LAS HISTORIAS QUE TE CUENTAS

La levedad nos aleja de la tierra, elegimos el peso porque nos ata

Es una elección hacer cosas constructivas o destruir Se elige amar o desconfiar, se elige encumbrarse o bien rodar. Cuando venimos al mundo no sabemos nada de esto, lo iremos aprendiendo a medida que los si-es y los no-es de los padres y  personas a nuestro alrededor nos vayan indicando la diferencia entre dos caminos, esto es cuando refuercen mi acciones aceptándolas o bien la desechen como algo reprobable. En el mundo moderno es aceptado por la mayoría que se es bueno o se es malo nadie es totalmente bueno, nadie es totalmente malo, se hacen cosas buenas, se hacen cosas malas,  y si son malas: desde dónde? y para quién?, por ejemplo andar desnudo en  las ciudades del país es un delito, no así en una playa nudista o en algunas comunidades norteamericanas.

Hemos recibido de nuestros antecesores un cúmulo de creencias o dicho de otra forma filtros respecto a lo bueno y lo malo, ejemplo: es muy malo mentir, los hombres son malos, las brujerías te acercan al infierno, es bueno tener compasión, es malo gastar todo lo que se tiene, la gente con dinero se corrompe, las personas bondadosas lo dan todo sin pedir nada a cambio. Todo esto representa un legado del que no estamos muy conscientes y que trataremos de poner en práctica la mayor parte de las veces. Que sucede cuando actuamos en forma contraria: esto es que desobedecemos, o bien nos rebelamos, ponemos en tela de juicio este sistema al que hago referencia?  Más aún cuando la religión que me han inculcado lo reafirma.

Todos tenemos un nivel de conciencia que puede ser desarrollado o limitado y es la parte que entra en conflicto, esa vocecita interna que siempre nos está recordando que tan bien o mal hacemos las cosas. Según el diccionario: “la conciencia es una facultad del espíritu humano, de tener conocimiento de su existencia, sus atributos y sus actos. Conocimiento preciso y reflexivo de las cosas del mundo exterior y capacidad de discernimiento del bien y el mal”. Pero si decidimos no hacerle caso a esa voz y nos vamos por la libre? Pueden suceder varias cosas, una es que  mi ser evolucione.  Dado que la conciencia es una facultad, esta puede ensancharse, esto es acceder a un nivel mayor de conciencia al abrirme a nuevos parámetros, o bien comprimirse   conformándome a vivir con culpa el resto de mi vida, siempre reprochándome internamente mi desobediencia, y así también atrayendo castigos, sintiendo que no merezco todo lo bueno y maravilloso que la vida me da.

Creo que en gran medida el tomar una u otra alternativa tiene que ver con la maduración de la idea que hemos interiorizado de nuestros respectivos padres. Hago inca-pie mi idea de mis padres es solo eso, una representación que puede estar muy alejada de lo que ellos son en verdad: ellos  pudieron haber sido unos dictadores con actitudes castrantes y malévolas, y la idea que mi inconsciente guarde  de ellos habrá de evolucionar a unos padres amorosos y compasivos que me otorgan el permiso para decidir el rumbo de mi vida. Esta es la parte que nosotros podemos modificar, sobre la que si tenemos control,  pues si modifico mi idea de mis padres puedo encontrar una puerta de salida, pero si mi psique se queda anclada con la imagen autoritaria a la que me he referido, es muy probable que sufra las consecuencias de mi rebeldía.  

La educación y creencias recibidas, heredadas provenientes de nuestros antecesores conforman el patrimonio en valores que hemos de abanderar durante nuestra existencia, y que se va a modificar de acuerdo a los saberes que se vayan acumulando y que a veces pondrán en jaque eso que para nosotros representa la verdad. Que nuevos conocimientos ponen a temblar mis creencias? Primeramente es el cuestionamiento: -en verdad toda la gente adinerada es corrupta? o así justifico  mis limitaciones para acceder a la abundancia del universo?, es malo mentir?: Exagerar, restar importancia, son actitudes individuales y la línea que separa a ambos es muy delgada, acaso no mentimos todos casi siempre? .A veces la gente que se dice demasiada honrada es la más reprimida y por consiguiente dañada mentalmente.

