Porque el amor duele?

 

 

 

Son muchas las generaciones que hemos sobrevalorado al amor, le hemos encargado el cumplimiento de muchos sueños, de grandes alegrías, de nuestra auto-realización, entre muchas otras. Nos llenamos de expectativas con el interés de que sea una especie de tabla de salvación. Llegará o nos lo encontramos en la persona adecuada que nos hará felices para siempre.
Resulta lógico pensar y sentir así pues nuestra educación emocional estuvo en manos de la televisión abierta con programas como la Rosa de Guadalupe, Mujer casos de la vida real y las incontables telenovelas que hemos visto. Así también en las canciones de José José, Juan Gabriel, Vicente Fernández, entre otros, donde el tema principal es el abandono, el engaño, la perfidia, y la frustración. Aprendimos una forma de amar, un estilo de ser pareja -obviamente no el más sano-  el mal amor en otras palabras. Mucho de lo que aprendimos en estas dramáticas historias es que el amor duele, que provoca sufrimiento, que hay que ganarlo, que entre mayores dificultades tengamos con la pareja más fuerte y profundo será nuestro amor, Un amor que nos libera de la tristeza, de la soledad, que nos hace ser alguien en la vida, que le da sentido, que nos limpia del dolor y la miseria.
Mantenemos una creencia errónea; – que la persona existe en algún lugar y solo se requiere de un poco de suerte para hallarla- y luego todo sucederá mágicamente.
El buen amor se edifica, hay una construcción del mismo, la mayoría de las veces cuando ha pasado el enamoramiento. Es a base de una buena comunicación aceptación, admiración, respeto, trabajo de equipo y proyectos en común como podemos cimentarlo. Para hacerlo crecer hay que creer en nosotros y en nuestro vínculo al que hay que tener fidelidad, confianza y perseverancia.
Modificar todas las creencias que subyacen en torno a la vida afectiva de la pareja depende de una actitud madura para relacionarnos, también así del autoconocimiento que tenemos, depende de la forma que hemos enfrentado y curado nuestras heridas de la infancia, de tejer con conciencia y coraje un presente digno, así también la disposición de enfrentarnos a nosotros mismos con el espejo que es nuestra pareja, pues es en ella donde podemos vernos reflejados en nuestra totalidad.
El vínculo amoroso atraviesa por un proceso evolutivo donde los dos somos responsables de su desarrollo y plenitud.
Vivir la relación de pareja con la expectativa de que debe hacerme feliz es alimentar la codependencia, mi felicidad depende de mí y mi pareja amplifica esa mi felicidad pero no le toca resolveré mis insatisfacciones.
La pareja es un ingrediente, aunque no el único, de un estado interno que experimentamos como gozo y armonía y que consiste en sentirnos vinculados, pertenecientes, unidos y en familia. A través de la pareja nos sentimos acompañados hay un sensación de esperanza en la que nuestros vacíos desaparecen y aunque sea por momentos nos sentimos completos.
Jorge Bucay explica; muchas parejas reales admiten que el otro no les trajo mayor felicidad, sino mayores retos y complicaciones, así como una mayor capacidad para afrontar problemas, conflictos y desacuerdos, además incluso sienten que la relación y la convivencia les debilitan, desgastan, y desvitalizan, por lo que necesitan revisarlas cada tanto y modificar lo que ha dejado de funcionar. Las parejas que perduran afrontan distintos ciclos vitales y retos, como la crianza de los hijos, su crecimiento, su autonomía, la muerte de los padres, la vejez, etcétera, y a menudo necesitan movilizar grandes recursos para salir airosos y reforzar su vínculo. Convivir es mucho más que estar juntos, mucho más difícil, mucho más desgastante, mucho más movilizador pues requiere ingenio, creatividad y constancia para mantenernos unidos
La convivencia implica necesariamente la constitución de una lista de pactos que mientras no convivíamos no eran necesarios.
Por eso la convivencia representa en sí misma una gran puesta a prueba para el vínculo amoroso. Es muy diferente que nos peleemos y te lleve a casa y vuelva a la mía, o cuelgue el teléfono y no te llame hasta que se me pase, o no atienda el timbre para ignorarte, que discutir a rabiar pero dormir en la misma cama toda la noche.
Aunque algunos son escépticos ante los vínculos actuales, pues tienen una duración cada vez más corta, hay hombres y mujeres que a los treinta años han tenido tres parejas e hijos con cada una, que sucede entonces?
En el mundo de los amores líquidos se plantea de esta manera; “el compromiso con otra persona, particularmente un compromiso incondicional como el de “hasta que la muerte nos separe, en las buenas y en las malas, en la riqueza y en la pobreza, se parece cada vez más a una trampa que debe evitarse a cualquier precio”. Significa que las parejas actuales no están dispuestas a soportar, sostener y equilibrar la relación porque hoy todo es desechable, es intercambiable entonces no necesitan esforzarse por permanecer juntas.
“La dependencia que ha cobrado rápidamente un matiz peyorativo, es la base de la responsabilidad moral hacia el otro” Esto también lo podemos observar en relaciones donde hay sexo sin amor, y parece que la apuesta es no enamorarse para no crear lazos, ni derechos, tampoco obligaciones. Se permanece junto al otro mientras no haya dificultades, de lo contrario buscan la salida fácil ya que la oferta afuera es impresionante.

