El día que no compro me siento mal

 

thMDN228C7Comprar produce un placer indescriptible, sobre todo cuando lo hacemos impulsivamente, pues resulta un poco amargo razonar ¿el por qué queremos una blusa más? si tenemos guardadas treinta, de las cuales solo cinco usamos con frecuencia.
Demasiada gente acude a tiendas cuando se siente ansiosa, triste, deprimida y sola. Entonces compra, compra y sigue comprando cosas que no necesita, que ya tiene, o que resultan excesivas. Si comprar requiere cierta dosis de inconciencia, tiene que ver con un ego al que necesitamos alimentar. Sabernos importantes, que somos alguien, que elegimos libremente, que asumimos nuestro gran poder con solo firmar.
En el mundo globalizado que habitamos somos equis y al parecer dejamos de serlo cuando un vendedor nos llama por nuestro nombre y apellido, salimos del anonimato para surgir como un don Enrique o Doctor Ruvalcaba, o Licenciado fulano. Nuestra hambre de pertenencia entra en escena, aunque esa necesidad de encajar en una sociedad post moderna nos obligue a acumular cosas.
Que saciamos cuando compramos? El sentirnos separados de los demás? El querer llenar uno o varios vacíos en lo más profundo de nuestro ser? El creer que al darnos nos estamos amando porque así dice el eslogan” “porque te lo mereces”, creer que lo adquirido nos vuelve interesantes, más populares, más guapos, atractivos y modernos?
Desear y necesitar no es igual, sin embargo frecuentemente decimos voy a tal o cual tienda porque necesito un vestido, como si tuviésemos una carencia. Nuestros deseos toman las riendas de muchas decisiones, porque lo hacemos desde nuestra esfera emocional.
Sin embargo cuando compramos algo, más bien estamos pagando por intangibles como son la belleza, la inteligencia, la pertenencia, el poder, la autenticidad y muchos otros más. Finalmente el comprar significa un estilo de vida.

th9JNFWFD0

Para April Lane Bénson experta en el tema: “Tener más cosas no significa ser más feliz, sino ir más pesado. Lo que consumimos termina consumiéndonos”.
Es en la década de los noventa cuando la escritora Guadalupe Loaeza en sus libros: las niñas bien, las reinas de Polanco, Debo luego sufro y otros más, hace un análisis concienzudo sobre este fenómeno del consumo en todos sus niveles: no solo de cosas, también de diversión, de ocio, tiempo libre, de lugares donde se exhiben los bienes que dan estatus tales como son: salas de espectáculos, clubes, restaurantes, y todos aquellos donde transcurre la vida de una burguesía que nuestra querida escritora retrata con sentido del humor ameno e ingenioso. He aquí un párrafo en la presentación de Debo luego sufro: ” Guadalupe Loaeza ha creado personajes que les aqueja un mal tipificado por los psiquiatras como trastorno del control de los impulsos: compulsive shopping; buscan mediante las compras, subsanar carencias esenciales: la falta de un sentido concreto para sus vidas, de un auténtico conocimiento de quienes son y quienes les rodean. Pero esta es una conducta contraproducente. A las aflicciones radicales por el destino de la existencia, se suma el horror de los vauchers, de las fechas límite, de ser fichado en la versión moderna del Santo Oficio; El Buro Nacional de crédito”. (1)
“La era del vacío significa, en lo más profundo, la derrota de las grandes ideologías, de la historia, y al mismo tiempo, el advenimiento de un nuevo individualismo, marcado por el culto de la autonomía individual del cuerpo, por el culto del placer. Este proceso tiene como resultado un fenómeno de ansiedad y de comunicación de esa ansiedad. Esta nueva faceta del individualismo continúa desde hace varias décadas porque la sociedad de consumo y la comunicación se desarrolla siempre y cuando las grandes ideologías ya no pueden regresar. Vivimos una época marcada por el derrumbe de las grandes ideologías y las tradiciones, . Ya no existe el orden social y religioso que lo guiaba y que, de cierta manera le ayudaba a vivir”.(2)

thFEGMIA6V

 

