Petra por su Casa

  La recuerdo sonriente, siempre alegre y jocosa, juguetona, parlanchina, invariablemente rodeada de chiquillos tramando un sinfín de travesuras. Ocurrente a más no poder, con una gran creatividad para divertir y pasarla a gusto, sin jamás preocuparse por nadie y por nada

thEK8WGY2MEdelmira es gruesa, con una cara cuadrada, de mirada desconfiada y caminar titubeante,   se ha vuelto solemne,  hay un dejo de tristeza en su mirada, vive en la añoranza de sus tiempos de juventud, donde conoció el amor, el éxito, el placer, la abundancia. A Edelmira por el lugar que ocupa en su clan familiar le toco ser nana de algunos de sus hermanos, la obligaron a crecer siendo una niña, no pudo prolongar su etapa de juegos con muñecos ya que estos fueron substituidos por el hermanito que año con año su madre daba a luz.
Edelmira fue la hija favorita de su madre quien le dio un lugar privilegiado entre sus hermanos, a cualquiera se le podía castigar menos a ella. Entonces a veces los castigos que le tocaban a ella su papá los repartía entre sus demás hermanos. Quizá de aquí provienen las relaciones un poco tensas que mantiene con algunos de ellos. Nuestra buena amiga cree que debería ser tratada como lo hacía su madre, pero esta murió hace ya un buen tiempo, y de alguna forma Edelmira tiende a relacionarse de una manera abrupta con su gente más cercana.
A Edelmira nunca le gustaron las labores escolares, ¡que fastidio aprender a multiplicar!¡a pronunciar letras!, ¡identificar lugares remotos que quizá nunca fuese a visitar! ella prefería contar chistes, bailar, brincar, corretear insectos, cortar frutillas silvestres, llenarse la barriga de fruta verde bajada de los árboles. Su vida infantil era un vacacionar permanente, nada se tomaba en serio y hasta los severos castigos de su padre le resultaban divertidos. Pudo haber sido una bailarina famosa si se le hubiese encausado bien, pero en el seno familiar donde vino a caer no había tiempo para planear el futuro, y mucho menos para conocer las necesidades de cada descendiente. Papá y Mamá cumplían con alimentar frugalmente a sus hijos pero desconocían su vida emocional, sus aptitudes y mucho menos estaban al pendiente de sus avances y retrocesos para desarrollarse. Así que creció un poquitín torcida a falta de atención de sus progenitores. Edelmira tomaba semillas de aquí y de allá, frutas, hortalizas y todo lo que apareciese ante ella sin custodia visible, era algo que disfrutaba mucho, y hasta hoy que ya es mayor lo sigue haciendo, pues nunca interiorizo que cada cosa tiene un dueño.

Su gran pasión es estar al tanto de su familia así que se pasa de visita con cada una de las tías, primas, sobrinas y demás descendencia, es uno de sus grandes valores la convivencia familiar, ella puede renunciar a muchas cosas pero por nada se pierde el pasar lista con su parentela. Y vaya que se preocupa por todos ellos, resulta conmovedor lo acomedida, lo servicial, y el gran interés que tiene por mantener a su gente unida.th

En la familia de Edelmira se carecía de centro, así que la maduración en cada uno de sus hermanos llevó un poquitín más de tiempo y es quizá  en lo más profundo de su ser hay una renuencia a madurar y responsabilizarse de su vida. Camina  adoptando facetas de niña desprotegida y quizá sin darse cuenta lo usa para chantajear emocionalmente a los demás. Le ha servido para recibir apoyos de muchas índoles de parte de sus parientes y demás gente a su alrededor.
Edelmira es muy buena para dibujar, tiene mucha facilidad para elaborar caricaturas. Así que invierte una gran parte de su tiempo a plasmar caritas sonrientes, enojadas, malévolas de personajes animados que va a entregar en una editorial, lo que resulta cruel es que recibe muy poco a cambio, pues ella no sabe el valor comercial de su trabajo extraordinariamente creativo. Este es un don heredado de su abuela materna, ella siempre hizo dibujos geniales, mismos que le dieron sustento en demasiadas ocasiones pues sus amigas le hacían encargos de perros, gatos, conejos, ardillas, loros, pájaros y cualquier especie del mundo animal.
También es excelente para la repostería, le fascina preparar pasteles en miniatura de muchos colores y sabores, siempre mesclando nuevas texturas, nuevas combinaciones .que orgullosamente elabora en cada reunión familiar, recetas secretas que nadie conoce.

