SIENTE CULPA SI LO QUE HACES ESTÁ EN DESACUERDO CON LO QUE PIENSAS

th4GK5SB6T

La culpa aparece cuando hay un contraste entre lo que tenemos por ideal y lo que se hace en la realidad. Este sentimiento tiene un fin adaptativo además de que está estrechamente ligado con el desarrollo moral del sujeto.
Sentir culpa es natural porque poseemos un grado de conciencia, porque sabemos que somos afectados y afectamos con nuestras acciones a muchas personas, cercanas y lejanas. En situaciones específicas sentirse culpable no es del todo negativo, puede ser una señal que nos permita aprender de nuestros errores y crecer. Si nos sentimos culpables porque le hemos dicho algo ofensivo a alguien o porque le dedicamos demasiado tiempo al trabajo y muy poco a la familia, la culpabilidad es un signo de alarma que nos indica que debemos detenernos en el camino y reflexionar sobre lo que estamos sintiendo. Esta sería una “culpa sana” pues conduce a un cambio positivo, obviamente, siempre y cuando ajustemos nuestro comportamiento.
Si somos capaces de asumir nuestra responsabilidad quitando la connotación de pecado, falta grave, delito, estamos en condiciones de darle una dimensión más humana y por lo mismo nos sentiremos capaces de resarcirla.
A menudo la culpa es utilizada por demasiada gente para chantajear emocionalmente y conseguir egoístamente lo que desean, esto es se aprovechan de su rango, de su poder, de su influencia y hasta del cariño que la persona en cuestión mantiene hacia él.
“Mientras que los estilos educativos centrados en el castigo físico provocan respuestas agresivas, los estilos orientados al castigo psicológico (“Ya no te quiero”, “No ves cuánto nos haces sufrir”) provocan sentimientos de culpa intensos”
Si desde niños nos repiten que si algo sale mal es culpa nuestra, si sólo se nos indica lo negativo que hacemos y no lo positivo, el niño puede pensar que es culpable de todo lo malo. Un niño que se siente culpable tendrá miedo, una autoestima baja. Este sentimiento puede afectar al niño para dormir bien, para alimentarse correctamente, para relacionarse con los demás, en definitiva para crecer sano física y mentalmente.
Aunque la persona que desaprueba nuestras acciones no es ya nuestro padre o nuestro maestro, el simple hecho de recibir la desaprobación desencadena automáticamente un deseo de ganar de nuevo la aprobación perdida.
Como consecuencia, y con el fin de evitar la desaprobación, la mayoría de nosotros (a través de nuestro condicionamiento prematuro) se alineará con todo lo que es popular, común o deseable.

thQ715NED2
Normalmente intentaremos no decepcionar a aquellas personas que consideramos relevantes en nuestra vida. Por lo general, estos serán la familia, amigos cercanos, compañeros de trabajo, y en general los grupos que se denominan comúnmente como “grupos de referencia”.
Con el fin de ser aceptados por ellos, terminamos haciendo las cosas que sabemos que van a aceptar y aprobar. De este modo pretendemos reducir el riesgo de desaprobación social.
Las personas introvertidas y con rasgos obsesivos tienden a vivir la culpa con mayor intensidad.
A menudo en la base de la culpa se encuentra la creencia de que podemos controlarlo todo.
Acepta el error y aprende de él. No tenemos la posibilidad de cambiar el pasado pero podemos transformar el presente. Todos nos equivocamos. Si no hay forma de subsanar el error pidiendo disculpas o perdón, aclarando un malentendido traerá tranquilidad a nuestro corazón.
Habla de tus sentimientos. En vez de negar el sentimiento de culpa y todos los sentimientos negativos que suelen estar asociados a él, deja que te embarguen. No intentes esconderlos porque solo lograrás pasarlos a un segundo plano pero continuarán ejerciendo una poderosa influencia sobre ti. Lo ideal sería que hablases con otras personas sobre cómo te sientes, probablemente estas te darán nuevas perspectivas sobre la situación que no habías considerado antes y que darán pie a reflexiones más profundas.
Perdónate. Se trata del paso más complicado pero es fundamental para poder seguir adelante. Un ejercicio muy útil para perdonarse es conectar con nuestro niño interior ¿Qué le dirías? De seguro no le recriminarías constantemente haciendo crecer la culpa, lo más probable es que le dieras cariño y le dijeras palabras de aliento. Por tanto, cada vez que te descubras rumiando la culpabilidad, trátate como si fueses un niño pequeño que necesita comprensión y apoyo.
Busca ayuda psicológica. Si tu sentimientos de culpa son demasiado fuertes y te resulta difícil superarlos busca la ayuda de un psicólogo. Una persona experta y ajena a tu vida, que no te juzgará y que comprende las limitaciones humanas, que sabe además de que todos tenemos nuestras” miserias”, te hará ver las cosas de forma más objetiva y te dará herramientas para perdonarte

