EL BAILE DE LAS ESTRELLAS

 

brindis2

Fue en un pueblo con mar  en una fiesta de aquellas donde se come y se bebe al paso de cada quien,  y donde bailar quizá  es lo mejor. Y fue el azar o el destino quien conspiró a favor de dos almas que ávidas de cariño son tocadas por el amor, un amor bonito como cada uno lo soñó alguna vez.
Casi todos los asistentes a la fiesta cansados y somnolientos se apretujaban a la orilla de la chimenea, con copas de vino en la mano canturreaban, charlaban y la imaginación volaba con las figuras caprichosas que traza la leña al arder.
Nadie tenía ganas de bailar, excepto Carla y Mario que estaban probando calentar sus cuerpos con un poco de danza, una melodía sonaba melancólica y lejana y así enlazados uno con otro, se encontraron de frente y de perfil, la respiración de el en el hombro de ella no tardo en provocar sensaciones hacía mucho tiempo olvidadas, bailaron y bailaron hasta quedar exhaustos de vez en vez tomaban un poco de vino no hubo palabra alguna que mediara entre ellos, la expresividad de sus gestos tuvo su papel estelar, solo a través de sus miradas: algunas intensas, otras lánguidas, alargadas, contraídas, se iban besando la cara, los ojos, el pelo, narrando así de esta manera acerca de sus vacíos, quebrantamientos, de sus amores pasados, de la fe perdida, de la desesperación y el cansancio. Un lenguaje bien descifrado iba guiando este primer encuentro. Cuando la música exhalo su última nota probaron salir al jardín y un fino sendero los llevo a la entrada de un bosque, donde hallaron resguardo bajo un cielo tapizado de estrellas, Mario estrecho el cuerpo de Carla contra en suyo y le beso el cabello, y es cuando abrió los labios para contarle la historia de sus estrellas preferidas: los petibones, las iridionitas, las iliápodas y los restinianos. Carla se dejaba llevar sin oponer resistencia, parecía estar poseída por un raro encantamiento así que en éxtasis entraron en ella las palabras de Mario, el amanecer los sorprendió dormidos al pie de los pinos y cipreses que habían velado su sueño.

 

 

7afea-825-1024x768

 

 

Pasaron varios días hasta que una tarde el destino trazó una feliz coincidencia ambos llegaron para ver atardecer en un bar que se ubicaba frente a la bahía, desde ahí la vista era primorosa, una que otra pareja por aquí y por allá con bebidas de colores brillantes.
Carla de espaldas miraba cómo las olas se estrellaban en el acantilado, abstraída no se percató de que una mano se acercó con familiaridad a su espalda y la enlazó, se miró en los ojos de Mario y fue tal la conexión que se iluminó entera, así también Mario quien la veía con gran embeleso. Permanecieron mirando, callados y cercanos hasta que anocheció, entonces él la acercó suavemente hacia sí y le beso otra vez los ojos, y le murmuró palabras y la volvió abrazar ahora no solo con la mirada, también entre sus fuertes brazos. .la moneda estaba echada, se supieron que eran el uno para el otro, que nunca más volverían a separar, que se habían buscado por largos caminos, de horas luz surcados de estrellas, -sus estrellas- quienes los habían guiado hasta aquí. Esa noche permanecieron juntos nuevamente, descifrando miradas, instalando silencios, usando todo su mejor repertorio porque no querían despertar del sueño de haberse encontrado.
Llevan juntos tres años, ella se ve imponente y majestuosa, el desenfadado y ligero. Cuanto han crecido, pareciese que estar juntos hubiese borrado de sus rostros tanta tristeza resignada. Juntos han publicado un manual de exploración del universo, incluyendo ahora historias acerca de pretea, lisbelulita, bisheha, y kaviriopón . Siguen yendo a bailar y se van volviendo líderes con sus novedosas tendencias de baile, -ella sonríe y le dice con miradas cuanto lo ama-, -él se sabe amado y es el hombre más feliz-, aquel bosquecillo donde se acunaron por primera vez es uno de sus lugares preferidos donde recostados siguen tejiendo historias alrededor de sus nuevas estrellas.

 

 

 

 

CUANDO YO ME QUIERA

apego

 

Esa sensación hermosa de sentirme plena cuando estoy con alguien es mía, me pertenece, de mi depende como quiero estar con ese ser único y especial con quien elijo conecto mi alma.
Sentir mariposas en el estómago, los brincos de mi corazón, transpirar, enmudecer, comunicar con miradas, jugar con las manos, el cabello, son manifestaciones de mi cuerpo que se alegra por la cercanía de alguien en quien estoy depositando muchas de mis idealizaciones, creo que esta es la persona que  merece mi amor, con la que me abro y le doy permiso de que  entre a mi mundo. Y mucho de lo que yo creo que pertenece a esa persona es mío, es un personaje fabricado en mi mente, a la medida de lo que ando buscando.
Es la suma de mis relaciones anteriores, en él se condensan las mejores virtudes de personas que han formado parte de mí, de mi vida y de mis emociones, sensaciones y percepciones.
En alguna parte de mí, en algún momento preciso, quizá desde mi inconciencia, he dado instrucciones a mi cerebro para ser parte de esta experiencia de enamoramiento en la cual participo, desde toda mi historia personal, y muchas veces entraré en conflicto, e insatisfacción, porque demando del otro un paquete de cosas que están en mis manos el darme. Pero como tengo la arraigada creencia de que una pareja viene para completarme, entonces yo le cedo todo mi poder y enumero  los motivos por los cuales está en mi vida, le hago responsable de mil expectativas, lo convierto en un rehén afectivo; es él quien me hará feliz, me sorprenderá, llenará mis vacíos y carencias, sanará mis heridas, me alejará del sufrimiento, me inundará de luz, y jamás deseare volver a estar sola.

El amor no está fuera de mí.

 

maxresdefault

El amor de mi vida soy yo. Me doy todo lo que siempre desee, cada vez que que lo necesito, no a ratos ni a migajas, es total.
En la medida en que me convierto en mi mejor compañía, puedo  gozar, apreciar y valorar todo aquello que me hace única y especial. Y a su vez puedo ser amistosa con mis debilidades, pues también me se perdonar en aquello  que antes reclamaba una y otra vez, esa parte donde se escondía mi verdugo. Nunca más  un amor con dudas e inseguridades sino en plena confianza.
Me amo sin importar las veces que tropiece, porque se que después de las caídas con más fuerza me levanto.
Ser yo  tan auténticamente feliz para sentirme  plena. un ser que se encuentra bien solo y la compañía es por hoy una elección, esto es nadie es indispensable para que pueda mostrarme a mi entera libertad.

Y cuando aprendo a estar totalmente bien conmigo sin extrañar nada fuera de mí, es entonces que estoy preparada para conectar con alguien en las mismas circunstancias que yo, con quien puedo iniciar un viaje de crecimiento y descubrimiento mutuo siendo cada quien nuestro gran amor, el amor de nuestra vida.

brindis2