Ella cree que es una “guerrera justiciera”, que vino al mundo a poner a cada oveja descarriada  en su lugar, así que no se muerde la boca para decirle sus “verdades” a cuantos  se cruzan por su vida. Sus delirios de grandeza le hacen imaginar que ella es una elegida de dios, portadora de la verdad, “su verdad” obviamente, y que su misión en esta vida es darla a conocer a personas desarraigadas. ¡¡¡Ahh que diera por viajar a la India, o al Africa y llevar la luz de Dios a toda esa gente que vive en las tinieblas ya que danzan con el diablo. Edelmira no ha podido acomodar de manera amigable la infinidad de experiencias desagradables  que ha venido a padecer. La influencia del clan familiar pesa demasiado sobre sus hombros, ella carga sin saberlo con mandatos ancestrales que la mantienen prisionera, su libertad depende del grado de conciencia que pudiese lograr con tan solo aplicar a su vida todo aquello que predica.

Edelmira no es mala, solo que sus creencias la arrastran a realizar cosas que resultan abominables, es demasiado tóxica y la relación con ella debe ser con pincitas ya que todo lo interpreta y retuerce a conveniencia. Siempre está dispuesta a dar favores para que posteriormente esto implique ponerse con ella en un alto nivel de deuda,  es ingeniosa, es creativa, es original, tiene talentos artísticos, y no pocas virtudes que ni ella misma conoce. Es una lástima que en esta vida no pueda mirarse, reconocerse, alegrarse de ser quien es y amarse.
Hoy Edelmira encontró con un viejo pretendiente y han estado saliendo de vez en vez, él le ha propuesto que venga a vivir con él y Edelmira está sumamente emocionada, ¡que pena! pues Urtecho le anda diciendo y prometiendo esto mismo a media docena de mujeres con las que en alguna época tuvo algún tipo de acercamiento. ¿Porque siendo tan desconfiada con los demás resulta tan crédula con los hombres?

Edelmira podría ser más  feliz si pudiese reconocerse en sus imperfecciones, necesita conocerse y conectarse con la gente a través del amor, de un amor basto sin condiciones, sin exigir garantías de nada. Necesita aprender a confiar en ella y en el gran potencial que tiene. Toda su divinidad está agazapada queriendo salir pero no sabe cómo apropiárselo. Edelmira tiene que romper con su pasado, darle un re-significación a cada una de sus experiencias, hacer las paces con todo ello e instalarse en el presente, permitiéndose ser simple y sencillamente sin todas esas identidades que se ha ido inventando. El día que ella se acepte así al natural dejará de necesitar que los demás la vean.

Miedo-nino-dano_reference

 

 

El saludo de la libélula

arbolnp1_720cuento

Rigo como todos la llaman, es una mujer menuda, de rostro angustiado, camina agachada, y cuando le hablas difícilmente mira a la cara, tampoco se perciben sus palabras pues habla entre susurros, es una mujer excesivamente tímida cuando no conoce a la gente, pero cuando entra en confianza se vuelve locuaz y hasta divertida.

Rigo es muy desconfiada no confía ni siquiera en Dios, -bueno cual Dios si ella lo tiene olvidado- pues cree que él tuvo que haberla abandonado dándole una familia como la que le tocó. Rigo apuesta a que nuestro Padre Supremo la castigó con la clase de padres y hermanos que tuvo que soportar durante casi dieciocho años; burlas, bromas pesadas, abusos, olvidos, y volverse invisible son solo algunas de las calamidades que tuvo que aguantar. Para colmo de males le tocó en suerte un marido alcohólico y felpudo: un bueno para nada. Así también unos hijos distantes, aprovechados y comodinos a más no poder, además de una familia política con muy escasos valores morales y éticos. Rigoberta es muy terca, quizá esta es una de los bloqueos que más la dañan, pues no permite ni como una duda el punto de vista de nadie más.

Cuando Rigo tenía aproximadamente ocho años pasó por su pueblo una caravana de gitanos, leyendo la mano y adivinando la suerte, para Rigo no pasaron desapercibidas una serie de señales que del cielo creyó le venían, así que se apuntó para aprender a echar las cartas con estos nuevos amigos. Permaneció muy feliz muy con ellos los días que acamparon en su comunidad, tanto así que se embarcó con sus nuevos amigos durante algunos días. Tiempo en el cual sus padres apenas se percataron de su ausencia, solo porque los profesores preguntaron por ella es que su madre empezó a buscarla y hasta fue a dar aviso a la policía e iniciar su búsqueda. Apareció dos días más tarde en la siguiente comunidad con la tía Petra quien al verla con estos fuereños procedió a rescatarla, dándole asilo por varios días. Rigo sabía que si volvía a casa no se libraría de una tunda por haber desparecido sin decir pio.