culpa-696x305

 

Sigue leyendo

Tu bienestar Emocional depende de lo que eliges pensar

 

 

bienestar

Defino como bienestar emocional al manejo responsable de los sentimientos, pensamientos y comportamientos; reconociéndolos, dándoles un nombre, aceptándolos, integrándolos y aprovechando la energía vital que generan para que estén al servicio de la vida Las personas emocionalmente sanas son capaces de identificar y controlar sus sentimientos de manera asertiva y se sienten bien acerca de si mismos, tienen buenas relaciones personales y han aprendido estrategias para hacerle frente al estrés y a las dificultades de la vida cotidiana.

Esto significa que me doy cuenta de que es lo que pienso y asumo la responsabilidad de continuar o no con dicho pensamiento, luego conectar lo que siento con con lo que pensé y darme cuenta del tipo de actitud y comportamiento derivados de esto. Ejemplo : veo al policía del club y pienso es un pesado, entonces voy y lo trato como un pesado, el policía en respuesta puede ser grosero ya que lo estoy atacando. Yo me gano una respuesta defensiva por algo que pensé, pero ese pensamiento no es real es solo mi interpretación de la realidad. Es un juicio que mi mente elaboró y yo actué en consecuencia. Si de manera más frecuente reviso lo que mi mente dice me daré cuenta que yo estoy pensando con mi mente y mi mente se equivoca.

Los comportamientos que tenemos tienen que ver con la forma en que pensamos, cuando hacemos algo de malas o vamos esperando algo difícil es probable que sucedan conflictos en consecuencia,, si por el contrario nos hacemos una expectativa agradable y ponemos nuestra mejor sonrisa, obtendremos mejores resultados. Sin embargo el común de la gente se mueve en automatismos no está presente totalmente en lo que hace, su mente está ocupada con sus redes sociales y el grado de atención que dedica es muy limitado

La salud mental se refiere a la forma en que manejamos nuestra vida diaria y la forma en que nos relacionamos con los demás en distintos ambientes, ej: en la familia, la escuela, el trabajo, en las actividades recreativas y en la comunidad.  También tiene que ver con la manera en que equilibramos nuestros deseos, anhelos, habilidades, ideales, sentimientos y valores para hacer frente a las múltiples demandas de la vida.

Organizar nuestro tiempo, establecer prioridades, dedicarse tiempo a uno mismo, a los amigos, a la familia, emprender nuevas cosas, descubrir habilidades, revisar viejos proyectos, actualizar   sueños y anhelos, echar a trabajar dones y talentos, seguir aprendiendo, crear nuevas relaciones.

Trabajar nuestra salud mental es seleccionar pensamientos constructivos, tener una actitud optimista, no preocuparse innecesariamente, confiar en el proceso de la vida, reírnos de nuestras limitaciones, perdonarnos nuestros errores, ser tolerantes con las debilidades de los demás, practicar la ecuanimidad, darnos tiempos para despejar la mente,. Prescindir de noticias que causan alarma, de programas violentos, estresantes o corrosivos. Así también no engancharnos en charlas tóxicas donde se ventilan las miserias y tragedias actuales.