 

thFLUO47Y3 Sigue leyendo

YA CUMPLE 40 MI NENE

thEMUH4P1H

thJ5Z86QSA

 

 

 

 

Es frecuente escuchar decir a algunas mujeres; “mi hijo será un gran profesionista”, “él si va a lograr ser alguien”, “no un pelagatos”, “él no va a sufrir las miserias que yo pase”, “yo quiero que haya un doctor en la familia y ese va ser mi hijo”.
Y al referirse a su relación afectiva con el niño suelen llamarle mi rey, papá, mi razón de vivir, el dueño de mi corazón, mi príncipe azul, mi gran amor, mi bebé, la luz de mis ojos y muchos otros más.
Este fenómeno es observable en mujeres jefes de familia, en parejas separadas, en núcleos familiares donde el padre es periférico, en parejas que necesitan un tercero para arrinconarse uno a otro, así también donde prevalece un clima de hostilidad, y de insatisfacción.
Son personas con profundas carencias afectivas que ven en el hijo a su salvador, depositando en el la responsabilidad de compensarles dichas carencias. Quizá aun sin haber nacido este nuevo ser ya empieza a cargar con las demandas, con las expectativas, con frustraciones, con idealizaciones que la madre le va ir adjudicando.
Mamá se dedicara en cuerpo y alma a mimarlo y sobre-protegerlo. Es frecuente que este pequeño comparta la habitación y la cama con mamá hasta muy entradito en años.
No es de extrañar que un hijo con este tipo de madre difícilmente logrará tener una vida propia más bien estará para complacer, para halagar, para hacer feliz, para llenarle todos los vacíos y necesidades a su madre. De forma inconsciente se establece un contrato entre madre e hijo para que así vivan sus vidas sin poder el hijo reclamar ni rebelarse contra el ser que le dio la vida.
Cuando se hacen adultos no nos sorprende que este tipo de hijos permanezcan en la casa de mamá o con ambos padres y peor aún que sigan dependiendo económicamente y emocionalmente de ellos.
Así también que tengan muchas dificultades para entablar relaciones de pareja, o para permanecer con ellas por tiempos prolongados y sin querer adquirir cualquier tipo de responsabilidad.
Si mamá no tiene pareja también será una calamidad que logre algo para ella, Su energía no está disponible para ser mirada por los hombres que la rodean, quizá lo intente muchas veces y siempre se estará auto-saboteando. Pues la pareja de mamá es su hijo, la pareja del hijo es mamá simbólicamente hablando, hay de por medio un contrato grabado en el subconsciente que sigue vigente.
El fenómeno a observar aquí en este tipo de problemáticas es que las energías están mal distribuidas y los lugares que se ocupan no son los que corresponden, hay una mala alineación. El bebé de mamá dejó de serlo hace muchos años y no se cortó el cordón umbilical.
No hay malas intenciones, no se hace para perjudicar al hijo, es el desconocimiento del cómo instalamos creencias, de cómo movemos nuestras energías, porque la palabra es una energía. Porque de tanto repetirle al niño algunas frases como las arriba mencionadas estas terminan convirtiéndose en verdades absolutas que rigen su vida.
Tomar al hijo como lo que es, devolverle su autonomía, renunciando a lealtades absurdas y ponernos cada uno en el lugar que nos corresponde es un trabajo de constelaciones familiares. Haber dado vida a nuestros hijos no nos da ningún derecho a coartarles la libertad de ser, de equivocarse, de tener metas distintas, sueños, ilusiones y vidas diferentes.

Es urgente que las mujeres encontremos nuestro sentido de vida en diferentes   ámbitos y que nuestra autorrealización no esté emparentada exclusivamente con la maternidad.

