IRA y REPRESIÓN o NARCISISMO?

anonymous%20marcha%20pena%20nieto

 

Hace apenas unos días En Monterrey una maestra y tres alumnos fueron balaceados por un estudiante de 3er año de secundaria. Esto no es un suceso aislado, hace más de una década que se viene reproduciendo en distintos lugares y con actores de cada menor edad. Estos sucesos han provocado pánico, dolor, confusión, tristeza, y muchas emociones encontradas, lo que nos obliga a cuestionarnos: ¿que estamos haciendo mal todos los que formamos una sociedad? Y lo que más preocupa es que proviene de casi niños en un contexto educativo donde se supone debería prevalecer la calidez y la seguridad.

Todavía mucha gente conserva intacta la creencia de que los niños y jóvenes son inocentes, y que sólo cabe en su ser la bondad y la dulzura. Ciertamente hubo generaciones así, pero actualmente ya no, esto se ha perdido por el mal uso de las tecnologías y de las redes sociales que corrompen en los pequeños lo más noble que hay en ellos.

“El vecindario cibernético a través de videos se convierte en atracción fatal para la siembra de odios”, (3) así también de mentiras chantajes y separación. ¿Qué clase de información es la que más se envían los niños y jóvenes entre sí: pornografía, amarillismo, violencia, humor negro y otros aún más amenazadores.

La destrucción del tejido social es un fenómeno manifiesto en nuestro país desde hace más de una década, es el resultado de una sociedad que se volvió individualista.

“Hemos abandonado el bienestar común y nuestra identificación con los valores de una comunidad. Cada quien ve cómo resuelve sus problemas pasando aún por encima de los demás”.(3) Aunado a esto vivimos un aislamiento crónico pues nuestras formas de convivencia se han ido reduciendo a lo virtual: son las redes sociales las que nos hacen creer que vivimos en grandes comunidades. Las charlas, los encuentros afectivos, el reconocimiento y confirmación que antes se recibían en nuestras relaciones cara a cara los canjeamos por unos likes en Facebook.

Durante treinta años conviví con adolescentes de entre catorce y diecinueve años, y tengo una opinión sobre ellos. Muchos dan la apariencia de ser muy maduros, de saber que quieren, de no necesitar nada de los demás, engañan con sus maneras de autosuficiencia, muchas veces son pedantes, demasiado hoscos, ponen barreras para que uno no se aproxime. Los que más hostilidad exhiben son los más necesitados de afecto. Lo que aprendí con ellos es que tratándolos con sabiduría, con mucha paciencia, con amor uno puede encaminarlos por el camino de la virtud. Necesitan ser vistos, ser escuchados, saberse importantes y esto muchas veces no lo tienen en sus hogares. Los jóvenes pueden ser moldeados, siempre y cuando aprendamos a respetarlos, a trabajar la confianza, la responsabilidad, la honestidad y el sentido de la justicia con nuestro ejemplo, esto es siendo congruentes. No hay malos jóvenes, hay jóvenes que han aprendido la maldad para sobrevivir a un mundo agresivo.

Cuando un ser humano se siente amenazado inmediatamente aflora en el su parte instintiva e inconsciente para defenderse.( Inconsciencia “De acuerdo con los niveles de conciencia que Freud propone: conciencia, subconsciente e inconsciente, en este último están guardados pensamientos deseos e impulsos de los cuales no estamos al tanto, son activamente reprimidos porque provocan ansiedad, vergüenza y miedo, ahí radica la impulsividad y la irracionalidad, son ejemplo de ello: los temores, deseos sexuales inaceptables, motivos violentos, deseos irracionales, urgencias inmorales, necesidades egoístas, experiencias vergonzosas”) (1)

Es aquí donde   las instituciones educativas con la participación de los adultos pueden contener las emociones de los niños y adolescentes, no provocando este tipo de emociones y/o canalizándolas de manera cálida y afectuosa. Está demostrado que para que haya un buen aprendizaje el clima escolar debe ser de tranquilidad, de aceptación, de confianza. Si por el contrario abunda la hostilidad, las amenazas y los regaños, se está creando un ambiente tóxico generador de más de lo mismo.

