceptación.-En esta se acepta y espera con tranquilidad y serenidad el desenlace y los familiares alcanzan la resignación.
 Estas etapas no siempre se presentan en todos los casos y en el orden que se comentan si no que pueden variar de acuerdo a los factores personales culturales, religiosos y filosóficos que cada sujeto vive. Lo que en general buscan las personas es poner en orden los asuntos de su vida y es común la búsqueda de parientes y amigos para despedirse, pedir perdón por rencillas, faltas y esto deja un legado de sabiduría y conformidad a los seres queridos que atraviesan por este trance.
 La ayuda que se requiere por quienes pasan el duelo es escucha activa y empática para acompañarles en la superación de la pérdida además de propiciar la reflexión, brindando apoyo moral y conocimiento profundo de lo que se está experimentando.
El duelo es un proceso y no un estado. Por eso, después de sufrir una pérdida, hay ciertas tareas que podemos llevar a cabo quienes decidimos acompañar al doliente.
• Familiarizarse con el proceso de duelo para acompañar al que sufre con un mayor equilibrio y serenidad.
• Evitar las frases hechas, repetir palabras no sirve de mucho es mejor es el silencio o el contacto físico
• Sugerir la ayuda de un profesional especializado cuando intuimos que existe el riesgo de que el duelo pueda prolongarse o hacerse crónico.
• Cultivar los recuerdos, permitiéndoles evocar los momentos positivos vividos junto a la persona desaparecida; así también se puede alternar los aspectos negativos, para completar el sentimiento y la verdad total respecto a la persona ausente.
• Buscar la objetividad al elegir y tomar decisiones, ya que la persona en duelo se encuentra muy confundida y a veces fuera de su centro durante algún tiempo.
• Respetar la diversidad de reacciones, ya que el duelo es una experiencia universal, pero que cada uno la vive de un modo extremadamente personal.
• Promover un clima de esperanza.
• Acompañarle a descubrir nuevos horizontes, nuevos motivos y relaciones, invitándole a que poco a poco vaya saliendo del aislamiento y la pena ocupándose también de otros sentimientos y necesidades de los demás y de sus familiares cercanos.
Cuando nos entregamos al duelo y nos permitimos abrazarlo completamente, abriendo nuestro corazón, dando rienda suelta a todo lo que sentimos, y aceptamos nuestras emociones sin juzgarlas. Experimentamos en toda su magnitud nuestro dolor, nuestro vacío, nuestra orfandad y es gracias a este tiempo que entramos a sentir en él de forma absoluta lo que nos hará posible salir de él más rápido y a su vez mas integrados y con capacidades futuras para enfrentarnos a situaciones similares.
El objetivo de establecer contacto con nuestra desolación es favorecer la curación, no escapar de ella, no es un atajo para saltarse ninguna de las fases del proceso de curación. Debe ser más bien un enriquecimiento para sanar, una fuente de la cual se puede extraer consuelo y estímulo.
Honrar los sentimientos significa que al advertir nuestras emociones de forma pura y simple, tengamos conciencia de ellas. Si estás triste, date permiso de estarlo, si estás feliz, permítete estarlo. Los sentimientos, no son peligrosos. La mayoría de las personas descubren que una vez que comienzan a sentir, no es tan terrible como temían. Cuanto más aprenda yo a soltar más fácil va a ser que el crecimiento se produzca, dejo algo dolorosamente para dar lugar a lo nuevo que me espera.
Sanar es soltar, dejar ir, permitir que se vaya la tristeza, el dolor, los hubiera y también los debería, es darnos permiso de aceptar nuestro pasado, tal y como fue, modificando en el presente lo que sí se puede cambiar.
Sanar requiere el coraje de volvernos a enamorar de nuestra vida, requiere de la sabiduría para aceptar nuestra nueva condición, volver a instalarnos en el presente poniendo en la mesa todo lo aprendido y continuar desarrollando nuestro enorme potencial que con esta experiencia seguramente se habrá incrementado.
Es abrirnos para la ternura del hoy sin tener la sensación de estar traicionando a quien ya se fue. Valorar que sucedió, -que estuvo conmigo-, -que me perteneció una parte de su ser, de su tiempo, y eso que compartimos juntos le dio sentido a mi vida, en su tiempo y forma, con quien probablemente aprendí también muchas cosas. Permitir soltar no es olvidar, ni desear borrar las huellas del ausente, es aceptar que estuvo en mi vida, que sigue siendo parte de mí y que ahora debo aprender a vivir sin su presencia física.