Después hay aprender desde el punto de vista científico, descartar el pensamiento mítico esto es aquel que está plagado de supersticiones. Y finalmente investigar, analizar, reflexionar, elaborar nuevas hipótesis,   nuevas teorías. Es decir prepararme para esta era moderna, actualizar mis conocimientos, descartar los que resultan obsoletos, incorporar saberes que me otorguen autenticidad, libertad, y felicidad. Aprender a usar nuestro libre albedrío uno de nuestros sentidos de vida. El conocernos más y mejor, ayudar a edificarnos, abrir nuevos senderos por donde transitar, y que aligeren nuestra carga. Así también estar claros de que legado les estamos dejando a nuestros hijos, si eso que ellos han asimilado como una herencia les ayuda a caminar o es una piedra enorme a su paso que les impide avanzar.

“La felicidad no crece allí donde hay buenos y malos, víctimas y perseguidores, cumplidores e irresponsables. Si crece, al menos un poco, donde hay personas que se asumen como imperfectas y toman conciencia de que cometieron errores e hicieron daño, y pueden llevarlo con dignidad, y repararlo de una forma constructiva, a la vez que asumen que pueden resultar dañadas, y que ello también forma parte del paisaje de los vínculos de intimidad. Perjudica mucho a las relaciones humanas, y a la vida, seguir pensando en términos de buenos y malos. Es preferible pensar que entre todos hemos creado una realidad y que cada quien aportó su parte proporcional, claro de acuerdo a su nivel de conciencia”

El buen amor en la pareja, Joan Garriga, pp.68 edit. Paidós 2014

Si sientes culpa es porque no eres congruente

th4GK5SB6T

La culpa aparece cuando hay un contraste entre lo que tenemos por ideal y lo que se hace en la realidad. Este sentimiento tiene un fin adaptativo además de que está estrechamente ligado con el desarrollo moral del sujeto.
Sentir culpa es natural porque poseemos un grado de conciencia, porque sabemos que somos afectados y afectamos con nuestras acciones a muchas personas, cercanas y lejanas. En situaciones específicas sentirse culpable no es del todo negativo, puede ser una señal que nos permita aprender de nuestros errores y crecer. Si nos sentimos culpables porque le hemos dicho algo ofensivo a alguien o porque le dedicamos demasiado tiempo al trabajo y muy poco a la familia, la culpabilidad es un signo de alarma que nos indica que debemos detenernos en el camino y reflexionar sobre lo que estamos sintiendo. Esta sería una “culpa sana” pues conduce a un cambio positivo, obviamente, siempre y cuando ajustemos nuestro comportamiento.
Si somos capaces de asumir nuestra responsabilidad quitando la connotación de pecado, falta grave, delito, estamos en condiciones de darle una dimensión más humana y por lo mismo nos sentiremos capaces de resarcirla.
A menudo la culpa es utilizada por demasiada gente para chantajear emocionalmente y conseguir egoístamente lo que desean, esto es se aprovechan de su rango, de su poder, de su influencia y hasta del cariño que la persona en cuestión mantiene hacia él.
“Mientras que los estilos educativos centrados en el castigo físico provocan respuestas agresivas, los estilos orientados al castigo psicológico (“Ya no te quiero”, “No ves cuánto nos haces sufrir”) provocan sentimientos de culpa intensos”
Si desde niños nos repiten que si algo sale mal es culpa nuestra, si sólo se nos indica lo negativo que hacemos y no lo positivo, el niño puede pensar que es culpable de todo lo malo. Un niño que se siente culpable tendrá miedo, una autoestima baja. Este sentimiento puede afectar al niño para dormir bien, para alimentarse correctamente, para relacionarse con los demás, en definitiva para crecer sano física y mentalmente.
Aunque la persona que desaprueba nuestras acciones no es ya nuestro padre o nuestro maestro, el simple hecho de recibir la desaprobación desencadena automáticamente un deseo de ganar de nuevo la aprobación perdida.
Como consecuencia, y con el fin de evitar la desaprobación, la mayoría de nosotros (a través de nuestro condicionamiento prematuro) se alineará con todo lo que es popular, común o deseable.

