PERVERSIONES EN LAS RELACIONES DE PAREJA


Cuando tu mi cónyuge, compañero o pareja me das dinero para el gasto, te haces cargo de las cuentas, resuelves las descomposturas de: plomería, carpintería, herrería y otros más. Cuando reparas el auto y recurro a ti para que me saques de cualquier imprevisto, cuando me llevas a cenar, cuando me dejas la última palabra en cualquier decisión, cuando procuras mi satisfacción sexual por encima de la tuya. Cuando no paro de hablar y no dices nada, Yo asumo que estas todas son tus obligaciones en tu papel de hombre, de proveedor, de jefe de familia, que todo es parte de tu rol y nunca te hago un reconocimiento de lo bien que haces las cosas, de tu mejor intención de que yo esté contenta, de que nuestros hijos no carezcan de nada, pero jamás me pregunto ni te pregunto cómo estás? ¿Cómo te sientes contigo, con tu trabajo, con nosotros?….tampoco te digo cuánto me gustas, ni lo bien que me hacen tus cuidados, tu ternura, tu protección, tu sonrisas, tus silencios y me guardo muchas cosas porque tengo la creencia de que eso no se debe decir, a lo mejor tu lo adivinas y eso basta. Pido, vuelvo a pedir, nunca estoy satisfecha, te extorsiono de mil maneras, siempre quiero más, tu eres mi cajero automático, mi chequera, soy un barril sin fondo, para eso te tengo, no quiero saber que tienes que hacer para traer dinero a la casa, o si tienes que doblar turno, pedir prestado, y aparte de todo llegas a casa y pongo cara de sargento, si estoy viendo mi serie preferida ni siquiera me levanto para darte un beso, una sonrisa, un apapacho, es más te digo “sírvete de cenar ahí hay”.Y si además deseas que tengamos relaciones íntimas me invento un dolor de cabeza y mil patrañas más.

Nuestras relaciones de pareja parecieran ser de amor-odio, Nos percibimos como enemigos, siempre a la defensiva, esperando zarpazos, arañazos y puñaladas por la espalda.
¿De dónde proviene esta forma de relacionarnos?
Proviene de nuestro trans-generacional femenino, subyacen en nuestra memoria las historias de ultraje, de abuso sexual, de ser tratadas como animales, de las épocas en que las mujeres solo servían para hacerles hijos, para usarlas, para dominarlas, maltratarlas, matarlas. Memorias que necesitamos reconocer, identificar y sanar. Memorias que se deben romper y con ello frenar en nuestra historia actual para dejar de repetirlas. Demasiadas mujeres no están conscientes de cómo provocan la parte instintiva de su pareja ya sea con actitudes: manipuladoras, chantajistas, de menosprecio. De sometimiento, de abuso y muchas otras más.
Después pasan a jugar el rol de víctima, incapaces de reconocer a la “perra” que traen adentro y que se asoma de vez en vez para corromper la relación.
Existe una parte sabia en cada mujer, que necesita ser despertada y alimentada, que necesita ser nutrida para después empoderarla y poner en alto las mejores cualidades femeninas como son el amor, la ternura, la empatía, la confianza, la protección, la alegría, la tolerancia etc. porque de tanto defendernos de los hombres, de tanta competencia con ellos no nos hemos dado la oportunidad de convertirnos en adultas positivas dispuestas a propiciar relaciones más igualitarias, más generosas, más amorosas, relaciones que nos llenen el corazón y permitan evolucionar de forma individual, de pareja como familias y como sociedad.

Acuerdos que atan y matan

pequenosgigantes_big

 

Desde la P N L estar programados equivale a haber guardado datos…¿de quién? obviamente de una figura de autoridad, un ejemplo de ello sería lo que nuestra madre nos ha dicho : “te enfermas porque no me haces caso”, ”Tienes que cuidar de tus hermanos”, “los niños que son conformes son los mejores”, “tú me vas a matar con tu desobediencia”, “búscate un hombre que valga la pena”. Estos decretos constituyen creencias encadenadas no lógicas que dominan nuestra vida ya que no son observables a simple vista, casi siempre subyacen a nuestra estructura superficial, pero se hacen visibles por la forma en que hablamos, la forma en que se dicen las cosas, ejemplo (Uno de mis defectos es ser muy aprehensiva)…..quién lo puso en mi cabeza? Papá, mamá, mi pareja, algún profesor? -es así como emergen de nuestra estructura profunda o subconsciente-.

