RECUPERA TU CONFIANZA Y SÉ FELIZ

 

Sientes un espasmo en el estómago, tu cuerpo emocional se contrae, transpiras, respiras rápidamente, hiperventilas, tu corazón late más fuerte y en tu mente ves como ella están con otro, se besan, se frotan entre sí, ríen a carcajadas, se burlan de ti … ¡claro, y ahora te están poniendo el cuerno!, y tu montas en cólera, todo se vuelve rojo, no tienes capacidad de discriminar que es tan solo una creación de tu mente, si pudieras ahora mismo les ahorcarías o les darías un balazo.
Ya pasó inmediatamente le marcas por teléfono para constatar que está trabajando, o en casa, o haciendo los deberes, respiras tranquilo, todo está bajo control, ahora respiras pausadamente, vuelves a la normalidad, -lo malo es que esta sensación dura poco tiempo-. Esta dosis de desajuste emocional tiene una liga con nuestras células emocionales que se ensancharon cuando mamá y /o papá desaparecían de nuestro mundo, cuando el miedo se apoderaba de nosotros frente al abandono y a la traición, porque nos prometían algo y no lo cumplían, cuando tenían predilección por un hermano (a) específicamente, cuando tardaban demasiado tiempo en regresar y nos quedábamos dormidos llorando y esperando. Lo peor que podemos hacer es dejarla que nos gobierne, aprender a ponerle límites es lo más sano.
Cada pensamiento genera una reacción bio-química en nuestro cerebro, mismo que produce sustancias químicas, las cuales actúan como mensajeras de los pensamientos hacia el cuerpo, cuando el cuerpo recibe dichos mensajes, responde activando una serie de reacciones que coinciden con lo que el cerebro está pensando. Acto seguido el cuerpo le envía al cerebro un mensaje confirmándole que ahora se siente exactamente como el cerebro está pensando.
Me gustaría que repases esta misma escena solo ahora en cámara lenta, y que vayas haciendo algunas modificaciones, si en vez de respirar rápidamente, lo hicieras tranquilamente, y si además te situaras frente a esa pareja y les mirases la cara para descubrir que te equivocaste que no lo conoces, solo hay un ligero parecido con tu mujer, y que cuando haces este descubrimiento puedes empezar a reír a carcajadas. Ahora miras esa escena del beso, la haces muyyyy pequeña, cada vez más pequeña, en blanco y negro, ahora es minúscula, la tomas entre tus manos, la empapas en agua y se deshace, ahora respiras profundamente, te llenas de oxígeno los pulmones, sonríes y te dices: ¡¡Tengo una gran confianza en mí mismo!!
Exactamente ahora descubres que esos celos provienen de la falta de confianza en ti mismo. Lo sensacional es que puedes empezar a hacer cambios en tus redes neuronales para modificar las películas que tu mente crea, esas que tanto te dañan, en su lugar crear otras que te propicien bienestar, tranquilidad y sosiego. Ya no permitas que películas patéticas que en otros tiempos se adueñaron de tus estados emocionales tengan poder sobre ti. En lugar de esto matiza escenarios agradables, confortables, con elementos estéticos que te den energía positiva. Seguro entre tus recuerdos hay momentos en los que te sentiste afortunado, o realizado, o muy feliz, donde conseguiste algo, quizá lograste alguna meta y tu estado de euforia era grandioso, ese estado es importante que lo traslades a este momento actual para que hagas los cambios necesarios. Eso que resulta tan difícil, colócalo enfrente de ti, dale color, sonido y la sensación de euforia, elabora tu película y observa una y otra vez como obtienes eso que tanto deseas .Seguridad en ti mismo, paciencia, constancia, dedicación, sentido del humor, simpatía, una relación amorosa a tu medida son solo algunas de las que puedes lograr si te permites; borrar los programas viejos y reprogramar tu mente, utilizarla a tu favor e ir en la dirección correcta. Es importante usar lo visual, auditivo y quinestésico, es decir, mirar, oír, y sentir. Es en estas tres dimensiones que podemos trabajar nuestra película; con sonidos, colores y sensaciones. Un ejemplo concreto: Me veo radiante, muy hermosa y ligera, estoy tomada de la mano de mi pareja, siento la tibieza de su piel junto a la mía, mi corazón late pausadamente, me siento confiada y segura, el me mira con amor, ambos caminamos a la orilla de un lago, se escucha el trinar de los pájaros y el ruido del viento en los árboles, observo las distintas tonalidades del agua, aspiro el aroma de la yerba, ahora me doy cuenta de cuanta armonía encierra el contacto con la naturaleza.¡¡¡Abro los brazos y grito Soy muy feliz!!!!

