Sana a tu niño interior y recupera tu Poder

 

 

 

pisomap-emociones-sentimientos-comprar-viviendaDemasiadas personas crecemos con inseguridades, temores, dudas y un carácter conflictivo marcado por el dolor, el miedo y el abandono. Llegamos a la edad adulta vigorosos y con grandes probabilidades de convertirnos en seres auto-realizados, o en el otro extremo, amargados e inconformes porque pensamos que la vida es cruel e injusta. Entonces nos preguntamos: -¿si lo tenemos todo para ser felices porque hay una sensación de carencia, de vacío, de insatisfacción? hagamos lo que hagamos esto persiste-.
Y son muchas ocasiones en nos hemos mirado al espejo repitiéndonos: ahora empiezo de nuevo, cambio mi vida, olvidaré todo lo malo y seguiré adelante. Si esto fuera tan fácil, parte de los psicólogos no tendríamos trabajo. Sanar las heridas del alma no es tarea sencilla, pero no significa que sea imposible, todo está en el conocimiento que tengamos sobre nuestros sentimientos, en saber cómo gestionarlos y nuestra actitud ante los cambios.
¿Por qué nos saboteamos cuando estamos a punto de lograr lo que más deseamos? Porque nos cuesta tanto trabajo decidir? , porque dejamos cosas inconclusas? O bien porque somos incapaces de reconocer y retener a las personas que nos hacen bien?
La mayor parte de nuestros resultados de no-éxito están relacionados con la relación que tuvimos con nuestros padres, las heridas producidas durante nuestra infancia temprana.
Nuestra alma elige los padres y las circunstancias de nacimiento por razones muy precisas. Venimos a experimentar una serie de vivencias para sanar una serie de heridas, y así integrar la personalidad con el alma. Venimos a aprender a aceptar y amar incondicionalmente partes de nosotros que hasta ahora han vivido ignoradas y con miedo. Somos atraídos hacia padres con heridas como las nuestras para recordarnos qué hemos venido a amar. Aprender a aceptar nuestras heridas es aprender a ser responsables y a amarnos incondicionalmente, y esa es la llave para la transformación y la sanación del alma”

thZF0Z92TO
Si quieres aprender cómo sanar las heridas del alma y del corazón es importante que sepas la causa de tu dolor. Muchas veces, el dolor puede proceder por una relación con alguien (tanto amorosa como de amistad o familiar): por muerte pérdida, abandono, enfermedad , traición y muchas otras más. Sin embargo el dolor actual se mescla con los dolores del pasado. De los duelos ante pérdidas, por no cerrar nuestras relaciones afectivas con amor, por todos los rencores, tristezas, enojos, culpas, vergüenza y miedo guardados en nuestro interior. Siguen ahí nuestras emociones reprimidas porque no supimos cómo afrontarlas, ni darles cauce y experimentarlas en toda su magnitud. Suprimirlas creímos que era lo mejor y ahora regresan aumentadas exponencialmente.
Si seguimos el camino de recordar y lamentar a cada rato todo el dolor de nuestro pasado, no vamos a salir nunca del círculo y estaremos haciéndonos a nosotros lo que otros nos hicieron, cobrar conciencia total de que el pasado ya se fue y no hay nada para cambiarlo, requiere de toda nuestra valentía para dejarlo ir con amor, agradeciendo todos y cada uno de los aprendizajes logrados, pues sin ellos no seríamos quienes somos en este momento. Valorar nuestro presente, cuidando lo que pensamos, decimos y hacemos, dado que es lo único que tenemos, y cada minuto representa una oportunidad para darnos permiso de ser felices.

