El día que no compro me siento mal

 

thMDN228C7Comprar produce un placer indescriptible, sobre todo cuando lo hacemos impulsivamente, pues resulta un poco amargo razonar ¿el por qué queremos una blusa más? si tenemos guardadas treinta, de las cuales solo cinco usamos con frecuencia.
Demasiada gente acude a tiendas cuando se siente ansiosa, triste, deprimida y sola. Entonces compra, compra y sigue comprando cosas que no necesita, que ya tiene, o que resultan excesivas. Si comprar requiere cierta dosis de inconciencia, tiene que ver con un ego al que necesitamos alimentar. Sabernos importantes, que somos alguien, que elegimos libremente, que asumimos nuestro gran poder con solo firmar.
En el mundo globalizado que habitamos somos equis y al parecer dejamos de serlo cuando un vendedor nos llama por nuestro nombre y apellido, salimos del anonimato para surgir como un don Enrique o Doctor Ruvalcaba, o Licenciado fulano. Nuestra hambre de pertenencia entra en escena, aunque esa necesidad de encajar en una sociedad post moderna nos obligue a acumular cosas.
Que saciamos cuando compramos? El sentirnos separados de los demás? El querer llenar uno o varios vacíos en lo más profundo de nuestro ser? El creer que al darnos nos estamos amando porque así dice el eslogan” “porque te lo mereces”, creer que lo adquirido nos vuelve interesantes, más populares, más guapos, atractivos y modernos?
Desear y necesitar no es igual, sin embargo frecuentemente decimos voy a tal o cual tienda porque necesito un vestido, como si tuviésemos una carencia. Nuestros deseos toman las riendas de muchas decisiones, porque lo hacemos desde nuestra esfera emocional.
Sin embargo cuando compramos algo, más bien estamos pagando por intangibles como son la belleza, la inteligencia, la pertenencia, el poder, la autenticidad y muchos otros más. Finalmente el comprar significa un estilo de vida.

th9JNFWFD0

Para April Lane Bénson experta en el tema: “Tener más cosas no significa ser más feliz, sino ir más pesado. Lo que consumimos termina consumiéndonos”.
Es en la década de los noventa cuando la escritora Guadalupe Loaeza en sus libros: las niñas bien, las reinas de Polanco, Debo luego sufro y otros más, hace un análisis concienzudo sobre este fenómeno del consumo en todos sus niveles: no solo de cosas, también de diversión, de ocio, tiempo libre, de lugares donde se exhiben los bienes que dan estatus tales como son: salas de espectáculos, clubes, restaurantes, y todos aquellos donde transcurre la vida de una burguesía que nuestra querida escritora retrata con sentido del humor ameno e ingenioso. He aquí un párrafo en la presentación de Debo luego sufro: ” Guadalupe Loaeza ha creado personajes que les aqueja un mal tipificado por los psiquiatras como trastorno del control de los impulsos: compulsive shopping; buscan mediante las compras, subsanar carencias esenciales: la falta de un sentido concreto para sus vidas, de un auténtico conocimiento de quienes son y quienes les rodean. Pero esta es una conducta contraproducente. A las aflicciones radicales por el destino de la existencia, se suma el horror de los vauchers, de las fechas límite, de ser fichado en la versión moderna del Santo Oficio; El Buro Nacional de crédito”. (1)
“La era del vacío significa, en lo más profundo, la derrota de las grandes ideologías, de la historia, y al mismo tiempo, el advenimiento de un nuevo individualismo, marcado por el culto de la autonomía individual del cuerpo, por el culto del placer. Este proceso tiene como resultado un fenómeno de ansiedad y de comunicación de esa ansiedad. Esta nueva faceta del individualismo continúa desde hace varias décadas porque la sociedad de consumo y la comunicación se desarrolla siempre y cuando las grandes ideologías ya no pueden regresar. Vivimos una época marcada por el derrumbe de las grandes ideologías y las tradiciones, . Ya no existe el orden social y religioso que lo guiaba y que, de cierta manera le ayudaba a vivir”.(2)

thFEGMIA6V

 

 

thFLUO47Y3 Sigue leyendo

Infidelidad es Deslealtad?