 

 

Confiar en el proceso de la vida

 

 

bienestar

Defino como bienestar emocional al manejo responsable de los sentimientos, pensamientos y comportamientos; reconociéndolos, dándoles un nombre, aceptándolos, integrándolos y aprovechando la energía vital que generan para que estén al servicio de la vida Las personas emocionalmente sanas son capaces de identificar y controlar sus sentimientos de manera asertiva y se sienten bien acerca de si mismos, tienen buenas relaciones personales y han aprendido estrategias para hacerle frente al estrés y a las dificultades de la vida cotidiana.

Esto significa que me doy cuenta de que es lo que pienso y asumo la responsabilidad de continuar o no con dicho pensamiento, luego conectar lo que siento con con lo que pensé y darme cuenta del tipo de actitud y comportamiento derivados de esto. Ejemplo : Necesito ir al banco, pero de antemano veo una multitud haciendo fila, entonces me pongo de mal humor y a regañadientes acudo al mismo, efectivamente está lleno, tal como imagine. Veamos;;  todo aquello que visualizo como posible, el universo me lo va a dar

Los resultados que obtenemos  tienen que ver con la forma en que pensamos, cuando hacemos algo de malas o vamos esperando algo difícil es mas probable que suceda.

La salud mental se refiere a la forma en que manejamos nuestra vida diaria y la forma en que nos relacionamos con los demás en distintos ambientes, ej: en la familia, la escuela, el trabajo, en las actividades recreativas y en la comunidad.  También tiene que ver con la manera en que equilibramos nuestros deseos, anhelos, habilidades, ideales, sentimientos y valores para hacer frente a las múltiples demandas de la vida.

Organizar nuestro tiempo, establecer prioridades, dedicarse tiempo a uno mismo, a los amigos y a  la familia, emprender nuevas cosas,  actualizar   sueños y anhelos, desenrollar dones y talentos,  crear nuevas relaciones.

Trabajar nuestra salud mental es seleccionar pensamientos constructivos, tener una actitud optimista, no preocuparse innecesariamente, confiar en el proceso de la vida, reírnos de nuestras limitaciones, perdonarnos nuestros errores, ser tolerantes con las debilidades de los demás, practicar la ecuanimidad, darnos tiempos para despejar la mente,. Prescindir de noticias que causan alarma, de programas violentos, estresantes o corrosivos. Así también no engancharnos en charlas tóxicas donde se ventilan las miserias y tragedias actuales.

“Si observamos nuestra mente comprobaremos que vivimos en un estado casi continuo de malestar y de ansiedad. En cuanto dejamos de preocuparnos por una cosa, empezamos a obsesionarnos con otra. Las perturbaciones mentales no nos dan respiro, sentimos desasosiego y muy rara vez felicidad verdadera. La televisión y la radio y ahora el teléfono nos bombardean con multitud de imágenes y sonidos que vienen a contaminar nuestra mente.”

Nuestro bienestar emocional es un legado que seguramente hemos construido y capitalizado a base de estrategias para protegernos de los ataques de afuera. Bien de personas tóxicas, metiches y negativas o de noticias amarillistas, y de todo aquello que resta armonía. Muchas veces estamos de excelente humor, enfrascados en nuestras actividades cotidianas, pero de repente recibimos uno o varios mensajes que vienen a romper con este escenario cálido donde transcurre nuestra vida. Aplicar templanza equivale a poner cerrojos y candados a los intrusos que vienen a devastar nuestra paz interna, es quizá lo que podemos empezar hacer. Elige lo que ves, elige lo que escuchas,elige lo que piensas, se consciente de tus reacciones, aprende a permanecer en el aquí y ahora y no te enganches con el desequilibrio de los demás.

Ocho pasos hacia la felicidad ,Gueshe Kelsang Gyatso, Edit Tharpa Méx 2015

thDO0L6THGth

Cerebro y mente- conciencia y voluntad

 

dt.common.streams.StreamServer

“el cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Tiene unos treinta billones de células llamadas “neuronas”, y cada neurona es como una computadora en miniatura, al establecer conexión una neurona con otra me llevan a recordar situaciones archivadas en lo más profundo de mi conciencia, son recuerdos colectivos de nuestro entorno exterior que se activan automáticamente cuando un suceso se repite.