“Si observamos nuestra mente comprobaremos que vivimos en un estado casi continuo de malestar y de ansiedad. En cuanto dejamos de preocuparnos por una cosa, empezamos a obsesionarnos con otra Las perturbaciones mentales no nos dan respiro, sentimos desasosiego y muy rara vez felicidad verdadera. La televisión y la radio y ahora el teléfono nos bombardean con multitud de imágenes y sonidos que vienen a contaminar nuestra mente.”

Nuestro bienestar emocional es un legado que seguramente hemos construido y capitalizado a base de estrategias para protegernos de los ataques de afuera. Bien de personas tóxicas, metiches y negativas o de noticias amarillistas, y de todo aquello que desequilibra nuestra ecuanimidad.. Muchas veces estamos de excelente humor, enfrascados en nuestras actividades cotidianas, pero de repente recibimos uno o varios mensajes que vienen a romper con este escenario cálido donde transcurre nuestra vida. Aplicar templanza equivale a poner cerrojos y candados a los intrusos que vienen a devastar nuestra paz interna, es quizá lo que podemos empezar hacer. Elige lo que ves, elige lo que escuchas,elige lo que piensas, se consciente de tus reacciones, aprende a permanecer en el aquí y ahora y no te enganches con el desequilibrio de los demás.

Ocho pasos hacia la felicidad ,Gueshe Kelsang Gyatso, Edit Tharpa Méx 2015

ththKBLIL4CO

SI HASTA PARECE MI SOMBRA

 

tristeza<A veces desconfiamos hasta de nuestra sombra>

<No se despega de ella parece su sombra>

En el vocabulario popular la sombra es eso que proyectamos como efecto del contraste entre la luz y la oscuridad

 

 

La sombra es una de nuestras polaridades ya que somos  seres divididos. Tiene que ver con  a proyección de aspectos que admiro o rechazo en los demás, pero no puedo reconocer en mí. Para Jung es la suma de facetas que no reconozco en mí, Pero además me crean conflicto.

Todo aquello que resalta en los demás, lo que admiro, lo que critico, lo que me causa molestia, lo que juzgo como bueno, malo, aceptable, feo, grotesco, hermoso, etc. es mi sombra.

Todos los demás están ahí para reflejarme, son mi sombra: cuando yo me percato del mundo que me rodea, de la gente, de mi entorno, percibo de cierta forma, me hago una descripción, de acuerdo con lo que me está pasando, con mis expectativas, valores, creencias, es a lo que llamo mi realidad. Mi realidad esa que existe solo para mí porque no es la realidad de los demás.

A veces la sombra y el exterior son lo mismo, si puedo reconocer mis proyecciones tal vez logre un nivel de integración más completo . Nuestro entorno hace las veces de espejo. Ni mandamientos, ni leyes, ni moral conducen al hombre a la perfección,  solo el autoconocimiento nos vuelve más responsables. La sombra es el mayor enemigo del hombre, ahí se depositan las cualidades no desarrolladas porque se alimenta y  es más fuerte que todo.  Cualidades ocultas en la parte superior de mi sombra hacen que me enamore de aquel a quien le he proyectado eso que me gustaría ser, pero las de abajo que me molestan, , alteran y rechazo, ¡cuánto me cuesta aceptarlas.! Los amigos nos muestran lo que podemos hacer y nuestros enemigos lo que tenemos que hacer. Camino en elementos opuestos hasta que puedo integrarlos, reconozco mi maldad, fealdad, instinto, locura, torpeza. Todo en mi es doble, soy amor y odio, luz y obscuridad, tristeza y alegría. Cuando acojo mi dualidad es que reconozco que procedo de madre y padre, y puedo ver a ambos en una sola imagen no separados. Me permito ser mi padre y mi madre, todo el bagaje que cargo, se lo cedo a mi descendencia.