Sigue leyendo

Petra por su Casa

  La recuerdo sonriente, siempre alegre y jocosa, juguetona, parlanchina, invariablemente rodeada de chiquillos tramando un sinfín de travesuras. Ocurrente a más no poder, con una gran creatividad para divertir y pasarla a gusto, sin jamás preocuparse por nadie y por nada

thEK8WGY2MEdelmira es gruesa, con una cara cuadrada, de mirada desconfiada y caminar titubeante,   se ha vuelto solemne,  hay un dejo de tristeza en su mirada, vive en la añoranza de sus tiempos de juventud, donde conoció el amor, el éxito, el placer, la abundancia. A Edelmira por el lugar que ocupa en su clan familiar le toco ser nana de algunos de sus hermanos, la obligaron a crecer siendo una niña, no pudo prolongar su etapa de juegos con muñecos ya que estos fueron substituidos por el hermanito que año con año su madre daba a luz.
Edelmira fue la hija favorita de su madre quien le dio un lugar privilegiado entre sus hermanos, a cualquiera se le podía castigar menos a ella. Entonces a veces los castigos que le tocaban a ella su papá los repartía entre sus demás hermanos. Quizá de aquí provienen las relaciones un poco tensas que mantiene con algunos de ellos. Nuestra buena amiga cree que debería ser tratada como lo hacía su madre, pero esta murió hace ya un buen tiempo, y de alguna forma Edelmira tiende a relacionarse de una manera abrupta con su gente más cercana.
A Edelmira nunca le gustaron las labores escolares, ¡que fastidio aprender a multiplicar!¡a pronunciar letras!, ¡identificar lugares remotos que quizá nunca fuese a visitar! ella prefería contar chistes, bailar, brincar, corretear insectos, cortar frutillas silvestres, llenarse la barriga de fruta verde bajada de los árboles. Su vida infantil era un vacacionar permanente, nada se tomaba en serio y hasta los severos castigos de su padre le resultaban divertidos. Pudo haber sido una bailarina famosa si se le hubiese encausado bien, pero en el seno familiar donde vino a caer no había tiempo para planear el futuro, y mucho menos para conocer las necesidades de cada descendiente. Papá y Mamá cumplían con alimentar frugalmente a sus hijos pero desconocían su vida emocional, sus aptitudes y mucho menos estaban al pendiente de sus avances y retrocesos para desarrollarse. Así que creció un poquitín torcida a falta de atención de sus progenitores. Edelmira tomaba semillas de aquí y de allá, frutas, hortalizas y todo lo que apareciese ante ella sin custodia visible, era algo que disfrutaba mucho, y hasta hoy que ya es mayor lo sigue haciendo, pues nunca interiorizo que cada cosa tiene un dueño.

Su gran pasión es estar al tanto de su familia así que se pasa de visita con cada una de las tías, primas, sobrinas y demás descendencia, es uno de sus grandes valores la convivencia familiar, ella puede renunciar a muchas cosas pero por nada se pierde el pasar lista con su parentela. Y vaya que se preocupa por todos ellos, resulta conmovedor lo acomedida, lo servicial, y el gran interés que tiene por mantener a su gente unida.th

En la familia de Edelmira se carecía de centro, así que la maduración en cada uno de sus hermanos llevó un poquitín más de tiempo y es quizá  en lo más profundo de su ser hay una renuencia a madurar y responsabilizarse de su vida. Camina  adoptando facetas de niña desprotegida y quizá sin darse cuenta lo usa para chantajear emocionalmente a los demás. Le ha servido para recibir apoyos de muchas índoles de parte de sus parientes y demás gente a su alrededor.
Edelmira es muy buena para dibujar, tiene mucha facilidad para elaborar caricaturas. Así que invierte una gran parte de su tiempo a plasmar caritas sonrientes, enojadas, malévolas de personajes animados que va a entregar en una editorial, lo que resulta cruel es que recibe muy poco a cambio, pues ella no sabe el valor comercial de su trabajo extraordinariamente creativo. Este es un don heredado de su abuela materna, ella siempre hizo dibujos geniales, mismos que le dieron sustento en demasiadas ocasiones pues sus amigas le hacían encargos de perros, gatos, conejos, ardillas, loros, pájaros y cualquier especie del mundo animal.
También es excelente para la repostería, le fascina preparar pasteles en miniatura de muchos colores y sabores, siempre mesclando nuevas texturas, nuevas combinaciones .que orgullosamente elabora en cada reunión familiar, recetas secretas que nadie conoce.