Toda la información a la que hemos sido expuestos en la vida, ya sean conocimientos o experiencias, está almacenada en las conexiones sinápticas del cerebro.

El cerebro es el soporte físico a través del cual se concretan las funciones de la mente, y la mente se expresa de acuerdo con los diferentes grados y profundidades de conciencia. Esto significa que yo le voy a dar un magnifico uso a mi mente siempre y cuando haya desarrollado un nivel de conciencia equivalente, esto es superior. Y para acceder a ello necesito revisar periódicamente en que medida me comprometo con mi proceso evolutivo, en el plan espiritual, moral y emocional.  ¿De que calidad son mis relaciones, cómo enfrento mis emociones aflictivas? Poner a prueba la calidad de mi trabajo, esto es encaminar  mi mente a plantear hipótesis, a adelantar posibles escenarios en la solución de problemas, tal vez crear símbolos para construir modelos del mundo y así enfrentar sus desafíos.

Nuestra mente es energética, sutil, y capaz de independizarse de la materia. Nuestra mente se ocupa de lo que hemos puesto ahí, si creemos en seres extraterrestres, en fantasmas, en la mala suerte, o bien en la felicidad, en la belleza, o el amor, todo eso ella me lo va a recordar a cada momento pues su trabajo es hacerme la vida más fácil. Mi mente no sabe si tengo razón o no, si lo que creo es verdad o mentira, si exagero o minimizo las cosas, mi mente no puede diferenciar todo esto. Si yo le he dado demasiado poder a mi mente entonces ella me va a controlar poniendo pensamientos e ideas que quizá me puedan atormentar y hasta enfermar.

 

images

Cuando hemos desarrollado hacia nuestra mente una relación amigable hemos de aprovecharla para pensar, razonar, ordenar ideas, establecer relaciones entre estas mismas. Desperdiciamos nuestro potencial cuando  nos negamos a pensar. Cuando preferimos recurrir a la opinión de los demás, cuando actuamos en automático, cuando nos rebelamos a buscar información, cuando obedecemos sin cuestionar.

cerebro-humano

El potencial intelectual se relaciona más con el alma que con el cerebro, veamos porqué.

La mente está relacionada con otras facultades superiores, como el propósito y la voluntad. Ejercer voluntad depende de cómo hemos desarrollado dominio sobre ella Si solo dependiera de nuestro órgano cerebral, todos los seres humanos tendríamos la misma claridad de propósitos y la misma voluntad para realizarlos, pero, no es así. Infinidad de personas con un potencial intelectual superior adolecen de voluntad y de claridad por lo mismo dejan ir infinidad de oportunidades. Cuando la mente se une a la voluntad, supera su apoyo físico cerebral, y se eleva hacia mayores opciones en múltiples ámbitos. Mente y voluntad pueden logar metas asombrosas, insospechadas. “Pero para ello hay que sacar la basura primero”. Para que yo ponga mi voluntad a mi servicio debo desarrollar este músculo, renunciando a lo fácil, a lo conocido, a todo lo que le resulta agradable a mi cerebro. Así también resolver problemas emocionales que bloquean mi entendimiento, mi capacidad de concentración, mi decisión para emprender nuevos retos y todo aquello que me hace sentir que no merezco las cosas.

Mente es también conocimiento, y sobre todo, capacidad de conocimiento. Es lo que la ciencia actual investiga en el terreno del aprendizaje.

En el cerebro están las bases, pero es la mente la que abre puertas hacia los conocimientos, y un paso más adelante, haciendo uso de la inteligencia, convierte los conocimientos en sabiduría, en experiencia vital.

La mente es la potencia intelectual del alma.

Sustancia pensante, lo que los teólogos llaman alma. Se llamen como se prefiera: energía o alma, porque ningún científico puede dejar de reconocer que el solo funcionamiento de las neuronas es insuficiente para explicar las posibilidades de expansión que tiene el ser humano.

Es a través de ésta energía que se comunica el alma con el cuerpo?

Quizá de aquí proviene aquella creencia de que hay seres sin alma, es decir aquellos que han negado sus emociones, sus sentimientos y que solo dan importancia a cuestiones materiales.

conciencia2