BIENESTAR PERSONAL A QUÉ PRECIO?

 

indiferencia (1)

Hacerse güey es ser indiferente, apático, desentendido, vale madres.

La indiferencia social es un claro síntoma de una sociedad que no tiene la más mínima intención de participar, en ninguna instancia pública que tenga que ver con el destino de su conjunto. Este indicio marca una fuerte decadencia en el ser humano con respecto a sus semejantes.

Tengo la suerte de vivir en Puebla, y observo el panorama general durante esta pandemia de covid19. Avanzando ya el mes  de mayo llevamos resguardados en casa ya  7 semanas  siguiendo las medidas de aislamiento y protección por decisión propia y ética porque creemos que es nuestro deber contribuir al restablecimiento del país. Sabemos que de cumplirlas la mayoría depende que este virus se vaya también. –

Estoy consciente de que mucha gente debe ir a laborar y no me refiero a ellos, sino a personas que pudiendo quedarse en casa siguen reuniéndose para comer, desayunar y cenar con familiares que no viven en casa, recibiendo visitas, caminando en la calle muy quitados de la pena, -es más cierran su calle para hacer baile- trasnochando también, saludándose de beso, asistiendo a los mercados, comprando y comiendo en restaurantes y fondas las cuales siguen dando servicio público.

 

gettyimages-811339706-170667a

Hago mi observación a este colectivo que define la  idiosincrasia de muchos   mexicanos sea este: ladino, vale-madres, muchos-huevos,  cuya  ingobernabilidad, ausencia de límites, pensamiento mágico, desestimación del riesgo, y  fanatismo son una amenaza para la salud publica.  Y veamos las creencias que sustentan estas actitudes: -Ese virus no existe es un invento-,  -la virgencita me cuida- , -a mí no me va pasar-, -si de algo me iba a morir, prefiero morir contento- , -nadie me va mandar-  – la vida no vale nada-,  -la muerte me pela los dientes-, -Pues si ya me toca ni modo-, -Mi dios me protege- y vale destacar la frase de un personaje público: -esta enfermedad es de los ricos, -los pobres no se enferman.

thG2IUIO3B

Creer en Dios está bien pero tener una confianza pasiva en la que  no se está  dispuesto a hacer nada  para protegerse   es un acto irresponsable, creer que si traemos estampitas con imágenes de santos y vírgenes nos vuelven invisibles al virus resulta amenazador.

En que radica la ingobernabilidad: En la total desconfianza hacia las figuras de poder , ya sea autoridades, jefes de trabajo, padres de familia ya  que la sociedad tiene la creencia acerca de estos como que  solo han aprovechado su estatus para beneficio propio.

Hablando de límites estos son necesarios para hacer saber a los demás hasta donde les permitimos aproximarse y los que  los hacen valer cuentan con un adecuado nivel de consideración a los demás junto con su respectivo amor propio y por lo anteriormente señalado andamos muy  lejos de  llegar ahí.

Que cantidad de gente en nuestro país cuenta con información suficiente y confiable? Nuestra gente sabe con claridad qué tipo de riesgos corre el, su familia y comunidad? Peor aun lo que aparece en las redes sociales es amarillista y contradictorio, mientras hay quienes lo exageran, hay quien se dedica a minimizar. Vivimos un bombardeo de imágenes fatalistas orientadas a crear miedo, desvalimiento y ansiedad. Y los medios que mucha gente usa para informarse son las redes sociales, es muy probable que aquí se origine la histeria colectiva que vivimos día a día.

Es deplorable la ausencia de liderazgo que ostenta nuestro estado, ya que las autoridades parecen hacerse de la vista gorda con toda la disfuncionalidad manifiesta en los ciudadanos, los empresarios, el sector salud  y demás ámbitos. No se han implementado  programas claros y consistentes  para paliar la contingencia, no hay un responsable a cargo de cada colonia organizándose en esto.

Nuestro estado cuenta con más de quinientas universidades, ¿adonde están los investigadores, científicos,  directores, periodistas, escritores, ideólogos de nuestro estado? No es este su momento histórico para conducir a la gente, para organizar y hacer propuestas acordes a las necesidades de este momento?