Ella cree que es una “guerrera justiciera”, que vino al mundo a poner a cada oveja descarriada  en su lugar, así que no se muerde la boca para decirle sus “verdades” a cuantos  se cruzan por su vida. Sus delirios de grandeza le hacen imaginar que ella es una elegida de dios, portadora de la verdad, “su verdad” obviamente, y que su misión en esta vida es darla a conocer a personas desarraigadas. ¡¡¡Ahh que diera por viajar a la India, o al Africa y llevar la luz de Dios a toda esa gente que vive en las tinieblas ya que danzan con el diablo. Edelmira no ha podido acomodar de manera amigable la infinidad de experiencias desagradables  que ha venido a padecer. La influencia del clan familiar pesa demasiado sobre sus hombros, ella carga sin saberlo con mandatos ancestrales que la mantienen prisionera, su libertad depende del grado de conciencia que pudiese lograr con tan solo aplicar a su vida todo aquello que predica.

Edelmira no es mala, solo que sus creencias la arrastran a realizar cosas que resultan abominables, es demasiado tóxica y la relación con ella debe ser con pincitas ya que todo lo interpreta y retuerce a conveniencia. Siempre está dispuesta a dar favores para que posteriormente esto implique ponerse con ella en un alto nivel de deuda,  es ingeniosa, es creativa, es original, tiene talentos artísticos, y no pocas virtudes que ni ella misma conoce. Es una lástima que en esta vida no pueda mirarse, reconocerse, alegrarse de ser quien es y amarse.
Hoy Edelmira encontró con un viejo pretendiente y han estado saliendo de vez en vez, él le ha propuesto que venga a vivir con él y Edelmira está sumamente emocionada, ¡que pena! pues Urtecho le anda diciendo y prometiendo esto mismo a media docena de mujeres con las que en alguna época tuvo algún tipo de acercamiento. ¿Porque siendo tan desconfiada con los demás resulta tan crédula con los hombres?

Edelmira podría ser más  feliz si pudiese reconocerse en sus imperfecciones, necesita conocerse y conectarse con la gente a través del amor, de un amor basto sin condiciones, sin exigir garantías de nada. Necesita aprender a confiar en ella y en el gran potencial que tiene. Toda su divinidad está agazapada queriendo salir pero no sabe cómo apropiárselo. Edelmira tiene que romper con su pasado, darle un re-significación a cada una de sus experiencias, hacer las paces con todo ello e instalarse en el presente, permitiéndose ser simple y sencillamente sin todas esas identidades que se ha ido inventando. El día que ella se acepte así al natural dejará de necesitar que los demás la vean.

Miedo-nino-dano_reference

 

 

El día que no compro me siento mal

 

thMDN228C7Comprar produce un placer indescriptible, sobre todo cuando lo hacemos impulsivamente, pues resulta un poco amargo razonar ¿el por qué queremos una blusa más? si tenemos guardadas treinta, de las cuales solo cinco usamos con frecuencia.
Demasiada gente acude a tiendas cuando se siente ansiosa, triste, deprimida y sola. Entonces compra, compra y sigue comprando cosas que no necesita, que ya tiene, o que resultan excesivas. Si comprar requiere cierta dosis de inconciencia, tiene que ver con un ego al que necesitamos alimentar. Sabernos importantes, que somos alguien, que elegimos libremente, que asumimos nuestro gran poder con solo firmar.
En el mundo globalizado que habitamos somos equis y al parecer dejamos de serlo cuando un vendedor nos llama por nuestro nombre y apellido, salimos del anonimato para surgir como un don Enrique o Doctor Ruvalcaba, o Licenciado fulano. Nuestra hambre de pertenencia entra en escena, aunque esa necesidad de encajar en una sociedad post moderna nos obligue a acumular cosas.
Que saciamos cuando compramos? El sentirnos separados de los demás? El querer llenar uno o varios vacíos en lo más profundo de nuestro ser? El creer que al darnos nos estamos amando porque así dice el eslogan” “porque te lo mereces”, creer que lo adquirido nos vuelve interesantes, más populares, más guapos, atractivos y modernos?
Desear y necesitar no es igual, sin embargo frecuentemente decimos voy a tal o cual tienda porque necesito un vestido, como si tuviésemos una carencia. Nuestros deseos toman las riendas de muchas decisiones, porque lo hacemos desde nuestra esfera emocional.
Sin embargo cuando compramos algo, más bien estamos pagando por intangibles como son la belleza, la inteligencia, la pertenencia, el poder, la autenticidad y muchos otros más. Finalmente el comprar significa un estilo de vida.