Es urgente que padres de familia y profesores instauren programas de educación emocional, enseñando a niños y jóvenes a tener mayor conciencia de sus emociones, esto es a reconocerlas, a canalizarlas, a gestionarlas y a darles un sentido constructivo. No se puede dejar al azahar las respuestas primarias muchas veces narcisistas, inconscientes e irreflexivas de seres que no entienden ni encajan en el mundo actual.

Aunado a todo esto hay una ira flotando en el ambiente, mucha desesperación y desconfianza. “Nuestro país y los que en el vivimos llevamos tres décadas de crisis económica mismas que han obligado a las madres de familia a salir a trabajar, el padre también ha tenido que buscarse un segundo turno, restando así tiempo a la convivencia con los hijos, lo prioritario es traer sustento al hogar, es imposible estar atentos a la educación de los hijos ante una situación terrible de bajos salarios e incremento en los precios”(3)

Son los niños y jóvenes los más vulnerables a la adversidad pues sus redes neuronales aun no maduran suficientemente y por otro lado enfrentan una violencia sistemática ante la cual tienen que desarrollar mecanismos. Escuchar quejas, desaliento, enfado, tristeza todo el tiempo. Sentirse indefensos, inútiles, vulnerables, tal vez hasta como una carga para sus padres.

Son muchos factores, todos importantes que habrá que revisarse de manera exhaustiva para entender en la medida de lo posible la prevalencia de conductas severamente destructivas para lograr propuestas viables que incidan en una educación emocional, en valores y actitudes de convivencia de las generaciones actuales y venideras.

Seguir leyendo

CAMINO A LA SABIDURIA

Senior Couple Enjoying Beach Holiday Running Down Dune

 

Es en la madurez cuando muchas personas adultas volvemos a examinar las decisiones tomadas en años anteriores y los logros que hemos obtenido respecto a nuestra intimidad, paternidad o maternidad y profesión.

Un individuo maduro se distingue por el control que logra de su vida emocional, y gracias a esto puede afrontar los problemas de la vida con mayor seguridad y serenidad.     .

Es la madurez una etapa marcada por la transición hacia la senectud en la cual los adultos maduros deben afrontar y ajustarse a cambios principalmente en las relaciones familiares, de pareja, sociales y laborales, así como a los cambios fisiológicos propios. Es importante señalar la necesidad de aportar importantes contribuciones a distintas generaciones y a la sociedad en general.

Desarrollamos generatividad esto es desear legar algo a nuestro mundo, en recompensa por todo lo que hemos recibido a cambio. Puede ser: servir a los demás, ser útiles o dar sin esperar algo a a cambio.

 

Los 60 años puede ser una época muy interesante en la vida de una persona, un caudal de alternativas aparecen y la vida se vuelve más fluída.Podemos emplear el tiempo en solo aquello que nos deleita, en aquello que resulta fascinante o apasionante. Puesto que ya no hay que dar cuentas a nadie, ya no hay que quedar bien, ya no hay que demostrarles a los demás que tan capaces somos .Es una época en donde se exploran nuevas opciones tanto en talentos, como en aptitudes y en valores, se intenta consolidar lo que ya se tiene e integrar un abanico de posibilidades en todos los rangos. Realizar cosas que en verdad nos agradan nos regresan a un tiempo lejano, el de la niñez, donde deseábamos jugar, dibujar, estar con otros niños, correr, saltar, hacer travesuras, llenarnos los bolsillos de guijarros, cantar, y nunca cansarnos de estar haciendo algo. Es este tiempo donde podemos reivindicar muchos anhelos, fantasías, sueños que permanecen por ahí guardados. Arriesgarnos a perseguir nuestros sueños, y para ello debemos tener el valor de rescatarlos como algo muy valioso, esto es sin juzgarlos.

Con más experiencia y más sabiduría,  se puede disfrutar mejor los días que vienenSe siente muy cerca la anhelada tranquilidad: uno se acostumbra a la jubilación y se tienen muchos amigos. “Hay mucha más ‘compinchería’.