thVNYD9PFB

 
Normalmente intentaremos no decepcionar a aquellas personas que consideramos relevantes en nuestra vida. Por lo general, estos serán la familia, amigos cercanos, compañeros de trabajo, y en general los grupos que se denominan comúnmente como “grupos de referencia”.
Con el fin de ser aceptados por ellos, terminamos haciendo las cosas que sabemos que van a aceptar y aprobar. De este modo pretendemos reducir el riesgo de desaprobación social.
Las personas introvertidas y con rasgos obsesivos tienden a vivir la culpa con mayor intensidad.
A menudo en la base de la culpa se encuentra la creencia de que podemos controlarlo todo.
Acepta el error y aprende de él. No tenemos la posibilidad de cambiar el pasado pero podemos transformar el presente. Todos nos equivocamos. Si no hay forma de subsanar el error pidiendo disculpas o perdón, aclarando un malentendido traerá tranquilidad a nuestro corazón.
Habla de tus sentimientos. En vez de negar el sentimiento de culpa y todos los sentimientos negativos que suelen estar asociados a él, deja que te embarguen. No intentes esconderlos porque solo lograrás pasarlos a un segundo plano pero continuarán ejerciendo una poderosa influencia sobre ti. Lo ideal sería que hablases con otras personas sobre cómo te sientes, probablemente estas te darán nuevas perspectivas sobre la situación que no habías considerado antes y que darán pie a reflexiones más profundas.
Perdónate. Se trata del paso más complicado pero es fundamental para poder seguir adelante. Un ejercicio muy útil para perdonarse es conectar con nuestro niño interior ¿Qué le dirías? De seguro no le recriminarías constantemente haciendo crecer la culpa, lo más probable es que le dieras cariño y le dijeras palabras de aliento. Por tanto, cada vez que te descubras rumiando la culpabilidad, trátate como si fueses un niño pequeño que necesita comprensión y apoyo.
Busca ayuda psicológica. Si tu sentimientos de culpa son demasiado fuertes y te resulta difícil superarlos busca la ayuda de un psicólogo. Una persona experta y ajena a tu vida, que no te juzgará y que comprende las limitaciones humanas, que sabe además de que todos tenemos nuestras” miserias”, te hará ver las cosas de forma más objetiva y te dará herramientas para perdonarte

culpa-696x305

 

Sigue leyendo

Acuerdos que atan y matan

pequenosgigantes_big

 

Desde la P N L estar programados equivale a haber guardado datos…¿de quién? obviamente de una figura de autoridad, un ejemplo de ello sería lo que nuestra madre nos ha dicho : “te enfermas porque no me haces caso”, ”Tienes que cuidar de tus hermanos”, “los niños que son conformes son los mejores”, “tú me vas a matar con tu desobediencia”, “búscate un hombre que valga la pena”. Estos decretos constituyen creencias encadenadas no lógicas que dominan nuestra vida ya que no son observables a simple vista, casi siempre subyacen a nuestra estructura superficial, pero se hacen visibles por la forma en que hablamos, la forma en que se dicen las cosas, ejemplo (Uno de mis defectos es ser muy aprehensiva)…..quién lo puso en mi cabeza? Papá, mamá, mi pareja, algún profesor? -es así como emergen de nuestra estructura profunda o subconsciente-.

“La programación se realiza de diferentes maneras ya sea en forma seductora, en forma de amenaza, de consejo, como dar instrucciones o chantaje. y conlleva distintos personajes: el niño interior, el padre o adulto interior y la relación   interior. Se le llama “niño interior” a la parte de la personalidad que representa todos los sentimientos y experiencias infantiles, al “adulto interior” al padre a quien nos parecemos, y “compañero interior” a la persona con quien repetimos la relación programada y a la “relación interior” a la manera programada de relacionarnos”.

Casi nadie está consciente de las actitudes que asume mientras se relaciona ejemplo: como alguien desamparado, como alguien con poder, dominante, pasivo, permisivo, soberbio, humilde etc.

Fue durante nuestra infancia que experimentamos circunstancias y emociones, quizá harto desagradables, mismas que tuvimos que aprender a reprimir. Ya adultos repetiremos automáticamente dichas emociones, y de aquí en adelante nos van a controlar.

Somos programados a través de las creencias que sostienen nuestros familiares, educadores y figuras con autoridad sobre nosotros. Dichas creencias no son verdaderas en la mayoría de los casos, sin embargo son cercos que delimitan conductas en todas las personas. Si por ejemplo mi creencia es todos los hombres son infieles, entonces lo que yo voy a encontrar y atraer para mí son este tipo de hombres.

