EL HOMBRE QUE YO QUIERO

 

love-emotionsQuiero un amor bonito, que me quiera como a mi me gusta, una que otra pelea chiquita solo para recordar nuestras diferencias y aumentar la paciencia, prescindir de las emboscadas y golpes bajos, despacio, sin prisas ni arrebatos, perdernos a ratitos golosos de ternura.
Quiero contarte algunos de mis secretos, cuando esté lista para abrirme, y  tener la claridad de darte solo aquello que elijo dar; no para que me lo devuelvas, ni para que me quieras más o para cobrarlo después. Quiero ser tu confidente cuando tú decidas, no como requisito ni como regla, y hacer visitas a algunos recovecos de nuestro ser: a veces agobiados, asustados, fuera de centro y muchas otras felices a mas no poder.
Quiero sentirme segura, que puedo mostrarme totalmente yo sin escrúpulos ni rubores. Saber que cuento contigo no hasta cinco, no hasta diez, saber que cuento contigo.
Te quiero para mí, el tiempo que me elijas tú también, no deseo contratos, ni revanchas de cuentas atrasadas, mi pasado limpio es. Quiero total claridad al estar contigo… no arriba, no abajo, sino al lado tuyo, nunca perderme de mi para atarme o atarte. Tan lucida y entera, tan frágil y fuerte, tan amorosa y tierna, tan mujer y tan niña, porque contigo es que quiero todo.
Ser un hogar cada uno para el otro, a donde volver y sentirnos seguros, en paz, con calor, con frescura, con clima de bienestar. Ser tu mi tierra firme donde anclar mi esencia de barca fugitiva en tu abrazo, en tu cuerpo, tu mi gran compañero con quien quiero solazarme mientras  regreso de donde me perdí.

“Necesito los nudos que construyen la escultura de un brazo;
Los músculos maduros, ramazones del árbol de algún cuerpo:
Continente irrigado por las venas que en mapa
transparentan el flujo de la vida.
Necesito ese tronco para apoyar mi angustia, necesito esa rama para enredar mi abrazo,
Y en un pecho –fingida tierra firme- anclarme para engañar mi esencia de barca fugitiva” Susana Francis

hqdefault

 

TU Y YO SOMOS UNO MISMO

Fungus, fungi on a tree trunk in rainforest. Toadstool on tree trunk. Mushrooms in tropical rain forest. Concept of symbiotic relationships in nature. Macro shot, shallow dof, selective focus

 

Roberta decidió liquidar su relación de pareja con Ramón del que juraba ser “el amor de su vida”, llevaban ya tres años de vida en común.
Lo que llama la atención es el detonante que provoca esta ruptura. Hace algunos meses Roberta tramitó un intercambio de universidad con otro país para realizar prácticas concernientes a su profesión. Ella y Ramón refrendaron el compromiso de permanecer fieles a su relación apoyándose uno a otro en todo lo que fuese necesario.
Roberta fuera de casa descubrió muchos de los acuerdos (implícitos y explícitos) que mantenía con su “ratoncito” a quien llamaba así de cariño, mismos que limitaban la expresión, expansión y realización de cada uno. Roberta renuncio a bailar, a socializar con amigos, ir a fiestas en resumen al ambiente chispeante y jocoso imperante con su familia de origen, solo para no discutir con Ramón. Lo que más impacto causó en Roberta es el que ahora dispone de su libertad, misma siempre había estado ahí en sus manos, pero que ella no había tenido el valor de defenderla en aras de una “relación estable”
Muy pronto se dio cuenta que ni siquiera extrañaba a su amado Ramón. Y sucedió lo que tenía que suceder, al mes ya había tronado su relación. Ramón no pudo cumplir sus promesas, se hizo de la vista gorda con muchas necesidades emocionales y materiales de Roberta.
Ella sin su freno de mano se animó a vivir experiencias de vida que habrían sido imposibles de compartir con Ramoncito. Se dio permiso de vivir la vida como siempre había soñado. Después de cuatro meses Roberta conoció a otro enamorado con el que no piensa repetir la misma historia.
Este tipo de relatos no existirían si una relación de pareja acepta y respeta la singularidad de cada uno, y tiene como puntos de equilibrio la atracción, la admiración, la confianza, los propósitos en común y en el apoyo incondicional y mutuo para que ambos se conviertan en la mejor versión de sí mismos.

Esta relación de pareja empastada es de dominio- sumisión, Uno manda, el otro obedece, uno decide y el otro acata. Puede haber desagrado pero se reprime y los costos a mediano y largo plazo se vienen encima. Una relación no se va a sostener de comodidad a costa del otro, ceder es renunciar a muchas libertades: expresividad, espontaneidad, vivacidad, estar vivos en una palabra.
Ahora mismo existen mujeres que entregan su quincena al marido para que este sea quien decida cómo y en que gastar los ingresos de ambos. Existen todavía algunas especies de hombres que prefieren mujeres que no piensen, que no cuestionen, que acepten y cierren la boquita, de lo contrario va haber discusiones interminables En la actualidad quedan muchas mujeres que piden permiso para todo, que dan una lista de pormenores al marido de su diario acontecer, mujeres que no tiene amigas, que su tiempo es exclusivo de los hijos y del marido. Mujeres que nunca se relajan, que siempre están ocupadas aceitando el engranaje de eso que llaman hogar.
Pero ojo, el mundo ya giró existen demasiados hombres a los cuales ha dejado de interesar el tener sometidas a sus mujeres, porque están conscientes de que todo se ha transformado y que en la vida de pareja es piedra angular la confianza como una práctica de libertad. Cada cual viviendo su plan y proyecto de vida, cada cual aportando lo que corresponde como pareja, con proyectos personales, con planes a futuro, con una visión amplia y a la vez integradora de su caminar por este mundo.file

MI LEGADO

Cuando mi cuerpo abandone la forma humana y retorne a mi hogar, habré evolucionado, habré concluido esos aprendizajes que motivaron mi llegada aquí.
Y me iré feliz de haber luchado toda mi vida por conseguirlos, uno de ellos: ser la mejor versión de mi misma.
El camino ha sido largo, incierto, obscuro, con peligros acechando por todos lados. He sabido lo que es la soledad pero también he logrado convertirla en mi mejor amiga.
He buscado los caminos más largos, los más sinuosos y muchas veces me he perdido, dando vueltas en círculo.
Ha sido a base de dolor que me he encontrado conmigo misma, he renunciado a ser espectadora de mi vida, he abandonado el papel de víctima para ponerme los trajes y sombreros ms elegantes en la certidumbre de que los merezco.
Hoy sé que la vida es un regalo, un bello regalo disfrazado de muchas formas, colores y ambientaciones.

Mi vida es la gran oportunidad de celebrar permanentemente el continuar en este plano rodeada de las personas que amo y que me aman.
Dando es como recibimos, iluminando a los demás es como nos convertimos en antorchas incandescentes.
Inspiradores de sueños, nuestro gran cometido, nuestro mejor legado: enseñar a volar, emprender el vuelo a otros confines, a otras galaxias.
Porque la vida no tiene límites, esos nos fueron impuestos desde afuera
En el encuentro con el amor de mi vida que soy yo misma, en mi emoción de vibrar muy alto, en el dar como ejercicio cotidiano, en todo esto radica el encuentro con mi ser, con mi esencia, con el anhelado retorno a mi inocencia.

thSM0N5JP3