 

1_9Sbkhl5Q00OE5v2fZd8ukw

En el sistema económico actual creemos equivocadamente que nosotros tenemos el control de todo, y  ahora que somos responsables de nosotros y los demás  no tenemos el nivel de madurez y mucho menos  conciencia ética  que esta contingencia sanitaria requiere. Pues Porque los chinos si obedecieron, simplemente porque en esa cultura la obediencia es vista como una cualidad y en México resulta un defecto. Allá se aplicó mano dura para hacer cumplir las indicaciones, aquí la gente retira su simpatía al gobierno si utiliza métodos severos.

Prevalece un  total desentendimiento de las medidas de aislamiento en muchas personas, haciendo oídos sordos a las medidas    de auto-cuidado y de distancia, como si fuesen niños rebelándose contra sus padres y posteando sus fiestas como trofeos, dónde los adultos responsables?

Si no hay un remedio o vacuna, lo único que se tiene es detener los contagios, el uso de mascarillas, mantener una cierta distancia entre los encuentros son actos sociales que se eligen porque son el único recurso, Pero esto no se puede hacer, porque hay individuos cuya decisión es no colaborar, ni cooperar en la absurda creencia de no necesitar nada de los demás, sin el reconocimiento del valor de la vida y que conservarla es un acto de amor  estamos totalmente a merced de la desgracia.

Para el bien de todos urge mirarnos como seres humanos, en relación a otros seres humanos: ayudarnos, reagruparnos y cooperar pues si esta crisis no modifica nuestras costumbres de convivencia nuestro destino es el aniquilamiento.

Como dice Humberto Maturana “si no nos escuchamos y no nos encontramos en el mutuo respeto, la honestidad, la colaboración y la convivencia democrática, no vamos a generar ningún cambio hacia el bien-estar de la humanidad, sin pandemia viral o con ella vamos derecho a nuestra extinción”.

Las-rutas-en-bici-que-te-harán-descubrir-paisajes-únicos-de-Europa-Foto1-1

 

Entrenamiento emocional para la autoestima

nexusmap_web

Se puede decir hipotéticamente que La inteligencia emocional es una combinación de dos inteligencias; la inteligencia intrapersonal y la inteligencia interpersonal, . la primera se relaciona con todo lo que sabemos acerca de nosotros mismos, así también la manera en que nos enfocamos a realizar cambios significativos en nuestra forma de ser pensar y actuar para sentirnos a gusto con nosotros mismos. Esta inteligencia permite acceder a los propios sentimientos así como movilizar la capacidad de distinguirlos y recurrir a ellos para guiar la conducta. La segunda es todo lo que sabemos de los demás, es información valiosa que proviene de la manera de comunicarnos con la gente y que es exitosa cuando nos aporta una sensación de bienestar. Es a través de nuestras interacciones tanto verbales como no verbales que nos damos a conocer y conocemos a la demás gente. “La inteligencia interpersonal se divide en cuatro habilidades: liderazgo, capacidad de cultivar las relaciones y mantener las amistades, capacidad de resolver conflictos y la destreza para realizar análisis de situaciones sociales. Es también la capacidad para comprender a los demás, y sus motivaciones. Permite formar un modelo preciso y realista de uno mismo y ser capaz de usar ese modelo para operar efectivamente en la vida. Incluye las capacidades para discernir y responder adecuadamente al humor, al temperamento, a las motivaciones y deseos de los demás.” (Vázquez (2012) El aprender a relacionarnos de manera efectiva con nosotros mismos y con los demás es posible gracias al entrenamiento emocional. El entrenamiento emocional hace posible que podamos modificar en nosotros formas de pensar y sentir dañinas. Consiste en aplicar ejercicios orientados a modificar la percepción poco favorable que desde pequeños y manera automática hemos instalado en nosotros y convertirla en una herramienta que favorezca nuestro desarrollo y maduración emocional, gracias a dicho entrenamiento podemos favorecer nuestra autoestima.” Las personas emocionalmente expertas conocen y manejan bien sus propios sentimientos, interpretan y enfrentan positivamente los sentimientos de los demás, se sienten más satisfechos y son más eficaces en la vida.