Existen creencias limitantes pero también las hay liberadoras. Las creencias limitantes te restan poder, te inhiben, las utilizas para justificar tu pasividad. Las liberadoras en cambio estimulan tu iniciativa y te ayudan a superarte. Cuando quieres quitar una creencia que te perjudica: (En nuestra familia nunca ha habido divorcios) debes substituirla por otra liberadora:(Tengo derecho a decidir con quiero pasar el resto de mi vida)

“Las razones por las que escogemos cualquier cosa, desde el sabor de una bebida, hasta la persona con la cual planeamos pasar el resto de nuestras vidas, no son el resultado de lo que deseamos, sino de cómo estamos programados subconscientemente para atraer o evitar, seleccionar o rechazar, aquello que decimos desear”

“La mayoría de nuestras preferencias no provienen de nuestra mente consciente, no son una elección, la mente subconsciente es la que se encarga de escoger la relación perfecta para ti Tendemos a elegir de manera consistente, al mismo tipo de persona con la que hemos tenido problemas en relaciones previas.”

“Elegimos a una persona que nos recordará a uno de nuestros padres, con la cual volveremos a reproducir y vivir las mismas situaciones que conocemos, sean agradables o no, y si no intenta definir a cada uno, a tu padre y a tu pareja, ve que aspectos tienen en común.”

Lo que determina la selección de pareja no es cómo fueron mis padres conmigo, sino cómo fueron el uno con el otro durante mi temprana infancia, la forma en que se relacionaban, maltrataban, enojaban, castigaban, acariciaban, reían y divertían.

“Siendo que cada persona se parece más a uno de los dos padres (padre o adulto interior), que al otro, buscará a una persona que se parezca al otro padre (compañero interior), sea que haya sido buena, mala o espantosa. Ese es el motivo por el cual uno repite patrones. Aunque se haya jurado nunca hacerlo”. Es un condicionamiento subconsciente, por eso uno no se da cuenta en qué momento eligió lo mismo. Date cuenta que tu madre y tu esposa se parecen, y posiblemente tu cuñado y tu papá.

Si de niño escuchabas con frecuencia: <no te lo mereces>, <eres malo>, <no sirves para nada>, <dios te va a castigar>, <deberías ser como tu hermano>, <nunca llegarás lejos>,< tu obligación es quedarte a cuidar de nosotros>.No es de extrañar que todos estos condicionamientos te estén impidiendo ser exitoso,  dejar a tu familia, emprender algo grande que experimentes culpa, ,etc. Todo esto está grabado en el subconsciente y hay que removerlo. Es muy probable que desconozcas todo aquello que te mantiene atorado.

Expertos en constelaciones familiares y PNL son los indicados para hacer modificaciones a las creencias que te dañan.

La ciencia de la vida Lucie Perrault México 2014 tu libro en 21 día spp-73-79

 

dulceros-de-payaso-3411-MLM4277568597_052013-F

Tu bienestar Emocional depende de lo que eliges pensar

 

 

bienestar

Defino como bienestar emocional al manejo responsable de los sentimientos, pensamientos y comportamientos; reconociéndolos, dándoles un nombre, aceptándolos, integrándolos y aprovechando la energía vital que generan para que estén al servicio de la vida Las personas emocionalmente sanas son capaces de identificar y controlar sus sentimientos de manera asertiva y se sienten bien acerca de si mismos, tienen buenas relaciones personales y han aprendido estrategias para hacerle frente al estrés y a las dificultades de la vida cotidiana.

Esto significa que me doy cuenta de que es lo que pienso y asumo la responsabilidad de continuar o no con dicho pensamiento, luego conectar lo que siento con con lo que pensé y darme cuenta del tipo de actitud y comportamiento derivados de esto. Ejemplo : veo al policía del club y pienso es un pesado, entonces voy y lo trato como un pesado, el policía en respuesta puede ser grosero ya que lo estoy atacando. Yo me gano una respuesta defensiva por algo que pensé, pero ese pensamiento no es real es solo mi interpretación de la realidad. Es un juicio que mi mente elaboró y yo actué en consecuencia. Si de manera más frecuente reviso lo que mi mente dice me daré cuenta que yo estoy pensando con mi mente y mi mente se equivoca.

Los comportamientos que tenemos tienen que ver con la forma en que pensamos, cuando hacemos algo de malas o vamos esperando algo difícil es probable que sucedan conflictos en consecuencia,, si por el contrario nos hacemos una expectativa agradable y ponemos nuestra mejor sonrisa, obtendremos mejores resultados. Sin embargo el común de la gente se mueve en automatismos no está presente totalmente en lo que hace, su mente está ocupada con sus redes sociales y el grado de atención que dedica es muy limitado

La salud mental se refiere a la forma en que manejamos nuestra vida diaria y la forma en que nos relacionamos con los demás en distintos ambientes, ej: en la familia, la escuela, el trabajo, en las actividades recreativas y en la comunidad.  También tiene que ver con la manera en que equilibramos nuestros deseos, anhelos, habilidades, ideales, sentimientos y valores para hacer frente a las múltiples demandas de la vida.

