Cómo se originan los miedos y que podemos hacer para enfrentarlos

ththYPYU8644

 

El miedo es uno de los sentimientos más adversos que dominan la sociedad actual. Tanto el temor que nace de las circunstancias colectivas (desastres climatológicos, crisis económicas galopantes, guerras, aumento de la violencia y criminalidad) como los que surgen del interior nuestro (fobia, ansiedad, terror, angustia, pánico, incertidumbre). Con la creciente influencia de los medios de comunicación, se ha logrado mediatizar a las grandes mayorías mediante un incesante bombardeo con noticias salpicadas de violencia con sesgos tendenciosos para hacer parecer más terribles de lo que en realidad son.
El miedo como respuesta de lucha o huida al estrés se originó con nuestros primeros ancestros, que debieron enfrentarse a amenazas que podían poner en riesgo su existencia. Se localiza en la parte más primitiva de nuestro cerebro, la que es responsable de enviarnos señales de alerta y de protegernos del peligro, de mantenernos a salvo y con vida.

untitledth1296UI1A

El miedo actualmente es el resultado de teñir el hecho presente con ideas, imágenes y experiencias negativas dolorosas o frustrantes de nuestro pasado construidas sobre la base de un almacén de recuerdos personales que cada uno alberga, llamado memoria, lo que no podemos descartar es que la mayoría son interpretaciones de sucesos exagerados o imaginarios.
Los Miedos más frecuentes: miedo al éxito, a la muerte, al fracaso, al compromiso, a la intimidad, a volar, a las alturas, a las arañas a hablar en público, a la obscuridad, a la soledad, entre otros más.
Analicemos el primero: el éxito se asocia con la responsabilidad y nos lleva al compromiso, trabajo y esfuerzo; por tanto rompe con la dependencia hacia algo o alguien. En pocas palabras es temor a la acción. Esta nos enfrenta a situaciones nuevas que nos alejan de la zona de confort en la que estamos. Las creencias deformadas que tenemos sobre el futuro lo vuelven intimidante y provocan que nos quedemos estacionados y lo justificamos diciendo “más vale malo conocido que bueno por conocer”, pero recuerda, “el que no arriesga, no gana.
“Y aunque el miedo parece tener muchas causas:. pero en últimas el miedo es el miedo del ego a la muerte, a la aniquilación. Para el ego la muerte está siempre a la vuelta de la esquina. En este estado de identificación con la mente, el miedo a la muerte afecta todos los aspectos de su vida. Por ejemplo algo que aparentemente resulta “trivial” y “normal” como la necesidad compulsiva de tener razón en una discusión, y hacer ver que el otro está equivocado-defendiendo la posición mental con la que usted se ha identificado-se debe al miedo a la muerte”

thAC9782YI
Goleman en su texto el cerebro y la inteligencia emocional revisa la anatomía del cerebro y propone: “la amígdala es el punto desencadenante de la angustia, la ira, el impulso, el miedo, etc. Cuando ese circuito toma las riendas actúa como el “jefe malo” y nos conduce a realizar acciones de las que más tarde podemos arrepentirnos. La amígdala es el radar que detecta los peligros, si detecta una amenaza, en un instante toma el mando del resto del cerebro (en especial del córtex prefrontal) y sufrimos lo que se conoce como un secuestro amigdalar, la memoria deja de funcionar con normalidad, perdemos concentración y capacidad de aprendizaje. Al activarse este sistema de alarma sufrimos la clásica respuesta de lucha, huida o paralización, significa que la amígdala ha puesto en funcionamiento el eje hipotalámico hipofisiario, suprarrenal y el cuerpo sufre una descarga de hormonas del estrés, sobretodo cortisol y adrenalina. Resulta relevante aclara que la amígdala se equivoca con frecuencia, comete errores a menudo, en especial en la vida moderna, donde los peligros son simbólicos y no amenazas físicas”(3)
Las personas mayormente susceptibles al miedo son: las que han recibido maltrato psicológico, las que han enfrentado robos, las que cursan con trastornos nerviosos, las que son excesivamente perfeccionistas, , las que no practican ejercicio físico, las que viven en ambientes tóxicos con reglas confusas, de descalificación e invisibilidad. Las que tienen pensamiento mágico y dan explicaciones ilógicas a sucesos fuera de su comprensión, las que, las que guardan mucha culpa, odio, y resentimiento. En fin aquellas personas que se dejan arrastrar instintivamente por sus emociones y todas aquellas faltas de confianza en su ser interno y en la inteligencia divina.