Sanar no es hacer como que no está pasando nada, claro que está pasando y nos duele, duele mucho… entonces abracemos nuestro dolor, hagámosle espacio para que se manifieste. Si experimentamos tristeza está bien nos permite tomar distancia con el ruido de afuera y adentrarnos en nosotros. Generalmente el llanto es la forma de defensa del cuerpo; nos calma y nos alivia, pero al mismo tiempo nos humaniza, porque reconocemos nuestra fragilidad, nuestra necesidad de ser consolados por los demás
Empezamos a sanar cuando tomamos la responsabilidad de cuidar de nosotros mismos, y aquí es preciso evaluar a quienes nos rodean, ya sean familia, compañeros de trabajo, o amigos nuestros; si son el tipo de personas que se la pasan criticando, peleando, juzgando, entonces podemos poner distancia, límites o cambiar de fila.
Trata de hacer relaciones nuevas llenas de entusiasmo y alegría, esto es rodearnos de gente que haga aflorar en nosotros lo mejor.
Hay quienes creen que meditar es poner atención a un problema, reflexionando y sacando conclusiones, esto es cierto en parte pero lo mejor es que asistas con un grupo con profesionales y aprendas técnicas específicas.
Leer libros de auto-ayuda y de superación personal es bueno pues nos dan indicadores de lo que anda mal en nosotros, es muy recomendable, asistir a talleres de desarrollo humano siempre y cuando nos comprometamos a poner en práctica cambios sustanciales en nuestra vida.
Atrévete a enfrentar a tus demonios, a convivir con ellos, a domarlos E incluso a convertirlos en tus amigos. Todo esto es posible si miras adentro de ti, te reconoces, te aceptas e inicias el proceso de restauración, como cuando una vieja casa se renueva, se vacía, se saca lo inservible y se vuelve a llenar ahora solo de aquello hermoso y valioso, inicia con cosas sencillas y ve sumándoles un grado de dificultad, por ejemplo si no estás haciendo ejercicio físico inicia con una meta de 4 hs. a la semana y ve incrementando a 6, 8 o más.
Lo ideal es que pidas ayuda a un terapeuta calificado en sanación del niño interior, que esté entrenado para manejar las heridas, la relación con los padres y todo aquello que está desarmonizado como resultado de lo mismo. Hay talleres para sanar las cinco heridas que Lise Bourbeau ha clasificado así: rechazo, abandono, humillación, traición e injusticia. Todos estamos marcados por una, dos, o varias de ellas y se manifiestan en la forma en que nos relacionamos con todo; amor, dinero, amistad, empleo, éxito, salud, Dios.
Todos sin excepción podemos aspirar a una vida feliz, plena, sin culpas ni complejos. La clave: aliviar el dolor de nuestro niño interior y sanar las heridas que nuestros padres y las circunstancias dejaron en nuestra vida. Apostar por una existencia de libertad, prosperidad y de gozo es nuestro derecho.

Sigue leyendo

Padres violentos fueron niños heridos

 

 

nic3b1o-interiorMuchos de los que ahora son adultos recibieron abusos y muchas formas de violencia emocional pero lo alarmante es que en un gran porcentaje, usualmente ha sido con la familia “El niño herido crece, pasa por una adolescencia difícil y se convierte en otro adulto angustiado, estresado, lleno de miedos, de culpa, de violencia hacia él y/o hacia los demás, triste, solo en lo interior, viviendo una vida en blanco y negro y haciendo con sus hijos lo mismo que sus padres hicieron con él. Así se va perpetuando el ciclo, con los difíciles resultados que hoy vemos reflejados en nuestra sociedad llena de familias disfuncionales, de aumento de violencia, indiferencia y caos.”(1)

Abusos en el niño

“Se llama abuso emocional cuando a un niño le cargan trabajo y responsabilidades (como si fuera un pequeño adulto) como vigilar y cuidar a los hermanos menores. Esto es abuso porque de alguna manera le roba su infancia, y se le hace sentir culpable, si falla al no cumplir las tareas asignadas. Los padres esperan más allá de las capacidades evolutivas del pequeño, no se dan cuenta que en el crecimiento de sus hijos hay etapas de maduración, tiempos determinados para que puedan responder a sus requerimientos.

Es también abuso emocional la no disponibilidad emocional, la falta de respuesta, y la negligencia, así como atribuciones negativas y erróneas hacia el niño. Actitudes hostiles y rechazo sistemático hacia un niño donde el cree que lo que le sucede es porque lo merece “. (1)

 

Ser adulto con un niño herido a cuestas es una forma de sobrevivir, nada puede llenar el vacío de todas las necesidades soslayadas.

“Cuando se detiene el desarrollo de un niño, cuando se reprimen los sentimientos, sobre-todo los de rabia y dolor, una persona llega a adulto con un niño enfadado y dolido dentro de él“(2)th

Cuando pensamos en un hogar disfuncional, conformado por adultos y menores de edad, podemos darnos cuenta, que generalmente sólo existen niños heridos, los menores de edad y los que moran dentro de los padres; la familia es pues un grupo de niños profundamente heridos interactuando, sin importar la edad cronológica. La única diferencia es que algunos (los padres) son niños con poder.(1)

Un padre lastimado va a ser uso inadecuado del poder, ya que lo va a aprovechar para resolver necesidades propias.