Organizar nuestro tiempo, establecer prioridades, dedicarse tiempo a uno mismo, a los amigos, a la familia, emprender nuevas cosas, descubrir habilidades, revisar viejos proyectos, actualizar   sueños y anhelos, echar a trabajar dones y talentos, seguir aprendiendo, crear nuevas relaciones.

Trabajar nuestra salud mental es seleccionar pensamientos constructivos, tener una actitud optimista, no preocuparse innecesariamente, confiar en el proceso de la vida, reírnos de nuestras limitaciones, perdonarnos nuestros errores, ser tolerantes con las debilidades de los demás, practicar la ecuanimidad, darnos tiempos para despejar la mente,. Prescindir de noticias que causan alarma, de programas violentos, estresantes o corrosivos. Así también no engancharnos en charlas tóxicas donde se ventilan las miserias y tragedias actuales.

“Si observamos nuestra mente comprobaremos que vivimos en un estado casi continuo de malestar y de ansiedad. En cuanto dejamos de preocuparnos por una cosa, empezamos a obsesionarnos con otra Las perturbaciones mentales no nos dan respiro, sentimos desasosiego y muy rara vez felicidad verdadera. La televisión y la radio y ahora el teléfono nos bombardean con multitud de imágenes y sonidos que vienen a contaminar nuestra mente.”

Nuestro bienestar emocional es un legado que seguramente hemos construido y capitalizado a base de estrategias para protegernos de los ataques de afuera. Bien de personas tóxicas, metiches y negativas o de noticias amarillistas, y de todo aquello que desequilibra nuestra ecuanimidad.. Muchas veces estamos de excelente humor, enfrascados en nuestras actividades cotidianas, pero de repente recibimos uno o varios mensajes que vienen a romper con este escenario cálido donde transcurre nuestra vida. Aplicar templanza equivale a poner cerrojos y candados a los intrusos que vienen a devastar nuestra paz interna, es quizá lo que podemos empezar hacer. Elige lo que ves, elige lo que escuchas,elige lo que piensas, se consciente de tus reacciones, aprende a permanecer en el aquí y ahora y no te enganches con el desequilibrio de los demás.

Ocho pasos hacia la felicidad ,Gueshe Kelsang Gyatso, Edit Tharpa Méx 2015

ththKBLIL4CO

Mente, conciencia y voluntad

 

dt.common.streams.StreamServer

“el cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Tiene unos treinta billones de células llamadas “neuronas”, y cada neurona es como una computadora en miniatura, al establecer conexión una neurona con otra me llevan a recordar situaciones archivadas en lo más profundo de mi conciencia, son recuerdos colectivos de nuestro entorno exterior que se activan automáticamente cuando un suceso se repite.

Toda la información a la que hemos sido expuestos en la vida, ya sean conocimientos o experiencias, está almacenada en las conexiones sinápticas del cerebro.

El cerebro es el soporte físico a través del cual se concretan las funciones de la mente, y la mente se expresa de acuerdo con los diferentes grados y profundidades de conciencia. Esto significa que yo le voy a dar un magnifico uso a mi mente siempre y cuando haya desarrollado un nivel de conciencia equivalente, esto es superior. Y para acceder a ello necesito revisar periódicamente en que magnitud me conecto con otras personas, y de que calidad son mis relaciones, cuanta empatía puedo sentir, cuanta emoción ligada a lo que digo y hago. También con mi trabajo de concentración esto es si puedo encaminar el trabajo de mi mente a plantear hipótesis, a adelantar posibles escenarios en la solución de problemas, tal vez crear símbolos para construir modelos del mundo y así enfrentar sus desafíos

 

Nuestra mente es energética, sutil, y capaz de independizarse de la materia. Nuestra mente se ocupa de lo que hemos puesto ahí, si creemos en seres extraterrestres, en fantasmas, en la mala suerte, o bien en la felicidad, en la belleza, o el amor, todo eso ella me lo va a recordar a cada momento pues su trabajo es hacerme la vida más fácil. Mi mente no sabe si tengo razón o no, si lo que creo es verdad o mentira, si exagero o minimizo las cosas, mi mente no puede diferenciar todo esto. Si yo le he dado demasiado poder a mi mente entonces ella me va a controlar poniendo pensamientos e ideas que quizá me puedan atormentar y hasta enfermar.

