LAS MUJERES SABIAS NO SE DESTROZAN ENTRE SÍ

Las relaciones que mantenemos entre mujeres son despiadadas, marcadas por una competencia atroz, destructiva, corrosiva que lesiona la integridad de quienes entran en este juego. Hablamos mal, intrigamos, criticamos siempre unas en contra de otras. Es rarísimo que en las charlas de mujeres se edifique, se aporte algo provechoso para incrementar nuestra calidad de vida. El mundo globalizado nos ha vendido esta idea y está bien metida en nuestro subconsciente, toda la publicidad, programas, series, películas nos muestran el modelo de violencia para relacionarnos entre nosotras (“Tu tienes que ser la más hermosa”, “la más elegante”, “con el mejor buen gusto”, “la más sexi”, “la más glamorosa” :tienes que lograr que se retuerzan de envidia quienes te vean). Casi es una regla que el consumo de accesorios, alhajas, ropa, cosméticos, cirugías y todo aquello que engrandezca la apariencia física de una mujer se realiza con un solo propósito el de ponernos por encima de las otras. En estos juegos todos perdemos porque la dependencia que hay con el mundo del consumo a favor del anti-envejecimiento se incrementa, nadie quiere ser vieja, todas queremos la juventud para seguir estando vigentes. Esta separación en la que nos movemos es una estrategia que usa bien la mercadotecnia y sociedad en general, muy convenientemente, DIVIDE Y VENCERÁS es más si no existiese este vicio de relación no existiría la infidelidad. Quien se atrevería a quitarle el marido o novio a otra mujer a quien ve como su igual?
Los hombres lo saben, saben perfectamente de estos comportamientos entre nosotras y es por ello que se aprovechan, y lo hacen buscando una pareja que les satisfaga todos sus caprichos, no en balde ese dicho de que “ellos salen a buscar fuera aquello que no hay en casa” Pues hay la creencia de que nosotras debemos convertirnos en unas supe–mujeres dispuestas a lo que sea con tal de retener a nuestro hombre. Y ahí radica el gran mito, los hombres nos aman así como somos, sin caretas, sin poses, sin máscaras, porque aceptándonos así sin” maquillajes”, podemos aceptar a los demás en el mismo sentido nos quieren por lo que somos, por nuestra esencia y esta se nutre se SER, de permitirnos mostrarnos tal cual somos, valientes, hermosas, compasivas, vulnerables, amorosas, sensibles, poderosas y conectadas con nuestra energía femenina siempre dispuestas a acompañar y a dar incondicionalmente, con paciencia, prudencia, y generando en los demás algo maravilloso que se llama CONFIANZA .
Es vindicativo lograr conciencia de un cambio que resulta impostergable donde empoderemos a nuestra adulta positiva, como parte de un todo entre mujeres, propiciando relaciones constructivas de solidaridad, de apoyo, de empatía, sumando a nuestra lucha por un lugar digno dentro de nuestra sociedad.

graphicstock-four-cheerful-young-women-having-party-and-drinking-champagne-over-white-background_SOZ2yVw2g_SB_PM

DAR PROVIENE DEL SER

jose%20vicente%20gomez%20sandoval%20-%20tacano“Lo que no damos, nos lo quitamos”

A todos nos gusta recibir, supongo que a la mayoría, porque cuando alguien nos da promueve en nosotros el placer de ser reconocido, recordado, esto es haber estado en la mente del otro aunque sea por un instante. Dar proviene del ser, de nuestros anhelos del alma, Dar es entrega, empatía, compartirse, repartirse. ¿Pero que sucede con los que están incapacitados para dar?.. -si con los pobres de corazón, esto significa que no todos pueden dar, ya que puede cobrar significado de intercambio. “Yo te doy si me das” 

La mayoría de nosotros hemos tenido la oportunidad de relacionarnos con personas mezquinas que dicen no tener, no acostumbrar dar y no querer dar  . De donde proviene esta condición? Probablemente de la historia familiar de cada uno, quizá de la escucha de persistente del <no hay>, <no alcanza>, <no tenemos>, >nunca es suficiente> y muchas más .¿Te son familiares estas frases? Recuerdas cuando pedías a tus padres unos zapatos y se enojaban contigo por no haberlos cuidado más?, <que lata> respondían <pues tendrás que esperar hasta que haya dinero>, o si te pedían una cuota en la escuela, como empezaban a refunfuñar y a quejarse y decir que decididamente no estaban dispuestos a ser robados por la Institución, ¡Que mala relación has aprendido con el dinero! Frases como <pobres pero honrados> < pobres y felices> encierran creencias de que la gente adinerada no es honesta, quizá su riqueza se debe a sus tranzas y abusos.

Entonces   la felicidad está peleada con la riqueza. Se justifica así el conformismo, la falta de decisión y atrevimiento para emprender cosas grandes que nos lleven a lograr una economía superior.Estas palabras han sido grabadas en nuestro inconsciente y se han convertido en creencias limitantes que no nos permiten conectarnos con nuestra prosperidad, porque todos somos abundantes, nadie ha nacido con escasez, es más nuestro ser ya es abundancia y lo somos porque nos generamos muchos dones, y regalos   de nuestro universo.

Ser codo o agarrado viene de una carencia profunda que niega nuestro derecho a tener, pensamos que no merecemos recibir regalos o cosas por las que no hemos luchado, esto es un gran mito, recibimos y lo merecemos por el simple hecho de existir.

Nuestro universo es tan vasto que no limita a nadie en prosperidad, al parecer quienes nos limitamos somos nosotros y si constantemente decimos que no hay, pues no hay porque nuestras palabras tienen sustancia y se convierten en realidad, pero lo cierto es que la miseria proviene de muy adentro de nosotros, de esa parte que siente que no merece gastar, que no merece darse a sí mismo, de esa parte que cree  que invertir  es derrochar, que se debe guardar, que se debe ahorrar, y que gastar es malo. Lo malo es atesorar mientras se viven carencias, lo malo es tener guardado y vivir de forma miserable, lo malo es creer que nuestro patrimonio es nuestro, no nos damos cuenta de que somos solo administradores de un bien mayor, que nos ha sido encomendado por una inteligencia superior que confía de nuestra capacidad para repartir, para multiplicar, para crear bienestar, alegría, seguridad, y muchas otras cosas más.