Rigo nunca ha sido feliz, más bien se ha tenido que adaptar a sobrevivir a una familia con tanta disfuncionalidad, ella no cree merecer una vida diferente a la que tiene, es más ni siquiera puede imaginar vivir de otra manera. Cuando era una jovencita era muy hermosa, con la piel color canela, y unos ojos medio dormilones, unas pestañas que fueron la envidia de sus compañeras y dizque amigas. Tuvo no pocos galanes que le bajaron la luna y las estrellas, pero tenía que venir a caer con Nicanor un tipo hablador, de ojo alegre y con muy pocas pretensiones, nuestro amigo jamás aspiró a nada, se conformó con lo que la vida le iba dando y claro que le dio, durante muchos años, pudo tener un gran negocio, una casa hermosa, darse algunos viajes y cumplirse algunos sueños, y todo porque este amigo se la pasaba bebiendo en un vaso medio vacío, atento solo a desastres, y todo aquello que le bajaba la moral, sin querer en ningún momento correr algún riesgo. Su apreciación de la vida siempre fue patética, de todo se quejaba, exageraba las dificultades e imprevistos cotidianos y le restaba valor a todo lo maravilloso que en su vida acontecía.

Nicanor se va todo el día a trabajar, a beber con los amigos, y Rigoberta se queda sola, en una casa enorme donde se pierde ¿ que desea nuestra querida Rigoberta?, volver a nacer, nacer en otra ciudad, de otros padres, sin hermanos groseros, estar rodeada de personas amables y cariñosas, desea también que las flores le contesten, porque ella les habla y les cuenta todos sus pesares, sus sueños y sus dudas. También quiere nadar en un río de aguas cristalinas, secarse al sol, hacerse un vestido de flores, también una corona, jugar y nunca cansarse de hacerlo, no crecer quedarse niña para siempre. -Qué difícil es ser adulto-. Rigoberta elabora historias, algunas muy bellas otras no tanto, son solo repeticiones de todo lo que a ella le entristece. Sumergida en el pasado no se da cuenta de cómo desperdicia su presente, no se percata de que eso que dice que le hicieron sus padres y sus hermanos, es ahora ella quien se lo hace, repite la escena una y otra vez, no deja de recrearse en un sufrimiento que le carcome las entrañas.

Rigo vive pendiente de sus hijos, tiene dos: Nicandro y Florinda quienes permanecen en la casa paterna, ahí comen, duermen, hacen fiestas, retozan alegremente con sus críos, pues ya tienen pareja e hijos, No hay fecha para que ellos emprendan el vuelo, es muy cómodo vivir a expensas de sus afligidos padres, los mismos que no pudieron inculcarles otra forma de vivir.

Un día llego al pueblo de Rigoberta un tipo llamado Casimiro que se dedica a abrir pequeños negocios donde invierte y pone a trabajar a sus socios donde las ganancias se comparten en porcentajes a veces muy favorables para él. Inmediatamente nuestro micro-empresario vio en Rigoberta una candidata para sus negocios, así que la invito a generar ingresos con la venta de hortalizas, Rigo cayó rendida ante la actitud desprotegida de Casimiro, se ha vuelto devota de él, se la pasa recitando frases, dichos y párrafos de libros que él se dedica a repetir para ganarse la admiración de personas sencillas que no tuvieron la oportunidad de acudir a la escuela.

Nuestra querida Rigo sufre mal de amores, un amor no correspondido, sin darse cuenta empeñó el corazón en alguien que nunca se va a fijar en ella.

Rigoberta merece una mejor vida, merece ser amada, merece salud, cuidados, tiempo y generosidad a manos llenas, claro que sí, el problema es que ella se siente poco digna de todo esto, ella cree que vino a este mundo para purgar por los pecados de sus padres, de sus abuelos, de sus tíos y hasta de personas desconocidas. Rigoberta piensa que entre más sufrimiento tenga en esta vida, más feliz será en la eternidad, pues habrá hecho mucho para ganarla.

Nuestra querida Rigo ha tenido un sueño hermoso, ella es joven de nuevo y va de la mano de su amor secreto rumbo al altar, por fin estarán unidos para siempre, cobijados del amor de Dios, leales, amorosos, dóciles y entregados a su amor ahora en cuerpo y alma.

tristeza
solo espero algún día ser feliz

CELESTINA

CUuyuiTWIAAw5n4

Celestina es una mujer que ronda en los cuarenta y tantos años, un poco encorvada, no es bonita, pero tampoco es fea, mueve las caderas al caminar de una forma rara. Está casada, tiene un marido complaciente, que nunca está en casa, trabaja fuera y solo aparece algunos fines de semana. Es aquí cuando Celestina limpia, ordena, acomoda la casa y se pone presentable para recibir a Feliciano.