EDIPO

 

Tu bienestar Emocional depende de lo que eliges pensar

 

 

bienestar

Defino como bienestar emocional al manejo responsable de los sentimientos, pensamientos y comportamientos; reconociéndolos, dándoles un nombre, aceptándolos, integrándolos y aprovechando la energía vital que generan para que estén al servicio de la vida Las personas emocionalmente sanas son capaces de identificar y controlar sus sentimientos de manera asertiva y se sienten bien acerca de si mismos, tienen buenas relaciones personales y han aprendido estrategias para hacerle frente al estrés y a las dificultades de la vida cotidiana.

Esto significa que me doy cuenta de que es lo que pienso y asumo la responsabilidad de continuar o no con dicho pensamiento, luego conectar lo que siento con con lo que pensé y darme cuenta del tipo de actitud y comportamiento derivados de esto. Ejemplo : veo al policía del club y pienso es un pesado, entonces voy y lo trato como un pesado, el policía en respuesta puede ser grosero ya que lo estoy atacando. Yo me gano una respuesta defensiva por algo que pensé, pero ese pensamiento no es real es solo mi interpretación de la realidad. Es un juicio que mi mente elaboró y yo actué en consecuencia. Si de manera más frecuente reviso lo que mi mente dice me daré cuenta que yo estoy pensando con mi mente y mi mente se equivoca.

Los comportamientos que tenemos tienen que ver con la forma en que pensamos, cuando hacemos algo de malas o vamos esperando algo difícil es probable que sucedan conflictos en consecuencia,, si por el contrario nos hacemos una expectativa agradable y ponemos nuestra mejor sonrisa, obtendremos mejores resultados. Sin embargo el común de la gente se mueve en automatismos no está presente totalmente en lo que hace, su mente está ocupada con sus redes sociales y el grado de atención que dedica es muy limitado

La salud mental se refiere a la forma en que manejamos nuestra vida diaria y la forma en que nos relacionamos con los demás en distintos ambientes, ej: en la familia, la escuela, el trabajo, en las actividades recreativas y en la comunidad.  También tiene que ver con la manera en que equilibramos nuestros deseos, anhelos, habilidades, ideales, sentimientos y valores para hacer frente a las múltiples demandas de la vida.

Organizar nuestro tiempo, establecer prioridades, dedicarse tiempo a uno mismo, a los amigos, a la familia, emprender nuevas cosas, descubrir habilidades, revisar viejos proyectos, actualizar   sueños y anhelos, echar a trabajar dones y talentos, seguir aprendiendo, crear nuevas relaciones.

Trabajar nuestra salud mental es seleccionar pensamientos constructivos, tener una actitud optimista, no preocuparse innecesariamente, confiar en el proceso de la vida, reírnos de nuestras limitaciones, perdonarnos nuestros errores, ser tolerantes con las debilidades de los demás, practicar la ecuanimidad, darnos tiempos para despejar la mente,. Prescindir de noticias que causan alarma, de programas violentos, estresantes o corrosivos. Así también no engancharnos en charlas tóxicas donde se ventilan las miserias y tragedias actuales.

“Si observamos nuestra mente comprobaremos que vivimos en un estado casi continuo de malestar y de ansiedad. En cuanto dejamos de preocuparnos por una cosa, empezamos a obsesionarnos con otra Las perturbaciones mentales no nos dan respiro, sentimos desasosiego y muy rara vez felicidad verdadera. La televisión y la radio y ahora el teléfono nos bombardean con multitud de imágenes y sonidos que vienen a contaminar nuestra mente.”

Nuestro bienestar emocional es un legado que seguramente hemos construido y capitalizado a base de estrategias para protegernos de los ataques de afuera. Bien de personas tóxicas, metiches y negativas o de noticias amarillistas, y de todo aquello que desequilibra nuestra ecuanimidad.. Muchas veces estamos de excelente humor, enfrascados en nuestras actividades cotidianas, pero de repente recibimos uno o varios mensajes que vienen a romper con este escenario cálido donde transcurre nuestra vida. Aplicar templanza equivale a poner cerrojos y candados a los intrusos que vienen a devastar nuestra paz interna, es quizá lo que podemos empezar hacer. Elige lo que ves, elige lo que escuchas,elige lo que piensas, se consciente de tus reacciones, aprende a permanecer en el aquí y ahora y no te enganches con el desequilibrio de los demás.