Mucha infelicidad de los seres humanos tiene su raíz en esta problemática, ya que no podemos enfrentar las demandas que como adultos nos hace la familia, el trabajo, la sociedad, cuando seguimos respondiendo con rabietas, con reacciones fuera de control, con actitudes inapropiadas, relaciones perjudiciales a veces adictivas, cuando no sabemos poner límites o queremos adivinar lo que los demás necesitan. )No se puede responder como adulto cuando las carencias de la infancia dejaron huellas que cada día se hacen más grandes.

Funciones de la familia. La familia tiene como objetivo la construcción de personas adultas con autoestima y sentido de sí mismo, es un escenario de preparación para afrontar retos y asumir responsabilidades y compromisos orientados hacia la dimensión productiva y la plena realización. Es el territorio de encuentro intergeneracional donde los adultos amplían su horizonte y se construye el puente entre el pasado y el futuro, es una red de apoyo social para las distintas transiciones del adulto”(Espinal 2002)

Una familia disfuncional con padres lastimados no puede cumplir con la función de construir personas con autoestima y sentido de sí mismo, es más va a dar como resultado personas con limitaciones en todos los aspectos y que lejos de nutrir sabotea, empobrece, y deforma.

Cabe preguntarnos si estamos dispuestos a revisar cómo está nuestro niño interior, que tan saludable es y si conviene buscar ayuda terapéutica si es que estamos pensando en formar una familia.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Curso taller para adultos sanando al niño interior. Yraís Araceli Acevedo Ovando Puebla Pue.2014
  2. John Bradshaw ,2015 Volver a Casa, México Gaia
  3. Blanco, M. (2013) Sanación emocional del niño interno. México: Índigo.
  4. Cadarso, V. (2013). Abraza a tu Niño Interior. Nunca es tarde para sanar tu infancia. Madrid, España:Palmyra
  5. Charles L.Withfield. (1999). Sanar nuestro niño interior. España: Obelisco Ediciones
  6. Abrams, Jeremiah. (1994). Recuperar el niño interior. España: editorial Kairos
  7. Chopich, Erika J. y Paul Margaret. (2012). Cura tu soledad. Cómo encontrar el amor y la plenitud a través de tu niño interior. España: Editorial Edaf
  8. Espinal Durán Isabel. Tesis “Estudio comparativo entre familias dominicanas y españolas con hijos en educación infantil, basado en las dimensiones de estilo educativo y competencia” Universidad de Valencia,
  9. [1] Danya Glaser. (1993). “Abuso y negligencia emocional (maltrato psicológico): un marco conceptual”. Department of Psychological Medicine, Great Ormond Street Hospital for Children, London, 3JH , England.
    frases-sobre-el-nino-interior-1361202108 

     

     

     

     

     

Disciplina? como para qué?

Cuando un  padre lleva mucho dolor emocional, frustración y amargura, muy probablemente será agresivo y cruel con sus hijos, lo cual de seguro le generara una enorme culpa, y después…a lavarla! Y a dejar que ellos lo maltraten cumpliéndoles todas sus demandas

La disciplina es una misteriosa cara del amor y de nuestra comprensión de la misma puede surgir la convicción de lo necesaria que resulta y de que puede proporcionarnos entre otras cosas: una vida  más fácil, exitosa, saludable y feliz.

1255476977

Para Bruguera Mexicana de Ediciones: “Disciplina es la capacidad de actuar ordenada y perseverantemente para conseguir un bien. Exige unos lineamientos para poder lograr los objetivos deseados, soportando las molestias que esta ocasiona. Para adquirir este valor se necesita la capacidad de pedirnos a nosotros mismos”

La disciplina desarrolla la tolerancia a la frustración

Frustración es el sentimiento de impotencia, desilusión, decepción, tristeza e ira que se origina cuando queremos y no podemos, cuando lo queremos YA y tenemos que esperar, cuando queremos que la realidad sea verde y sabor chocolate pero es rojo y sabor vainilla.

La tolerancia a la frustración es la fuerza de carácter, la fortaleza interior que nos permite soportar y sobrevivir a las tormentas de la vida, lograr metas, soportar obstáculos, realizar sueños, ser productivos, independientes y capaces de resolver problemas. Una persona que no la tiene es dependiente, débil de carácter y no puede hacerse responsable ni de su propia vida. Quien no tiene tolerancia a la frustración sufre más, pues cuando la vida no es como la desea o no suceden las cosas como las espera, no puede soportarlo.