 De manera que hay momentos en que percibimos al mundo como una gran amenaza  que con su  gente   malvada  quisieran aniquilarnos, vemos allá afuera proyectado toda nuestra inseguridad, inconformidad , enojo, e dolor, la tristeza, culpa, remordimiento el desamor, la obscuridad. Todo aquello que creemos que no nos pertenece pues ha sido más fácil colgárselo a cualquiera que reconocerlo en nosotros mismos .Esto representa todas y cada una de las desintegraciones que a nuestro ser le hemos realizado cuando renunciamos a sentir, cuando no nos permitimos expresar todas y cada una de las emociones que tocan nuestro ser.

Hay otras donde todo se ilumina, todo es hermoso, divino, mágico, vibramos alto, en el amor, irradiamos luz y atraemos lo similar, es cuando mejores decisiones tomamos, cuando nos sentimos agradecidos con la vida.

El instrumento del cambio es el cerebro, Si me permito estar atento a lo que percibo, si acepto mis juicios respecto a los demás, si me permito reconocer lo que me pertenece, si dejo de criticar y clasificar como bueno y malo puedo empezar a modificar mi cerebro, puedo trabajar con mi sombra para beneficiarme pues me conozco mejor. Al innovar se hacen nuevas conexiones, cambia nuestro campo mórfico y atraemos personas y situaciones diferentes. Mi cuerpo es la historia

 

thay318sivthKT2M8MPN

 

MENTE PRIVILEGIADA O CONCIENCIA EVOLUCIONADA

 

 

desarrollo-conciencia-moral-final-1-728

Con bastante frecuencia se escucha <que nuestra mente es poderosa>,  <que todo aquello que deseamos hay que pedirlo con la mente>, <que hay que sacar provecho a este órgano pues está a nuestro servicio>, <que las personas más inteligentes sí usan el cerebro>,  <además también hay individuos que no tienen conciencia>.

Alguna vez escuche en mi época de estudiante decir a uno de mis profesores que la mente prostituye la inteligencia, y  estoy muy de acuerdo, no basta ser inteligente, hay que propiciar la solución de problemas apoyados en ella, no basta usar la mente, hay que conocerla y ponerla a nuestro servicio,( además de conectarla con nuestro corazón) y si evidentemente todos tenemos conciencia aunque difiere el nivel en el que estamos cada uno ya que dependiendo de esto será la forma en que aprovechemos mente e inteligencia.

Según el Dr. Francisco Alzina Forteza “el cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Tiene unos treinta billones de células llamadas “neuronas”, y cada neurona es como una computadora en miniatura, aunque mucho más perfecta que cualquiera de las que conocemos en la actualidad”.

“Considerando la cantidad de conexiones que se produce entre las neuronas, obtendríamos, en capacidad, todos los textos contenidos de todas las bibliotecas que hay actualmente en el mundo”.

“El cerebro es el soporte físico a través del cual se concretan  las funciones de la mente, y la mente se expresa de acuerdo con los diferentes grados y profundidades de conciencia.”(1)

Nuestra mente es energética, sutil, y  capaz de independizarse de la materia.

“Con la mente  pensamos, razonamos, podemos ordenar ideas, establecer relaciones entre estas mismas, concebimos cosas, imaginamos, ver con y más allá de los sentimientos”

 La mente es la potencia intelectual del alma.

El potencial intelectual se relaciona más con el alma que con el cerebro, veamos porqué.

Para el Dr Alzina “también se relaciona la mente con otras facultades superiores, como el propósito y la voluntad. Si solo  dependiera de nuestro órgano cerebral, todos los seres humanos tendríamos la misma claridad de propósitos y la misma voluntad para realizarlos. Pero, sin embargo, no es así”.

“Cuando la mente se une a la voluntad, supera su apoyo físico cerebral, y se eleva hacia mayores opciones en múltiples ámbitos.”

Una persona que sabe sacar provecho de su mente e inteligencia también desarrolla fuerza de voluntad, se maneja con propósitos con la vida y  no va a la deriva.