“La programación se realiza de diferentes maneras ya sea en forma seductora, en forma de amenaza, de consejo, como dar instrucciones o chantaje. y conlleva distintos personajes: el niño interior, el padre o adulto interior y la relación   interior. Se le llama “niño interior” a la parte de la personalidad que representa todos los sentimientos y experiencias infantiles, al “adulto interior” al padre a quien nos parecemos, y “compañero interior” a la persona con quien repetimos la relación programada y a la “relación interior” a la manera programada de relacionarnos”.

Casi nadie está consciente de las actitudes que asume mientras se relaciona ejemplo: como alguien desamparado, como alguien con poder, dominante, pasivo, permisivo, soberbio, humilde etc.

Fue durante nuestra infancia que experimentamos circunstancias y emociones, quizá harto desagradables, mismas que tuvimos que aprender a reprimir. Ya adultos repetiremos automáticamente dichas emociones, y de aquí en adelante nos van a controlar.

Somos programados a través de las creencias que sostienen nuestros familiares, educadores y figuras con autoridad sobre nosotros. Dichas creencias no son verdaderas en la mayoría de los casos, sin embargo son cercos que delimitan conductas en todas las personas. Si por ejemplo mi creencia es todos los hombres son infieles, entonces lo que yo voy a encontrar y atraer para mí son este tipo de hombres.

Existen creencias limitantes pero también las hay liberadoras. Las creencias limitantes te restan poder, te inhiben, las utilizas para justificar tu pasividad. Las liberadoras en cambio estimulan tu iniciativa y te ayudan a superarte. Cuando quieres quitar una creencia que te perjudica: (En nuestra familia nunca ha habido divorcios) debes substituirla por otra liberadora:(Tengo derecho a decidir con quiero pasar el resto de mi vida)

“Las razones por las que escogemos cualquier cosa, desde el sabor de una bebida, hasta la persona con la cual planeamos pasar el resto de nuestras vidas, no son el resultado de lo que deseamos, sino de cómo estamos programados subconscientemente para atraer o evitar, seleccionar o rechazar, aquello que decimos desear”

“La mayoría de nuestras preferencias no provienen de nuestra mente consciente, no son una elección, la mente subconsciente es la que se encarga de escoger la relación perfecta para ti Tendemos a elegir de manera consistente, al mismo tipo de persona con la que hemos tenido problemas en relaciones previas.”

“Elegimos a una persona que nos recordará a uno de nuestros padres, con la cual volveremos a reproducir y vivir las mismas situaciones que conocemos, sean agradables o no, y si no intenta definir a cada uno, a tu padre y a tu pareja, ve que aspectos tienen en común.”

Lo que determina la selección de pareja no es cómo fueron mis padres conmigo, sino cómo fueron el uno con el otro durante mi temprana infancia, la forma en que se relacionaban, maltrataban, enojaban, castigaban, acariciaban, reían y divertían.

“Siendo que cada persona se parece más a uno de los dos padres (padre o adulto interior), que al otro, buscará a una persona que se parezca al otro padre (compañero interior), sea que haya sido buena, mala o espantosa. Ese es el motivo por el cual uno repite patrones. Aunque se haya jurado nunca hacerlo”. Es un condicionamiento subconsciente, por eso uno no se da cuenta en qué momento eligió lo mismo. Date cuenta que tu madre y tu esposa se parecen, y posiblemente tu cuñado y tu papá.

Si de niño escuchabas con frecuencia: <no te lo mereces>, <eres malo>, <no sirves para nada>, <dios te va a castigar>, <deberías ser como tu hermano>, <nunca llegarás lejos>,< tu obligación es quedarte a cuidar de nosotros>.No es de extrañar que todos estos condicionamientos te estén impidiendo ser exitoso,  dejar a tu familia, emprender algo grande que experimentes culpa, ,etc. Todo esto está grabado en el subconsciente y hay que removerlo. Es muy probable que desconozcas todo aquello que te mantiene atorado.

Expertos en constelaciones familiares y PNL son los indicados para hacer modificaciones a las creencias que te dañan.

La ciencia de la vida Lucie Perrault México 2014 tu libro en 21 día spp-73-79

 

dulceros-de-payaso-3411-MLM4277568597_052013-F

Si algo se repite, tiene que ver con tu plan evolutivo

 

untitledEn cada familia persisten particulares maneras de entender y afrontar el mundo, algunas logran cierto grado de bienestar, otras más no demasiado. No hay familias perfectas, en todas hay desacuerdos, situaciones que negociar, problemas de comunicación, dificultades en el dar y recibir, emociones aflictivas como son los  enojos, tristezas, hostilidad, desaliento, desesperación.  Así también secretos muy bien guardados. Muchos de los problemas con nuestro clan familiar (llamados también transgeneracionales)  provienen de nuestros ancestros dado que ellos no pudieron resolverlos. Cada uno de nosotros vino a algo concreto y es a romper con una cadena de conflictos que han ido encadenando generación tras generación .