Esos hijos que no soportan un NO, un “tienes que esperar”, una realidad diferente de la que deseaban, es porque no tienen tolerancia a la frustración, y esto les afectará más allá de lo que imaginamos en todas las áreas de su vida. El hijo siempre está en su derecho de enojarse o frustrarse cuando no obtiene lo que quiere y sus sentimientos son muy respetables, pero esto no debe ser motivo para dejarnos manipular por esos sentimientos y las reacciones que generan.

Para realizar sueños por lo general se tienen que tocar muchas puertas, hasta que por fin una se abre; se tiene que pasar por estrecheces económicas, intentos fallidos, esfuerzos que parecen no dar resultado, sobreponerse a la desaprobación de quienes no creen en uno, esperar más tiempo del que quisiéramos, invertir dinero que a veces se pierde o tarda mucho en regresar, trabajar duro en la siembra, sin ver la cosecha y ser capaces de sobreponerse a todas esas cosas y seguir adelante.

7team1

La Disciplina proporciona seguridad y confianza

Ejercer disciplina equivale a tener un compromiso con uno mismo y en el seno familiar constituye lineamientos y acuerdos que los padres  han de establecer cuando los niños son pequeños y negociar otro tanto  cuando ya son adolescentes.

Un hijo con reglas bien claras y consistentes se sentirá seguro, protegido y confiado; sabe dónde está parado, sabe que esperar, y esto le proporciona seguridad y confianza.

Un hijo con reglas inconsistentes o sin ellas es como un barquito en altamar, sin un timón: se sentirá inseguro, desprotegido y extraviado.

Por paradójico que parezca una persona que es capaz de reconocer y respetar reglas y observar una disciplina en la vida desde que es pequeño, será capaz de discernir de manera sabia cuando una regla debe ser obedecida y cuando estorba a su desarrollo o su bienestar y, por lo tanto no debe ser obedecida.

La Disciplina es un factor que incrementa la autoestima

La disciplina nos ayuda a desarrollar nuestros recursos internos, a volvernos responsables, seguros, fuertes y maduros, que son condiciones necesarias para ser exitosos  todas las áreas de la vida. El poder realizar sueños, el sabernos fuertes y capaces para hacernos cargo de nuestra propia vida, todo esto incide en el concepto de nosotros mismos y proporcionalmente en nuestra autoestima.

Un hijo mimado y sobre-protegido no tiene disciplina,  deja sus proyectos a medias, necesita que le resuelvan y faciliten todo, no se le permite correr riesgos ni enfrentar retos, así su concepto de si es pobre, limitado y  quizá desagradable.

la disciplina evita conflictos entre los miembros de la familia

Es importante que los padres establezcamos normas bien claras de acuerdo con nuestra realidad, costumbres, creencias, convicciones y la edad en que se encuentran nuestros hijos, tales como no se comen golosinas antes de los alimentos, cada uno se encarga de lavar los trastes un día por semana, los niños se van a dormir a tal hora, no se enciende la televisión hasta haber terminado la tarea, la hora de llegar del antro es tal.

Es bueno señalar que las normas se hacen necesarias cuando hay  situaciones de conflicto.

La disciplina nos previene de sentir culpa

Cada vez que un hijo se porta mal, reaccionamos según nuestro estado de ánimo, esto nos genera muchos sinsabores, por tanto hay que dejar claro que si existen reglas también hay una sanción para quien no cumple con ellas. Por ejemplo si no regresan del antro a la hora acordada, esto puede provocar una reacción exagerada de los padres poniendo un castigo enorme y quizá hasta absurdo como: “no vuelves a salir el resto de tu vida”,  cuando baje el coraje, esto desde luego les causará culpa, y además. De seguro no van a cumplir, perdiendo así toda credibilidad y autoridad ante sus hijos.

Así pues la disciplina trae muchas cosas buenas; y a fin  de cuentas, el esfuerzo y el tiempo que se invierte para establecerla es menor del que invertimos en gritar, batallar y lidiar día a día con nuestros hijos.