Una mente sin voluntad es como un cuchillo sin filo. Una mente va a ser subestimada por personas que han desarrollado poca conciencia, la usan para fines criminales, de destrucción y de violencia.

“La conciencia es el amplio campo de acción en el que se mueve la mente, aunque también intervienen las impresiones y percepciones físicas, las emociones, las intuiciones, el mundo de la imaginación y las experiencias metafísicas. Es todo un universo que se apoya en la materia, pero se amplía hasta planos inconcebibles” (1)

Continuando con Jorge Volpi “El concepto de conciencia  ha ido evolucionando a lo largo del tiempo: para este autor hay cinco niveles que se logran de acuerdo a nuestra capacidad evolutiva:  la conciencia en su primer nivel nos permite  elaborar un modelo del mundo, Un segundo nivel tiene que ver con la habilidad para percibir objetos y situaciones complejas, un  3er nivel sería la capacidad de resolver problemas novedosos, un 4o nivel es el de la autonomía mental del ambiente, el quinto umbral tiene que ver con la selectividad de la atención, la 6ª es la inteligencia social que tiene que ver con una teoría de la mente, gracias a la cual podemos leer la mente de los demás, y el desarrollo de la imaginación simbólica .

Si algo parece distinguir a la conciencia humana es la  sensación de que una línea divisoria separa el adentro del afuera, el yo del mundo., lo cual es sólo una idea de adaptación evolutiva, la conciencia se alza en la cima de una cadena ascendente en los niveles de abstracción, en parte por las ideas que me hago de mí mismo y de los demás”.(2)

Para la Física Cuántica la mente es un segundo nivel de existencia y la conciencia equivale al tercer nivel.

El segundo nivel es la mente (información y energía), también llamado ámbito cuántico, no se puede percibir  ni tocar con los cinco sentidos pues es insustancial.

Tercer nivel es la mente universal, inteligencia o conciencia, también conocido como ámbito virtual o espiritual, campo potencial, mente universal, ser superior, o inteligencia no circunscrita.

Toda la información a la que hemos sido expuestos en la vida, ya sean conocimientos o experiencias, está almacenada en las conexiones sinápticas del cerebro.

Son recuerdos colectivos de nuestro entorno exterior que se activan automáticamente cuando un suceso se repite.. también conocidos como programas que contienes nuestras creencias, a las que muchas veces nos aferramos sin darnos cuenta que son las responsables de no avanzar, pues nos dejan atorados en nuestra evolución.

  1. ANTONIO ALZINA FORTEZA Cerebro, mente, conciencia Filosofía para la vida (1)

Leer la mente, el cerebro y el arte de la ficción, Jorge Volpi Alfaguara editores México 2011. pags 38,53,55,56, 58, 59,72 (2)

mente-llena-o-mente-plena

Quién manda en nosotros?

 

 

tv

 

 

 

Hasta que apareció la televisión y se popularizo, casi toda la gente se daba la oportunidad de interactuar: se reunía, había  convivencias y fiestas donde abundaba  el dialogo, las sobremesas eran  indispensables pues ahí se revisaba el acontecer de cada día, padres, hijos, abuelos estaban enterados de las vicisitudes que a cada elemento de la familia le sucedían.

Pero llegó  un día  en que la televisión se apoderó del mejor lugar de cada casa, recibiendo horas incontables de atención y de sometimiento. Los niños y adultos empezaron a reñir para ver quien conquistaba su programa preferido ya sea a base de fuerza, de negociación y muchas otras de la imposición. Cada alcoba  debería estar muy bien equipada con una televisión para poder verla a libre demanda.

Hemos cedido nuestro poder a un aparato que durante horas y horas adoctrina, controla, manipula, contamina y determina sobre nuestra vida y la de todos: sus gustos, creencias, preferencias y deseos, pues nos va moldeando según los intereses de las élites de poder

Cómo se informa la gente en México?
80% televisión; 12% radio; 6% periódicos y 2% internet

Como somos manipulados y adoctrinados por este aparato?

