Cómo se originan los miedos y que podemos hacer para enfrentarlos

ththYPYU8644

 

El miedo es uno de los sentimientos más adversos que dominan la sociedad actual. Tanto el temor que nace de las circunstancias colectivas (desastres climatológicos, crisis económicas galopantes, guerras, aumento de la violencia y criminalidad) como los que surgen del interior nuestro (fobia, ansiedad, terror, angustia, pánico, incertidumbre). Con la creciente influencia de los medios de comunicación, se ha logrado mediatizar a las grandes mayorías mediante un incesante bombardeo con noticias salpicadas de violencia con sesgos tendenciosos para hacer parecer más terribles de lo que en realidad son.
El miedo como respuesta de lucha o huida al estrés se originó con nuestros primeros ancestros, que debieron enfrentarse a amenazas que podían poner en riesgo su existencia. Se localiza en la parte más primitiva de nuestro cerebro, la que es responsable de enviarnos señales de alerta y de protegernos del peligro, de mantenernos a salvo y con vida.

untitledth1296UI1A

El miedo actualmente es el resultado de teñir el hecho presente con ideas, imágenes y experiencias negativas dolorosas o frustrantes de nuestro pasado construidas sobre la base de un almacén de recuerdos personales que cada uno alberga, llamado memoria, lo que no podemos descartar es que la mayoría son interpretaciones de sucesos exagerados o imaginarios.
Los Miedos más frecuentes: miedo al éxito, a la muerte, al fracaso, al compromiso, a la intimidad, a volar, a las alturas, a las arañas a hablar en público, a la obscuridad, a la soledad, entre otros más.
Analicemos el primero: el éxito se asocia con la responsabilidad y nos lleva al compromiso, trabajo y esfuerzo; por tanto rompe con la dependencia hacia algo o alguien. En pocas palabras es temor a la acción. Esta nos enfrenta a situaciones nuevas que nos alejan de la zona de confort en la que estamos. Las creencias deformadas que tenemos sobre el futuro lo vuelven intimidante y provocan que nos quedemos estacionados y lo justificamos diciendo “más vale malo conocido que bueno por conocer”, pero recuerda, “el que no arriesga, no gana.
“Y aunque el miedo parece tener muchas causas:. pero en últimas el miedo es el miedo del ego a la muerte, a la aniquilación. Para el ego la muerte está siempre a la vuelta de la esquina. En este estado de identificación con la mente, el miedo a la muerte afecta todos los aspectos de su vida. Por ejemplo algo que aparentemente resulta “trivial” y “normal” como la necesidad compulsiva de tener razón en una discusión, y hacer ver que el otro está equivocado-defendiendo la posición mental con la que usted se ha identificado-se debe al miedo a la muerte”

thAC9782YI
Goleman en su texto el cerebro y la inteligencia emocional revisa la anatomía del cerebro y propone: “la amígdala es el punto desencadenante de la angustia, la ira, el impulso, el miedo, etc. Cuando ese circuito toma las riendas actúa como el “jefe malo” y nos conduce a realizar acciones de las que más tarde podemos arrepentirnos. La amígdala es el radar que detecta los peligros, si detecta una amenaza, en un instante toma el mando del resto del cerebro (en especial del córtex prefrontal) y sufrimos lo que se conoce como un secuestro amigdalar, la memoria deja de funcionar con normalidad, perdemos concentración y capacidad de aprendizaje. Al activarse este sistema de alarma sufrimos la clásica respuesta de lucha, huida o paralización, significa que la amígdala ha puesto en funcionamiento el eje hipotalámico hipofisiario, suprarrenal y el cuerpo sufre una descarga de hormonas del estrés, sobretodo cortisol y adrenalina. Resulta relevante aclara que la amígdala se equivoca con frecuencia, comete errores a menudo, en especial en la vida moderna, donde los peligros son simbólicos y no amenazas físicas”(3)
Las personas mayormente susceptibles al miedo son: las que han recibido maltrato psicológico, las que han enfrentado robos, las que cursan con trastornos nerviosos, las que son excesivamente perfeccionistas, , las que no practican ejercicio físico, las que viven en ambientes tóxicos con reglas confusas, de descalificación e invisibilidad. Las que tienen pensamiento mágico y dan explicaciones ilógicas a sucesos fuera de su comprensión, las que, las que guardan mucha culpa, odio, y resentimiento. En fin aquellas personas que se dejan arrastrar instintivamente por sus emociones y todas aquellas faltas de confianza en su ser interno y en la inteligencia divina.