Ocho pasos hacia la felicidad ,Gueshe Kelsang Gyatso, Edit Tharpa Méx 2015

ththKBLIL4CO

 FINGIR PARA ENCAJAR

 

Tiempo

 

En su libro los cuatro acuerdos, el Dr. Ruiz explica: “Nacemos con la capacidad de aprender a soñar, y los seres humanos que nos preceden nos enseñan a soñar de la forma en que lo hace la sociedad. El sueño externo tiene tantas reglas, que cuando nace un niño, captamos su atención para introducir estas reglas en su mente. Mediante cada palabra se establecen acuerdos que cada uno de nosotros acepta de forma implícita, luego se transforman en creencias que definirán nuestras vidas” Acuerdos tales como: <tú serás el mejor de mis hijos>, <siempre vas a estar conmigo>, <serás el abogado más renombrado>, <el médico que la familia necesita>

“El cumplimiento de una regla otorga premios y el no acatarlas amerita castigos. Debido al miedo de ser castigados y a no recibir la recompensa aprendimos a fingir lo que no somos, con el fin de complacer a los demás. La domesticación es tan efectiva que muy pronto nos vamos convirtiendo en nuestro propio domador. Las leyes morales que son los diez mandamientos forman el Libro de la ley que va a gobernar nuestro sueño, el cual queda instalado en la mente como un juez interior. Su único propósito es   juzgar todo lo que hacemos. Cualquier cosa que vaya en contra del Libro de la Ley hará que sintamos una extraña sensación en el plexo solar, una sensación llamada miedo. Incumplir las reglas del libro de la Ley abre nuestras heridas emocionales y reaccionamos creando veneno emocional”

thZJN2J17J

En el sueño del planeta a nosotros los seres humanos nos resulta normal sufrir, vivir con miedo y crear dramas emocionales. El sueño externo no es placentero pues está lleno de violencia, de miedo, de guerra, de injusticias. Cada vez que sentimos emociones como la cólera, los celos, la envidia o el odio, experimentamos un fuego que arde en nuestro interior. Vivimos en el sueño del infierno”.

Hemos aprendido a vivir según los puntos de vista de los demás por miedo a no ser aceptados y de no ser lo suficientemente buenos para otras personas. Necesitamos que los demás nos acepten y nos amen pero nos resulta imposible aceptarnos y amarnos a nosotros mismos”(1)

No hay nada que pueda llenar el vacío de la desaprobación y la exigencia con que nos castigamos todo el tiempo.

“El abuso de uno mismo nace del auto-rechazo, y éste de la imagen que tenemos de lo que significa ser perfecto y de la imposibilidad de alcanzar ese ideal. Nuestra imagen de perfección es la razón por la cual nos rechazamos; es el motivo por el cual no nos aceptamos a nosotros mismos así como somos y no aceptamos a los demás tal como son”

“Tenemos millares de acuerdos con la gente, con Dios, con la familia, pero los más importantes son los que hemos hecho con nosotros mismos. En ellos nos decimos quienes somos, que sentimos, que creemos, y como debemos comportarnos. Para romper dichos acuerdos que están basados en el miedo necesitamos la mayor valentía para recuperar nuestro poder personal”.(1)

Hacer que la auto-imagen cuadre con la realidad implica un gasto de energía superior a nuestras fuerzas; intentando ser siempre los más inteligentes, los más buenos, cultos, la más refinados, la más generosos o la que siempre ganamos.

Si a esto le sumamos la falta de valores reales amplificados a nivel social y la relativa sencillez con la que personas con un determinado físico o actitudes muy peculiares lograr alcanzar el éxito.