 

 

05277g-evitar-infidelidad-parejaLa infidelidad no solo es engañar o quebrantar un código moral, es lastimar, herir y destruir al semejante” Walter Riso
La palabra Infidelidad proviene de in que significa no y fiel que es igual a fe o creer
En el seno de una pareja la infidelidad equivale a traicionar el acuerdo de exclusividad pactado de forma implícita o explícita en el que mi pareja y yo nos hemos comprometido a respetar nuestra promesa de no mentir ni ocultar y especialmente mantener relaciones sexuales solo entre nosotros.
Tomando en consideración que un gran número de matrimonios estables y funcionales, con una estructura definida se han desbaratado por causa de la infidelidad, cabe preguntarse si debemos revisar que el cumplimiento de un pacto siga siendo un cimiento significativo para mantener una relación conyugal favorable. En gran medida porque a demasiadas parejas les resulta inadmisible, con daños irreparables que culminan en la separación de las mismas.
Pero ¿en qué consiste un acto de infidelidad? Tener una cita formal?, ¿platicar de manera continua?, ¿ir a bailar, cenar, tomarse unos tragos?, ¿tener relaciones sexuales? ,¿besarse solamente?,¿ pensar en la otra persona y tener fantasías con ella?. Estoy de acuerdo en que cada pareja debe hablar y dejar bien claro el tema.
Una amiga confiesa que cuando su marido empieza a hablar con mucha emoción de una compañera de trabajo esto le causa dolor de estómago pues es un aviso de que hay algo más que atracción entre ellos.
Las causas de la infidelidad humana son múltiples: Podemos considerar prioritariamente la historia erótica individual y después un conjunto de probables causas; prestigio social machista, tendencia a repetir ejemplos familiares de variabilidad( abuelos y padres con hijos desparramados) insatisfacción en muchos aspectos, monotonía, curiosidad, búsqueda de novedad,, venganza, desenamoramiento, soledad, necesidad de amor, comunicación deficiente, , miedo a la intimidad, irresponsabilidad, abandono emocional, entre muchos otros más.
Hay causas que dependen de la relación de pareja como son una deficiente comunicación, incumplimiento de expectativas, pérdida de la confianza, desajustes y conflictos emocionales sin resolver.
Por ejemplo hay hombres y mujeres que tienen fantasías sexuales y que por temor a ofender al otro se los reservan pero viven su vida íntima con demasiada frustración. Un gran número de parejas ejercen venganza negándose a tener sexo cuando hay desacuerdos, malos entendidos, enojo o recelo.
Cuando se debilita la confianza entre los dos también es frecuente la negativa a hablar de necesidades, preocupaciones, de lo que se observa e interp yreta guardarse muchas cosas, acumular tensión y con todo esto se empiezan a sumar pretextos para salir a buscar afuera lo que no hay en casa.

thWPFJ637R

La infidelidad puede considerarse como un mecanismo de evitación o disminución de la relación afectiva profunda con la pareja, es una especie de búsqueda de libertad ante una especie de “yugo” que provoca ansiedad asfixiante a la que se responde con ambigüedad pues se desea y teme al mismo tiempo.
La infidelidad también tiene como origen la insatisfacción personal, pues la persona tiene conflictos sin resolver a nivel individual mismos que se irán agravando cuando se sumen además otros conflictos propios de su relación.
La falta de intimidad es otra causa. No querer propiciar acercamientos con el cónyuge. Pues como lo explica Mc Cary 1968 “La intimidad es la espina dorsal del amor. Con la intimidad en una relación amorosa, los potenciales de la gratificación sexual son extraordinarios Los seres humanos no buscamos muchas relaciones amorosas, más bien buscamos relaciones significativas, que solo la intimidad es capaz de proporcionar.