Cuando hacemos frente a nuestros miedos, y entrenamos nuestra mente para restarles fuerza, o bien pedimos ayuda y recurrimos a terapias basadas en la inteligencia emocional (PNL, terapia cognitiva, hipnosis entre otras) ganamos autoestima, hay una sensación de autorrealización y ya nada nos podrá detener para lograr lo que más deseamos y merecemos.
Te invito a enfrentar tus miedos:
|”.-Cierra los ojos un momento y siente el miedo. ¿En qué parte del cuerpo lo sientes? Cércalo, no permitas que recorra todo el cuerpo, te dominará, tenlo en la mira. TÚ mandas. Sintiendo el miedo has lo siguiente:
2.-Pregúntate. Cierra los ojos para contestar. ¿A que le tengo miedo?.¿Qué puedo perder? ¿Sobreviviré con esta consecuencia?, lo más seguro es que si, rara vez se pierde o se gana todo ¿Qué puedo ganar? Después de obtener las respuestas es muy importante que te preguntes, ¿cuáles son las probabilidades de ganar más?: dando un paso hacia mi meta o quedándome paralizado sin ella?
Ponle nombre. Una vez que identificamos algo por su nombre, se vuelve algo ajeno a nosotros, disminuye de tamaño y es más fácil de vencer.
Ejemplo: a lo que le tengo miedo es a sentirme insuficiente y no digno de ser amado. Por lo que llamo a mi miedo “sentirme insuficiente”. Si permito que me domine este miedo es seguro que me sentiré insuficiente por no lograr lo que deseo, ya estoy viviendo eso a que tengo miedo.
Cuando lo identifico y le pongo nombre, el miedo pierde fuerza y gano confianza en mí mismo, me doy cuenta ahora de que lo que hago no puede disgustar a todas las personas; puede desagradar a algunas pero no a todas”(2)

 

Sigue leyendo

EN QUE HAN CAMBIADO LAS FAMILIAS MODERNAS?

imagesfamilia--644x362

Mucho se dice de que la familia ha cambiado y que su función social se ha ido perdiendo,  que las familias ya no son como antes……que las problemáticas de valores y vacío existencial se originan precisamente en esta institución debilitada en sus cimientos, así también en el tipo de individuos que moldea, carentes de herramientas para enfrentar su existencia  así también para construir un mundo mejor

Concepto de familia. “Es la unión de personas que comparten un proyecto vital de existencia en común, que se quiere duradero, en el que se generan  fuertes sentimientos de pertenencia a dicho grupo, existe un compromiso personal entre sus miembros y establecen ciertas relaciones de intimidad, reciprocidad y dependencia” (Espinal 2002)

412_79218_4776607_580865

Funciones de la familia. La familia tiene como objetivo la construcción de personas adultas con autoestima y sentido de sí mismo, es un escenario de preparación para afrontar retos y asumir responsabilidades y compromisos orientados hacia la dimensión productiva y la plena realización. Es el territorio de encuentro intergeneracional donde los adultos amplían su horizonte y se construye el puente entre el pasado y el futuro, es una red de apoyo social para las distintas transiciones del adulto”(Espinal 2002)

Nuestros padres nos enseñaron valores, nos mostraron la diferencia entre lo bueno y lo malo, nos castigaron cuando lo consideraron pertinente, usaron su intuición para guiarnos y nunca tuvieron miedo de dañarnos. Claro que después aparecieron los derechos humanos y un hijo podía demandar a sus padres si estaba siendo objeto de abuso, aunque definir a este último llevaría páginas enteras, pues ciertamente la línea que separa al abuso de la aplicación de normas a veces rígidas es tan delgada que no se sabe cuál es el límite, lo que lleva a demasiadas confusiones e interpretaciones según convenga.

Ante el temor a ser juzgados como padres abusivos estos ceden su autoridad a los medios de comunicación, a los amigos y a todo contexto en el que los hijos reciban alguna influencia. Aunado a esto la mujer debe salir mayor tiempo del hogar para ir a trabajar, estudiar y  prepararse, permitiendo que la familia se equilibre de otras maneras y  dejando con ello sin la brújula con la que la embarcación que contiene a la familia se iba orientando.

Después se puso de moda no ser autoritario, ya que se le marcaba a este tipo de padres como poco modernos, cerrados, duros e inhumanos, por ello para ir con el modernismo los padres decidieron un tipo de liderazgo con sus hijos tipo lazer faire esto es dejarlos que hagan lo que quieran, cero reglas, cero castigos, muchos regalos, nulo compromiso. Esto es crear seres sin carácter, sin retos, sin tolerancia a la frustración pues tienen la vida resuelta, para que esforzarse? Si observamos son dos  extremos donde las consecuencias se han dejado sentir. Un niño y  un adolescente lo son y seguirán siendo aquí y en cualquier parte. Los cuales necesitan guía y  acompañamiento. Por más que los adolescentes aparenten indiferencia hacia el adulto además de autosuficiencia: está máscara que usan es para llamar la atención, ya que necesitan ser vistos y  escuchados y poder brindarles línea para caminar. Este muchacho que se estrena en su toma de decisiones, que se va a tropezar infinidad de veces, que la inseguridad e incertidumbre serán sus antenas para conectarse con la realidad, necesita quien lo acompañe, sin juzgarlo, sin entrometerse, sin condicionamientos.

