BIENESTAR PERSONAL A QUÉ PRECIO?

 

indiferencia (1)

Hacerse güey es ser indiferente, apático, desentendido, vale madres.

La indiferencia social es un claro síntoma de una sociedad que no tiene la más mínima intención de participar, en ninguna instancia pública que tenga que ver con el destino de su conjunto. Este indicio marca una fuerte decadencia en el ser humano con respecto a sus semejantes.

Tengo la suerte de vivir en Puebla, y observo el panorama general durante esta pandemia de covid19. Avanzando ya el mes  de mayo llevamos resguardados en casa ya  7 semanas  siguiendo las medidas de aislamiento y protección por decisión propia y ética porque creemos que es nuestro deber contribuir al restablecimiento del país. Sabemos que de cumplirlas la mayoría depende que este virus se vaya también. –

Estoy consciente de que mucha gente debe ir a laborar y no me refiero a ellos, sino a personas que pudiendo quedarse en casa siguen reuniéndose para comer, desayunar y cenar con familiares que no viven en casa, recibiendo visitas, caminando en la calle muy quitados de la pena, -es más cierran su calle para hacer baile- trasnochando también, saludándose de beso, asistiendo a los mercados, comprando y comiendo en restaurantes y fondas las cuales siguen dando servicio público.

 

gettyimages-811339706-170667a

Hago mi observación a este colectivo que define la  idiosincrasia de muchos   mexicanos sea este: ladino, vale-madres, muchos-huevos,  cuya  ingobernabilidad, ausencia de límites, pensamiento mágico, desestimación del riesgo, y  fanatismo son una amenaza para la salud publica.  Y veamos las creencias que sustentan estas actitudes: -Ese virus no existe es un invento-,  -la virgencita me cuida- , -a mí no me va pasar-, -si de algo me iba a morir, prefiero morir contento- , -nadie me va mandar-  – la vida no vale nada-,  -la muerte me pela los dientes-, -Pues si ya me toca ni modo-, -Mi dios me protege- y vale destacar la frase de un personaje público: -esta enfermedad es de los ricos, -los pobres no se enferman.

thG2IUIO3B

Creer en Dios está bien pero tener una confianza pasiva en la que  no se está  dispuesto a hacer nada  para protegerse   es un acto irresponsable, creer que si traemos estampitas con imágenes de santos y vírgenes nos vuelven invisibles al virus resulta amenazador.

En que radica la ingobernabilidad: En la total desconfianza hacia las figuras de poder , ya sea autoridades, jefes de trabajo, padres de familia ya  que la sociedad tiene la creencia acerca de estos como que  solo han aprovechado su estatus para beneficio propio.

Hablando de límites estos son necesarios para hacer saber a los demás hasta donde les permitimos aproximarse y los que  los hacen valer cuentan con un adecuado nivel de consideración a los demás junto con su respectivo amor propio y por lo anteriormente señalado andamos muy  lejos de  llegar ahí.

Que cantidad de gente en nuestro país cuenta con información suficiente y confiable? Nuestra gente sabe con claridad qué tipo de riesgos corre el, su familia y comunidad? Peor aun lo que aparece en las redes sociales es amarillista y contradictorio, mientras hay quienes lo exageran, hay quien se dedica a minimizar. Vivimos un bombardeo de imágenes fatalistas orientadas a crear miedo, desvalimiento y ansiedad. Y los medios que mucha gente usa para informarse son las redes sociales, es muy probable que aquí se origine la histeria colectiva que vivimos día a día.

Es deplorable la ausencia de liderazgo que ostenta nuestro estado, ya que las autoridades parecen hacerse de la vista gorda con toda la disfuncionalidad manifiesta en los ciudadanos, los empresarios, el sector salud  y demás ámbitos. No se han implementado  programas claros y consistentes  para paliar la contingencia, no hay un responsable a cargo de cada colonia organizándose en esto.

Nuestro estado cuenta con más de quinientas universidades, ¿adonde están los investigadores, científicos,  directores, periodistas, escritores, ideólogos de nuestro estado? No es este su momento histórico para conducir a la gente, para organizar y hacer propuestas acordes a las necesidades de este momento?