El psicólogo estadounidense Aaron T. Beck señaló que” la infidelidad conyugal, a pesar de ser bastante común, causa un efecto tan traumático en el consorte ofendido debido al significado simbólico de la «aventura». Esto debido al pensamiento polar de todo-o-nada, en donde se concluye que una pareja es totalmente fiel o totalmente infiel sin cabida a puntos intermedios. También destacó que es común una visión negativa de la infidelidad, pues suele ser equiparada con palabras descriptivas como: traición, engaño, perfidia; lo que genera una «percepción catastrófica» de ocurrir. Además, expuso que un efecto frecuente tras descubrir una infidelidad es la devaluación no de la pareja sino de la propia persona, manifestando dudas sobre el atractivo y la suficiencia mediante pensamientos automáticos como «fracasé», «no sirvo para nada», «nadie me necesita», etc. Por otra parte, afirmó que la infidelidad no necesariamente es la causa de debilitamiento de una relación, sino que incluso puede ser el síntoma de una relación ya vacilante”.
Cuando nos enamoramos pensamos que hallamos por fin nuestro “ideal” que nos complementa y satisface en muchos aspectos. Pero a veces detrás de esa búsqueda de la perfección se encuentra el miedo a la decepción insoportable y el engaño, si la relación no cumple del todo nuestras expectativas.
Resultados graves y aplastantes derivan de apostarle todo al estado de enamoramiento donde no podemos ser objetivos para mirar nuestro vínculo amoroso como un proceso evolutivo donde ambos somos responsables de su desarrollo y plenitud, sino más bien como una apuesta donde nos estamos jugando expectativas, ilusiones, buena fe, fantasías y creencias que a veces ni siquiera se han hablado y que resultan inalcanzables.
Esto presupone el fin de la vida amorosa de quienes han sido víctimas de la infidelidad pues pierden la confianza en sí mismo(a)s y en el género opuesto.

Walter Riso afirma: “la fidelidad es un acto de voluntad, no del corazón”
El amor es posible cuando existe un cierto grado de desarrollo individual y confianza en uno mismo, esto es resultado de una evolución psicológica que logramos cuando hemos madurado emocionalmente y además podemos respetarnos y amarnos.
Walter Riso, Jugando en el fuego, edit. Oceano
Beck, Aaron T. (2010). «Con el amor no basta: Cómo superar malentendidos, resolver conflictos y enfrentarse a los problemas de la pareja». México: Paidós. ISBN 978-968-853-170-9.
https://es.wikipedia.org/wiki/Infidelidad

th

 

 

 

 

YA CUMPLE 40 MI NENE

thEMUH4P1H

thJ5Z86QSA

 

 

 

 