Walter Riso explica: “éxito entendido desde el punto de vista del reconocimiento social y la fama, nos encontramos ante una circunstancia en la que los <complejos> encuentran un excelente campo de cultivo, especialmente para que se manifieste la inferioridad”. No ser tan bueno es el resultado de una comparación poco objetiva y demasiado exigente con uno mismo.(2)

Un complejo es el conjunto organizado de representaciones y de recuerdos dotados de intenso valor afectivo, parcial o totalmente inconsciente. Mismo que se formó a partir de las relaciones interpersonales de la historia infantil y cuya estructura abarca niveles tanto emocionales, de actitudes y de conductas adaptativas.

Podríamos decir que el complejo de inferioridad se refleja en el pensamiento de las personas que creen que no están a la altura de los acontecimientos. El hecho de ser menos que otros no es por sí mismo problemático. Este complejo de inferioridad es un problema de percepción. Que se manifiesta con una sensación de ser inadecuado, de quedar por debajo de las propias expectativas

“Vivimos en un mundo en el que parece que es fácil alcanzar el éxito con talento, y en el que con esfuerzo y dedicación podemos llegar a ser lo que soñamos. Pero llega la hora de verdad y la cosa no es tan fácil. Hay muchos obstáculos y condicionantes con los que no se cuenta. Además, hay que sumar las presiones, directas e indirectas que parecen ignorar esos obstáculos o, peor aún, que hacen sentirse inútil a la persona que las sufre”.(2)

 

Sigue leyendo

ERRORES MAESTROS

 

 

desaprobacion-parental-300x223Demasiada gente en el mundo se debaten entre lo que deberían ser y lo que son, agobiadas por no ser psicológicamente ejemplares, ni emocionalmente perfectas.
Dividir al mundo entre perdedores y ganadores resulta una agresión que proviene de aquellos que están a favor del desempeño extremo. La premisa es: “si quiere ser una persona valiosa, jamás debes perder”. Esto es que en ningún momento de nuestra vida enfrentemos algún fracaso. Pero si nuestra vida es un proceso de aprendizaje por ensayo y error, el equivocarse, permanece latente para surgir en cualquier momento, existe como posibilidad de: enfrentar pérdidas, altibajos, estancamiento, y un sinfín de acontecimientos que se aproximen a la derrota. A quien no le ha ido mal alguna vez? Y los más beneficiados de estas experiencias son quienes lo ven como aprendizaje, encontrando estrategias para no fallar en la próxima vez

QUÉ REALMENTE ES UN ERROR?

Un error no es….

  • Una señal de valor personal.
  • Una razón para que te agredas severamente.
  • El motivo de que te paralices y vivas con tensión
  • La justificante de que te etiquetes como mala persona
  • Algo por lo que debas pagar reiteradamente.
  • Algo que te exijas nunca volver a cometer.
  • Algo con lo que vivas obsesionado, rumiándolo una y otra vez.
  • Algo que te impida hacer las cosas mejor el día de hoy.
  • Algo que deba ocultarse y no resolverse abiertamente
  • Algo necesariamente indeseable.

 

Elsalu-sistema-inmune error es……

  • Parte del proceso de vivir y desarrollarse
  • Información valiosa de cómo no funcionan las cosas, lo cual nos acerca a ver como si funcionan, siempre y cuando persistamos en la búsqueda.
  • Dimensionando sus alcances es una señal que permite prever un sinnúmero de desastres mayores.
  • Una brújula, mapa, guía que nos orienta.
  • Pieza única de aprendizaje.
  • Algo que nos permite movimiento y espontaneidad para desempeñarnos con mayor eficacia.
  • La oportunidad para expandir la conciencia.
  • Un acto inconveniente para algo, pero solamente para ese algo
  • Un hecho con consecuencias de las cuales somos responsables.
  • Experiencias que todos nos suceden incluyendo expertos en el área
  • Un hecho después del cual descubrimos hay diversas formas de actuar pero la nuestra depende de: hábitos ya formados, errores de cálculo, conflictos de necesidades, inexperiencia, olvido, etc.