 

1_9Sbkhl5Q00OE5v2fZd8ukw

En el sistema económico actual creemos equivocadamente que nosotros tenemos el control de todo, y  ahora que somos responsables de nosotros y los demás  no tenemos el nivel de madurez y mucho menos  conciencia ética  que esta contingencia sanitaria requiere. Pues Porque los chinos si obedecieron, simplemente porque en esa cultura la obediencia es vista como una cualidad y en México resulta un defecto. Allá se aplicó mano dura para hacer cumplir las indicaciones, aquí la gente retira su simpatía al gobierno si utiliza métodos severos.

Prevalece un  total desentendimiento de las medidas de aislamiento en muchas personas, haciendo oídos sordos a las medidas    de auto-cuidado y de distancia, como si fuesen niños rebelándose contra sus padres y posteando sus fiestas como trofeos, dónde los adultos responsables?

Si no hay un remedio o vacuna, lo único que se tiene es detener los contagios, el uso de mascarillas, mantener una cierta distancia entre los encuentros son actos sociales que se eligen porque son el único recurso, Pero esto no se puede hacer, porque hay individuos cuya decisión es no colaborar, ni cooperar en la absurda creencia de no necesitar nada de los demás, sin el reconocimiento del valor de la vida y que conservarla es un acto de amor  estamos totalmente a merced de la desgracia.

Para el bien de todos urge mirarnos como seres humanos, en relación a otros seres humanos: ayudarnos, reagruparnos y cooperar pues si esta crisis no modifica nuestras costumbres de convivencia nuestro destino es el aniquilamiento.

Como dice Humberto Maturana “si no nos escuchamos y no nos encontramos en el mutuo respeto, la honestidad, la colaboración y la convivencia democrática, no vamos a generar ningún cambio hacia el bien-estar de la humanidad, sin pandemia viral o con ella vamos derecho a nuestra extinción”.

Las-rutas-en-bici-que-te-harán-descubrir-paisajes-únicos-de-Europa-Foto1-1

 

ENCARIÑARSE ES APEGARSE

 

 

handsclippedDaniel Goleman en su libro emociones destructivas menciona la especificación que hace el Dalai Lama acerca de los tres venenos, y señalando al apego como uno de ellos. Sin embargo el apego es innato a la especie humana, cabe preguntarse entonces ¿en que momentos se vuelve perjudicial?
Se entiende como apego al tipo de lazo emocional y afectivo que surge entre dos individuos y que genera la voluntad de permanecer en la cercanía o en contacto con el otro, de preferencia física.

El apego es parte de estar vivos, sentirnos unidos a los demás nos genera bienestar, confianza, tranquilidad, sentido de pertenencia.

La mayoría de seres que estamos en esta tierra vamos por la vida buscando ser vistos y escuchados, esto es sentirnos vivos en presencia de alguien, tenemos relaciones afectivas con la pareja, los hijos, los amigos, conocidos y muchas más personas de nuestro entorno porque mediante estas se producen intercambios generadores de bienestar emocional.
En su gran mayoría de relaciones hay apegos, y nos apegamos más con quien hay lazos sanguíneos, atracción física, intereses en común, con quien nos quiere como a nosotros nos gusta o es como lo hicieron nuestros padres cuando éramos muy pequeños, y mucho mejor con aquellos que está dispuestos a darnos su tiempo, su espacio, su escucha y sus palabras.
Son en muchos casos nuestro estilo de apego el que definen a quien elegir, con quien estar y a veces lo que se deba soportar, subyacen en nuestras memorias de las formas de relacionarnos con los demás conforme a la respuesta a nuestras demandas de atención recibida por quien nos cuidó en la infancia.
El psiquiatra y psicoanalista John Bowlby (1907 – 1990) creía que las causas del estado de salud mental y los problemas de comportamiento podían atribuirse a la primera infancia. De hecho, La teoría del apego de John Bowlby enuncia que venimos pre-programados biológicamente para construir vínculos con los demás y estos nos ayudan a sobrevivir
El apego infantil es el vínculo emocional específico que adquiere el infante con la madre o con su cuidador primario. Proviene de sentirse protegido, respaldado y aceptado incondicionalmente.
El bebé desde su nacimiento está capacitado para utilizar una serie de técnicas que le harán captar la atención de los padres: llanto, balbuceo, succión, sonrisas. Algo propio de los mamíferos. Ante estos estímulos los cuidadores han de estar pendientes y responder a sus demandas, para que el bebé sienta el vínculo afectivo, que le proporcionará un apego seguro.

apego

 