Cuando hacemos frente a nuestros miedos, y entrenamos nuestra mente para restarles fuerza, o bien pedimos ayuda y recurrimos a terapias basadas en la inteligencia emocional (PNL, terapia cognitiva, hipnosis entre otras) ganamos autoestima, hay una sensación de autorrealización y ya nada nos podrá detener para lograr lo que más deseamos y merecemos.
Te invito a enfrentar tus miedos:
|”.-Cierra los ojos un momento y siente el miedo. ¿En qué parte del cuerpo lo sientes? Cércalo, no permitas que recorra todo el cuerpo, te dominará, tenlo en la mira. TÚ mandas. Sintiendo el miedo has lo siguiente:
2.-Pregúntate. Cierra los ojos para contestar. ¿A que le tengo miedo?.¿Qué puedo perder? ¿Sobreviviré con esta consecuencia?, lo más seguro es que si, rara vez se pierde o se gana todo ¿Qué puedo ganar? Después de obtener las respuestas es muy importante que te preguntes, ¿cuáles son las probabilidades de ganar más?: dando un paso hacia mi meta o quedándome paralizado sin ella?
Ponle nombre. Una vez que identificamos algo por su nombre, se vuelve algo ajeno a nosotros, disminuye de tamaño y es más fácil de vencer.
Ejemplo: a lo que le tengo miedo es a sentirme insuficiente y no digno de ser amado. Por lo que llamo a mi miedo “sentirme insuficiente”. Si permito que me domine este miedo es seguro que me sentiré insuficiente por no lograr lo que deseo, ya estoy viviendo eso a que tengo miedo.
Cuando lo identifico y le pongo nombre, el miedo pierde fuerza y gano confianza en mí mismo, me doy cuenta ahora de que lo que hago no puede disgustar a todas las personas; puede desagradar a algunas pero no a todas”(2)

 

Sigue leyendo

El día que no compro me siento mal

 

thMDN228C7Comprar produce un placer indescriptible, sobre todo cuando lo hacemos impulsivamente, pues resulta un poco amargo razonar ¿el por qué queremos una blusa más? si tenemos guardadas treinta, de las cuales solo cinco usamos con frecuencia.
Demasiada gente acude a tiendas cuando se siente ansiosa, triste, deprimida y sola. Entonces compra, compra y sigue comprando cosas que no necesita, que ya tiene, o que resultan excesivas. Si comprar requiere cierta dosis de inconciencia, tiene que ver con un ego al que necesitamos alimentar. Sabernos importantes, que somos alguien, que elegimos libremente, que asumimos nuestro gran poder con solo firmar.
En el mundo globalizado que habitamos somos equis y al parecer dejamos de serlo cuando un vendedor nos llama por nuestro nombre y apellido, salimos del anonimato para surgir como un don Enrique o Doctor Ruvalcaba, o Licenciado fulano. Nuestra hambre de pertenencia entra en escena, aunque esa necesidad de encajar en una sociedad post moderna nos obligue a acumular cosas.
Que saciamos cuando compramos? El sentirnos separados de los demás? El querer llenar uno o varios vacíos en lo más profundo de nuestro ser? El creer que al darnos nos estamos amando porque así dice el eslogan” “porque te lo mereces”, creer que lo adquirido nos vuelve interesantes, más populares, más guapos, atractivos y modernos?
Desear y necesitar no es igual, sin embargo frecuentemente decimos voy a tal o cual tienda porque necesito un vestido, como si tuviésemos una carencia. Nuestros deseos toman las riendas de muchas decisiones, porque lo hacemos desde nuestra esfera emocional.
Sin embargo cuando compramos algo, más bien estamos pagando por intangibles como son la belleza, la inteligencia, la pertenencia, el poder, la autenticidad y muchos otros más. Finalmente el comprar significa un estilo de vida.

th9JNFWFD0

Para April Lane Bénson experta en el tema: “Tener más cosas no significa ser más feliz, sino ir más pesado. Lo que consumimos termina consumiéndonos”.
Es en la década de los noventa cuando la escritora Guadalupe Loaeza en sus libros: las niñas bien, las reinas de Polanco, Debo luego sufro y otros más, hace un análisis concienzudo sobre este fenómeno del consumo en todos sus niveles: no solo de cosas, también de diversión, de ocio, tiempo libre, de lugares donde se exhiben los bienes que dan estatus tales como son: salas de espectáculos, clubes, restaurantes, y todos aquellos donde transcurre la vida de una burguesía que nuestra querida escritora retrata con sentido del humor ameno e ingenioso. He aquí un párrafo en la presentación de Debo luego sufro: ” Guadalupe Loaeza ha creado personajes que les aqueja un mal tipificado por los psiquiatras como trastorno del control de los impulsos: compulsive shopping; buscan mediante las compras, subsanar carencias esenciales: la falta de un sentido concreto para sus vidas, de un auténtico conocimiento de quienes son y quienes les rodean. Pero esta es una conducta contraproducente. A las aflicciones radicales por el destino de la existencia, se suma el horror de los vauchers, de las fechas límite, de ser fichado en la versión moderna del Santo Oficio; El Buro Nacional de crédito”. (1)
“La era del vacío significa, en lo más profundo, la derrota de las grandes ideologías, de la historia, y al mismo tiempo, el advenimiento de un nuevo individualismo, marcado por el culto de la autonomía individual del cuerpo, por el culto del placer. Este proceso tiene como resultado un fenómeno de ansiedad y de comunicación de esa ansiedad. Esta nueva faceta del individualismo continúa desde hace varias décadas porque la sociedad de consumo y la comunicación se desarrolla siempre y cuando las grandes ideologías ya no pueden regresar. Vivimos una época marcada por el derrumbe de las grandes ideologías y las tradiciones, . Ya no existe el orden social y religioso que lo guiaba y que, de cierta manera le ayudaba a vivir”.(2)

thFEGMIA6V

 

 

thFLUO47Y3 Sigue leyendo

Quién manda en nosotros?