Ya pensionadas, hay tiempo y ahorros”, comenta Isabel Londoño, ‘coach’ y directora de la Fundación Mujeres por Colombia. Algo particular de las sesenteras de ahora es que no se sienten viejas. “Antes se ‘deterioraban’ más, lucían más aseñoradas”, dice la psicóloga María Elena López. “Ahora tienen mucha energía y entusiasmo”

He aquí una serie de cosas que se pueden intentar: Viajar, aprender nuevas cosas, conocer nuevos amigos, cuidar la salud, arriesgarse, tener un reto, vivir el amor, servir a los otros, perdonar y mantener la fe por mencionar solo algunos.

UNA SOLA VIDA

Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante

que el que viví hasta ahora.

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.

No tolero a manipuladores y oportunistas.

Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa….

Sin muchos dulces en el paquete….

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír de sus errores

Que no envanezca con sus triunfos.

Que no se considere electa, antes de hora

Que no huya de sus responsabilidades.

Que defienda, la dignidad humana.

Y que desee tan solo andar del lado de la verdad y la honradez

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…

Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Si…tengo prisa por vivir con la intensidad que solo la madurez puede dar

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…..

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia

Tenemos dos vidas, y la segunda comienza cuando te das cuenta que solo tienes una.

Mario Andrade, poeta brasileño

 

 

el-perdón-aprendiendo-a-perdonar-prosperidad-universal

 

Te deseo tiempo

Saltando Las Nubes

Te deseo tiempo, para reír y divertirte.
Poema de Indios Americanos.
No te deseo un regalo cualquiera, te deseo aquello que la mayoría no tiene, te deseo tiempo, para reír y divertirte, si lo usas adecuadamente podrás obtener de el lo que quieras.

Te deseo tiempo para tu quehacer y tu pensar no sólo para ti mismo sino también para dedicárselo a los demás.
Te deseo tiempo no para apurarte y andar con prisas sino para que siempre estés content@.

Te deseo tiempo, no sólo para que transcurra, sino para que te quede: tiempo para asombrarte y tiempo para tener confianza y no sólo para que lo veas en el reloj.
Te deseo tiempo para que toques las estrellas y tiempo para crecer, para madurar. Para ser tu.
Te deseo tiempo, para tener esperanza otra vez y para amar, no tiene sentido añorar.

Te deseo tiempo para que te encuentres contigo mism@, para vivir cada día, cada…

Ver la entrada original 29 palabras más

El saludo de la libélula

arbolnp1_720cuento

Rigo como todos la llaman, es una mujer menuda, de rostro angustiado, camina agachada, y cuando le hablas difícilmente mira a la cara, tampoco se perciben sus palabras pues habla entre susurros, es una mujer excesivamente tímida cuando no conoce a la gente, pero cuando entra en confianza se vuelve locuaz y hasta divertida.

Rigo es muy desconfiada no confía ni siquiera en Dios, -bueno cual Dios si ella lo tiene olvidado- pues cree que él tuvo que haberla abandonado dándole una familia como la que le tocó. Rigo apuesta a que nuestro Padre Supremo la castigó con la clase de padres y hermanos que tuvo que soportar durante casi dieciocho años; burlas, bromas pesadas, abusos, olvidos, y volverse invisible son solo algunas de las calamidades que tuvo que aguantar. Para colmo de males le tocó en suerte un marido alcohólico y felpudo: un bueno para nada. Así también unos hijos distantes, aprovechados y comodinos a más no poder, además de una familia política con muy escasos valores morales y éticos. Rigoberta es muy terca, quizá esta es una de los bloqueos que más la dañan, pues no permite ni como una duda el punto de vista de nadie más.

Cuando Rigo tenía aproximadamente ocho años pasó por su pueblo una caravana de gitanos, leyendo la mano y adivinando la suerte, para Rigo no pasaron desapercibidas una serie de señales que del cielo creyó le venían, así que se apuntó para aprender a echar las cartas con estos nuevos amigos. Permaneció muy feliz muy con ellos los días que acamparon en su comunidad, tanto así que se embarcó con sus nuevos amigos durante algunos días. Tiempo en el cual sus padres apenas se percataron de su ausencia, solo porque los profesores preguntaron por ella es que su madre empezó a buscarla y hasta fue a dar aviso a la policía e iniciar su búsqueda. Apareció dos días más tarde en la siguiente comunidad con la tía Petra quien al verla con estos fuereños procedió a rescatarla, dándole asilo por varios días. Rigo sabía que si volvía a casa no se libraría de una tunda por haber desparecido sin decir pio.