 

 
“Día a día la tv. inculca en los niños y jóvenes una visión de la vida carente de sentido humano y de los ideales que supuestamente deben guiar la educación, pues impone  formas de vida de otras culturas:  en especial la norteamericana, por ejemplo se moldea la sexualidad induciendo a buscar satisfacción sexual sin reflexionar en sus responsabilidad; se infunde persistentemente la idea de que el éxito depende del consumo y de que siempre es más fuerte el que triunfa, además se promueve una idea de felicidad basada en  valores egoístas sin referencia a la solidaridad con los demás”

Y es que el televidente acepta pasivamente todos los mensajes que recibe, hay quienes  las consideran una autoridad, y que todo lo que ahí sucede es digno de imitar y repetir.
“La violencia televisiva debe ser considerada tan nociva como la que ocurre en el hogar, sus efectos sobre los sentimientos y el carácter de los niños son semejantes al ambiente de un hogar violento. Según las estadísticas en siete de cada diez hogares hay violencia, pero si tomamos en cuenta este dato, se incrementa a diez de cada diez, pues habrá familias que no pelean pero sí consumen violencia cotidianamente a través de la televisión
Esta violencia inculcada desde la televisión hace creer que el más fuerte tiene la razón, de que hay que despreciar al débil y se vale ser cruel”.

Demasiados anti-valores se originan en telenovelas, series y películas donde no se cuida el lenguaje y mucho menos el mensaje que se proyecta.
La exposición continua a la violencia televisiva  provoca estados de ansiedad, miedo  suspicacia y psicastenia entre otros daños a la mente. Estos estados alterados de conciencia mal gestionados son responsables de trastornos de alimentación, miedos imaginarios, violencia y muchos de los problemas mentales con los que el mexicano debe lidiar.
Las telenovelas moldean las aspiraciones del observador, acostumbrándonos a un lenguaje vulgar, simplón, falto de ética que ridiculiza y avergüenza el mal uso que se hace de nuestro idioma.
“La educación sentimental y de valores de muchas generaciones de mexicanos sucedió mientras fuimos abandonados y entregados a la televisión comercial.”
Amamos como sucede en las telenovelas, comemos lo que la tele ofrece, nos vestimos, divertimos, peleamos y soñamos de acuerdo a los modelos ofrecidos a través de estos medios, son formas de vida que aceptamos sin jamás cuestionarnos: porque hay que festejar el 14 de febrero, el 10 de mayo, la navidad, el buen fin? Todo está perfectamente organizado, programado y  aceptado por una gran masa que día  a día, pierde su identidad, sus valores, sentido de pertenencia, tradiciones, nacionalismo. Nos movemos en lo que la mayoría hace, nos dejamos llevar sin oponer resistencia, vamos siendo devorados por ese gran monstruo que es la globalización. Y con ello renunciamos a nuestra hermosa, vasta y magnifica herencia cultural, el mayor y mejor patrimonio que nuestro país nos ha otorgado.

José Agustín Pérez Pacheco, Televisión, Internet, Celular y Video Juegos más buenos que malos o más malos que buenos Puebla.Méx.2013.

thKT2M8MPN

 

Pensar, sentir, decir y hacer

thOWAVAIC9

 

Pienso, digo y hago en el mismo sentido, convierto en acciones lo que creo,  cumplo lo que digo, me responsabilizo de lo que digo. No es posible que piense una cosa, diga otra y haga otra diferente.
Aplicar el principio de congruencia en nuestras vidas nos libera de contradicciones. Si nos permitimos actuar coherentemente, brindar confianza, sostener nuestra palabra,  nos convertimos  personas  confiables.
De qué forma el ser humano vive tan disociado de sí mismo que puede funcionar en canales tan diferentes y muchas veces contradictorios?
Existe una conciencia interior que nos obliga a actuar conforme a nosotros mismos?