Es frecuente escuchar decir a algunas mujeres; “mi hijo será un gran profesionista”, “él si va a lograr ser alguien”, “no un pelagatos”, “él no va a sufrir las miserias que yo pase”, “yo quiero que haya un doctor en la familia y ese va ser mi hijo”.
Y al referirse a su relación afectiva con el niño suelen llamarle mi rey, papá, mi razón de vivir, el dueño de mi corazón, mi príncipe azul, mi gran amor, mi bebé, la luz de mis ojos y muchos otros más.
Este fenómeno es observable en mujeres jefes de familia, en parejas separadas, en núcleos familiares donde el padre es periférico, en parejas que necesitan un tercero para arrinconarse uno a otro, así también donde prevalece un clima de hostilidad, y de insatisfacción.
Son personas con profundas carencias afectivas que ven en el hijo a su salvador, depositando en el la responsabilidad de compensarles dichas carencias. Quizá aun sin haber nacido este nuevo ser ya empieza a cargar con las demandas, con las expectativas, con frustraciones, con idealizaciones que la madre le va ir adjudicando.
Mamá se dedicara en cuerpo y alma a mimarlo y sobre-protegerlo. Es frecuente que este pequeño comparta la habitación y la cama con mamá hasta muy entradito en años.
No es de extrañar que un hijo con este tipo de madre difícilmente logrará tener una vida propia más bien estará para complacer, para halagar, para hacer feliz, para llenarle todos los vacíos y necesidades a su madre. De forma inconsciente se establece un contrato entre madre e hijo para que así vivan sus vidas sin poder el hijo reclamar ni rebelarse contra el ser que le dio la vida.
Cuando se hacen adultos no nos sorprende que este tipo de hijos permanezcan en la casa de mamá o con ambos padres y peor aún que sigan dependiendo económicamente y emocionalmente de ellos.
Así también que tengan muchas dificultades para entablar relaciones de pareja, o para permanecer con ellas por tiempos prolongados y sin querer adquirir cualquier tipo de responsabilidad.
Si mamá no tiene pareja también será una calamidad que logre algo para ella, Su energía no está disponible para ser mirada por los hombres que la rodean, quizá lo intente muchas veces y siempre se estará auto-saboteando. Pues la pareja de mamá es su hijo, la pareja del hijo es mamá simbólicamente hablando, hay de por medio un contrato grabado en el subconsciente que sigue vigente.
El fenómeno a observar aquí en este tipo de problemáticas es que las energías están mal distribuidas y los lugares que se ocupan no son los que corresponden, hay una mala alineación. El bebé de mamá dejó de serlo hace muchos años y no se cortó el cordón umbilical.
No hay malas intenciones, no se hace para perjudicar al hijo, es el desconocimiento del cómo instalamos creencias, de cómo movemos nuestras energías, porque la palabra es una energía. Porque de tanto repetirle al niño algunas frases como las arriba mencionadas estas terminan convirtiéndose en verdades absolutas que rigen su vida.
Tomar al hijo como lo que es, devolverle su autonomía, renunciando a lealtades absurdas y ponernos cada uno en el lugar que nos corresponde es un trabajo de constelaciones familiares. Haber dado vida a nuestros hijos no nos da ningún derecho a coartarles la libertad de ser, de equivocarse, de tener metas distintas, sueños, ilusiones y vidas diferentes.

Es urgente que las mujeres encontremos nuestro sentido de vida en diferentes   ámbitos y que nuestra autorrealización no esté emparentada exclusivamente con la maternidad.

EDIPO

 

Mandatos controladores

pequenosgigantes_big

 

Desde la P N L estar programados equivale a haber guardado datos…¿de quién? obviamente de una figura de autoridad, un ejemplo de ello sería lo que nuestra madre nos ha dicho : “te enfermas porque no me haces caso”, ”Tienes que cuidar de tus hermanos”, “los niños que son conformes son los mejores”, “tú me vas a matar con tu desobediencia”, “búscate un hombre que valga la pena”. Estos decretos constituyen creencias encadenadas no lógicas que dominan nuestra vida ya que no son observables a simple vista, casi siempre subyacen a nuestra estructura superficial, pero se hacen visibles por la forma en que hablamos, la forma en que se dicen las cosas, ejemplo (Uno de mis defectos es ser muy aprehensiva)…..quién lo puso en mi cabeza? Papá, mamá, mi pareja, algún profesor? -es así como emergen de nuestra estructura profunda o subconsciente-.

“La programación se realiza de diferentes maneras ya sea en forma seductora, en forma de amenaza, de consejo, como dar instrucciones o chantaje. y conlleva distintos personajes: el niño interior, el padre o adulto interior y la relación   interior. Se le llama “niño interior” a la parte de la personalidad que representa todos los sentimientos y experiencias infantiles, al “adulto interior” al padre a quien nos parecemos, y “compañero interior” a la persona con quien repetimos la relación programada y a la “relación interior” a la manera programada de relacionarnos”.

Casi nadie está consciente de las actitudes que asume mientras se relaciona ejemplo: como alguien desamparado, como alguien con poder, dominante, pasivo, permisivo, soberbio, humilde etc.

Fue durante nuestra infancia que experimentamos circunstancias y emociones, quizá harto desagradables, mismas que tuvimos que aprender a reprimir. Ya adultos repetiremos automáticamente dichas emociones, y de aquí en adelante nos van a controlar.