Rigo nunca ha sido feliz, más bien se ha tenido que adaptar a sobrevivir a una familia con tanta disfuncionalidad, ella no cree merecer una vida diferente a la que tiene, es más ni siquiera puede imaginar vivir de otra manera. Cuando era una jovencita era muy hermosa, con la piel color canela, y unos ojos medio dormilones, unas pestañas que fueron la envidia de sus compañeras y dizque amigas. Tuvo no pocos galanes que le bajaron la luna y las estrellas, pero tenía que venir a caer con Nicanor un tipo hablador, de ojo alegre y con muy pocas pretensiones, nuestro amigo jamás aspiró a nada, se conformó con lo que la vida le iba dando y claro que le dio, durante muchos años, pudo tener un gran negocio, una casa hermosa, darse algunos viajes y cumplirse algunos sueños, y todo porque este amigo se la pasaba bebiendo en un vaso medio vacío, atento solo a desastres, y todo aquello que le bajaba la moral, sin querer en ningún momento correr algún riesgo. Su apreciación de la vida siempre fue patética, de todo se quejaba, exageraba las dificultades e imprevistos cotidianos y le restaba valor a todo lo maravilloso que en su vida acontecía.

Nicanor se va todo el día a trabajar, a beber con los amigos, y Rigoberta se queda sola, en una casa enorme donde se pierde ¿ que desea nuestra querida Rigoberta?, volver a nacer, nacer en otra ciudad, de otros padres, sin hermanos groseros, estar rodeada de personas amables y cariñosas, desea también que las flores le contesten, porque ella les habla y les cuenta todos sus pesares, sus sueños y sus dudas. También quiere nadar en un río de aguas cristalinas, secarse al sol, hacerse un vestido de flores, también una corona, jugar y nunca cansarse de hacerlo, no crecer quedarse niña para siempre. -Qué difícil es ser adulto-. Rigoberta elabora historias, algunas muy bellas otras no tanto, son solo repeticiones de todo lo que a ella le entristece. Sumergida en el pasado no se da cuenta de cómo desperdicia su presente, no se percata de que eso que dice que le hicieron sus padres y sus hermanos, es ahora ella quien se lo hace, repite la escena una y otra vez, no deja de recrearse en un sufrimiento que le carcome las entrañas.

Rigo vive pendiente de sus hijos, tiene dos: Nicandro y Florinda quienes permanecen en la casa paterna, ahí comen, duermen, hacen fiestas, retozan alegremente con sus críos, pues ya tienen pareja e hijos, No hay fecha para que ellos emprendan el vuelo, es muy cómodo vivir a expensas de sus afligidos padres, los mismos que no pudieron inculcarles otra forma de vivir.

Un día llego al pueblo de Rigoberta un tipo llamado Casimiro que se dedica a abrir pequeños negocios donde invierte y pone a trabajar a sus socios donde las ganancias se comparten en porcentajes a veces muy favorables para él. Inmediatamente nuestro micro-empresario vio en Rigoberta una candidata para sus negocios, así que la invito a generar ingresos con la venta de hortalizas, Rigo cayó rendida ante la actitud desprotegida de Casimiro, se ha vuelto devota de él, se la pasa recitando frases, dichos y párrafos de libros que él se dedica a repetir para ganarse la admiración de personas sencillas que no tuvieron la oportunidad de acudir a la escuela.

Nuestra querida Rigo sufre mal de amores, un amor no correspondido, sin darse cuenta empeñó el corazón en alguien que nunca se va a fijar en ella.

Rigoberta merece una mejor vida, merece ser amada, merece salud, cuidados, tiempo y generosidad a manos llenas, claro que sí, el problema es que ella se siente poco digna de todo esto, ella cree que vino a este mundo para purgar por los pecados de sus padres, de sus abuelos, de sus tíos y hasta de personas desconocidas. Rigoberta piensa que entre más sufrimiento tenga en esta vida, más feliz será en la eternidad, pues habrá hecho mucho para ganarla.