Es así como se instala una relación sólida con el cuidador primario cuando le proporciona al bebé seguridad y estabilidad emocional. Al implante de apego seguro en el niño, este mismo al ir crecer lo irá transformando en habilidades psicológicas y sociales.
Este sistema es generador de cuidados, por eso las figuras que lo representan son los cuidadores, los cuales representan los cimientos de lo que Bowlby llamó la “base segura”.
Bowlby propone cuatro categorías
A. Apego seguro ; prevalece una idea positiva de uno mismo y de los demás
B. Apego evitativo: hay una idea positiva de uno mismo pero negativa hacia los demás
C. Apego ambivalente ; hay una idea negativa de uno mismo y positiva de los demás
D. Apego desorganizado: existe una idea negativa de uno mismo y de los demás.

Lo que nos pasa ahora de adultos tiene que ver con la forma de responder a nuestras demandas de atención de quien nos cuidó durante nuestra infancia. Amamos y queremos siguiendo un modelo de apego, nos relacionamos con nosotros, con los demás y con el mundo exterior a partir del sistema de apego que desarrollamos.
“Quienes sufren la separación o alejamiento de una forma catastrófica, quienes ante la amenaza de perder al amor de su vida optan por doblegarse y sufrir humillaciones, quienes prefieren dar el primer paso para separarse a permitir que los abandonen, quienes ante la muerte de un ser querido pierden su sentido de vida. Quienes mueren al poco tiempo de perder a la persona con mayor convivencia, o ante la pérdida de un empleo, de su salud, de sus pertenencias entablan un sufrimiento crónico son solo algunos ejemplos de personas cuyo sistema de apego no resulta adecuado para sentirse completos aun estando solos”

hqdefault

Es a partir de esta teoría que podemos explicar nuestra tendencia a establecer vínculos fuertes, selectivos y duraderos entre sí cuando se instaló un apego seguro. Esto nos da la pauta para entender porque hay gente demasiado desconfiada, celosa, controladora y dependiente cuando hay apego desorganizado. O si hay un apego evitativo identificamos actitudes evasivas y la discapacidad de algunas personas para permanecer en una relación o alejarse ante las primeras dificultades.
Observamos cómo la amenaza de ruptura resulta catastrófica cuando tenemos un apego ambivalente.
Salir al mundo, dejar el hogar, alejarnos de nuestros padres, de la familia requiere una gran dosis de apego seguro, el prescindir de la base segura para arriesgarnos nos convierte en personas autosuficientes e independientes que estamos dispuestas a continuar aprendiendo y adquiriendo las herramientas internas necesarias que nos hagan desarrollarnos como adultos competentes. Dependiendo de cómo sea nuestro estilo de apego, podremos enfrentarnos al mundo y a la exploración de lo que nos interesa de una forma u otra. Con angustia, con miedo, con necesidad y ansiedad, con dificultad, o por lo contrario, con interés, valentía, ilusión y viendo las adversidades como retos que nos hagan crecer y avanzar.

La mayoría de nuestras experiencias con nuestro entorno y nuestras interrelaciones personales a lo largo de nuestro ciclo vital, y sobre todo en la infancia, quedan registradas en el inconsciente influyendo en nuestra manera de vincularnos y ofrecer respuestas interpersonales futuras.
El principio de sanar se inicia cuando aceptamos que algo anda mal, cuando identificamos de donde proviene, cuando estamos dispuestos a modificar lo que nos produce daño, cuando pedimos ayuda y sobre todo cuando empezamos a defender nuestro bienestar.
Sanar nuestro apego inseguro, desorientado o ambivalente requiere recibir grandes dosis de afecto a través de palabras y gestos. El desarrollo afectivo de nuestros niños se incrementa mediante caricias armoniosas y palabras que incrementan la autoestima, miradas en cuyos ojos uno percibe la grandiosidad y la aceptación con las que el otro le mira. Incluso cuando interponemos un límite o sanación de una conducta debe estar impregnada de calor emocional además de aceptación.

Nuestro maestro Anand Dilvar autor del libro “El esclavo” nos conforta el corazón con estas palabras: “No estás solo en esta experiencia hermanito, el miedo, el anhelo de una madre que te abrace, la necesidad tremenda de un padre que te apoye, esa ansia de unirte con otro hasta perderte en el, este deseo de que alguien te proteja, este sentirte tremendamente vulnerable. Todo es compartido por cada ser humano en este planeta, no hay nada malo en ello, no es debilidad, no hay tampoco solución porque nada de eso es problema. Una vez más es parte de estar consciente de que existes, parte de la experiencia humana.”

thNPYIV1XJ
Referencias
Pérdida afectiva, Bowlby J. Buenos Aires Paidós 1980
Vínculos Afectivos Bowlby J. Buenos Aires Paidós 1993
A través de ti. Anand Dilvar. El camino rojo mayo 2018.