Somos programados a través de las creencias que sostienen nuestros familiares, educadores y figuras con autoridad sobre nosotros. Dichas creencias no son verdaderas en la mayoría de los casos, sin embargo son cercos que delimitan conductas en todas las personas. Si por ejemplo mi creencia es todos los hombres son infieles, entonces lo que yo voy a encontrar y atraer para mí son este tipo de hombres.

Existen creencias limitantes pero también las hay liberadoras. Las creencias limitantes te restan poder, te inhiben, las utilizas para justificar tu pasividad. Las liberadoras en cambio estimulan tu iniciativa y te ayudan a superarte. Cuando quieres quitar una creencia que te perjudica: (En nuestra familia nunca ha habido divorcios) debes substituirla por otra liberadora:(Tengo derecho a decidir con quiero pasar el resto de mi vida)

“Las razones por las que escogemos cualquier cosa, desde el sabor de una bebida, hasta la persona con la cual planeamos pasar el resto de nuestras vidas, no son el resultado de lo que deseamos, sino de cómo estamos programados subconscientemente para atraer o evitar, seleccionar o rechazar, aquello que decimos desear”

“La mayoría de nuestras preferencias no provienen de nuestra mente consciente, no son una elección, la mente subconsciente es la que se encarga de escoger la relación perfecta para ti Tendemos a elegir de manera consistente, al mismo tipo de persona con la que hemos tenido problemas en relaciones previas.”

“Elegimos a una persona que nos recordará a uno de nuestros padres, con la cual volveremos a reproducir y vivir las mismas situaciones que conocemos, sean agradables o no, y si no intenta definir a cada uno, a tu padre y a tu pareja, ve que aspectos tienen en común.”

Lo que determina la selección de pareja no es cómo fueron mis padres conmigo, sino cómo fueron el uno con el otro durante mi temprana infancia, la forma en que se relacionaban, maltrataban, enojaban, castigaban, acariciaban, reían y divertían.

“Siendo que cada persona se parece más a uno de los dos padres (padre o adulto interior), que al otro, buscará a una persona que se parezca al otro padre (compañero interior), sea que haya sido buena, mala o espantosa. Ese es el motivo por el cual uno repite patrones. Aunque se haya jurado nunca hacerlo”. Es un condicionamiento subconsciente, por eso uno no se da cuenta en qué momento eligió lo mismo. Date cuenta que tu madre y tu esposa se parecen, y posiblemente tu cuñado y tu papá.

Si de niño escuchabas con frecuencia: <no te lo mereces>, <eres malo>, <no sirves para nada>, <dios te va a castigar>, <deberías ser como tu hermano>, <nunca llegarás lejos>,< tu obligación es quedarte a cuidar de nosotros>.No es de extrañar que todos estos condicionamientos te estén impidiendo ser exitoso,  dejar a tu familia, emprender algo grande que experimentes culpa, ,etc. Todo esto está grabado en el subconsciente y hay que removerlo. Es muy probable que desconozcas todo aquello que te mantiene atorado.

Expertos en constelaciones familiares y PNL son los indicados para hacer modificaciones a las creencias que te dañan.

La ciencia de la vida Lucie Perrault México 2014 tu libro en 21 día spp-73-79

 

dulceros-de-payaso-3411-MLM4277568597_052013-F

Dar una segunda oportunidad

Illustration-of-an-unhappy-couple-Shutterstock-800x430-770x351

 

En el cofre de recuerdos afectivos perduran recuerdos de las parejas que más nos amaron, las que nos transformaron, también así las que nos lastimaron.

Si en tiempos pasados tuviste con alguien una muy buena relación puedes sentirte satisfecho y hasta orgulloso, porque esta suele es la mejor versión   ante tu pareja en turno, así que la idealizas y le cuelgas muchas virtudes que a lo mejor ni siquiera fueron ciertas, también es una fuente de seguridad pues recurres a dicha persona para recordarle a tu pareja actual que hubo alguien que te valoró más, que te quiso más, aunque desafortunadamente se haya ido.