 

thi2erqpul

La escritura, como instrumento de sanación puede servir pues se trata de volcar en ella todas las emociones reprimidas. Lo que harás es una especie de escritura libre, a vuelta pluma, o automática, siguiendo el discurrir de la conciencia cuando estés conectado con tus sentimientos, esto es inspirado, permite sacar todo lo que está atorado, ya que seguramente vas a hacer grandes descubrimientos, es decir que te van a caer muchos veintes. El sentido que tiene este ejercicio es el de desconectar algunos de nuestros censores para poder decir lo que necesitamos decir.

Sigue leyendo

AMISTADES ENVIDIOSAS

 

 

thFUCO4UQV

Hay amigos que infunden fortaleza, , los que nos alegran la vida, los que nos regañan, los que se hacen cómplices de nuestras locuras, quienes nos traen de vuelta a la realidad, los que nos impulsan a crecer, con quienes nos divertimos mucho, los que se desahogan con nosotros, a quienes les prestamos nuestros oídos, entre otros muchos más-

A los amigos se le elige con el corazón y los hay para cada ocasión y para cada necesidad. Dos  elementos son  indispensables en la amistad: la confianza y el cariño.

Tomando en cuenta a la ley de la atracción: un amigo vibra en la misma frecuencia que nosotros pero del lado contrario, entonces un amigo equivale a la sombra, nuestra sombra, ahí donde depositamos nuestras idealizaciones, proyecciones, fantasías, anhelos y quizá también algunas frustraciones.

“Todas las cosas y los seres vivos tienen una vibración propia –esta vibración o campo de resonancia- la construimos con el lenguaje de los sentimientos, la energía de los pensamientos y con las creencias y convicciones almacenadas emocionalmente”

Un amigo es un espejo, en el vemos aspectos con significado importantes solo para nosotros como son lo bello y lo feo, lo aceptable e inaceptable, y si estamos conscientes de esto y nos responsabilizamos puede propiciar un crecimiento inconmensurable.

Un amigo sabe todo de nosotros, conoce la combinación de nuestros candados emocionales por lo tanto puede usar todo esto para destruirnos o bien para colaborar a edificarnos.

Un amigo tiene una relación cercana con nuestro ser pues no solo toca nuestro cuerpo físico, también el cuerpo emocional y relacional, de tal forma que la proximidad con el provoca reacciones químicas en nosotros. Puede infundir energía dejarnos exhaustos, confundirnos o tranquilizarnos.

Un amigo te induce a luchar por tus metas o bien se alía con tu apatía y desgano, un amigo puede conducirte a la victoria o bien llevarte de la mano para ser un perdedor.

Un amigo es un compañero de ruta, viaja con nosotros durante días, meses o años, algunos son temporales y otros son para siempre.

Con un amigo no hay obligaciones, lo que hay son deberes como son; la lealtad, la honestidad, la incondicionalidad, la complicidad, y aunque a veces fallamos, un amigo siempre está dispuesto a perdonar, a hacerse de la vista gorda con nuestras debilidades.

Un amigo es más que un hermano, más que cualquier riqueza, es tu mayor riqueza. Con el haces planes, sueñas, fantaseas en voz alta, retornas a tu infancia, retienes tu adolescencia, viajas en el tiempo y te conectas con lo divino que hay en ti.

Amigos verdaderos, amigos completos, amigos del alma, contados son, a veces ráfagas de viento, con ellos nos hicimos gigantes. El sembrar y cosechar amistad es un don de la vida, que alarga la vida, que vibra con la vida, sean bienvenidos mis entrañables amigos.

Que destruye una amistad? Como cualquier relación humana tiene sus debilidades, sus altibajos, sus buenas y malas. Una amistad se corrompe cuando la tomamos para competir, cuando abusamos, cuando nos colgamos y nos volvemos perezosos, cuando nos aprovechamos de las circunstancias y sacamos beneficios, cuando de la admiración por nuestro amigo o amiga pasamos a la envidia y deseamos todo lo que posee, incluyendo esposo, hijos, casa, relaciones, cariño. Pervertimos la amistad  cuando mentimos, cuando vemos nuestra conveniencia, cuando solo estamos en las buenas, cuando exigimos que cambie según nuestras expectativas, cuando no respetamos su forma de ser y su ritmo para evolucionar .Cuando juzgamos nuestra relación con dicha persona y le hallamos solo defectos, cuando permitimos que la desconfianza se instale entre nosotros.