Todos los seres humanos hemos nacido de dos polos opuestos, hombre y mujer, somos la creación perfecta del universo, nuestros padres enriquecen y nos aportan abundante información proveniente de nuestros ancestros, es así como venimos al mundo para continuar una serie de tradiciones: creencias, saberes, pensamientos y actitudes. El sentido de pertenencia es tan fuerte que a veces estamos dispuestos a hacer lo que sea (enfermar por ejemplo, renunciar a la riqueza, o a una vocación) con tal de quedar dentro del clan  familiar. La energía que nos alimenta es la del clan familiar inscrita en nuestros genes. Lo que yo recibo de mis padres, mis padres me dan; mi madre me da incondicionalmente, y a través de ella aprendo a recibir. Mi padre da siempre y cuando haga bien las cosas, esto es a condición de algo. Mi madre se representa por mi lado izquierdo, mi padre por el derecho, representan ambos una analogía de mis dos hemisferios cerebrales

th0II78QJ2

Todos surgimos como un retoño en un árbol espiritual universal; este árbol une a todos los seres humanos con sus raíces. Cada uno de nosotros debe aprender a convertirse en un dirigente que de amor, cuidados y alimento a la preciosa vida que le ha sido otorgada. La manera como usamos nuestra esencia espiritual demuestra el valor que le damos a la vida, las conexiones físicas con nuestra espiritualidad están bien resguardadas en nuestras semillas humanas.



constelaciones-familiares
Cada generación está marcada para seguir un patrón de comportamientos, los mismos que generaciones anteriores han ido reproduciendo. Cada familia debe aprender como continuar la tradición(o bien romper con ella).  Si la tradición dice que debe haber madres solteras, eso se me va a inculcar desde pequeña, de forma indirecta, a través de actitudes, de mensajes dirigidos a mi inconsciente. Una familia es un cosmos donde se adoctrina de manera sistemática con creencias, demandas, y contratos todo lo que mi familia cree, piensa, hace, dice planea y ejecuta de manera consciente e inconsciente, esto significa que muchas familias desconocen cuáles son las tradiciones que siguen y solo las conservan de forma automática, pues no han podido confrontarlas con las condiciones imperantes de la realidad actual.

th


Por ejemplo si mi abuela y mi madre tuvieron relaciones de odio, es muy probable que yo las continúe pues ellas no serán ejemplos amorosos a imitar. Pero si yo no deseo odiar a mi madre, debo aprender a relacionarme de otras formas y a entrenar mis sentimientos para no continuar en ese esquema, además de perdonarme y perdonarla por tan dura lección. Además debo identificar mis creencias, como surgieron y de qué forma las sigo perpetrando. Cada miembro de la familia tiene la facultad de elegir ser una copia renunciando a sus sueños o reinventarse en una forma singular lo cual es permisible. Lo deseable es HONRAR  a los padres, agradecer su legado y pedir permiso para caminar en otro sentido. Cuando hay desagrado, rechazo, y a veces repudio de las herencias ancestrales, se está renunciando a la energía cósmica que nos motiva a crecer. Esto significa que la energía que sustenta mi existencia proviene de los seres que me dieron la vida, cuando hay odio hacia ellos, de forma implícita me estoy odiando a mi mismo,  de ellos nos viene nuestro poder personal. Todo aquello criticable en mis padres, es algo que de forma inconsciente voy a repetir, , mi trabajo en esta vida no consiste en hacerlos que cambien, quien debe evolucionar soy yo. Esta vida que me fue otorgada por mis padres es para que yo evolucione y ellos me están dando las condiciones idóneas para que yo aprenda lo que vine a aprender. Mi herencia familiar son todas las vivencias y experiencias que me tocó vivir, positivas y negativas, agradables y desagradables, son el legado que yo debo recibir y aceptar para estar bien con mi clan familiar.
El enfoque sistémico nos enseña que, además de tener una identidad individual, formamos parte de un colectivo mayor. Todos estamos insertados en una mente común mayor. Una Alma Familiar que establece reglas, una de ellas es amar a nuestros padres y combatir la debilidad de sacrificarnos por nuestros mayores creyendo falsamente que así los rescatamos.Si deseas alinear tu energía de forma armónica acude a un centro de constelaciones familiares para recibir la ayuda que requieras. Nuestro equilibrio individual se relaciona con nuestra energía, del cómo está alineada.

Sigue leyendo