 

 

 

TE CELO PORQUE TE QUIERO

 

imagenes_de_amor_amor_celoso

Los celos son un estado emocional alterado que resulta del miedo a perder algo muy valioso, específicamente a nuestra pareja. La persona que los manifiesta proyecta así  sus debilidades e  inseguridades. Ante la sensación no solo de temor sino de amenaza a su vínculo pasional, sexual o emocional de pareja, y este puede ser   por una persona real o imaginaria. Esto significa que dicha emoción puede existir solo en la mente del celoso.

No toda la gente experimenta celos, hay quienes lo son en exceso  pero solo con determinadas  parejas o en circunstancias muy particulares y dependiendo de  qué tan  críticos sean esos momentos  en su vida afectiva. Por ejemplo después de tener una operación quirúrgica, una enfermedad o  una amputación que incide disminuyendo la valía personal del afectado.

Hay también personas que jamás los experimentarán, por lo general son personas que tienen una confianza innata en sí mismos y en los demás y,  en algunos casos por no haber vivenciado líos pasionales que les hayan marcado.

Los celos se relacionan con actitudes de desconfianza, recelo, rechazo hostilidad, agresividad, ansiedad, dolor y disminución de la autoestima.

Cuando se deja que invadan toda nuestra esfera afectiva, se pueden convertir en una obsesión y es entonces que se vuelen enfermizos.

Si permito que los celos se apoderen de mi me estoy dando permiso para actuar instintivamente y entonces ya no puedo responder por las consecuencias de mis actos.

Si por el contrario los observo, los reconozco como míos puedo aprender a entenderlos y a domesticarlos, es decir a trabajar en la confianza en mí mismo y en mi pareja.

Cuando yo experimento celos me es más fácil culpar a mi pareja por sentirlos, que admitir que soy yo el inseguro, miedoso o  desconfiado y por tanto necesito aprender a entenderlos y a controlarlos.

En nuestra cultura se le da especial valor a la  monogamia o exclusividad con la pareja: esto es, que de ninguna manera ni mi pareja ni yo podemos tener una cita o salida con alguien más sin sentirnos amenazados. Es muy probable que así suceda porque a menudo tenemos  creencias erróneas de la amistad entre hombre y mujer, esto es que indefectiblemente terminará en atracción sexual. Por otra parte la mala costumbre de estarnos comparando con el otro o la otra. Mayor atractivo, mejor charla, más sentido del humor, más mundo.

Si caigo en el juego de estarme comparando solo para ver mis limitaciones quizá arrastro un grave problema el de ser adicto al sufrimiento.

Y si soy adicto al sufrimiento es muy lógico que entable relaciones con personas poco fiables, deshonestas, infieles, coquetas y  de cascos ligeros, solo para comprobar que no se puede confiar en nadie.

Demasiadas relaciones  de pareja se dañan por la actitud celosa y hasta melodramática de uno de los dos o ambos. Como rezan muchas canciones : “hay que sufrir cuando se ama”. En la cultura machista representa el grado de atención del celoso pues así demuestra su amor . Bastante tiempo que comparten  parejas celosas lo usan para cuestionar pelear, intimidar y además lastimarse, dando como resultado que se va instalando la violencia entre ambos de diferentes formas. Esta será una relación basada en el conflicto que lejos de apoyar el desarrollo personal de cada uno los convierte en personas sometidas.

No se vive una relación de pareja, más bien se es prisionero de ella y el carcelero puede ser cada uno según las circunstancias. Vivir en la desconfianza y quizá paranoia con la persona que digo amar ¡que desgastante puede resultar! Y cuánto  deteriora una relación que pudo perdurar.

A veces se rompe una relación así solo para ir tras otra exactamente igual, -que significa esto? pues que el que está dañado soy yo y necesito buscar ayuda y recuperarme antes de volver a intentar estar con alguien.

Encelarse de vez en cuando puede ser revitalizante en la relación. No así cuando se convierte en una constante de la relación amorosa.

Sigue leyendo