Según Walter Riso el mandato irracional perfeccionista “si quieres ser una persona realizada debes ser el mejor cueste lo que cueste”

También señala más catastrófico para la salud mental, imposible. En términos competitivos ser el mejor significa ser el sobresaliente, el adelantado, el triunfador o el que ha logrado hacer del prestigio el poder y la posición una forma de vida, así vaya de la mano del estrés, la ansiedad o la ambición salvaje con nuestros iguales, no importa el costo, ganar es lo que vale. Sin embargo “ser el mejor” no garantiza ni bienestar, ni felicidad.

Si en vez de querer ir con la manada, nos detenemos a reflexionar y nos damos cuenta de; que la vida saludable se acompaña de la sencillez, en esforzarse sin ansiedad, inducidos por la pasión y el entusiasmo.

Reconocer nuestro derecho a equivocarnos; a tener tiempo de ocio, a hacer las cosas a nuestro ritmo que puede ser lento, a no seguirle el juego a la competencia, y por supuesto también   el preferir dejarnos llevar por el proceso, en lugar de ir solo por resultados. El propósito es alejarnos de la idea perfeccionista de ser los mejores y en su lugar apuntamos a un crecimiento personal sostenible.

Sigue leyendo

La energía del clan familiar

 

 

pinguinosTodos surgimos como un retoño en un árbol espiritual universal; este árbol une a todos los seres humanos con sus raíces. Cada uno de nosotros debe aprender a convertirse en un dirigente que dé amor, cuidados y alimento a la preciosa vida que le ha sido otorgada. La manera como usamos nuestra esencia espiritual demuestra el valor que le damos a la vida, las conexiones físicas con nuestra espiritualidad están bien resguardadas en nuestras semillas humanas. Sólo cuando el espermatozoide y el óvulo se unen se completa la semilla que dará origen a un ser humano. Un óvulo y un espermatozoide, se fusionan gracias a una poderosa energía que da vida a un nuevo ser, único y especial .Nuestra intuición nos conecta con la inteligencia y sabiduría universales cuando podemos dirigirla a través de la meditación, la oración, la relajación, la conciencia, el desarrollo de una elevada autoestima y un gran respeto por la vida. Alcanzamos una sabiduría propia cuando hemos aprendido a estar relajados, tranquilos por dentro, contentos con nosotros y podemos amar sin condiciones-“

Satir Virginia, Nuevas relaciones Humanas en el Nucleo familiar pax Mex.2002.

Casi en todas las familias existen antagonismos originados en un sinfín de creencias e interpretaciones que se hacen a la realidad. A veces es entre la pareja, otras es entre hermanos, y la mayoría de las veces los desacuerdos son entre padres e hijos, ya que siendo de generaciones distintas perciben y se acomodan a la realidad desde sus propias perspectivas. Esto promueve relaciones conflictivas, cargadas de ira, odio, rencor, culpa, y mucho dolor. Son seres que viviendo bajo el mismo techo apenas se dirigen la palabra, desconocen todo de cada uno y optan por buscar fuera de casa lo que no hay dentro. No hay intercambios amorosos, gratificantes que los nutran emocionalmente Son muy pocos los hijos que reconocen sentirse a gusto con el tipo de padres que les tocó en suerte, o que se sientan orgullosos y felices de ser quien son con la familia que tienen y nada les objetan. Así también que perciben su contexto familiar como el mejor lugar para crecer, desarrollarse y expresarse. Otra mayoría critica el tipo de padres que tiene, les hallan más defectos que virtudes y creen poder lograr superarlos en todos los aspectos. Así también padres que juzgan a sus hijos en todo, los comparan constantemente, y no ven en ellos nada digno de reconocer. En donde se originan estas posturas? Es el tipo de crianza, el medio ambiente social, son los valores, son los sentimientos, son los amigos, los medios de comunicación responsables de las querellas presentes en las relaciones familiares? Que factor podemos estudiar para saber de dónde proviene tanto malestar de los padres a los hijos y viceversa? Veámoslo desde el enfoque de las constelaciones familiares.