 

images

Cuando hemos desarrollado hacia nuestra mente una relación amigable hemos de aprovecharla para pensar, razonar, ordenar ideas, establecer relaciones entre estas mismas. Así también concebimos cosas, imaginamos, vemos más allá de los sentimientos. Desperdiciamos nuestro potencial cuando nos negamos a pensar. Cuando preferimos recurrir a la opinión de los demás, cuando actuamos en automático, cuando me niego a aprender, cuando obedezco sin cuestionar, cuando voy con el colectivo humano sin percatarme del lugar que ocupo.

Según Enric Corbera para alcanzar el estado de curación, es imprescindible saber utilizar la mente, la cual está dividida Una parte es la mente ilusoria y la otra es la real, con esta percibimos la verdad. La mente ilusoria está al servicio del ego. En esta mente domina el miedo, el sufrimiento, la enfermedad y todo lo temible. Los males del cuerpo no provienen del cuerpo sino de la mente enferma. La mente manifiesta la enfermedad cuando ella misma no está en coherencia con lo que piensa y lo que hace. La mente recta es la mente del espíritu santo y percibe al mundo como un lugar lleno de oportunidades para aprender.

Y aquellos que roban, matan, secuestran? ….Una explicación lógica es que tienen un nivel limítrofe de conciencia por ello no pueden usarla para hacer el bien a los demás.

cerebro-humano

El potencial intelectual se relaciona más con el alma que con el cerebro, veamos porqué.

La mente está relacionada con otras facultades superiores, como el propósito y la voluntad. Ejercer voluntad depende de cómo hemos desarrollado dominio sobre ella Si solo dependiera de nuestro órgano cerebral, todos los seres humanos tendríamos la misma claridad de propósitos y la misma voluntad para realizarlos, pero, no es así. Infinidad de personas con un potencial intelectual superior adolecen de voluntad y de claridad por lo mismo dejan ir infinidad de oportunidades. Cuando la mente se une a la voluntad, supera su apoyo físico cerebral, y se eleva hacia mayores opciones en múltiples ámbitos. Mente y voluntad pueden logar metas asombrosas, insospechadas. “Pero para ello hay que sacar la basura primero”. Para que yo ponga mi voluntad a mi servicio debo desarrollar este músculo, renunciando a lo fácil, a lo conocido, a todo lo que le resulta agradable a mi cerebro. Así también resolver problemas emocionales que bloquean mi entendimiento, mi capacidad de concentración, mi decisión para emprender nuevos retos y todo aquello que me hace sentir que no merezco las cosas.

Mente es también conocimiento, y sobre todo, capacidad de conocimiento. Es lo que la ciencia actual investiga en el terreno del aprendizaje.

En el cerebro están las bases, pero es la mente la que abre puertas hacia los conocimientos, y un paso más adelante, haciendo uso de la inteligencia, convierte los conocimientos en sabiduría, en experiencia vital.

La mente es la potencia intelectual del alma.

Sustancia pensante, lo que los teólogos llaman alma. Se llamen como se prefiera: energía o alma, porque ningún científico puede dejar de reconocer que el solo funcionamiento de las neuronas es insuficiente para explicar las posibilidades de expansión que tiene el ser humano.

Es a través de ésta energía que se comunica el alma con el cuerpo?

Quizá de aquí proviene aquella creencia de que hay seres sin alma, es decir aquellos que han negado sus emociones, sus sentimientos y que solo dan importancia a cuestiones materiales.

conciencia2

Lo que nos choca, nos checa

<A veces desconfiamos hasta de nuestra sombra>

<No se despega de ella parece su sombra>

En el vocabulario popular la sombra es eso que proyectamos como efecto del contraste entre la luz y la oscuridad

 

La sombra es una de nuestras polaridades ya que somos  seres divididos. Tiene que ver con  la proyección de aspectos que admiro o rechazo en los demás, pero no puedo reconocer en mí. Para Jung es la suma de facetas que no reconozco en mí, Pero además me crean conflicto.

Todo aquello que resalta en los demás, lo que admiro, lo que critico, lo que me causa molestia, lo que juzgo como bueno, malo, aceptable, feo, grotesco, hermoso, etc. todo eso está contenido en mi sombra.