Nuestra querida Rigo ha tenido un sueño hermoso, ella es joven de nuevo y va de la mano de su amor secreto rumbo al altar, por fin estarán unidos para siempre, cobijados del amor de Dios, leales, amorosos, dóciles y entregados a su amor ahora en cuerpo y alma.

tristeza
solo espero algún día ser feliz

El Dinero también da integridad

4812044587_0c26124d49_o

El dinero sirve para gastos de supervivencia : comida, techo, ropa, en primer lugar, también para darnos comodidad, sirve entre muchas cosas para hacernos la vida más ligera, pqara darnos gustos, satisfacciones y caprichos. Pero no puede darnos todo, adjudicarle todo el valor a este elemento no hace bien a nadie. Por ejemplo el dinero me da la posibilidad de inscribirme en un gimnasio, no así las ganas, la persistencia y la fuerza de voluntad para ejercitar mi cuerpo, moldearlo y mantenerlo en forma. El dinero me da la posibilidad de comprar ropa cara, perfumes, cosméticos, accesorios, alhajas, pero no así el que al portarlos yo me vea bien y además me sienta cómoda confiada, y plena. El dinero me abre infinidad de posibilidades; da vuelo a mis fantasías, anhelos, pone de relieve mis carencias y me enfrenta con mi ego. Claro que si porque mucho de lo que yo haga con el dinero va a ser para encajar, para quedar bien, para sorprender, para competir con gente que alguna vez me trató con desdén. Le doy gusto a mi ego en este mano a mano con la vida, con todo lo que me ha hecho sentir inferior o insuficiente. El dinero me permite jugar muchos juegos que en algún momento se convierten en trampas que la vida moderna enarbola como éxito.

El dinero por sí mismo no hace que la gente nos ame, tampoco nos hace simpáticos o agradables, no puede comprar: amistad, dignidad, alegría, salud, felicidad, integridad, paciencia, humildad, sabiduría y muchos otros valores más. Ya que estos provienen de nuestro espíritu así como del nivel de conciencia que hemos logrado. Quizá aquí es donde podemos decir que hay personas que han estado tan ocupadas gastando su dinero que no han tenido tiempo de desarrollar estos valores que acabo de mencionar, arrastrando consigo un nivel mayor de pobreza espiritual y moral.

Nuestra relación con el dinero puede ser fluida, podemos si queremos aprender a darle su justo valor sin esperar de él magia, ni milagros, ya que tampoco es responsable de nuestra riqueza moral y espiritual. Si hemos logrado resolver las necesidades de subsistencia entonces podemos aprovecharlo con sensatez para crecer más en aquellas áreas de nuestra vida que permanecen incompletas. Como pueden ser mayor preparación académica, mayor salud física y emocional, mayor sentido de vida, mayor participación social y un sinfín de proyectos.

que-significa-sonar-con-pescados

LOS POBRES…DE CORAZÓN.

 

 

jose%20vicente%20gomez%20sandoval%20-%20tacanoA todos nos gusta recibir, supongo que a la mayoría, porque cuando alguien nos regala promueve en nosotros el placer de ser tomado en cuenta, recordado, pensado, anhelado. Dar proviene del ser, de nuestros anhelos del alma. Dar es entrega, empatía, compartirse, repartirse. ¿Pero que sucede con los que están incapacitados para dar?, si con los pobres de corazón….