Resúmen del libro, Hijos tiranos o débiles dependientes Martha Alicia Chávez edit.Grijalbo México 2008 Cap.2 págs. 39-54

 

 

 

PREDICAR CON EL EJEMPLO

Los valores morales son guías para la toma de decisiones, ya que poseen contenidos cognitivos y afectivos, permiten orientar nuestra conducta en situaciones de presión social pues nos ayudan a decidir, de acuerdo con lo que defendemos en la vida.

Los valores también son principios ideológicos que van construyendo poco a poco los diferentes grupos de la sociedad. Los valores se relacionan con las creencias predominantes de una época, con las necesidades, con las preferencias y con las actitudes.

thftun672a

Hablar de valores en apariencia es un tema trillado si partimos de que a los niños desde el kinder se les empieza a mostrar listas de los valores que más convienen. Ojo, se les muestran listas pero no se les dan ejemplos para que los trasladen a su práctica. En los hechos existen vacíos donde no logramos pasar de la teoría a lo concreto. Practicar valores tiene que ver con toda una actitud ante la vida, ante la sociedad, de acuerdo a nuestros ideales, de acuerdo a nuestros deberes, a nuestro amor a la patria a la familia y a nosotros mismos.

Es importante destacar que promover valores es alentar actitudes positivas, necesarias para una mejor interacción con la sociedad.

“Los valores que más interesan al educador son los morales pues son los que contribuyen al ejercicio de la libertad para elegir nuestras conductas, dándole una dimensión ética a nuestra dignidad como seres humanos” (Schmill 2012)

No toda la gente sabe a dónde ir, ni tampoco ha definido un  camino por donde transitará, qué modelos le van a inspirar? Con que está de acuerdo y  con  qué no? Hay demasiados huecos de información como para elaborar un criterio propio respecto a las leyes, el gobierno, las obligaciones, los derechos y muchos temas más. Gobernar a un pueblo que adolece de los mismos da la pauta para castigar, para abusar del poder, para sancionar. Educar a la población desde la infancia respecto  a este tema tiene que ver con dejar de dar una educación enciclopédica y trabajar de manera ardua cada asignatura con un enfoque en valores dando ejemplos de vida, aprovechando todas las circunstancias, los imprevistos y momentos donde de forma insólita se van presentando situaciones que comprometen a los mismos.

Por ejemplo si un niño lastima a otro en la escuela una suspensión de clase no representa ninguna enseñanza, sería más aconsejable que el niño  que lastimó acuda a casa del niño lastimado para ayudarle en sus tareas y obligaciones. Promoviendo así la toma de conciencia de como sus acciones afectan a los demás .Un valor debe  aplicarse de forma congruente y consistente  por ejemplo: “el cumplir”, es congruente si se amerita  suspender clases por causas como son los cumple-años?. Consistencia significa aplicarlos regularmente  esto es no solo cuando me acuerdo o me conviene, sino la mayoría de las veces.

No es recomendable el uso de premios y castigos para fomentar la práctica de los valores, ya que la obediencia de los mismos es  pasajera  y se origina en la conveniencia, no en la conciencia ética, Así pues cuando deje de existir el premio desaparecerá la respuesta. Lo que sí se puede hacer  es por ejemplo, durante una ceremonia el  mencionar a los niños destacados en limpieza, responsabilidad, creatividad, ingenio, excelencia  entre otros.

El castigo no edifica, solo crea rencor, por lo tanto debe quedar bien claro que va suceder cuando alguien no cumpla con algún encargo pactado. Ejemplo si dejo una tarea que sirve para repasar un tema no voy a descontar puntos a quienes no la trajeron, solo voy a sumar a los que sí lo hagan. Pero esto se dice con toda claridad  en el momento de pedir dicha actividad.

Educar en el niño su conciencia tiene que ver con animarlo a que ayude, se acomida, se haga cargo de poner sus cosas en orden, que se ocupe en tareas de su interés, que sepa que todo lo que se hace para el bienestar de uno tiene un valor. Enseñarle lo valioso que es él, lo valioso de vivir en armonía, de compartir, y   estar bien con los demás. El niño puede comprender lo trascendente que es su participación animándolo a que apoye en los deberes de la casa y  si se sabe parte de ella lo hará con gusto.

Los valores se van remplazando por otros cuando dejan de funcionar. En una sociedad bien encaminada no hay necesidad de coaccionar para cumplir con algo establecido-

 

Vidal Schmill Disciplina inteligente en la escuela, México Producciones Educación aplicada,2012.