Existen cuatro componentes básicos de la autoestima: autoconocimiento, auto-aceptación, auto-respeto y auto-motivación.” (Goleman (2006)

Para Salovey “son cinco las capacidades de la inteligencia emocional:

  1. Conocer las propias emociones, reconocer mis sentimientos mientras ocurren.
  2. Manejar las emociones, serenarse, liberarse de la irritabilidad, ansiedad, melancolía (recuperación mas rápida de los reveses que la vida da.)
  3. Trabajar la propia motivación, ordenar las emociones al servicio de los objetivos, autodominio emocional, y aprender a postergar la gratificación.
  4. Empatía es la conciencia de las necesidades y sentimientos de los demás.
  5. Mejorar las relaciones. Tener la capacidad de dirigir las emociones de otros, liderazgo principalmente.” (Salovey)1997)

Shapiro explica las cualidades emocionales que influyen en el éxito: “empatía, expresión y comprensión de los sentimientos, control de nuestro genio, independencia y autonomía, capacidad de adaptación, simpatía, capacidad de resolver problemas en forma interpersonal, la persistencia, cordialidad, amabilidad y el respeto”. (Shapiro (1997)

Mucho se habla de autoestima, como si de manera simple se pudiese hacer brotar en la gente instalando un disco nuevo y retirando otro dañado que hay que cambiar. La mayoría de motivaciones que integran la autoestima se relaciona con material guardado en el inconsciente. Se localiza en la conciencia interna a la cual no se accede racionalmente, es ahí donde se alojan la mayor parte de nuestras frustraciones, miedos, mitos, tabúes y creencias que de no ser trabajados y superados se convertirán en aquellos obstáculos que enfrentamos día a día. La mayor parte de nuestros problemas provienen de dicho material conocido por nosotros solo a través de los sueños, o bien de la introspección, también es todo aquello que los demás observan pero que a nosotros nos cuesta mucho reconocer, pues la mayoría de las veces resulta doloroso. El hecho de habernos sentido o no amados por nuestra madre será un elemento crucial para que dichas motivaciones apuntalen nuestro sano crecimiento o bien lo obstaculicen. Nuestros pensamientos acerca de lo que somos, acerca de los demás, y nuestra relación con ellos de manera constante colorean la percepción que tenemos con nosotros y el mundo. Puedo sentir vergüenza de ser quien soy, puedo sentir orgullo, puedo sentir que finalmente no importa pues no estoy en este mundo para cubrir las expectativas de nadie. O bien tener la creencia de que me amarían si tan solo fuese diferente a como soy ahora. “Lograr que mi ser se acepte tal cual es y tener una relación amistosa con mis experiencias, ya sean agradables o desagradables,”( Welwood (2010) pudiera ser la base para ponerme en contacto con mis fortalezas, con mi bondad, repetirme que está bien ser como soy en este momento y en los momentos que me he sentido ridículo, tonto o absurdo y dar una respuesta neutral a la mirada que me juzga… si bien no puedo controlar lo que los demás piensan de mi lo que sí puedo frenar en mi es la desaprobación que yo mismo hago de mi. Algunas veces mi mente me dice que sentiría más digno de no ser por….tales o cuales defectos, o tal vez porque no soy lo suficientemente bueno como mi hermano, amigo, vecino en algún deporte, en el arte, en la cocina o bien en las relaciones sociales.