th9JNFWFD0

Para April Lane Bénson experta en el tema: “Tener más cosas no significa ser más feliz, sino ir más pesado. Lo que consumimos termina consumiéndonos”.
Es en la década de los noventa cuando la escritora Guadalupe Loaeza en sus libros: las niñas bien, las reinas de Polanco, Debo luego sufro y otros más, hace un análisis concienzudo sobre este fenómeno del consumo en todos sus niveles: no solo de cosas, también de diversión, de ocio, tiempo libre, de lugares donde se exhiben los bienes que dan estatus tales como son: salas de espectáculos, clubes, restaurantes, y todos aquellos donde transcurre la vida de una burguesía que nuestra querida escritora retrata con sentido del humor ameno e ingenioso. He aquí un párrafo en la presentación de Debo luego sufro: ” Guadalupe Loaeza ha creado personajes que les aqueja un mal tipificado por los psiquiatras como trastorno del control de los impulsos: compulsive shopping; buscan mediante las compras, subsanar carencias esenciales: la falta de un sentido concreto para sus vidas, de un auténtico conocimiento de quienes son y quienes les rodean. Pero esta es una conducta contraproducente. A las aflicciones radicales por el destino de la existencia, se suma el horror de los vauchers, de las fechas límite, de ser fichado en la versión moderna del Santo Oficio; El Buro Nacional de crédito”. (1)
“La era del vacío significa, en lo más profundo, la derrota de las grandes ideologías, de la historia, y al mismo tiempo, el advenimiento de un nuevo individualismo, marcado por el culto de la autonomía individual del cuerpo, por el culto del placer. Este proceso tiene como resultado un fenómeno de ansiedad y de comunicación de esa ansiedad. Esta nueva faceta del individualismo continúa desde hace varias décadas porque la sociedad de consumo y la comunicación se desarrolla siempre y cuando las grandes ideologías ya no pueden regresar. Vivimos una época marcada por el derrumbe de las grandes ideologías y las tradiciones, . Ya no existe el orden social y religioso que lo guiaba y que, de cierta manera le ayudaba a vivir”.(2)

thFEGMIA6V

 

 

thFLUO47Y3 Sigue leyendo

EL SUICIDIO ES UNA “ESCAPE” DEFINITIVO A UN PROBLEMA TEMPORAL

di-no-al-suicidio

 

El suicidio supone quitarse voluntariamente la vida. El término equivale a matarse a sí mismo. Renunciar a la vida en el momento que se vuelve insoportable.
El suicidio está considerado como un acto biológico, psicológico y social. En cuanto a lo biológico, la deficiencia de la serotonina (un neurotransmisor del cerebro) se encuentra presente en la conducta impulsivo-destructiva. Se invoca además a factores genéticos tales como un historial familiar de suicidios. Con relación a lo psicológico, la depresión, la desesperanza y la impotencia se consideran las causas más comunes. También lo es la pérdida de un ser querido, o una situación que no se tolera.
El suicidio entre adolescentes se ha convertido en un problema de salud, observándose un dramático incremento de sus tasas, fundamentalmente más en hombre que mujeres.
Diversas estadísticas ubican al suicidio como la cuarta causa de muerte.

Un futuro amenazante

Los adolescentes experimentan fuertes sentimientos de estrés, confusión, dudas de sí mismos, presión para lograr éxito, pesimismo en lo que se refiere al dinero y otros miedos en su proceso de crecimiento. Para algunos adolescentes el divorcio de sus padres, la formación de una nueva familia con padrastros y hermanastros o las mudanzas a otras nuevas comunidades pueden perturbarlos profundamente e intensificarles la incertidumbre acerca de sí mismos y una visión dramática de su futuro. Para algunos adolescentes, el suicidio aparenta ser una solución a todas las problemáticas mencionadas.