Y otra de nuestras fantasías que se asoma de vez en cuando es qué sucedería si tal o cual pareja viniese a buscarme para pedirme una segunda oportunidad: ¿Es válido dárnosla?, son de mal gusto los segundos tiempos?¿que es lo peor que puede pasar?

El paso del tiempo junto con todas las experiencias vividas nos transforman, pero no todos cambiamos de la misma forma ni en el mismo nivel. Así puede suceder que de la persona de la que me enamore hace diez años e incluso hace dos ya no sea la misma, ni tampoco yo. Podemos transformarnos en la mejor versión de nosotros, podemos quedarnos atorados sin hallar un rumbo. Habrá cambios que nos ayuden a florecer, habrá cambios que nos dañen, nuestra evolución puede tomar diferentes caminos y por todo ello también es posible que descubramos que nuestro gran amor de antaño es ahora un ente raro alejado de esa extraordinaria persona de la que un lejano día me enamore.

También puede pasar que el reencuentro con esa mi pareja sea de lo más valioso que me esté pasando, cuando percibo que me siento tan bien, como si el tiempo no haya pasado, y que esos cambios que se operaron en cada uno de nosotros nos acerquen todavía más .

Nuestro camino evolutivo suele ser caprichoso, a veces encontramos personas y condiciones inmejorables de superar conflictos que hemos arrastrado desde nuestra infancia y es que gracias a esto porque creamos resiliencia, nos volvemos más fuertes y más hábiles pero también más comprensivos y bondadosos. También suele suceder lo contrario que las circunstancias con las que hemos tenido que lidiar incrementen nuestra condición de desamparo, de conflicto y que esto de lugar a una situación de estancamiento. En definitiva; no solo que ya no me parezco al que fui, sino además me desdibujo frente a los que me conocieron en otras épocas. Con quien va a ser más fácil que me relacione? Con aquellas personas con las que vibro en la misma frecuencia, desconfianza atrae desconfianza, pobreza de corazón igual, deshonestidad atrae más deshonestidad. Todos elaboramos siendo niños un estilo afectivo afirma  Boris Cyrulnik (1) y es el que determina la forma en que nos perciben los demás y a la vez percibimos nosotros.

“El estilo afectivo adquirido y el sentido atribuido a la herida constituyen por tanto el capital mental con el que la persona se representa su implicación futura, y también el capital mental con el que responderá a ella. Algunos ejemplos son: Vínculo seguro son los que se desenvuelven mejor, vinculo de evitación son aquellos a quienes les da miedo expresar sus emociones, vínculo ambivalente son los que por angustia agreden a quien aman, Vinculo angustiado son los que solo se sienten bien si aprisionan el objeto de su amor, vínculo desorganizado corresponde a los que siempre se encuentran desamparados, tienen pocos amigos a causa de sus relaciones difíciles”

Entonces no es casual que atraiga a determinado tipo de personas, pues de la forma en que me manifiesto, actúo, me trato a mi mismo y+ trato a los demás será el tipo de relación y  de pareja que podre establecer.

Si hemos podido gestionar nuestras carencias, debilidades, vacíos, y limitaciones en consonancia con nuestras relaciones familiares y de pareja, sin duda hemos logrado evolucionar y esto nos dará oportunidades de relaciones más satisfactorias.

Entonces mi decisión de volver o no con mi ex no puede estar basada en mis emociones, o en los recuerdos, tiene que ver con la forma en que hemos evolucionado cada uno, cada una de las experiencias que tuvimos alguna marca habrán dejado ya sea para bien o para mal, en conjunto todo esto nos habrá convertido en alguien diferente, más atractivo o menos deseable.

th3ZLBE3DQ

thOWAVAIC9 Sigue leyendo

¿Peso o levedad?