Todos los demás están ahí para reflejarme, mi pareja, mis amigos, mis compañeros son mi sombra: cuando yo me doy cuenta del mundo puedo percibirlo de una  forma específica me hago una descripción, de acuerdo con lo que me está pasando, con mis expectativas, valores, creencias, es a lo que llamo mi realidad. Mi realidad esa que existe solo para mí porque no es la realidad de los demás.

A veces la sombra y el exterior son lo mismo, si puedo reconocer mis proyecciones tal vez logre un nivel de integración más completo . Nuestro entorno hace las veces de espejo. Ni mandamientos, ni leyes, ni moral conducen al hombre a la perfección,  solo el autoconocimiento nos vuelve más responsables. La sombra es el mayor enemigo del hombre, ahí se depositan las cualidades no desarrolladas porque se alimenta y  es más fuerte que todo.  Cualidades ocultas en la parte superior de mi sombra hacen que me enamore de aquel a quien le he proyectado eso que me gustaría ser, pero las de abajo que me molestan, , alteran y rechazo, ¡cuánto me cuesta aceptarlas.! Los amigos nos muestran lo que podemos hacer y nuestros enemigos lo que tenemos que hacer. Camino en elementos opuestos hasta que puedo integrarlos, reconozco mi maldad, fealdad, instinto, locura, torpeza. Todo en mi es doble, soy amor y odio, luz y obscuridad, tristeza y alegría. Cuando acojo mi dualidad es que reconozco que procedo de madre y padre, y puedo ver a ambos en una sola imagen no separados. Me permito ser mi padre y mi madre, todo el bagaje que cargo, se lo cedo a mi descendencia.

 De manera que hay momentos en que percibimos al mundo como una gran amenaza  que con su  gente   malvada  quisieran aniquilarnos, vemos allá afuera proyectado toda nuestra inseguridad, inconformidad , enojo, dolor,  tristeza, culpa, remordimiento,  desamor, lo que corresponde a la obscuridad. Todo aquello que creemos que no nos pertenece pues ha sido más fácil colgárselo a cualquiera que reconocerlo en nosotros mismos .Esto representa todas y cada una de las desintegraciones sufridas por  nuestro ser, debido a que hemos  renunciado a sentir, cuando no nos permitimos expresar todas y cada una de las emociones que tocan nuestro ser.

Hay otras donde todo se ilumina, todo es hermoso, divino, mágico, vibramos alto, en el amor, irradiamos luz y atraemos lo similar, es cuando mejores decisiones tomamos, cuando nos sentimos agradecidos con la vida, en esta fase estamos caminando hacia la luz, y podemos guiar a los demás, reconocemos la belleza, la benevolencia, la grandeza del mundo en que vivimos.

El instrumento del cambio es el cerebro, Si me permito estar atento a lo que percibo, si acepto mis juicios respecto a los demás, si me permito reconocer lo que me pertenece, si dejo de criticar y clasificar como bueno y malo puedo empezar a modificar mi cerebro, puedo trabajar con mi sombra para beneficiarme pues me conozco mejor. Al innovar se hago nuevas conexiones, cambia mi campo mórfico y atraigo personas y situaciones diferentes. Mi cuerpo es la historia. Sí tengo conciencia de que todo lo que veo afuera proviene de adentro de mí, que todo lo que desconozco de mi se revela en la gente que me rodea, si me cacho juzgando, criticando, persiguiendo todo aquello que no me gusta en mi pareja, amigos etc. entonces puedo saber mucho que desconozco de mi, puedo aceptarlo e integrarlo, convertirme en un ser más completo y agradecer al otro por haberme revelado todo esto que era desconocido por mí.tristeza

 

 

 

 

MENTE PRIVILEGIADA O CONCIENCIA EVOLUCIONADA

 

 

desarrollo-conciencia-moral-final-1-728

Con bastante frecuencia se escucha <que nuestra mente es poderosa>,  <que todo aquello que deseamos hay que pedirlo con la mente>, <que hay que sacar provecho a este órgano pues está a nuestro servicio>, <que las personas más inteligentes sí usan el cerebro>,  <además también hay individuos que no tienen conciencia>.

Alguna vez escuche en mi época de estudiante decir a uno de mis profesores que la mente prostituye la inteligencia, y  estoy muy de acuerdo, no basta ser inteligente, hay que propiciar la solución de problemas apoyados en ella, no basta usar la mente, hay que conocerla y ponerla a nuestro servicio,( además de conectarla con nuestro corazón) y si evidentemente todos tenemos conciencia aunque difiere el nivel en el que estamos cada uno ya que dependiendo de esto será la forma en que aprovechemos mente e inteligencia.