La depresión y las tendencias suicidas son desórdenes mentales que nosotros los padres podemos identificar para darles un adecuado seguimiento. Cuando tenemos dudas de que el niño o el joven pudiesen tener un problema serio, un examen siquiátrico puede ser de gran ayuda.
Si el niño o adolescente dice yo me quiero matar o yo me voy a suicidar, hay que tomarlo muy en serio y llevarlo de inmediato a un profesional de la salud mental capacitado. La gente a menudo se siente incómoda hablando sobre la muerte. Sin embargo, puede ser muy útil el preguntarle al joven si está deprimido o pensando en el suicidio, esto le hará sentir apoyado ya que hay alguien que se preocupa por él y que le da la oportunidad de hablar acerca de sus dificultades y preocupaciones.

Entre los factores importantes en la evaluación de riesgo del suicidio debemos considerar algunos focos rojos que a continuación se proponen: se enoja con mucha facilidad, pasa de estar eufórico a la depresión, no tolera observaciones a su forma de ser pues las percibe como críticas, responsabiliza a su entorno de su baja autoestima, la pareja y amigos resultan imprescindibles todo el tiempo, pues no sabe estar solo, se cree el centro del universo y que toda la gente está pendiente de lo que dice y hace, tiene ataques de ira y golpea, avienta, rompe lo que encuentra a su paso. Come, bebe, habla de forma compulsiva. No hay términos medios, suele irse a los extremos.
Las actitudes suicidas que son? : Son gritos desesperados para recibir ayuda? Son formas de recibir atención?, Son actos de cobardía?, Son sentimientos y pensamientos insoportables ante una vida carente de sentido?, es no encajar en los patrones de felicidad que la vida actual nos impone? Es percibirse víctimas de una familia, del sistema, del mundo y como respuesta la venganza para provocar culpa? Es narcisismo llevado a sus últimas consecuencias? Es chantaje emocional? Cabe preguntarse ¿qué es lo que el suicida nos está trasmitiendo de manera encubierta?

A veces no son las situaciones reales, más bien lo que están pensando.

La mayoría de adolescentes entrevistados tras un intento de suicidio dicen que lo hicieron porque estaban intentando escapar de una situación que se sentían incapaces de afrontar o les parecía imposible de superar, o porque deseaban acabar de una vez por todas con los insoportables pensamientos y sentimientos que tanto les atormentaban. Cabe preguntar aquí ¿qué clase de pensamientos y sentimientos son los que predominan?: impotencia, inutilidad, pesimismo, apatía, desesperación, tristeza, auto-compasión, desmerecimiento, desolación y muchos otros más.
Algunas personas que ponen fin a sus vidas o intentan suicidarse pretenden escapar de sentimientos de rechazo, dolor o pérdida. Otros están enfadados, avergonzados o se sienten culpables por algo. A algunos les preocupa decepcionar a sus amigos o familiares. Y otros se sienten no queridos, poco agraciados, excluidos, maltratados o que son una carga para los demás. Existen también los que tienen trastornos de personalidad, con grande necesidad de castigar a sus padres, a su pareja, a los amigos y a sí mismos.
Cuando se está deprimido
La depresión hace que la gente se focalice mayoritariamente en los fracasos y decepciones, visualice la cara negativa de las situaciones, disminuya sus propias capacidades y su valía personal. Una persona con una fuerte depresión es incapaz de percibir la posibilidad de que las cosas puedan salirle bien y está convencida de que nunca volverá a ser feliz además de que su situación va empeorar aún más.
La depresión afecta a los pensamientos de una persona de tal modo que la persona es incapaz de ver la forma o formas de superar sus problemas. Es como si la depresión pusiera un filtro en el pensamiento de la persona deprimida que distorsiona las cosas. Por eso las personas deprimidas no se dan cuenta de que el suicido es una “solución” permanente a un problema temporal. Un adolescente deprimido puede sentir que no hay ninguna otra forma de escapar de sus problemas, de aliviarse el dolor emocional o de comunicar su desesperación y su profunda infelicidad.
A veces, las personas que se plantean el suicidio ni siquiera son conscientes de que cursan con un estado depresivo.
Un gran número de personas deprimidas se refugian en las drogas y el alcohol, sustancias que utilizan como vía de escape. Pero no son conscientes de los efectos depresivos que las drogas y el alcohol tienen sobre el cerebro.
Aparte de tener efectos depresivos, las drogas y el alcohol alteran la capacidad de raciocinio de la persona. Interfieren con su capacidad de valorar los riesgos, hacer buenas elecciones y pensar en soluciones sensatas a los problemas reales. Muchos intentos de suicidio ocurren bajo los efectos de las drogas o el alcohol.