 

 

tv

 

 

 

Hasta que apareció la televisión y se popularizo, casi toda la gente se daba la oportunidad de interactuar: se reunía, había  convivencias y fiestas donde abundaba  el dialogo, las sobremesas eran  indispensables pues ahí se revisaba el acontecer de cada día, padres, hijos, abuelos estaban enterados de las vicisitudes que a cada elemento de la familia le sucedían.

Pero llegó  un día  en que la televisión se apoderó del mejor lugar de cada casa, recibiendo horas incontables de atención y de sometimiento. Los niños y adultos empezaron a reñir para ver quien conquistaba su programa preferido ya sea a base de fuerza, de negociación y muchas otras de la imposición. Cada alcoba  debería estar muy bien equipada con una televisión para poder verla a libre demanda.

Hemos cedido nuestro poder a un aparato que durante horas y horas adoctrina, controla, manipula, contamina y determina sobre nuestra vida y la de todos: sus gustos, creencias, preferencias y deseos, pues nos va moldeando según los intereses de las élites de poder

Cómo se informa la gente en México?
80% televisión; 12% radio; 6% periódicos y 2% internet

Como somos manipulados y adoctrinados por este aparato?

 

 
“Día a día la tv. inculca en los niños y jóvenes una visión de la vida carente de sentido humano y de los ideales que supuestamente deben guiar la educación, pues impone  formas de vida de otras culturas:  en especial la norteamericana, por ejemplo se moldea la sexualidad induciendo a buscar satisfacción sexual sin reflexionar en sus responsabilidad; se infunde persistentemente la idea de que el éxito depende del consumo y de que siempre es más fuerte el que triunfa, además se promueve una idea de felicidad basada en  valores egoístas sin referencia a la solidaridad con los demás”

Y es que el televidente acepta pasivamente todos los mensajes que recibe, hay quienes  las consideran una autoridad, y que todo lo que ahí sucede es digno de imitar y repetir.
“La violencia televisiva debe ser considerada tan nociva como la que ocurre en el hogar, sus efectos sobre los sentimientos y el carácter de los niños son semejantes al ambiente de un hogar violento. Según las estadísticas en siete de cada diez hogares hay violencia, pero si tomamos en cuenta este dato, se incrementa a diez de cada diez, pues habrá familias que no pelean pero sí consumen violencia cotidianamente a través de la televisión
Esta violencia inculcada desde la televisión hace creer que el más fuerte tiene la razón, de que hay que despreciar al débil y se vale ser cruel”.

Demasiados anti-valores se originan en telenovelas, series y películas donde no se cuida el lenguaje y mucho menos el mensaje que se proyecta.
La exposición continua a la violencia televisiva  provoca estados de ansiedad, miedo  suspicacia y psicastenia entre otros daños a la mente. Estos estados alterados de conciencia mal gestionados son responsables de trastornos de alimentación, miedos imaginarios, violencia y muchos de los problemas mentales con los que el mexicano debe lidiar.
Las telenovelas moldean las aspiraciones del observador, acostumbrándonos a un lenguaje vulgar, simplón, falto de ética que ridiculiza y avergüenza el mal uso que se hace de nuestro idioma.
“La educación sentimental y de valores de muchas generaciones de mexicanos sucedió mientras fuimos abandonados y entregados a la televisión comercial.”
Amamos como sucede en las telenovelas, comemos lo que la tele ofrece, nos vestimos, divertimos, peleamos y soñamos de acuerdo a los modelos ofrecidos a través de estos medios, son formas de vida que aceptamos sin jamás cuestionarnos: porque hay que festejar el 14 de febrero, el 10 de mayo, la navidad, el buen fin? Todo está perfectamente organizado, programado y  aceptado por una gran masa que día  a día, pierde su identidad, sus valores, sentido de pertenencia, tradiciones, nacionalismo. Nos movemos en lo que la mayoría hace, nos dejamos llevar sin oponer resistencia, vamos siendo devorados por ese gran monstruo que es la globalización. Y con ello renunciamos a nuestra hermosa, vasta y magnifica herencia cultural, el mayor y mejor patrimonio que nuestro país nos ha otorgado.

José Agustín Pérez Pacheco, Televisión, Internet, Celular y Video Juegos más buenos que malos o más malos que buenos Puebla.Méx.2013.

thKT2M8MPN