 

th163TDAXX

 

Milán Kundera escribió

“Si cada uno de los instantes de nuestra vida se van a repetir infinitas veces, estamos clavados a la eternidad como Jesucristo a la cruz. La imagen es terrible. En el mundo del eterno retorno descansa sobre cada gesto el peso de una insoportable responsabilidad. Ese es el motivo por el cual Nietzsche llamó a la idea del eterno retorno la carga más pesada”.

“Pero si el eterno retorno es la carga más pesada, entonces nuestras vidas pueden aparecer, sobre ese telón de fondo, en toda su maravillosa levedad”

“¿Pero es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad?”

“La carga más pesada nos destroza, somos derribados por ella, nos aplasta contra la tierra. Pero en la poesía amatoria de todas las épocas la mujer desea cargar con todo el peso del cuerpo del hombre La carga más pesada es por lo tanto, a la vez, la imagen de la más intensa plenitud de la vida. Cuanta más pesada sea la carga, más al ras de la tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será.”

“Por el contrario la ausencia absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terreno, que sea real solo a medias, que sus movimientos sean tan libres como insignificantes.”

“¿Entonces que hemos de elegir? El peso o la levedad?”

Un número enorme de mujeres prefieren la carga más pesada: cargar con la educación de los hijos, su manutención, cumplir con una jornada laboral, hacerse cargo de sus padres cuando son mayores, a veces con los hermanos que no acaban de crecer, cargar con un marido alcohólico, desobligado o inmaduro, en fin cargar con todo. ¿De donde proviene este determinismo femenino?, de donde la fuerza, la voluntad, el coraje, para asumir tanta carga y responsabilizarse al igual?

Si como dice Milan Kundera la imágen de la más intensa plenitud de la vida es la carga más pesada. Esto significa que una mujer cuando decide tomar su carga le hace sentir integrada, enraizada, verdadera, completa.¿ Tener una carga otorga significado y sentido a nuestras vidas?.

En nuestra información genética subyace esta información: cuando los hombres salían de cacería y se ausentaban meses, eran las mujeres las que quedaban al frente del clan, alimentando, cuidando a los pequeños, protegiendo de los animales salvajes. Parir hijos, criarlos y estar al frente de todo lo que aconteciera. Pero los tiempos han cambiado y la mujer moderna necesita proyectar su significado evolucionando para sí misma, usando su empoderamiento para conocerse hacerse, restaurarse, reeditarse , abastecerse y evolucionar amorosamente.

Y es que todo el poder que las mujeres tienen sobre su familia, sobre su comunidad y su trabajo, es tiempo de que lo dirijan hacia sí mismas, es tiempo de que todas y cada una de las mujeres de este planeta empiecen a tener tiempo para sí mismas, a gastar su dinero en ellas, a cuidarse, a conocerse más, valorarse otro tanto, darse a sí todo lo que siempre han repartido entre los demás, crearse una vida propia, gozarse de su tiempo, de su espacio, de sus afectos, reconociendo sus necesidades, motivaciones, deseos y anhelos

Acaso no es tiempo ya de desenrollar capacidades, cualidades, intereses en todo lo que hemos ido posponiendo día tras día, mes tras mes y año tras año?

Y es que teniendo para nosotras mismas, dándonos lo que más necesitamos vamos poder evolucionar en nuestra forma de dar, vamos a dar de una manera íntegra que provoque desarrollo en lo que toquemos

Milán Kundera, La insoportable levedad del ser, Tusquets edit .Méx 1992.

th6L9VAC9HthV3Z1QF45

 

Tu bienestar Emocional depende de lo que eliges pensar

 

 

bienestar

Defino como bienestar emocional al manejo responsable de los sentimientos, pensamientos y comportamientos; reconociéndolos, dándoles un nombre, aceptándolos, integrándolos y aprovechando la energía vital que generan para que estén al servicio de la vida Las personas emocionalmente sanas son capaces de identificar y controlar sus sentimientos de manera asertiva y se sienten bien acerca de si mismos, tienen buenas relaciones personales y han aprendido estrategias para hacerle frente al estrés y a las dificultades de la vida cotidiana.