Qué se puede hacer?
Los terapeutas y profesionales de la salud pueden proporcionar apoyo emocional ayudando a los adolescentes a desarrollar sus habilidades de afrontamiento y contención para estar en condiciones de enfrentar dichos problemas. En todos los casos mencionados es recomendable participar en grupos de apoyo que tengan problemas similares a los suyos.
Es recomendable también el ejercicio físico, una alimentación balanceada y en horarios establecidos, tener charlas familiares de sobremesa, contar con grupos de referencia, salir a la calle y no permanecer en casa todo el tiempo. Tener una mascota y dedicar tiempo a pasear, jugar y alimentarla. Ser selectivo con nuestras amistades, a veces lejos de ayudarnos nos pierden más.

Sigue leyendo

FIELES A NUESTRO PACTO DE LEALTAD

 

proposito-vida

Elegimos un planeta y un país para nacer y vivir una experiencia humana, así también un tipo de padres  hermanos y amigos,  en  un ambiente específico que nos permitiese  evolucionar. Elegimos ser abundantes o miserables,  solemnes o despreocupados, exitosos o perdedores,  saludables o  enfermizos…Venimos todos con un propósito  de aprender algo, un algo que ponga a prueba nuestra voluntad, nuestros talentos y  que nos haga desarrollar capacidades. Todo esto para  construirnos, a veces para  trascender o para enfrentar problemáticas que nuestros antepasados no han podido superar. Hicimos pactos de lealtad para permanecer el tiempo necesario con cada una de las personas que apoyarían nuestro proyecto,  y,  aunque no somos conscientes de dicho proyecto -a veces nos resulta insoportable nuestra pareja o   nuestros padres, nuestros hermanos, vecinos y todo aquel que se involucre con nosotros. Todos ellos cumplen la función de recordarnos a que hemos venido y están para obligarnos  a conseguir  nuestro propósito de vida.

 

thOWAVAIC9

Hemos caminado a ciegas entre tanta gente, esperando que alguien nos tomase de la mano para llevarnos de vuelta a casa. Hubo quienes caminaron con nosotros algunos metros, otros más kilómetros enteros y hay quienes siguen aquí junto a nosotros sin apartarse. El regreso a casa nos corresponde a cada uno de nosotros, pues sabemos hacia donde está, sabemos cómo orientarnos para llegar, aunque haya habido momentos tan confusos que dejamos la brújula a la persona más próxima a nosotros. Quizá esa persona fue intuitiva y nos  condujo bien o quizá estaban fuera de su centro que nos perdimos todavía más. Hubo recorridos divertidos, hubo otros con grandes penalidades y quizá hubo otros en que el arduo trabajo consumió nuestras energías que nos separamos del grupo, tomamos un atajo, nos regresamos, caímos, perdimos de vista a quienes venían con nosotros. También hubo momentos que tuvimos que detener nuestro avance para levantar a aquel que se había rendido, caminar más despacio o ir más rápido según las circunstancias.


Todos vinculados, entretejidos, conectados aun en la distancia, nuestras vibraciones cruzan distancias descomunales, el vecino de al lado no piensa diferente de mí, o aquel de enfrente que sufre igual que yo los mismos temores. No es casualidad que la mayoría de personas que habitamos  un edificio no tengamos pareja, tampoco lo es que haga amistad con personas que comparten con nosotros enfermedades, traumas, dificultades así también costumbres y  creencias. Nada es casual y cada persona que llega  es para mostrarme  algo y a su vez  me toca a mí enseñar otro tanto,  aunque solo sea un encuentro fugaz.

Cuando  nos permitimos fluir con la vida, todo se acomoda por sí solo, pero cuando nos resistimos –qué pesada se vuelve nuestra existencia- empezamos a cargar muchos problemas que no nos incumben, nos ponemos dificultades y agobios de nuestra pareja, de los hijos, de los compañeros de trabajo y también de nuestros amigos. Nos sentimos loa salvadores del mundo, los revolucionarios y la única revolución está en nuestra cabeza. Ir en contra de la vida es olvidar que esta nos fue dada para hacernos dignos de ella.

Fluir es confiar, es soltar, es reconocer que nuestro universo tiene un orden perfecto, que hay una inteligencia superior que nos guía, que va colocando las piezas necesarias para ir armando nuestro proyecto y que cada persona que aparece en nuestra vida tiene un propósito.