Cuando sientas envidia por los logros de tu amigo o amiga pregúntate que estarías dispuesto/a a hacer para conseguir resultados parecidos? Observa de que se está privando dicha persona y si tú te atreverías a lo mismo. Evalúa su capacidad de entrega, de compromiso, de responsabilidad, su determinación y convicción. Es muy probable que a ti te falte desenrollar algunos atributos y quizá este amigo o amiga sea el maestro que está aquí para impulsarte a hacerlo.

la-desconfianza-es-perniciosa-es-un-ancla-que-nos--20121129200235-0967658890396198

 

CAMINO A LA SABIDURIA

 

Proposito de vida

Es en la madurez cuando muchas personas adultas volvemos a examinar las decisiones tomadas en años anteriores y los logros que hemos obtenido respecto a nuestra intimidad, paternidad o maternidad y profesión.

Un individuo maduro se distingue por el control que logra de su vida emocional, y gracias a esto puede afrontar los problemas de la vida con mayor seguridad y serenidad.

Es la madurez una etapa marcada por la transición hacia la senectud en la cual los adultos maduros deben afrontar y ajustarse a cambios principalmente en las relaciones familiares, de pareja, sociales y laborales, así como a los cambios fisiológicos propios. Es importante señalar la necesidad de aportar importantes contribuciones a distintas generaciones y a la sociedad en general.

Desarrollamos generatividad esto es desear legar algo a nuestro mundo, en recompensa por todo lo que hemos recibido a cambio. Puede ser: servir a los demás, ser útiles o dar sin esperar algo a a cambio.

 

anexo-4-10presentac-proyecto-de-vida-8-638

Los 60 años puede ser una época muy interesante en la vida de una persona, un caudal de alternativas aparecen y la vida se vuelve más fluída.Podemos emplear el tiempo en solo aquello que nos deleita, en aquello que resulta fascinante o apasionante. Puesto que ya no hay que dar cuentas a nadie, ya no hay que quedar bien, ya no hay que demostrarles a los demás que tan capaces somos .Es una época en donde se exploran nuevas opciones tanto en talentos, como en aptitudes y en valores, se intenta consolidar lo que ya se tiene e integrar un abanico de posibilidades en todos los rangos. Realizar cosas que en verdad nos agradan nos regresan a un tiempo lejano, el de la niñez, donde deseábamos jugar, dibujar, estar con otros niños, correr, saltar, hacer travesuras, llenarnos los bolsillos de guijarros, cantar, y nunca cansarnos de estar haciendo algo. Es este tiempo donde podemos reivindicar muchos anhelos, fantasías, sueños que permanecen por ahí guardados. Arriesgarnos a perseguir nuestros sueños, y para ello debemos tener el valor de rescatarlos como algo muy valioso, esto es sin juzgarlos.

Con más experiencia y más sabiduría,  se puede disfrutar mejor los días que vienenSe siente muy cerca la anhelada tranquilidad: uno se acostumbra a la jubilación y se tienen muchos amigos. “Hay mucha más ‘compinchería’.

Ya pensionadas, hay tiempo y ahorros”, comenta Isabel Londoño, ‘coach’ y directora de la Fundación Mujeres por Colombia. Algo particular de las sesenteras de ahora es que no se sienten viejas. “Antes se ‘deterioraban’ más, lucían más aseñoradas”, dice la psicóloga María Elena López. “Ahora tienen mucha energía y entusiasmo”

He aquí una serie de cosas que se pueden intentar: Viajar, aprender nuevas cosas, conocer nuevos amigos, cuidar la salud, arriesgarse, tener un reto, vivir el amor, servir a los otros, perdonar y mantener la fe por mencionar solo algunos.

UNA SOLA VIDA

Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante

que el que viví hasta ahora.

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.

No tolero a manipuladores y oportunistas.

Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa….

Sin muchos dulces en el paquete….

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír de sus errores

Que no envanezca con sus triunfos.

Que no se considere electa, antes de hora

Que no huya de sus responsabilidades.

Que defienda, la dignidad humana.

Y que desee tan solo andar del lado de la verdad y la honradez

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…

Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Si…tengo prisa por vivir con la intensidad que solo la madurez puede dar

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…..

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia

Tenemos dos vidas, y la segunda comienza cuando te das cuenta que solo tienes una.