Para matar el tiempo platica horas enteras con las vecinas, ve telenovelas y a ratos va a la iglesia. Celestina no es ni buena ni mala más bien se deja llevar por el vaivén del viento, a veces es humilde, abnegada, amorosa, servicial y cariñosa, en otras es dura, envidiosa, malhumorada, taciturna, repelente e impredecible. Miente todo el tiempo, se miente a sí misma, y le miente a todo el mundo, según  la verdad que necesita creer

Generalmente está de buen humor, tiene sentido de la risa y es divertido platicar con ella, una de sus cualidades es que jamás moraliza con los problemas de los demás. Le cuenten lo que le cuenten es incapaz de juzgar o enjuiciar a quienes de muy buena voluntad le platican sus penas, es más aunque sea algo demasiado trágico ella le va hallar la parte divertida, si es algo que apena, ella lo va a volver trivial, y si tiene que ver con la moral, ella sin duda lo va a volver decoroso ante los ojos de todos. Es un orgullo contar con alguien como ella como amiga, ya que permite que uno respire y se relaje ante las exigencias de la sociedad. Es ideal sentir su respaldo si se tiene una aventurilla fuera del matrimonio, o si andas echando una canita al aire, o si de a tiro le estás viendo la oreja a alguien, ella te va apoyar en todo, pues pareciera que celebrase el que los demás impongan su propia ley  desde un simple trinquete al supermercado o hasta ponerle el cuerno a tu marido.

Como ha visto tantas telenovelas cuenta con un abundante repertorio histriónico para armar la trama que hace falta si te pescaron en la movida. Si debes enfrentar algún conflicto respecto a tus faltas cometidas ella seguramente encontrará la forma de voltear las cosas a tu favor y poner en evidencia a tu contrincante. Tiene muchas habilidades para construir escenarios donde puedas lucir tus dones protagónicos: papel de mártir de víctima, de payaso, de juez, conciliador, y porque no también de dictador. Si eres una de esas personas que se toma demasiado en serio la vida, si eres muy cumplidor, y te apegas mucho a las reglas sociales no te recomiendo su amistad, es imposible que ambas logren algún acuerdo. Verás el extremo de ella es que no tiene un criterio propio.

 Celestina pasa mucho tiempo con personas que pocas oportunidades de desarrollo logran, y  está enojada con la vida pues siente que le debe mucho, no se percata de lo poco que hace para obtener lo que cree que se merece. Siempre tiene al lado a quienes le resuelvan sus problemas, como tiene un carácter expansivo entra en confianza con la gente fácilmente, muchas veces cuando necesita de algo muy difícil ella ve como pero halla quien le brinde ayuda. Es nerviosa, pues esto es de familia, la mayoría de sus  hermanas se comen las uñas, y tienen reacciones exageradas ante sucesos insignificantes.

Últimamente se ha refugiado en el alcohol, si está tomando más de la cuenta. Siempre lo había hecho, a escondidas, en reuniones, pero ahora lo hace con frecuencia? Que necesita? Que busca y no encuentra? De que quisiera olvidar? Será que a ratos se da cuenta de tantas fechorías que ha hecho? Se dará cuenta de cómo ha destruido a gente, relaciones, oportunidades, buenos momentos, prestigio, buenas voluntades?

Celestina toma, toma hasta caer, hasta dormir, ahí en la casa que fuera de sus padres, una casa llena de recuerdos, de gritos, de risas, de juego, vienen a su mente cosas del pasado, gente de atrás aparecen mágicamente y Celestina tiene miedo, de perder la razón, pues también escucha cosas, demasiadas cosas para ser ciertas, cuchicheos, tronar la boca, tronar los dedos, guiñar un ojo, soltar la puerta, abrir la ventana, crujir de madera, rodar de canicas castañear los dientes. Tiene tantos pendientes con demasiada gente, que teme que un día vengan por ella los espíritus chocarreros. Cada día que pasa paga deudas con miedo, miedo a estar sola, pues cuando está acompañada se ahuyentan y van. Ella prefiere reír, cree que la risa los exorciza. Por eso se cuenta chistes, bromea con cosas serias, pero cuando viene el malhumor, ay diosito santo que tenga compasión de ella san Agapito. Ella tiene varios secretos, que adquieren caras, pelos dientes, y se convierten en máscaras que le  gritan y se burlan de ella todo el tiempo.

7543f10742693e6bd12213a44be84720

tvbas1