Cuando juzgo a los demás, cuando veo solo lo inaceptable, cuando me rebelo contra el estado de cosas que hay en el mundo, este mundo se convierte en mi referente y ahí es donde vibro, mi vibración es muy baja porque hay enojo, hay desconfianza, hay miedo veo entonces injusticia, pobreza, abuso de poder, desdicha, ignorancia, en fin solo dis-funcionalidad. Y si  centro mi atención en lo hermoso, en todos los regalos que recibo del universo, cuando agradezco, cuando vibro en el amor, mi vibración se eleva y con ella todo es posible me hago entonces  cómplice del plan infinito.

proposito-de-vida

YA CUMPLE 40 MI NENE

thEMUH4P1H

thJ5Z86QSA

 

 

 

 

Es frecuente escuchar decir a algunas mujeres; “mi hijo será un gran profesionista”, “él si va a lograr ser alguien”, “no un pelagatos”, “él no va a sufrir las miserias que yo pase”, “yo quiero que haya un doctor en la familia y ese va ser mi hijo”.
Y al referirse a su relación afectiva con el niño suelen llamarle mi rey, papá, mi razón de vivir, el dueño de mi corazón, mi príncipe azul, mi gran amor, mi bebé, la luz de mis ojos y muchos otros más.
Este fenómeno es observable en mujeres jefes de familia, en parejas separadas, en núcleos familiares donde el padre es periférico, en parejas que necesitan un tercero para arrinconarse uno a otro, así también donde prevalece un clima de hostilidad, y de insatisfacción.
Son personas con profundas carencias afectivas que ven en el hijo a su salvador, depositando en el la responsabilidad de compensarles dichas carencias. Quizá aun sin haber nacido este nuevo ser ya empieza a cargar con las demandas, con las expectativas, con frustraciones, con idealizaciones que la madre le va ir adjudicando.
Mamá se dedicara en cuerpo y alma a mimarlo y sobre-protegerlo. Es frecuente que este pequeño comparta la habitación y la cama con mamá hasta muy entradito en años.
No es de extrañar que un hijo con este tipo de madre difícilmente logrará tener una vida propia más bien estará para complacer, para halagar, para hacer feliz, para llenarle todos los vacíos y necesidades a su madre. De forma inconsciente se establece un contrato entre madre e hijo para que así vivan sus vidas sin poder el hijo reclamar ni rebelarse contra el ser que le dio la vida.
Cuando se hacen adultos no nos sorprende que este tipo de hijos permanezcan en la casa de mamá o con ambos padres y peor aún que sigan dependiendo económicamente y emocionalmente de ellos.
Así también que tengan muchas dificultades para entablar relaciones de pareja, o para permanecer con ellas por tiempos prolongados y sin querer adquirir cualquier tipo de responsabilidad.
Si mamá no tiene pareja también será una calamidad que logre algo para ella, Su energía no está disponible para ser mirada por los hombres que la rodean, quizá lo intente muchas veces y siempre se estará auto-saboteando. Pues la pareja de mamá es su hijo, la pareja del hijo es mamá simbólicamente hablando, hay de por medio un contrato grabado en el subconsciente que sigue vigente.
El fenómeno a observar aquí en este tipo de problemáticas es que las energías están mal distribuidas y los lugares que se ocupan no son los que corresponden, hay una mala alineación. El bebé de mamá dejó de serlo hace muchos años y no se cortó el cordón umbilical.
No hay malas intenciones, no se hace para perjudicar al hijo, es el desconocimiento del cómo instalamos creencias, de cómo movemos nuestras energías, porque la palabra es una energía. Porque de tanto repetirle al niño algunas frases como las arriba mencionadas estas terminan convirtiéndose en verdades absolutas que rigen su vida.
Tomar al hijo como lo que es, devolverle su autonomía, renunciando a lealtades absurdas y ponernos cada uno en el lugar que nos corresponde es un trabajo de constelaciones familiares. Haber dado vida a nuestros hijos no nos da ningún derecho a coartarles la libertad de ser, de equivocarse, de tener metas distintas, sueños, ilusiones y vidas diferentes.

Es urgente que las mujeres encontremos nuestro sentido de vida en diferentes   ámbitos y que nuestra autorrealización no esté emparentada exclusivamente con la maternidad.

EDIPO

 

Mandatos controladores

pequenosgigantes_big

 

Desde la P N L estar programados equivale a haber guardado datos…¿de quién? obviamente de una figura de autoridad, un ejemplo de ello sería lo que nuestra madre nos ha dicho : “te enfermas porque no me haces caso”, ”Tienes que cuidar de tus hermanos”, “los niños que son conformes son los mejores”, “tú me vas a matar con tu desobediencia”, “búscate un hombre que valga la pena”. Estos decretos constituyen creencias encadenadas no lógicas que dominan nuestra vida ya que no son observables a simple vista, casi siempre subyacen a nuestra estructura superficial, pero se hacen visibles por la forma en que hablamos, la forma en que se dicen las cosas, ejemplo (Uno de mis defectos es ser muy aprehensiva)…..quién lo puso en mi cabeza? Papá, mamá, mi pareja, algún profesor? -es así como emergen de nuestra estructura profunda o subconsciente-.