La mayoría de nosotros hemos tenido la oportunidad de relacionarnos con personas mezquinas que dicen no tener o no poder dar. De donde proviene esta condición? Probablemente de la historia familiar de cada uno, quizá de la escucha de persistente del <no hay>, <no alcanza>, <no tenemos>, >nunca es suficiente> y muchas más .¿Te son familiares estas frases? Recuerdas cuando pedías a tus padres unos zapatos y se enojaban contigo por no haberlos cuidado más?, <que lata> respondían <pues tendrás que esperar hasta que haya dinero>, o si te pedían una cuota en la escuela, como empezaban a refunfuñar y a quejarse y decir que decididamente no estaban dispuestos a ser robados por la Institución, Que mala relación has aprendido con el dinero. Frases como <pobres pero honrados> < pobres y felices> encierran creencias de que los ricos no pueden ser honrados, quizá su riqueza se debe a su falta de honestidad y de que la felicidad está peleada con la riqueza, pues son solo mentiras que justifican demasiada mediocridad. Estas palabras han sido grabadas en nuestro inconsciente y se han convertido en creencias limitantes que no nos permiten conectarnos con nuestra prosperidad, porque todos somos abundantes, nadie ha nacido con escases, es más nuestro ser ya es abundancia y lo somos porque nos generamos muchos dones, y regalos   de nuestro universo.

Nuestro universo es tan vasto que no limita a nadie en prosperidad, al parecer quienes nos limitamos somos nosotros y si constantemente decimos que no hay, pues no hay porque nuestras palabras tienen sustancia y se convierten en realidad, pero lo cierto es que la miseria proviene de muy adentro de nosotros, de esa parte que siente que no merece gastar, que no merece darse a sí mismo, de esa parte que cree  que invertir  es derrochar, que se debe guardar, que se debe ahorrar, y que gastar es malo. Lo malo es atesorar mientras se viven carencias, lo malo es tener guardado y vivir de forma miserable, lo malo es creer que nuestro patrimonio es nuestro, no nos damos cuenta de que somos solo administradores de un bien mayor, que nos ha sido encomendado por una inteligencia superior que confía de nuestra capacidad para repartir, para multiplicar, para crear bienestar, alegría, seguridad, y muchas otras cosas más.

tacaeria

SUELTA EL LLANTO Y LIBERA EL CUERPO

diferencia-entre-emocion-y-sentimiento-2

En momentos decisivos en que el dolor se apodera de nosotros hemos creído que no podremos sobrevivir al mismo, así también hubo experiencias tan dramáticas que llegamos a pensar que estas eran las últimas de nuestra vida. En cada evento traumático nos llenamos de fuerza, sobrevivimos y tenemos un músculo más desarrollado para afrontar lo que pueda venir.

Así también cuando nos sorprende una enfermedad, lo primero que pensamos es que moriremos a causa de ella, sin embargo es muy posible poder revertirla y transformarla. Una enfermedad es un área de oportunidad, es nuestro cuerpo el que habla para señalar que se debe cambiar una forma de sentir, una forma de pensar y también de actuar. Si vamos al inicio de algún síntoma o enfermedad podemos detectar que estaba pasando en nuestra vida en ese tiempo: ¿de qué manera reaccionamos?, ¿qué emociones se desataron en consecuencia? y ¿cuáles fueron nuestros mecanismos que pusimos a trabajar para enfrentar los acontecimientos que se estaban presentando? O bien les dimos la vuelta y seguimos nuestra vida igual que siempre.

Podemos si queremos mirar atrás, y reevaluar todo el proceso sin juzgarlo, sin poner etiquetas, sin victimizarnos, sin racionalizar, sin querernos justificar y a partir de ahí observar si nos permitimos elaborar otro guion y  darnos también oportunidad para  reaccionar diferente? Quizá de una manera menos exaltada o desproporcionada, quizá si renunciamos a querer tener la razón,  si pudiésemos cambiar lo que pensamos para no sentir. Si mejor nos centramos en el vaivén de emociones como son el nudo en la garganta, o en el estómago,  la ira reprimida, el  llanto disimulado. Es aquí donde puedo hacer un alto y hacerme cargo de lo que siento, honrar mis emociones es permitir que afloren, es  experimentarlas en toda su proporción, es darles rienda suelta  aunque sienta que me hago pequeña, o inútil o absurda o quizá indefensa, y precisamente por el juicio que yo misma hago de ellas, prefiero evitarlas, al meterme en ellas hasta los codos y  permitir que se apoderen de mi ser, al  experimentarlas en cada célula de mi ser  me permito emerger, completa, integrado, sana y con mayor capacidad de ser feliz. Te atreves a probar.?……..

pisomap-emociones-sentimientos-comprar-vivienda