Según el Dr. Francisco Alzina Forteza “el cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Tiene unos treinta billones de células llamadas “neuronas”, y cada neurona es como una computadora en miniatura, aunque mucho más perfecta que cualquiera de las que conocemos en la actualidad”.

“Considerando la cantidad de conexiones que se produce entre las neuronas, obtendríamos, en capacidad, todos los textos contenidos de todas las bibliotecas que hay actualmente en el mundo”.

“El cerebro es el soporte físico a través del cual se concretan  las funciones de la mente, y la mente se expresa de acuerdo con los diferentes grados y profundidades de conciencia.”(1)

Nuestra mente es energética, sutil, y  capaz de independizarse de la materia.

“Con la mente  pensamos, razonamos, podemos ordenar ideas, establecer relaciones entre estas mismas, concebimos cosas, imaginamos, ver con y más allá de los sentimientos”

 La mente es la potencia intelectual del alma.

El potencial intelectual se relaciona más con el alma que con el cerebro, veamos porqué.

Para el Dr Alzina “también se relaciona la mente con otras facultades superiores, como el propósito y la voluntad. Si solo  dependiera de nuestro órgano cerebral, todos los seres humanos tendríamos la misma claridad de propósitos y la misma voluntad para realizarlos. Pero, sin embargo, no es así”.

“Cuando la mente se une a la voluntad, supera su apoyo físico cerebral, y se eleva hacia mayores opciones en múltiples ámbitos.”

Una persona que sabe sacar provecho de su mente e inteligencia también desarrolla fuerza de voluntad, se maneja con propósitos con la vida y  no va a la deriva.

Una mente sin voluntad es como un cuchillo sin filo. Una mente va a ser subestimada por personas que han desarrollado poca conciencia, la usan para fines criminales, de destrucción y de violencia.

“La conciencia es el amplio campo de acción en el que se mueve la mente, aunque también intervienen las impresiones y percepciones físicas, las emociones, las intuiciones, el mundo de la imaginación y las experiencias metafísicas. Es todo un universo que se apoya en la materia, pero se amplía hasta planos inconcebibles” (1)

Continuando con Jorge Volpi “El concepto de conciencia  ha ido evolucionando a lo largo del tiempo: para este autor hay cinco niveles que se logran de acuerdo a nuestra capacidad evolutiva:  la conciencia en su primer nivel nos permite  elaborar un modelo del mundo, Un segundo nivel tiene que ver con la habilidad para percibir objetos y situaciones complejas, un  3er nivel sería la capacidad de resolver problemas novedosos, un 4o nivel es el de la autonomía mental del ambiente, el quinto umbral tiene que ver con la selectividad de la atención, la 6ª es la inteligencia social que tiene que ver con una teoría de la mente, gracias a la cual podemos leer la mente de los demás, y el desarrollo de la imaginación simbólica .

Si algo parece distinguir a la conciencia humana es la  sensación de que una línea divisoria separa el adentro del afuera, el yo del mundo., lo cual es sólo una idea de adaptación evolutiva, la conciencia se alza en la cima de una cadena ascendente en los niveles de abstracción, en parte por las ideas que me hago de mí mismo y de los demás”.(2)

Para la Física Cuántica la mente es un segundo nivel de existencia y la conciencia equivale al tercer nivel.

El segundo nivel es la mente (información y energía), también llamado ámbito cuántico, no se puede percibir  ni tocar con los cinco sentidos pues es insustancial.

Tercer nivel es la mente universal, inteligencia o conciencia, también conocido como ámbito virtual o espiritual, campo potencial, mente universal, ser superior, o inteligencia no circunscrita.

Toda la información a la que hemos sido expuestos en la vida, ya sean conocimientos o experiencias, está almacenada en las conexiones sinápticas del cerebro.

Son recuerdos colectivos de nuestro entorno exterior que se activan automáticamente cuando un suceso se repite.. también conocidos como programas que contienes nuestras creencias, a las que muchas veces nos aferramos sin darnos cuenta que son las responsables de no avanzar, pues nos dejan atorados en nuestra evolución.

  1. ANTONIO ALZINA FORTEZA Cerebro, mente, conciencia Filosofía para la vida (1)

Leer la mente, el cerebro y el arte de la ficción, Jorge Volpi Alfaguara editores México 2011. pags 38,53,55,56, 58, 59,72 (2)

mente-llena-o-mente-plena