Entre las cosas que se han perdido más y que sería bueno recuperar es el diálogo, las familias de ahora ya no platican, ya no hacen sobremesa, ya no se cuentan sus cosas, ni se involucran con lo que le sucede a cada uno.

Los padres tienen una responsabilidad directa sobre la socialización de sus hijos, en la cual además de promover valores  al interior de la misma también deben ser observadores críticos de los nuevos valores  que los amigos y la televisión imponen.

Padres ausentes, aturdidos con trabajo, obligaciones y necesidad de sobrevivir que pueden si lo desean aprender a organizarse para tener encuentros con sus hijos donde intercambiar ideas, proponer, solucionar, identificar áreas de conflicto, o de afinidad.

Mirarse, tocarse, saberse, apoyarse, reconocerse, ahora que están juntos pues en algún momento empezarán a separarse.

Dar herramientas para enfrentar el mundo es una de las prioridades de la familia, esto es colaborar a que nuestros hijos sean independientes, autosuficientes, que tomen sus decisiones, que toleren la frustración, que se conozcan, que maduren, que gestionen sus conflictos, que decidan su vida. Y que estemos siempre ahí dispuestos a acompañarlos, apoyarlos y amarlos incondicionalmente.

Que debilita a una familia?  El no conocernos, creer que porque nos queremos, debemos adivinar lo que pensamos, sentimos o deseamos, una convivencia deficiente, no tener una comunicación amorosa, cara a cara, empática y  con el corazón. El no involucrarse con las tareas, proyectos y acuerdos que deberían pactarse entre todos. La desconfianza, el autoritarismo o la apatía, así también el aislamiento,  y la falta de afecto, el no mirarse, el no dedicar tiempos para compartir. El no ser considerado o atento. El pretender que me den sin dar yo nada.

hqdefault

La familia se autogobierna por reglas que le permiten desarrollar su proceso de relación, estas reglas se aprenden  y asimilan por ensayo y error hasta llegar a la estabilidad en la formación de la unidad sistémica.

La reciprocidad es lo que define la armonía entre los miembros de una pareja, y facilita que haya un intercambio equitativo de comportamientos y comunicación pues normalmente se recibe en la misma la proporción.

El amor se constituye en una condición necesaria para mantener unida a la pareja,  así mismo se asocia a la relación de amor la estabilidad y la satisfacción que de ella emanan y que derivan en la construcción de la identidad,  misma  que se elabora con el sentimiento, pertenencia y compromiso.

La vida familiar requiere respuestas nuevas en cada fase del proceso, de ahí que la apertura a una buena comunicación y una base de flexibilidad para el diálogo son también requisitos indispensables para ir adaptándose a los cambios continuos que la vida trae consigo a lo largo de todo el ciclo de vida familiar.

Como saber si estamos siendo padres competentes?

Ambos términos satisfacción y bienestar hacen referencia al principio de funcionalidad, cuya manifestación indica que quienes  componen una familia se sienten a gusto y se mantienen en colaboración unos con otros.

“Algunos estudios realizados entre parejas  que dicen sentirse satisfechas han demostrado que estas mismas viven un fuerte sentido de unidad conyugal; porque cuentan con el otro y hay solidaridad frente a las dificultades y a las caídas personales, comparten la intimidad y se conocen profundamente el uno al otro: hay ternura, apertura entrega y recepción en un clima de confianza y viven la experiencia de ser comprendidos ; son relaciones marcadas por la valoración de sí mismo y por el respeto del otro, en las que cada uno vive en libertad y otorga libertad; es decir, son parejas en las cuales no existe temor, inseguridad, opresión o dependencia; hay metas, intereses y proyectos en común, que comparten las decisiones y las responsabilidades cotidianas, y en las cuales la espiritualidad se hace vida”.(Elsner 2001)

Una familia se construye, entre todos los que pertenecemos podemos darle cimientos y estructura fuertes, si estamos conscientes del poder que tiene para nuestro desarrollo en todos aspectos, Hacerla crecer, madurar, dar frutos es trabajo de todos, cada uno de nosotros tiene talentos, saberes y formas que sumadas pueden convertirla en algo divertido, armónico, y con gran capacidad de resiliencia. Pero si pensamos que es la suerte la que determina en qué tipo de familia nos tocó vivir, entonces conformémonos con ser parientes nada más.

Bibliografía

Alberoni. Francesco. El misterio del enamoramiento, Gedisa, España, 2004

Bucay Jorge. Amarse con los ojos abiertos, Océano, México,2008

Elsner. Montero. Reyes. Zegers, La familia: Una aventura, Alfaomega, México, 2001

Espinal Durán Isabel. Tesis “Estudio comparativo entre familias dominicanas y españolas con hijos en educación infantil, basado en las dimensiones de estilo educativo y competencia” Universidad de Valencia, España, 2002

Erickson Eric. Identidad, juventud y crisis, Paidós, Buenos Aires 1980

 Satir Virginia. Nuevas relaciones humanas en el núcleo familiar, Pax México, 2002