DESIDIA Y APATÍA

a_woman_left_lonely_by_odeliator

 

 

Ya he concluido un proyecto que tomó años hacerlo realidad, ahora por fin lo he puesto andar, es muy satisfactorio haber podido llegar hasta aquí, en el pico de una colina, y ahora desde aquí visualizo la subida para conquistar nuevas colinas… ahhh que sensación tan fuerte, miro alrededor hay mucha gente a mi lado también subiendo, y muchas otras se han quedado abajo, mil emociones: alegría, miedo, coraje, incertidumbre, totalidad, integración total.
Y de pronto el apagón energético, entra por la puerta grande la desidia, el abandono, la apatía, los problemas de salud, como si de repente todo fuese una película en blanco y negro en cámara lenta.

thK0ZU3OG7
¡Quien me estará jugando una broma pesada! -no hay creatividad- el tedio se instala, ¡por más que quiero seguir un ritmo pareciese que arrastro una piedra de hierro atada al tobillo!. Lo que antes me hacía reír, ahora es causa de disgusto, de un ser primavera ahora me volví otoño, gruñona, malhumorada medio insoportable. ¿Qué pasa? ¡Qué alguien me explique esto!
Que se sienten a dialogar la prudencia con la necedad, la rigidez con la elasticidad, el tedio con el sentido del humor, esos antagónicos groseros que solo sirven para crear culpas.
Hasta ahora he perseverado en alcanzar mis metas, no me he rendido, siempre en la búsqueda, en los nuevos aprendizajes, ¿porque se me apaga el foco?, ¡que significa esto!, ¡socorro! ¡auxilio!, ¡dolores! ¡llamen a inocencia!
Desbordada, enérgica, locuaz, jocosa e iluminada, -esa era yo hasta hace unos días-. Adonde fueron a parar mis mil sonrisas, mi confianza sólida, mi fe inquebrantable.
¿Es una crisis existencial? ¿es el principio de mi declive?, ¿me ha secuestrado la señora indiferencia? ó ¿díganme de que se trata?

Office worker overwhelmed by load of work

Cuando estaba llena de energías y de salud, no podía entender que hubiese gente que en todo el día no se quitase la piyama, o que permaneciera en su casa acostada viendo la televisión durante horas. Sentía un gran recelo por personas que se la pasan bostezando y haciendo nada.
¡Quiero días soleados! ¡quiero afectos renovados! ¡deseo recuperar la que era! ¡la quiero de vuelta! ¡no admito sucedáneos!
Me acabo de dar cuenta que pasa, mi cuerpo me pide a gritos descanso, holgura, nada de compromisos, vaciar y vaciar, para volver a llenar, reunir nuevas energías, mente clara, cierre de etapa, final de juego.
Así como los árboles que se vacían de sus hojas, es necesario desprender, soltar, dejar marchar todo aquello que nos mantiene anclados, por ello el invierno una estación del año propicia para  vaciar los cuartos, limpiar la casa, mudar los trastos. Acariciar un sueño, abrir los ojos, escoger el tema para seguir soñando.

apatia_anergia_abulia