VOLVER A SENTIR

 

 

Hombres y mujeres después de los cincuenta experimentan sentimientos de inutilidad cuando dejan de ser productivos pues habiendo cumplido: las mujeres con la crianza de los hijos y los hombres con prodigarse un patrimonio, creen que hasta ahí ha concluido su paso por este planeta. Tanta es la influencia que hijos tienen sobre sus padres porque los empiezan a subestimar, les dicen viejos, más aún con apodos que los denigran, se sitúan por encima de ellos, en una palabra hay un cierto menosprecio hacia su vitalidad porque midiendo fuerzas hay mucha desventajas. Los hijos tienen el vigor, los padres la sabiduría. En el caso de las mujeres son vistas como sus cuidadoras de tiempo completo ya que deben vigilar y alimentar a los hijos y nietos.
Así también toda el mundo del consumo está orientado a las personas jóvenes, a cuerpos atléticos, esbeltos, piel firme, con todo en su lugar. Entonces una mujer en esta fase experimenta su impotencia al no poder competir con este tipo de mujeres que representan una arrolladora oferta cuantitativa.
Las mujeres hemos deambulado por nuestra existencia cumpliendo a la perfección el rol de esposas, madres, hermanas e hijas, nos conformamos con sobrevivir a expensas de los logros de nuestros hijos, marido, nietos y al que poca importancia le damos es al de ser mujeres, nuestros anhelos, nuestros sueños los hemos ido traicionando, hemos renunciado a sentir placer, a buscarlo y a prodigarlo también, Cuando concluimos nuestra vida sexual porque dejamos de gustar, porque ya no hay atracción y el fuego se ha apagado nos refugiamos en dar atención a los demás. Si somos solteras recicladas nos negamos la oportunidad de una vida afectiva plena, de atrevernos a probar una nueva relación amorosa, volver a experimentar nuestra sensualidad, nos avergüenza nuestro cuerpo, somos sensibles al qué dirán. Es así como sepultamos un ámbito de nuestra vida inmenso en creatividad, en ternura, en experimentarnos deseadas y amadas. Porque ciertamente el amor nunca termina y nuestro apetito sexual, y el vigor solo se transforman. Lo mejor de tener una pareja es un incremento en la vitalidad, en la autoestima y la confianza.
Si porque somos mujeres en toda la extensión de la palabra. Una mujer que practica algún deporte, se mantiene en forma, que cuida su salud, que es moderna, que busca actualizarse y que es activa socialmente, que pertenece a muchos grupos y que se sabe consentir es una mujer plena entre los cincuenta sesenta años tiene mucho que ofrecer y sabe también recibir. Mujeres que ya no tienen miedo al embarazo, que son dueñas de su tiempo, que han roto con esquemas de represión, que se informan, que conocen su cuerpo, que reconocen sus necesidades, que han aprendido a ser compañeras, amigas y amantes.

 


Atrevernos a confrontar nuestras creencias que nos mantienen estancadas y reprimidas, revisar nuestra educación sexual y modificarla si es necesario, atrevernos a superarnos académicamente, hacer a un lado el qué dirán, dejar de co-depender de nuestros familiares cercanos, revisar nuestros mitos y tabúes respecto al amor y la sexualidad, recordar nuestros sueños, darnos permiso de explorar, de vivir, de emerger, de meter la pata, pero finalmente atreviéndonos a vivir.
Que bueno sería promover una cultura al rescate de esta esfera de la vida, Que hubiese más mujeres satisfechas, más mujeres que se saben amadas, más mujeres aferradas a vibrar con la vida, porque estoy segura que el mundo sería diferente, quizá el amor irrumpiese de manera sonora, vibrante amorosa, fecunda, prospera y luminosa.

 

thBN829S3I

 

ES MÁS LO QUE NOS UNE QUE LO QUE NOS SEPARA

 

enojo-3

Hombres y mujeres se quejan del poco entendimiento que hay entre sí, porque existe la expectativa de que cada uno debe responder exactamente igual al otro. De tal forma que se enfrascan en batallas interminables por cosas que rayan en lo absurdo, por ejemplo: ¿porqué ellos no llaman para explicar dónde están?, ellas porque si le dicen al esposo “decídelo tú”, terminan imponiendo su voluntad?. Porque ellos no expresan sus sentimientos y todo se lo guardan, en cambio las mujeres nunca paran de hablar, casi, casi hay que amordazarlas para que se callen
Porque ellos quieren sexo a libre demanda y ellas pueden prescindir de él por semanas, Porqué ellas se preocupan por todo y tienen cambios de humor, y ellos son más ecuánimes y tienen una tendencia a permanecer estables, porque una mujer puede atender varias cosas a la vez y él solo una? Si, somos biológicamente similares, usamos las mismas palabras, compartimos el mismo espacio geográfico, pero nuestros códigos de comportamiento y valores existenciales difieren radicalmente.

thML92W6YF
Hombres y mujeres fuimos creados con estructuras similares pero no idénticas porque cada género cumple una función distinta. Desde nuestra fisiología corporal, nuestra forma de pensar, de reaccionar, de trabajar, de relacionarnos y de darnos a los demás.
Y aunque en los tiempos actuales existe una sórdida competencia abastecida por acciones de emancipación de las mujeres y auspiciada por todos los medios de comunicación y la mercadotecnia, originalmente fuimos hechos para complementarnos y para facilitar la supervivencia de la especie.
A las mujeres les comunica la palabra; a los hombres la acción, el lenguaje masculino da preferencia a temas concretos que explican cómo funcionan las cosas y el mundo exterior, son objetivos y prácticos, la mujer habla de lo cotidiano, desde su emocionalidad interior.
La lingüista Deborah Tannen (2007) explica que desde la infancia, las mujeres utilizan el lenguaje básicamente para buscar la confirmación del otro y afianzar su intimidad.
Louan Brizendine (2008) descubrió que el impulso sexual es 2.5 veces mayor en el hombre que en la mujer.(está ubicado en el área pre-óptica del cerebro) El hombre necesita de este mismo para experimentar su sexualidad, también para ir hacia el mundo, hacer valer su fuerza y conquistar, entre otras muchas capacidades que derivan de la energía sexual como el empuje, el valor, el coraje, creatividad, iniciativa y dirección clara.

Varios estudios han demostrado que el “cableado” cerebral del hombre es muy distinto al de la mujer, que muchas veces ante las mismas situaciones o tareas se activan diferentes zonas neuronales en cada caso y que esto puede ser la causa de la variación de comportamientos, más allá de la influencia social y cultural.

Las hormonas juegan un papel importante en la depresión femenina, pues actuan de manera importante a lo largo de sus vidas. Algunas investigaciones han demostrado que las hormonas afectan directamente la secreción de neurotransmisores en el cerebro, los cuales controlan los estados de ánimo y las emociones.
Porque ellos voltean a ver a las mujeres? Al parecer, eso puede deberse a que el campo de visión del hombre se asemeja a un “túnel”, es decir, solo ven lo que tienen enfrente, mientras que la mujer tiene una visión más panorámica.
Es importante destacar que no somos contendientes de nuestra historia, de que no podemos ni debemos entablar relaciones de competencia, un buen entendimiento de pareja necesita colaboración, complemento, apoyo mutuo, tolerancia ante nuestras limitaciones , paciencia para apoyar el aprendizaje mutuo y respeto de nuestras diferencias.
Aunque hombre y mujer coincidimos en que formamos parte de la misma especie, y podemos considerar que es más lo que nos une que lo que nos separan.