“La programación se realiza de diferentes maneras ya sea en forma seductora, en forma de amenaza, de consejo, como dar instrucciones o chantaje. y conlleva distintos personajes: el niño interior, el padre o adulto interior y la relación   interior. Se le llama “niño interior” a la parte de la personalidad que representa todos los sentimientos y experiencias infantiles, al “adulto interior” al padre a quien nos parecemos, y “compañero interior” a la persona con quien repetimos la relación programada y a la “relación interior” a la manera programada de relacionarnos”.

Casi nadie está consciente de las actitudes que asume mientras se relaciona ejemplo: como alguien desamparado, como alguien con poder, dominante, pasivo, permisivo, soberbio, humilde etc.

Fue durante nuestra infancia que experimentamos circunstancias y emociones, quizá harto desagradables, mismas que tuvimos que aprender a reprimir. Ya adultos repetiremos automáticamente dichas emociones, y de aquí en adelante nos van a controlar.

Somos programados a través de las creencias que sostienen nuestros familiares, educadores y figuras con autoridad sobre nosotros. Dichas creencias no son verdaderas en la mayoría de los casos, sin embargo son cercos que delimitan conductas en todas las personas. Si por ejemplo mi creencia es todos los hombres son infieles, entonces lo que yo voy a encontrar y atraer para mí son este tipo de hombres.

Existen creencias limitantes pero también las hay liberadoras. Las creencias limitantes te restan poder, te inhiben, las utilizas para justificar tu pasividad. Las liberadoras en cambio estimulan tu iniciativa y te ayudan a superarte. Cuando quieres quitar una creencia que te perjudica: (En nuestra familia nunca ha habido divorcios) debes substituirla por otra liberadora:(Tengo derecho a decidir con quiero pasar el resto de mi vida)

“Las razones por las que escogemos cualquier cosa, desde el sabor de una bebida, hasta la persona con la cual planeamos pasar el resto de nuestras vidas, no son el resultado de lo que deseamos, sino de cómo estamos programados subconscientemente para atraer o evitar, seleccionar o rechazar, aquello que decimos desear”

“La mayoría de nuestras preferencias no provienen de nuestra mente consciente, no son una elección, la mente subconsciente es la que se encarga de escoger la relación perfecta para ti Tendemos a elegir de manera consistente, al mismo tipo de persona con la que hemos tenido problemas en relaciones previas.”

“Elegimos a una persona que nos recordará a uno de nuestros padres, con la cual volveremos a reproducir y vivir las mismas situaciones que conocemos, sean agradables o no, y si no intenta definir a cada uno, a tu padre y a tu pareja, ve que aspectos tienen en común.”

Lo que determina la selección de pareja no es cómo fueron mis padres conmigo, sino cómo fueron el uno con el otro durante mi temprana infancia, la forma en que se relacionaban, maltrataban, enojaban, castigaban, acariciaban, reían y divertían.

“Siendo que cada persona se parece más a uno de los dos padres (padre o adulto interior), que al otro, buscará a una persona que se parezca al otro padre (compañero interior), sea que haya sido buena, mala o espantosa. Ese es el motivo por el cual uno repite patrones. Aunque se haya jurado nunca hacerlo”. Es un condicionamiento subconsciente, por eso uno no se da cuenta en qué momento eligió lo mismo. Date cuenta que tu madre y tu esposa se parecen, y posiblemente tu cuñado y tu papá.

Si de niño escuchabas con frecuencia: <no te lo mereces>, <eres malo>, <no sirves para nada>, <dios te va a castigar>, <deberías ser como tu hermano>, <nunca llegarás lejos>,< tu obligación es quedarte a cuidar de nosotros>.No es de extrañar que todos estos condicionamientos te estén impidiendo ser exitoso,  dejar a tu familia, emprender algo grande que experimentes culpa, ,etc. Todo esto está grabado en el subconsciente y hay que removerlo. Es muy probable que desconozcas todo aquello que te mantiene atorado.

Expertos en constelaciones familiares y PNL son los indicados para hacer modificaciones a las creencias que te dañan.

La ciencia de la vida Lucie Perrault México 2014 tu libro en 21 día spp-73-79

 

dulceros-de-payaso-3411-MLM4277568597_052013-F