Cuando a un hombre le preguntas si se considera un buen cristiano?  te va a contestar que sí, y continúas preguntando, de que manera aplica su amor al prójimo? si pone en práctica los mandamientos? lo más seguro es que va responder que sí. Pero si observas atentamente el comportamiento de este sujeto podremos darnos cuenta de que miente con frecuencia, promete y no cumple, difama a otras personas pues habla mal de ellas sin que tenga pruebas, dice ser una buena persona que a nadie daña, pero se estaciona enfrente de la cochera del vecino y le obstruye la entrada, cuando maneja jamás cede el paso y si se puede meter en la fila antes de los que están formados lo hará sin mayor remilgo. Si en determinado momento confrontaras a la persona con todas estas acciones lo que te va a contestar es que así son todas las demás personas.

  Los medios de comunicación de manera contundente proponen; que para darnos un valor a nosotros y  a nuestro país tenemos que erradicar actitudes que nos degradan tales como:  dar mordidas, llegar tarde, no tener palabra ,ser incumplidos, romper las reglas, ser flojos, no tomarnos en serio lo que es importante, y en una palabra yo propondría ser congruentes.

Ciertamente la mayoría de la gente aplica aquello de que ‘”donde quiera que fueres has lo que vieres” y no reflexiona de donde salió tal o cual comportamiento, simplemente igual que el vecino, mi familia y hasta en la telenovela tomo mi ejemplo de conducta.

Necesito estar verdaderamente conectado conmigo mismo, con los valores que defiendo, con mis propósitos de vida, para comportarme coherentemente y dejar de hacer todo en automático, copiar lo que los demás hacer o bien ser reactivo, -como me haces te hago-, ser yo mismo desde lo que soy, grande o pequeño como yo    me defino, desde donde yo mismo me coloco y desde ahí hacerme responsable de todo lo que digo, y de todo lo que hago, revisando cuando algo no checa, de donde salió? De mis creencias, de mi cabeza obvio, pero quizá ni sabía que ahí estaba ahora que lo pienso.

thl6u74j2e

 

Nosotros los dizque españoles modernos seguimos practicando una cultura patriarcal, violenta, incongruente y fraticida.  Observemos como nos  comportamos y como vivimos: llenos de complejos, de traumas, de prejuicios, mintiéndonos, robándonos, humillándonos, aprovechándonos de los más  débiles devaluando a los que logran superarse, burlándonos de las leyes. Cómo podemos evolucionar a relaciones más justas, a sociedades más humanas si arrastramos la abominable historia de nuestra colonización pero la ceñimos a una visión acomodaticia de los hechos que nos conformaron, esto es: confirmamos lo que actualmente somos justificados por el pasado.

Samuel Ramos (1951) En su ensayo “en torno a las ideas del mexicano” habla de un complejo de inferioridad que se traduce en “una susceptibilidad extraordinaria a la crítica mantenida a raya anticipándose a esgrimir la maledicencia contra el prójimo. Por la misma razón la autocrítica queda paralizada. Necesita convencerse que los otros son inferiores a él. No admite por tanto, superioridad ninguna y no conoce la veneración, el respeto, la disciplina. Es ingenioso para desvalorar al prójimo hasta el aniquilamiento.”

Para que yo pueda evolucionar, debo revisarme, darme cuenta en que estoy fallando e intentar corregir mis errores, tener el valor de reconocerme en mis acciones, dirigirlas y  transformarlas responsablemente.

A los hijos se les enseña con el ejemplo y cuando empiezan a elaborar un criterio propio, serán los primeros en cuestionarnos al respecto. Y no se vale responderles pues así es porque lo digo yo, o porque soy tu padre o madre. O porque así se ha practicado desde siempre. Dejamos de ser sus héroes y caemos al suelo hechos  añicos porque ahora nos ven tal como somos no es  de extrañar entonces que ahora nos falten al respeto, se burlen, nos griten y  dejen de  obedecer  pues no tenemos autoridad moral para corregirlos.

thplhqytfxthwag4fc6m