Todos los seres humanos hemos nacido de dos polos opuestos, hombre y mujer, somos la creación perfecta del universo, nuestros padres enriquecen y nos aportan abundante información proveniente de nuestros ancestros, es así como venimos al mundo para continuar una serie de tradiciones: creencias, saberes, pensamientos y actitudes. Es una decisión personal  renunciar a ello y seguir un camino propio, haciendo a un lado la tradición familiar, sin embargo esto tiene un gran costo que consiste en la exclusión. El sentido de pertenencia es tan fuerte que a veces estamos dispuestos a hacer lo que sea con tal de quedar dentro. La energía que nos alimenta es la del clan familiar inscrita en nuestros genes. Lo que yo recibo de mis padres, mis padres me dan; mi madre me da incondicionalmente, y a través de ella aprendo a recibir. Mi padre da siempre y cuando haga bien las cosas, esto es a condición de algo. Mi madre se representa por mi lado izquierdo, mi padre por el derecho, representan ambos una analogía de mis dos hemisferios cerebrales.


constelaciones-familiares
Cada generación está marcada para seguir un patrón de comportamientos, los mismos que generaciones anteriores han ido reproduciendo. Cada familia debe aprender como continuar la tradición. Si la tradición dice que debe haber madres solteras, eso se me va a inculcar desde pequeña, de forma indirecta, a través de actitudes, de mensajes dirigidos a mi inconsciente. Una familia es un cosmos donde se adoctrina de manera sistemática con creencias, demandas, y contratos todo lo que mi familia cree, piensa, hace, dice planea y ejecuta de manera consciente e inconsciente, esto significa que muchas familias desconocen cuáles son las tradiciones que siguen y solo las conservan de forma automática, pues no han podido confrontarlas con las condiciones imperantes de la realidad actual.


Por ejemplo si mi abuela y mi madre tuvieron relaciones de odio, es muy probable que yo las continúe pues ellas no serán ejemplos amorosos a imitar. Pero si yo no deseo odiar a mi madre, debo aprender a relacionarme de otras formas y a entrenar mis sentimientos para no continuar en ese esquema. Además debo identificar mis creencias, como surgieron y de qué forma las sigo perpetrando. Cada miembro de la familia tiene la facultad de elegir ser una copia renunciando a sus sueños o reinventarse en una forma singular lo cual no es malo, lo deseable es pedir permiso a los padres para caminar en otro sentido. Cuando hay desagrado, rechazo, y a veces repudio de las herencias ancestrales, se está renunciando a la energía cósmica que nos motiva a crecer. Es recomendable honrar siempre a los padres y ancestros pues de ellos nos viene nuestro poder personal. Todo aquello criticable en mis padres, es algo que de forma inconsciente voy a repetir, y el no estar de acuerdo con ellos no significa ignorarlos o confrontarlos, mi trabajo en esta vida no consiste en hacerlos que cambien, quien debe evolucionar soy yo. Esta vida que me fue otorgada por mis padres es para que yo evolucione y ellos me están dando las condiciones idóneas para que yo aprenda lo que vine a aprender. Mi herencia familiar son todas las vivencias y experiencias que me tocó vivir, positivas y negativas, agradables y desagradables, son el legado que yo debo recibir y aceptar para estar bien con mi clan familiar.
El enfoque sistémico nos enseña que, además de tener una identidad individual, formamos parte de un colectivo mayor. Todos estamos insertados en una mente común mayor. Una Alma Familiar que establece reglas, una de ellas es amar a nuestros padres y combatir la debilidad de sacrificarnos por nuestros mayores creyendo falsamente que así los rescatamos.