Mario Andrade, poeta brasileño

 

 

 

 

Quién manda en nosotros?

 

 

tv

 

 

 

Hasta que apareció la televisión y se popularizo, casi toda la gente se daba la oportunidad de interactuar: se reunía, había  convivencias y fiestas donde abundaba  el dialogo, las sobremesas eran  indispensables pues ahí se revisaba el acontecer de cada día, padres, hijos, abuelos estaban enterados de las vicisitudes que a cada elemento de la familia le sucedían.

Pero llegó  un día  en que la televisión se apoderó del mejor lugar de cada casa, recibiendo horas incontables de atención y de sometimiento. Los niños y adultos empezaron a reñir para ver quien conquistaba su programa preferido ya sea a base de fuerza, de negociación y muchas otras de la imposición. Cada alcoba  debería estar muy bien equipada con una televisión para poder verla a libre demanda.

Hemos cedido nuestro poder a un aparato que durante horas y horas adoctrina, controla, manipula, contamina y determina sobre nuestra vida y la de todos: sus gustos, creencias, preferencias y deseos, pues nos va moldeando según los intereses de las élites de poder

Cómo se informa la gente en México?
80% televisión; 12% radio; 6% periódicos y 2% internet

Como somos manipulados y adoctrinados por este aparato?

 

 
“Día a día la tv. inculca en los niños y jóvenes una visión de la vida carente de sentido humano y de los ideales que supuestamente deben guiar la educación, pues impone  formas de vida de otras culturas:  en especial la norteamericana, por ejemplo se moldea la sexualidad induciendo a buscar satisfacción sexual sin reflexionar en sus responsabilidad; se infunde persistentemente la idea de que el éxito depende del consumo y de que siempre es más fuerte el que triunfa, además se promueve una idea de felicidad basada en  valores egoístas sin referencia a la solidaridad con los demás”

Y es que el televidente acepta pasivamente todos los mensajes que recibe, hay quienes  las consideran una autoridad, y que todo lo que ahí sucede es digno de imitar y repetir.
“La violencia televisiva debe ser considerada tan nociva como la que ocurre en el hogar, sus efectos sobre los sentimientos y el carácter de los niños son semejantes al ambiente de un hogar violento. Según las estadísticas en siete de cada diez hogares hay violencia, pero si tomamos en cuenta este dato, se incrementa a diez de cada diez, pues habrá familias que no pelean pero sí consumen violencia cotidianamente a través de la televisión
Esta violencia inculcada desde la televisión hace creer que el más fuerte tiene la razón, de que hay que despreciar al débil y se vale ser cruel”.

Demasiados anti-valores se originan en telenovelas, series y películas donde no se cuida el lenguaje y mucho menos el mensaje que se proyecta.
La exposición continua a la violencia televisiva  provoca estados de ansiedad, miedo  suspicacia y psicastenia entre otros daños a la mente. Estos estados alterados de conciencia mal gestionados son responsables de trastornos de alimentación, miedos imaginarios, violencia y muchos de los problemas mentales con los que el mexicano debe lidiar.
Las telenovelas moldean las aspiraciones del observador, acostumbrándonos a un lenguaje vulgar, simplón, falto de ética que ridiculiza y avergüenza el mal uso que se hace de nuestro idioma.
“La educación sentimental y de valores de muchas generaciones de mexicanos sucedió mientras fuimos abandonados y entregados a la televisión comercial.”
Amamos como sucede en las telenovelas, comemos lo que la tele ofrece, nos vestimos, divertimos, peleamos y soñamos de acuerdo a los modelos ofrecidos a través de estos medios, son formas de vida que aceptamos sin jamás cuestionarnos: porque hay que festejar el 14 de febrero, el 10 de mayo, la navidad, el buen fin? Todo está perfectamente organizado, programado y  aceptado por una gran masa que día  a día, pierde su identidad, sus valores, sentido de pertenencia, tradiciones, nacionalismo. Nos movemos en lo que la mayoría hace, nos dejamos llevar sin oponer resistencia, vamos siendo devorados por ese gran monstruo que es la globalización. Y con ello renunciamos a nuestra hermosa, vasta y magnifica herencia cultural, el mayor y mejor patrimonio que nuestro país nos ha otorgado.

José Agustín Pérez Pacheco, Televisión, Internet, Celular y Video Juegos más buenos que malos o más malos que buenos Puebla.Méx.2013.

thKT2M8MPN