EL HOMBRE QUE YO QUIERO

 

love-emotionsQuiero un amor bonito, que me quiera como a mi me gusta, una que otra pelea chiquita solo para recordar nuestras diferencias y aumentar la paciencia, prescindir de las emboscadas y golpes bajos, despacio, sin prisas ni arrebatos, perdernos a ratitos golosos de ternura.
Quiero contarte algunos de mis secretos, cuando esté lista para abrirme, y  tener la claridad de darte solo aquello que elijo dar; no para que me lo devuelvas, ni para que me quieras más o para cobrarlo después. Quiero ser tu confidente cuando tú decidas, no como requisito ni como regla, y hacer visitas a algunos recovecos de nuestro ser: a veces agobiados, asustados, fuera de centro y muchas otras felices a mas no poder.
Quiero sentirme segura, que puedo mostrarme totalmente yo sin escrúpulos ni rubores. Saber que cuento contigo no hasta cinco, no hasta diez, saber que cuento contigo.
Te quiero para mí, el tiempo que me elijas tú también, no deseo contratos, ni revanchas de cuentas atrasadas, mi pasado limpio es. Quiero total claridad al estar contigo… no arriba, no abajo, sino al lado tuyo, nunca perderme de mi para atarme o atarte. Tan lucida y entera, tan frágil y fuerte, tan amorosa y tierna, tan mujer y tan niña, porque contigo es que quiero todo.
Ser un hogar cada uno para el otro, a donde volver y sentirnos seguros, en paz, con calor, con frescura, con clima de bienestar. Ser tu mi tierra firme donde anclar mi esencia de barca fugitiva en tu abrazo, en tu cuerpo, tu mi gran compañero con quien quiero solazarme mientras  regreso de donde me perdí.

“Necesito los nudos que construyen la escultura de un brazo;
Los músculos maduros, ramazones del árbol de algún cuerpo:
Continente irrigado por las venas que en mapa
transparentan el flujo de la vida.
Necesito ese tronco para apoyar mi angustia, necesito esa rama para enredar mi abrazo,
Y en un pecho –fingida tierra firme- anclarme para engañar mi esencia de barca fugitiva” Susana Francis

hqdefault

 

CUANDO YO ME QUIERA

apego

 

Esa sensación hermosa de sentirme plena cuando estoy con alguien es mía, me pertenece, de mi depende como quiero estar con ese ser único y especial con quien elijo conecto mi alma.
Sentir mariposas en el estómago, los brincos de mi corazón, transpirar, enmudecer, comunicar con miradas, jugar con las manos, el cabello, son manifestaciones de mi cuerpo que se alegra por la cercanía de alguien en quien estoy depositando muchas de mis idealizaciones, creo que esta es la persona que  merece mi amor, con la que me abro y le doy permiso de que  entre a mi mundo. Y mucho de lo que yo creo que pertenece a esa persona es mío, es un personaje fabricado en mi mente, a la medida de lo que ando buscando.
Es la suma de mis relaciones anteriores, en él se condensan las mejores virtudes de personas que han formado parte de mí, de mi vida y de mis emociones, sensaciones y percepciones.
En alguna parte de mí, en algún momento preciso, quizá desde mi inconciencia, he dado instrucciones a mi cerebro para ser parte de esta experiencia de enamoramiento en la cual participo, desde toda mi historia personal, y muchas veces entraré en conflicto, e insatisfacción, porque demando del otro un paquete de cosas que están en mis manos el darme. Pero como tengo la arraigada creencia de que una pareja viene para completarme, entonces yo le cedo todo mi poder y enumero  los motivos por los cuales está en mi vida, le hago responsable de mil expectativas, lo convierto en un rehén afectivo; es él quien me hará feliz, me sorprenderá, llenará mis vacíos y carencias, sanará mis heridas, me alejará del sufrimiento, me inundará de luz, y jamás deseare volver a estar sola.

El amor no está fuera de mí.

 

maxresdefault

El amor de mi vida soy yo. Me doy todo lo que siempre desee, cada vez que que lo necesito, no a ratos ni a migajas, es total.
En la medida en que me convierto en mi mejor compañía, puedo  gozar, apreciar y valorar todo aquello que me hace única y especial. Y a su vez puedo ser amistosa con mis debilidades, pues también me se perdonar en aquello  que antes reclamaba una y otra vez, esa parte donde se escondía mi verdugo. Nunca más  un amor con dudas e inseguridades sino en plena confianza.
Me amo sin importar las veces que tropiece, porque se que después de las caídas con más fuerza me levanto.
Ser yo  tan auténticamente feliz para sentirme  plena. un ser que se encuentra bien solo y la compañía es por hoy una elección, esto es nadie es indispensable para que pueda mostrarme a mi entera libertad.

Y cuando aprendo a estar totalmente bien conmigo sin extrañar nada fuera de mí, es entonces que estoy preparada para conectar con alguien en las mismas circunstancias que yo, con quien puedo iniciar un viaje de crecimiento y descubrimiento mutuo siendo cada quien nuestro gran amor, el amor de nuestra vida.

brindis2