Esto significa que me doy cuenta de que es lo que pienso y asumo la responsabilidad de continuar o no con dicho pensamiento, luego conectar lo que siento con con lo que pensé y darme cuenta del tipo de actitud y comportamiento derivados de esto. Ejemplo : veo al policía del club y pienso es un pesado, entonces voy y lo trato como un pesado, el policía en respuesta puede ser grosero ya que lo estoy atacando. Yo me gano una respuesta defensiva por algo que pensé, pero ese pensamiento no es real es solo mi interpretación de la realidad. Es un juicio que mi mente elaboró y yo actué en consecuencia. Si de manera más frecuente reviso lo que mi mente dice me daré cuenta que yo estoy pensando con mi mente y mi mente se equivoca.

Los comportamientos que tenemos tienen que ver con la forma en que pensamos, cuando hacemos algo de malas o vamos esperando algo difícil es probable que sucedan conflictos en consecuencia,, si por el contrario nos hacemos una expectativa agradable y ponemos nuestra mejor sonrisa, obtendremos mejores resultados. Sin embargo el común de la gente se mueve en automatismos no está presente totalmente en lo que hace, su mente está ocupada con sus redes sociales y el grado de atención que dedica es muy limitado

La salud mental se refiere a la forma en que manejamos nuestra vida diaria y la forma en que nos relacionamos con los demás en distintos ambientes, ej: en la familia, la escuela, el trabajo, en las actividades recreativas y en la comunidad.  También tiene que ver con la manera en que equilibramos nuestros deseos, anhelos, habilidades, ideales, sentimientos y valores para hacer frente a las múltiples demandas de la vida.

Organizar nuestro tiempo, establecer prioridades, dedicarse tiempo a uno mismo, a los amigos, a la familia, emprender nuevas cosas, descubrir habilidades, revisar viejos proyectos, actualizar   sueños y anhelos, echar a trabajar dones y talentos, seguir aprendiendo, crear nuevas relaciones.

Trabajar nuestra salud mental es seleccionar pensamientos constructivos, tener una actitud optimista, no preocuparse innecesariamente, confiar en el proceso de la vida, reírnos de nuestras limitaciones, perdonarnos nuestros errores, ser tolerantes con las debilidades de los demás, practicar la ecuanimidad, darnos tiempos para despejar la mente,. Prescindir de noticias que causan alarma, de programas violentos, estresantes o corrosivos. Así también no engancharnos en charlas tóxicas donde se ventilan las miserias y tragedias actuales.

“Si observamos nuestra mente comprobaremos que vivimos en un estado casi continuo de malestar y de ansiedad. En cuanto dejamos de preocuparnos por una cosa, empezamos a obsesionarnos con otra Las perturbaciones mentales no nos dan respiro, sentimos desasosiego y muy rara vez felicidad verdadera. La televisión y la radio y ahora el teléfono nos bombardean con multitud de imágenes y sonidos que vienen a contaminar nuestra mente.”

Nuestro bienestar emocional es un legado que seguramente hemos construido y capitalizado a base de estrategias para protegernos de los ataques de afuera. Bien de personas tóxicas, metiches y negativas o de noticias amarillistas, y de todo aquello que desequilibra nuestra ecuanimidad.. Muchas veces estamos de excelente humor, enfrascados en nuestras actividades cotidianas, pero de repente recibimos uno o varios mensajes que vienen a romper con este escenario cálido donde transcurre nuestra vida. Aplicar templanza equivale a poner cerrojos y candados a los intrusos que vienen a devastar nuestra paz interna, es quizá lo que podemos empezar hacer. Elige lo que ves, elige lo que escuchas,elige lo que piensas, se consciente de tus reacciones, aprende a permanecer en el aquí y ahora y no te enganches con el desequilibrio de los demás.

Ocho pasos hacia la felicidad ,Gueshe Kelsang Gyatso, Edit Tharpa Méx 2015

ththKBLIL4CO