Si bien es cierto que yo puedo ejercer control sobre algunos sucesos, me debe quedar bien claro que hay otros tantos que escapan a él, por ejemplo yo no puedo entrar en el corazón de alguien para que me ame, esto no lo puedo cambiar, lo que sí puedo cambiar es mi respuesta emocional ante su no- amor. “Tu no-amor es un suceso natural que no me hace ni mejor ni peor, no sufro ni muero por ello. Lo trágico es que yo no me ame y desee que tu, lo hagas para llenar un vacío, entonces haré lo que sea para lograr que tú me quieras, renunciare a mis deseos, necesidades y a mí con tal de lograrlo, y cuando tú te vayas volveré a rebajarme para conseguir el amor de otro”(Riso (2012). Para lograr de mi mismo el amor que necesito es aprobándome, reconociéndome tal cual soy celebrando lo que me hace semejante y diferente de los demás, es construyéndome, es esforzándome por convertirme en un ser lo más humano posible. ¿Cómo es mi trato hacia mí mismo? ¿ Estoy conectado?¿ Atiendo mis necesidades? Reconozco mis emociones, ¿se que pienso? Y eso que pienso me ayuda a sentirme mejor? O bien es la causa de que coma, beba, fume, me atiborre de todo lo posible para no sentir. La mente, bien los decía Alejandro Jodorowsky es como un caballo desbocado, que sueltas las riendas puede derribar todo aquello que encuentre a su paso,( Jodorowsky ( 2010) me refiero al hecho de cómo utilizo mi mente, puedo dirigir mis pensamientos? O permito que discurran por ella todo lo que de manera fortuita aparezca, puedo elegir mis pensamientos, ¿ me comprometo con mi higiene mental? ¿Puedo elegir pensar escenarios que me causan estrés, dolor, miedo, enojo, tristeza?, o bien aquellos que me mantienen arriba, alegre, confiado, amoroso, satisfecho. Puedo pensar e imaginar situaciones trágicas, dolorosas, destructivas, puedo también cambiarlas por otras que me proporcionen paz, tranquilidad, entusiasmo, yo tengo el poder de seleccionar aquello que quiero alojar en mi mente, Reconozco en mí el poder de visualizar todo aquello que me convenga, que me nutra, que apoye mi crecimiento. Si yo soy dueño de mis pensamientos, también lo soy de mis emociones, puedo elegir estar triste o feliz, malhumorado o radiante, pleno o vacío. La mayoría de mis miedos son creados, están ahí porque yo los he dejado entrar y juegan un papel importante. “ Si decido tener una relación amistosa con mis experiencias y sentimientos y aprendo a tocar concientemente un sentimiento que hasta ahora me provoca dolor es aprender a liberarme de sus garras, pues me pone en contacto con mi fortaleza.

BIBLIOGRAFIA

  • Nuevas relaciones humanas en el núcleo familiar, Virginia Satir, edit. Pax México 2002. pp.18.
  • Emociones Destructivas, Daniel Goleman, narra un diálogo científico con el Dalai Lama Edit. Vergara 2005 Buenos Aires Argentina. pp87, 144, 145, 148, 149-151, 153, 210.
  • “Técnicas cognitivas para el tratamiento del estrés” Mattew Mckay, Martha Davis y Patrick Fanning. Ediciones Roca.1988 Barcelona España.pp19-23.
  • De la Autoestima al egoísmo, Jorge Bucay edit. Océano, biblioteca Jorge Bucay México 2006.
  • El control de tu estado de ánimo, Manual de tratamiento de terapia cognitiva para usuarios”, Dennis Greenberger, Christine A. Padesky, E. Paidós
  • (1)Inteligencia emocional y rendimiento académico en estudiantes adolescentes, Tesis de licenciatura Jorge Arturo Vázquez Rico. Universidad Pedagógica Nacional ,Unidad Ajusco dic.2012
  • (2)La Inteligencia Emocional Goleman Daniel Edic. B. México Vergara México 2007
  • (3) “Inteligencia Emocional” Mayer J. y Salovey P.What is emotional intelligence? En Mestre, J y Fernández Berrocal, P(coords.) Manual de inteligencia emocional, Madrid Pirámide.
  • (4) Shapiro L.E.1997 La inteligencia emocional en niños. Bilbao, Gpo. Zeta.
  • (5) Welwood John, Amor perfecto, relaciones imperfectas. Norma Bogotá 2008.
  • (6) Walter Riso Amar o Depender, Edit. Oceano México 2010
  • (7) Alejandro Jodorowsky Psicomagia de bolsillo Edit. Siruela México 2010.
  • emociones